Nuevo software podría perfeccionar la técnica de atletas cubanos

Un novedoso software apuntalará los sobresalientes resultados de los últimos años en el levantamiento de pesas

Autor:

Raiko Martín

Caminar de la mano con el avance científico es garantía de desarrollo impostergable en el mundo del deporte, donde resulta cada vez más difícil mejorar un resultado sin transitar por el oscuro paisaje de las sustancias prohibidas, o alejado de las nuevas tecnologías y modernos sistemas de entrenamiento.

Convencidos de que en los laboratorios no están las soluciones, las autoridades del levantamiento de pesas en nuestro país apuestan por la inteligencia y sensatez de los entrenadores, y buscan la ayuda de todo aquel que pueda aportar al crecimiento de esta disciplina.

Así es ya habitual la presencia de una cámara de video y una computadora en competencias y entrenamientos. La primera siempre a la caza de cualquier movimiento sobre la plataforma; la otra a la espera de su momento, y como el mejor de los espejos, presto a revelar virtudes y defectos de cada miembro de nuestra preselección nacional.

La información obtenida con la utilización del programa HUMAN servirán para mejorar la técnica de nuestros pesistas. Se trata de la implementación de un estudio basado en la utilización del programa HUMAN (Análisis de Movimiento Humano, por sus siglas en inglés), un software donado a la Facultad de Cultura Física de Matanzas por su creador, el canadiense Tom Duck, y utilizado con sobresalientes resultados para la investigación y la docencia en la Universidad Western, de Ontario.

En esta iniciativa se unen los esfuerzos del joven licenciado yumurino Yadiel Rodríguez y del colectivo técnico de la halterofilia cubana, quienes confían en que no pasará mucho tiempo para poder apreciar los efectos positivos en este deporte.

MIRARSE POR DENTRO

La celebración de la más reciente Copa Cerro Pelado de levantamiento de pesas sirvió para afinar la consumación de este novedoso estudio, que apoyado en las nuevas tecnologías permite medir una considerable cifra de parámetros técnicos de nuestros pesistas, válidos para analizar sus ejecuciones.

«El HUMAN —explicó a JR Yadiel— es un programa que puede procesar una filmación y aportar muchos datos imprescindibles para cualquier interpretación biomecánica, que es una ciencia dedicada al análisis del movimiento de los seres vivos, y en el caso de su vertiente deportiva, enfocada al estudio de la técnica de los atletas».

El sistema funciona a partir de la filmación regida por un protocolo establecido —escalas de referencia, ángulos y dimensiones— de cada ejecución de los pesistas. Las imágenes son luego digitalizadas por el software, encargado de confeccionar un esquema de coordenadas tridimensionales que definen la estructura del cuerpo humano, para el diseño de un modelo visual con la cantidad de puntos que se quieren analizar.

Todos los datos obtenidos a través del programa son comparados con los conseguidos por anteriores investigaciones, y que ofrecen modelos ideales para cada movimiento.

«En estos momentos el colectivo técnico del equipo nacional está interesado en la comparación de la fase del “halón” en el movimiento de arranque —ahora el punto débil de nuestros pesistas—, y ya los resultados de los primeros análisis han permitido detectar insuficiencias técnicas en varios atletas, relacionadas con el recorrido de la barra, la amplitud de los brazos, el ángulo y los puntos de apoyo de las piernas, aspectos que son mejorables», puntualizó el especialista matancero.

La aplicación de esta herramienta va aún más lejos. En el futuro, especialistas y técnicos pretenden crear modelos óptimos para los pesistas cubanos, pues los cotejos actuales se hacen con pesquisas realizadas en la ex Unión Soviética, donde los atletas no poseen las mismas medidas antropométricas de los levantadores de la Isla, ni presentan similar explosividad en el momento de las ejecuciones, por lo que los ángulos, las amplitudes y las velocidades ideales tienen que ser diferentes.

La idea es sacar provecho de esos estudios y vincularlos con la actual investigación para estandarizar el modelo cubano, que sería el punto de partida para que el ingeniero biomecánico involucrado en el proyecto diseñe un simulador de movimiento, en el que los atletas estén obligados a ejecutar correctamente cada acción, y así poder corregir sus deficiencias.

«Este es un trabajo multidisciplinario, en el que además de la labor de entrenadores, especialistas en Biomecánica e ingenieros, puede sumarse la de un psicólogo. Muchos de los problemas técnicos que se les detectan a los deportistas están relacionados con la representación motora de sus ejecuciones, y nadie mejor para modificarla que un experto en esta materia», añadió Yadiel.

¿MATRIMONIO BIEN LLEVADO?

Los más avanzados métodos de entrenamiento están en la actualidad desarrollados sobre la base de profundas investigaciones, a partir de la utilización de las nuevas tecnologías. Deportes como atletismo, gimnasia, natación o clavados, por citar solo algunos, son pioneros en este tipo de procedimiento, en los que mejorar detalles imperceptibles para el más avezado de los preparadores, justifica una medalla.

A pesar de que en Cuba se han hecho intentos satisfactorios, como estudios anteriores liderados por la facultad yumurina y vinculados con el atletismo y el remo, todos coinciden en que existe un desfavorable divorcio entre científicos y entrenadores.

Los motivos pasan a veces por el desconocimiento de los preparadores sobre la existencia de estas herramientas; la poca interiorización de su importancia, y hasta la falta de interés por parte de los investigadores en la aplicación práctica de sus estudios, que muchas veces se quedan en el ámbito académico.

Por fortuna, esta iniciativa ha encontrado un elevado nivel de receptividad en el seno de la familia del levantamiento de pesas, encabezada por el experimentado Marcelino del Frade, jefe de la Comisión Técnica, y de José Leiva, hoy al frente de los entrenadores del equipo nacional juvenil y responsable de la Comisión científica de este deporte.

Antes de guiar el paso de los más bisoños, Leiva hizo sus incursiones a través de la Informática para medir parámetros más sencillos de potencia y velocidad, y es uno de los más fervientes defensores de este tipo de trabajo.

«Los resultados de esta labor —opina— serán muy importantes para el futuro de las pesas, sobre todo porque el objetivo principal es llevarlo a la práctica no solo con los atletas de la élite, sino con los de la base en todo el país. Si se logra diseñar los simuladores y extenderlos a las provincias, se obtendrá que los jóvenes no arrastren hasta el alto rendimiento los errores técnicos, mucho más fáciles de eliminar en edades tempranas».

En estos momentos el proyecto elaborado a partir de la experiencia del levantamiento de pesas, pero que pretende potenciar el uso del HUMAN y sus bondades en el resto de los deportes, se encuentra en fase de aprobación del máximo organismo deportivo del país.

En las actuales circunstancias, resulta lógico pensar que la competitividad del deporte descansa cada vez más en la eficiente aplicación de la ciencia y la técnica. Por ello, sacar el máximo provecho de cuanta herramienta tecnológica se encuentre a nuestro alcance es un reto para entrenadores y científicos del deporte, y la mejor forma de acortar el camino hacia las medallas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.