Torrijos agradece a Cuba y aspira a incrementar cooperación

Encuentro entre el presidente panameño y los estudiantes de ese país que estudian Medicina en la ELAM. Foto: Roberto Suárez El Presidente de Panamá visitó a los estudiantes de su país en la Escuela Latinoamericana de Medicina y se entrevistó con distintos dirigentes cubanos, entre ellos Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento y Fernando Remírez, jefe de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba

Autor:

Marina Menéndez Quintero

Seguir «retomando» la amistad y el cariño «que se han profesado históricamente nuestros pueblos», agradecer la colaboración cubana e incrementar la cooperación, han sido derroteros de la visita de trabajo que realiza a Cuba el presidente de Panamá, Martín Torrijos.

Así lo declaró el mandatario en la mañana de este miércoles al ministro de Gobierno de Cuba, Ricardo Cabrisas, primero de sus anfitriones en La Habana, y quien consideró la estancia de Torrijos aquí como «punto de partida» para profundizar las relaciones bilaterales «en todas las esferas».

Tanto en su entrevista con Cabrisas como durante la que sostuvo en la tarde con el jefe del Departamento de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de Cuba, Fernando Remírez de Estenoz, el Presidente istmeño agradeció a Cuba el saldo de la Operación Milagro, calificada por él como «un verdadero milagro» gracias al cual han recibido atención oftalmológica más de 4 900 panameños durante el año 2006, quienes se incluyen entre los más de 500 000 latinoamericanos y caribeños beneficiados por la iniciativa cubana. Treinta centros oftalmológicos en diferentes naciones de la región facilitan que sus bondades se extiendan. Ahora, afirmó Torrijos, el propósito es realizar también las intervenciones quirúrgicas en Panamá.

Al recibir la bienvenida de Remírez de Estenoz en la sede del Comité Central del Partido, y escuchar su evocación de las simpatías que siempre profesó la Isla a la lucha del pueblo panameño por la soberanía sobre el Canal, el Presidente recordó la amistad que unió a su padre, el general Omar Torrijos, y al Comandante en Jefe Fidel Castro, y «lo solidarios que los cubanos han sido con nosotros».

El Jefe de Estado panameño destacó también lo rápido que se ha avanzado en distintos programas de cooperación bilateral desde el restablecimiento de las relaciones bilaterales, tras su llegada al poder.

La esfera científica y, específicamente, la genética animal y vegetal han sido identificadas por Torrijos como áreas de fructífero intercambio de experiencias —sobre todo para los hombres del campo panameño—, que existe el interés de extender.

Tema reiterado también durante su paso por la capital ha sido el agradecimiento por la formación en la Isla de jóvenes panameños como médicos, estudiantes con los que Torrijos compartió durante una visita a la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM).

COMPROMISO SOCIAL Y HUMANO

«Tenemos una tarea pendiente en Panamá», recordó Martín Torrijos al grupo de jóvenes compatriotas que le dio la bienvenida en la ELAM con banderas nacionales y una danza típica, en representación de los cerca de 400 istmeños que estudian medicina en distintas instituciones del país.

Retornar a sus comunidades y estar «en la primera línea» de lo que denominó «la transformación de hacer que la salud llegue a ese 40 por ciento de la población que todavía vive en condiciones de pobreza y en muchos casos muere por falta de atención médica», así identificó el Presidente la misión de los muchachos, cuyos progresos académicos y buen desenvolvimiento fueron destacados por el rector, doctor Juan Carrizo Estévez.

También destacó Torrijos el tremendo impacto que, junto a la operación Milagro, ha tenido la presencia en las comarcas apartadas panameñas de los primeros graduados. «Es admirable lo que se ha hecho. Hemos avanzado mucho en poco tiempo», valoró.

El Presidente recibió detalles de la nueva concepción de formación de médicos que ahora se pone en práctica por Cuba, resultado de la preocupación de Fidel por el déficit de galenos en el Tercer Mundo, un fenómeno que José Miyar Barrueco, secretario del Consejo de Estado, calificó como uno de los principales problemas del planeta hoy: la virtual desaparición de la salud como sistema, por falta de formación de médicos.

En virtud de ese concepto sugerido por el Comandante en Jefe de que el médico también puede ser un profesor más allá de las aulas universitarias, más de 50 000 jóvenes de unos 15 países se forman hoy como galenos en la práctica de la atención médica diaria, explicó la doctora Elia Rosa Lemus, funcionaria del Consejo de Estado.

Durante su intensa jornada de este miércoles, Martín Torrijos también se entrevistó con el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Ricardo Alarcón.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.