El calentamiento global está cambiando la vida del planeta

Juventud Rebelde publica el contenido de la Mesa Redonda de la Televisión Cubana «Cambio climático, biocombustibles y guerra», a propósito de las Reflexiones del Comandante en Jefe Fidel Castro publicadas el pasado 3 de abril bajo el nombre de La internacionalización del genocidio

Autor:

Juventud Rebelde

Reflexiones del Comandante en Jefe 

LA INTERNACIONALIZACIÓN DEL GENOCIDIO

La reunión de Camp David acaba de concluir. Todos escuchamos con interés la conferencia de prensa de los Presidentes de los Estados Unidos y Brasil, así como las noticias en torno a la reunión y las opiniones vertidas.

Enfrentado Bush a las demandas de su visitante brasileño sobre tarifas arancelarias y subsidios, que protegen y apoyan la producción norteamericana de etanol, no hizo en Camp David la más mínima concesión.

El presidente Lula atribuyó a esto el encarecimiento del maíz, que de acuerdo con sus palabras se había elevado en más de un 85 por ciento.

Ya antes, el periódico The Washington Post publicó el artículo de la máxima autoridad de Brasil, donde expuso la idea de convertir los alimentos en combustible.

No es mi intención lastimar a Brasil, ni mezclarme en asuntos relacionados con la política interna de ese gran país. Fue precisamente en Río de Janeiro, sede de la Reunión Internacional sobre el Medio Ambiente, hace exactamente 15 años, donde denuncié con vehemencia, en un discurso de 7 minutos los peligros medioambientales que amenazaban la existencia de nuestra especie. En aquella reunión estaba presente Bush padre como presidente de Estados Unidos, que en gesto de cortesía aplaudió aquellas palabras, igual que todos los demás presidentes.

Nadie en Camp David ha respondido a la cuestión fundamental. ¿Dónde y quiénes van a suministrar los más de 500 millones de toneladas de maíz y otros cereales que Estados Unidos, Europa y los países ricos necesitan para producir la cantidad de galones de etanol que las grandes empresas norteamericanas y de otros países exigen como contrapartida de sus cuantiosas inversiones? ¿Dónde y quiénes van a producir la soya, las semillas de girasol y colza, cuyos aceites esenciales esos mismos países ricos van a convertir en combustible?

Un número de países producen y exportan sus excedentes de alimentos. El balance entre exportadores y consumidores era ya tenso, disparando los precios de los mismos. En aras de la brevedad, no me queda otra alternativa que limitarme a señalar lo siguiente:

Los cinco principales productores de maíz, cebada, sorgo, centeno, mijo y avena que Bush quiere convertir en materia prima para producir etanol, suministran al mercado mundial, según datos recientes, 679 millones de toneladas. A su vez, los cinco principales consumidores, algunos de los cuales son también productores de estos granos, necesitan actualmente 604 millones de toneladas anuales. El excedente disponible se reduce a menos de 80 millones de toneladas.

Este colosal derroche de cereales para producir combustible, sin incluir las semillas oleaginosas, solo serviría para ahorrarles a los países ricos menos del 15 por ciento del consumo anual de sus voraces automóviles.

Bush en Camp David ha declarado su intención de aplicar esta fórmula a nivel mundial, lo cual no significa otra cosa que la internacionalización del genocidio.

El Presidente de Brasil, en su mensaje publicado por The Washington Post, víspera del encuentro en Camp David, afirmó que menos del uno por ciento de la tierra cultivable brasileña se dedica a la caña para producir etanol. Esa superficie es casi el triple que la que se empleaba en Cuba cuando se producían casi 10 millones de toneladas de azúcar, antes de la crisis de la URSS y del cambio climático.

Nuestro país lleva más tiempo produciendo y exportando azúcar, primero a base del trabajo de los esclavos, que llegaron a sumar más de 300 mil en los primeros años del siglo XIX y convirtieron la colonia española en el primer exportador del mundo. Casi cien años después, a principios del siglo XX, en la república mediatizada, cuya independencia plena frustró la intervención norteamericana, solo inmigrantes antillanos y cubanos analfabetos cargaban el peso del cultivo y el corte de la caña. La tragedia de nuestro pueblo era el llamado tiempo muerto, por el carácter cíclico de este cultivo. Las tierras cañeras eran propiedad de empresas norteamericanas o de grandes terratenientes de origen cubano. Hemos acumulado, por tanto, más experiencia que nadie sobre el efecto social de ese cultivo.

El pasado domingo primero de abril, la CNN informaba la opinión de especialistas brasileños, quienes afirman que muchas de las tierras dedicadas al cultivo de la caña han sido adquiridas por norteamericanos y europeos ricos.

En mis reflexiones publicadas el 29 de marzo expliqué los efectos del cambio climático en Cuba, a lo que se añaden otras características tradicionales de nuestro clima.

En nuestra isla, pobre y lejos del consumismo, no habría siquiera personal suficiente para soportar los duros rigores del cultivo y la atención a los cañaverales en medio del calor, las lluvias, o las sequías crecientes. Cuando azotan los ciclones, ni siquiera las máquinas más perfectas pueden cosechar las cañas acostadas y retorcidas. Durante siglos no se acostumbraba a quemarlas, ni el suelo se compactaba bajo el peso de complejas máquinas y enormes camiones; los fertilizantes nitrogenados, potásicos y fosfóricos, hoy costosísimos, ni siquiera existían, y los meses secos y húmedos se alternaban regularmente. En la agricultura moderna no hay rendimientos elevados posibles sin rotación de cultivos.

La Agencia Francesa de Prensa transmitió el domingo primero de abril informaciones preocupantes sobre el cambio climático, que expertos reunidos por Naciones Unidas consideran algo ya inevitable y de graves consecuencias en las próximas décadas.

«El cambio climático afectará al continente americano de forma importante, al generar más tormentas violentas y olas de calor, que en Latinoamérica provocarán sequías, con extinción de especies e incluso hambre, según el informe de la ONU que debe aprobarse la próxima semana en Bruselas.

«Al final del actual siglo, cada hemisferio sufrirá problemas de agua y, si los gobiernos no toman medidas, el aumento de temperaturas podría incrementar los riesgos de ‘mortalidad, contaminación, catástrofes naturales y enfermedades infecciosas’, advierte el Grupo Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC).

«En Latinoamérica, el calentamiento ya está derritiendo los glaciares de los Andes y amenaza al bosque del Amazonas, cuyo perímetro se puede ir convirtiendo en una «sabana», continúa afirmando el cable.

«A causa de la gran cantidad de población que vive cerca de las costas, Estados Unidos también se expone a fenómenos naturales extremos, como demostró el huracán Katrina el año 2005». «Este es el segundo informe del IPCC de una serie de tres, que se abrió el pasado febrero con una primera diagnosis científica donde se establecía la certeza del cambio climático.»

«En esta segunda entrega de 1 400 páginas, en la que se analiza el cambio por sectores y regiones y del que la AFP ha obtenido una copia, se considera que, aunque se tomen medidas radicales para reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, el aumento de temperaturas en todo el planeta en las próximas décadas ya es seguro», concluye la información de la agencia francesa de noticias.

Como era de esperar, Dan Fisk, asesor de Seguridad Nacional para la región, declaró el propio día de la reunión de Camp David que «en la discusión de asuntos regionales, el tema de Cuba sería uno de ellos y no precisamente para abordar el tema del etanol sobre el cual el Presidente convaleciente Fidel Castro escribió un artículo el jueves sino sobre el hambre que ha creado en el pueblo cubano».

Por la necesidad de dar respuesta a este caballero, me veo en el deber de recordarle que el índice de mortalidad infantil en Cuba es menor que el de Estados Unidos. Puede asegurarse que no existe ciudadano alguno sin asistencia médica gratuita. Todo el mundo estudia y nadie carece de oferta de trabajo útil, a pesar de casi medio siglo de bloqueo económico y el intento de los gobiernos de los Estados Unidos de rendir por hambre y asfixia económica al pueblo cubano.

China jamás emplearía una sola tonelada de cereales o de leguminosas para producir etanol. Se trata de una nación de economía próspera que bate récords de crecimiento, donde ningún ciudadano deja de recibir los ingresos necesarios para bienes esenciales de consumo, a pesar de que un 48 por ciento de su población, que supera los 1 300 millones de habitantes, trabaja en la agricultura. Por el contrario, se ha propuesto hacer considerables ahorros de energía eliminando miles de fábricas que consumen cifras inaceptables de electricidad e hidrocarburos. Muchos de los alimentos mencionados los importa desde cualquier rincón del mundo después de transportarlos miles de kilómetros.

Decenas y decenas de países no producen hidrocarburos y no pueden producir maíz y otros granos, ni semillas oleaginosas, porque el agua no les alcanza ni para cubrir sus necesidades más elementales.

En una reunión convocada en Buenos Aires por la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores sobre la producción de etanol, el holandés Loek Boonekamp, director de Mercados y Comercio Agrícola de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), declaró a la prensa que:

«Los gobiernos se entusiasmaron mucho; deberían tener una mirada fría acerca de si debe haber apoyo tan robusto al etanol.

«La producción de etanol solo es viable en Estados Unidos; en ningún otro país, salvo que se apliquen subsidios.

«Esto no es maná del cielo y no nos tenemos que comprometer ciegamente», prosigue el cable.

«Hoy los países desarrollados impulsan que los combustibles fósiles sean mezclados con biocombustibles en cerca del 5 por ciento y eso ya presiona los precios agrícolas. Si ese corte se elevara a 10 por ciento, se necesitaría 30 por ciento de la superficie sembrada en Estados Unidos y 50 por ciento de la de Europa. Por eso pregunto si esto es sustentable. El aumento de la demanda de cultivos para etanol producirá precios más altos e inestables».

Las medidas proteccionistas se elevan hoy a 54 centavos por galón y los subsidios reales alcanzan cifras mucho más altas.

Aplicando la sencilla aritmética que aprendimos en el preuniversitario, se comprobaría que el simple cambio de los bombillos incandescentes por fluorescentes, como expresé en mi reflexión anterior, aportaría un ahorro de inversión y de recursos energéticos equivalente a millones de millones de dólares, sin utilizar una sola hectárea de tierra agrícola.

Mientras tanto, noticias públicas procedentes de Washington afirman textualmente a través de la AP:

«La misteriosa desaparición de millones de abejas en todo Estados Unidos tiene a los apicultores al borde del ataque de nervios y preocupa incluso al Congreso, que debatirá este jueves la crítica situación de un insecto clave para el sector agrícola.

«Las primeras señales serias de este enigma surgieron poco después de las Navidades en el estado de la Florida, cuando los apicultores se encontraron con que las abejas se habían esfumado.

«Desde entonces, el síndrome que los expertos han bautizado como Problema del Colapso de las Colonias (CCD, por sus siglas en inglés), ha mermado en un 25 por ciento los enjambres del país.

«Hemos perdido más de medio millón de colonias, con una población de alrededor de 50 mil abejas cada una, dijo Daniel Weaver, presidente de la Federación Estadounidense de Apicultores, quien apuntó que el mal afecta a unos 30 de los 50 estados del país. Lo curioso del fenómeno es que en muchos casos no se encuentran restos mortales.

«Los laboriosos insectos polinizan cultivos valorados entre 12 mil y 14 mil millones de dólares, según un estudio de la Universidad de Cornell.

«Los científicos barajan todo tipo de hipótesis, entre ellas la de que algún pesticida haya provocado daños neurológicos a las abejas y alterado su sentido de la orientación. Otros culpan a la sequía, e incluso a las ondas de los teléfonos móviles, pero lo cierto es que nadie sabe a ciencia cierta cuál es el verdadero desencadenante.»

Lo peor puede estar por venir: una nueva guerra para asegurar los suministros de gas y petróleo, que coloque la especie humana al borde del holocausto total.

Hay órganos de prensa rusos que, invocando fuentes de inteligencia, han informado que la guerra contra Irán viene siendo preparada en todos sus detalles desde hace más de tres años, el día en que el gobierno de Estados Unidos decidió ocupar totalmente Iraq, desatando una interminable y odiosa guerra civil.

Mientras tanto, el gobierno de Estados Unidos destina cientos de miles de millones al desarrollo de armas de tecnología altamente sofisticada, como las que utilizan sistemas microelectrónicos, o nuevas armas nucleares que podrían estar sobre los objetivos una hora después de recibir la orden.

Estados Unidos ignora olímpicamente que la opinión mundial está contra todo tipo de armas nucleares.

Demoler hasta la última fábrica iraní es una tarea técnica relativamente fácil para un poder como el de Estados Unidos. Lo difícil puede venir después, si una nueva guerra se desata contra otra creencia musulmana que merece todo nuestro respeto, al igual que las demás religiones de los pueblos del Cercano, Mediano o Lejano Oriente, anteriores o posteriores al cristianismo.

El arresto de los soldados ingleses en aguas jurisdiccionales de Irán parece una provocación exactamente igual a la de los llamados «Hermanos al Rescate», cuando violando las órdenes del presidente Clinton avanzaban sobre las aguas de nuestra jurisdicción y la acción defensiva de Cuba, absolutamente legítima, sirvió de pretexto al gobierno de Estados Unidos para promulgar la famosa Ley Helms-Burton, que viola la soberanía de otros países. Poderosos medios masivos de publicidad han sepultado en el olvido aquel episodio. No son pocos los que atribuyen el precio del petróleo de casi 70 dólares, alcanzado el lunes, a los temores de un ataque a Irán.

¿De dónde sacarán los países pobres del Tercer Mundo los recursos mínimos para sobrevivir?

No exagero ni uso palabras desmesuradas, me atengo a los hechos.

Como puede observarse, son muchas las caras oscuras del poliedro.

3 de abril de 2007

Fidel Castro Ruz

Randy Alonso.- Muy buenas tardes, estimados televidentes y radioyentes.

Con la alegría y el compromiso que representa el homenaje que ayer la juventud comunista le rindió a nuestro programa, que también es rendírselo a todos los programas de la Revolución que a lo largo de estos años han sido desarrollados, con la iniciativa de nuestro Comandante en Jefe y con el apoyo de todos los jóvenes cubanos, estamos comenzando esta emisión de nuestra mesa redonda, sintiéndolo, sobre todo, como un compromiso de este colectivo de trabajadores, de los que salen delante de las cámaras y de los muchos que detrás de las cámaras también hacen el esfuerzo todos los días por llevarle a nuestro pueblo ese mensaje de la Revolución, el mensaje de la verdad y de nuestras ideas.

Estamos desarrollando hoy una mesa redonda informativa sobre las Reflexiones del Comandante en Jefe, publicadas ayer en los periódicos Granma y Juventud Rebelde; unas reflexiones que nos llevan a tres temas de gran interés: el cambio climático, los biocombustibles o la llamada guerra de los combustibles frente a los alimentos y también las amenazas de guerra de Estados Unidos contra otras naciones, especialmente contra Irán. Son algunas de las caras ocultas de ese poliedro que denunciaba ayer nuestro Comandante en Jefe, en el intento de la administración Bush por aplicar al mundo el genocidio internacionalizado, que pretende con sus políticas.

Sobre eso estaremos hablando en nuestra mesa redonda informativa de hoy, en la que, como ustedes han visto en la presentación, estaré acompañado por Arleen, Polanco, Lázaro y Taladrid, y también estará Aixa Hevia desde su puesto siguiendo las noticias en Internet.

Invitados en el estudio, comparten hoy con nosotros una representación de trabajadores sociales y también trabajadores del Centro de Proyectos Navales de la Pesca.

Nuestro sitio web Cubadebate recibió en el día de ayer una bella carta, unas hermosas palabras de la destacada escritora y periodista Stella Calloni, refiriéndose a las reflexiones, al artículo de nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro.

En esa carta dice Stella:

Queridos compañeros de Cubadebate:

Por favor hagan llegar un gran abrazo al Comandante Fidel Castro por sus trabajos de los últimos días. Es una voz tan importante y esclarecedora y llega a todo el mundo obligando a reflexionar a unos y otros. ¡Qué bueno es verlo en acción directa y qué buen revuelo causan sus palabras tan precisas, claras y definidas! Palabras que arden al fin. Y en temas claves como son estos temas en que se necesita despertar a todos. Y si no los despierta Ud. querido Comandante ¿quién lo hace?

Por favor díganle que en nombre de muchos y de mis alumnos también a los que leí para debatir y reflexionar sobre el texto como siempre le enviamos todo nuestro amor, respeto y agradecimiento por estar siempre pensando en salvar a la humanidad cada vez más amenazada. Asimismo en esos días le mando los nuevos capítulos de Cóndor, para el próximo libro que será dedicado a él y resumen de otro libro sobre militarización de EE.UU. en América Latina que ya está en finales.

Qué maravilla que ahora lo podamos leer en lo que yo llamo las muy necesarias advertencias para que realmente veamos mirando lo que tenemos que ver y asimilar en estos tiempos.

Abrazos enormes de quien tiene nostalgias eterna de esa madre Cuba y alegrías de leer su voz, porque eso es lo que significa leerlo (escucharlo).

Abrazos inmensos y soles algo más tristes, pero soles al fin, del sur para Ud.

Stella Calloni.

Son las reflexiones que le ha provocado a Stella Calloni estas reflexiones de nuestro Comandante en Jefe; gran amiga de Cuba, pero, sobre todo, extraordinaria profesional de las letras latinoamericanas, del periodismo latinoamericano, y que ha estado comprometida durante tantos años con las causas más justas, las más nobles, también las más revolucionarias de nuestro continente.

Stella, que se siente al lado, precisamente, de este nuevo llamado de nuestro Comandante en Jefe, a enfrentar la nueva fiebre del gobierno de Estados Unidos, la fiebre de convertir a los alimentos en combustible para los tanques de los carros norteamericanos; una fiebre de la que Fidel está alertando, precisamente, en su artículo de la pasada semana y en el publicado ayer, tanto en Granma como en Juventud Rebelde y en otros muchos medios de comunicación de todo el mundo, que lo han estado reproduciendo en sus páginas digitales algunos, en sus páginas impresas; un artículo que, como el anterior, ha tenido una amplísima repercusión internacional, y de la cual les propongo conocer un poco más ahora, en el inicio de esta mesa redonda, en nuestra sección de Internet, con la periodista Aixa Hevia.

Aixa Hevia.- Gracias, Randy. Buenas noches para ti y para todos los televidentes y radioyentes.

En muchos de los artículos que he podido consultar les voy a decir unas cuantas cifras ahora para que vean qué repercusión tuvo este segundo trabajo de nuestro Comandante en Jefe, pude apreciar una frase que me llamó mucho la atención, y decía así: «Con la pluma, Fidel alerta al Tercer Mundo.» Un poco refleja lo que ha venido haciendo nuestro Comandante en Jefe sobre este tema.

Si vemos numéricamente cuál ha sido la repercusión de este segundo trabajo en los medios digitales, expresión de muchos de los medios que existen en todo el mundo, en lengua española vamos a ver que hay 952 trabajos —casi 1 000— que han reflejado de una manera u otra, a través de las agencias de noticias, esta segunda reflexión de Fidel. Hay algunos, como los medios alternativos, que íntegramente lo han publicado.

En el caso de los medios en idioma inglés, hay 356 medios que han reflejado estas palabras de Fidel en el día de hoy. Diría que las principales agencias de noticias, los principales medios de Estados Unidos han estado dando espacio a este trabajo: The Washington Post, The New York Times, Daily News, y muchos más, la cadena CNN, ABC, numerosas cadenas de televisión de Estados Unidos y de todo el mundo.

Los invito a ver, a través de las páginas en Internet, cómo fue que se reflejó este segundo trabajo de nuestro Comandante en Jefe.

Les decía que en algunos casos se publicó íntegramente, uno de ellos fue Rebelión, el medio alternativo español que comúnmente mostramos aquí en la Mesa Redonda, La internacionalización del genocidio aparece completo en Rebelión. Telesur hizo también su nota, a partir de este trabajo, con el título: «Fidel Castro condenó la política energética estadounidense.»

Las agencias de noticias como Reuters, la agencia británica: «Castro vuelve a escribir contra plan de biocombustible de Estados Unidos.»

En muchos casos, por ejemplo, IBL News, dice: «Fidel Castro publica otro artículo, una señal más de su vuelta a la vida pública.»

«Castro publica nuevo artículo en otra señal de su retorno a la vida pública», es otro cable fechado desde aquí desde La Habana, que publica El Universal, un periódico venezolano; otro medio en español: «Reitera Castro condena a política de biocombustibles», en muchos casos con imágenes de nuestro Comandante en Jefe.

En la prensa de América Latina, el diario Colatino, de El Salvador: «Alerta Fidel Castro sobre la política de genocidio de Estados Unidos», incluso toma de un cable de la agencia Prensa Latina.

En casi todas las informaciones se destacan bastante muchos de los fragmentos de estas reflexiones. El Tiempo, de Colombia: «Fidel Castro advierte que Estados Unidos internacionaliza el genocidio.»

BBC Mundo: «Castro volvió a criticar los biocombustibles», incluso hacen alusión a que es un texto de más de 2 200 palabras lo que se publicara en Granma.

«Castro vuelve a escribir contra plan norteamericano de biocombustibles.» «Nuevas críticas de Fidel Castro», este es un periódico argentino; Nuevo Diario, de Nicaragua, también sobre el alerta que ha hecho al Tercer Mundo nuestro Comandante en Jefe y todos los aspectos esenciales de su discurso, lo que significa esta política del gobierno de Estados Unidos.

Los medios en el caso de Europa, como este medio suizo en español, también, a partir de un cable de la agencia Reuters, pues le da bastante espacio a este trabajo; Europapress, también con un cable de la agencia AP, de la agencia estadounidense, y otros medios alternativos, incluso con caricaturas en la que se ridiculiza al Presidente de Estados Unidos; La República, de España, haciendo alusión al hecho de que Fidel está constantemente criticando y alertando. Y otros trabajos en los que no solo publican esta noticia y hacen alusión a las reflexiones de Fidel, sino que también hacen referencia a lo que significa que Fidel esté alertando de este fenómeno en este momento, que como mandatario se preocupe por lo que está pasando en el mundo y el valor que tiene el alerta de sus palabras, como este trabajo «Fidel y el etanol» que hace un comentario.

Les decía que los medios de Estados Unidos, como El Diario, de Nueva York, a través de un cable de la AP y los medios en inglés, como el Times, daban bastante espacio desde La Habana, desde un cable de la AP, a este trabajo.

Creo que uno de los elementos más interesantes, Randy, es que muchos medios, sobre todo encontré en los medios en español de América Latina, que se dedican a los temas de medio ambiente y a los temas de biodiversidad, están al tanto de lo que Fidel está diciendo, porque es una preocupación para los campesinos y para las personas del Tercer Mundo el tema del medio ambiente, y también este tema de los biocombustibles y las implicaciones que tiene. O sea, en estos medios relacionados con el tema medioambiental se le da bastante espacio, y se le está dando seguimiento a estas reflexiones de nuestro Comandante en Jefe.

Randy Alonso.- He visto varios medios alternativos que han publicado íntegramente las reflexiones de Fidel. Rebelión lo hacía hoy en su portada, lo hacen también otros importantes medios alternativos, y ha habido agencias de noticias que han reproducido íntegramente el artículo y medios digitales de los grandes periódicos que también tienen link al periódico Granma o a las propias agencias de noticias.

Aixa Hevia.- Hay un elemento interesante. Como las ediciones digitales lo permiten, hay medios que ponen el nuevo artículo de Fidel; pero hacen un enlace —así se llama en Internet— al artículo anterior para que las personas puedan comparar. O sea, este es el artículo actual, pero usted puede leer el otro artículo del Comandante en Jefe, y entonces hacen un enlace que usted cliqueando ahí con el mouse va hacia el otro artículo y puede leer íntegramente en otra página el otro artículo de nuestro Comandante en Jefe.

Randy Alonso.- Una amplia repercusión internacional ha tenido este nuevo artículo de nuestro Comandante en Jefe, estas nuevas reflexiones que él ha llamado «La internacionalización del genocidio», la cual pretende el presidente Bush con su nueva política.

Haciendo referencia a las declaraciones del presidente de Estados Unidos después de su encuentro en Camp David con el presidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva, el Comandante en Jefe en estas Reflexiones, se preguntaba, entre otras cosas: «¿Dónde y quiénes van a suministrar los más de 500 millones de toneladas de maíz y otros cereales que Estados Unidos, Europa y los países ricos necesitan para producir la cantidad de galones de etanol que las grandes empresas norteamericanas y de otros países exigen como contrapartida de sus cuantiosas inversiones? ¿Dónde y quiénes van a producir la soya, las semillas de girasol y colza, cuyos aceites esenciales esos mismos países ricos van a convertir en combustible?

«Un número de países producen y exportan sus excedentes de alimentos. El balance entre exportadores y consumidores era ya tenso, disparando los precios de los mismos. En aras de la brevedad, no me queda otra alternativa que limitarme a señalar lo siguiente:

«Los cinco principales productores de maíz, cebada, sorgo, centeno, mijo y avena que Bush quiere convertir en materia prima para producir etanol, suministran al mercado mundial, según datos recientes, 679 millones de toneladas. A su vez, los cinco principales consumidores, algunos de los cuales son también productores de estos granos, necesitan actualmente 604 millones de toneladas anuales. El excedente disponible se reduce a menos de 80 millones de toneladas.

«Este colosal derroche de cereales para producir combustible, sin incluir las semillas oleaginosas, solo serviría para ahorrarles a los países ricos menos del 15 por ciento del consumo anual de sus voraces automóviles.»

Como se pregunta este artículo: ¿Dónde y quiénes van a suministrar los más de 500 millones de toneladas de maíz y otros cereales que necesitan los países ricos para producir el combustible a partir de las fuentes agroalimentarias para llenar los tanques de sus automóviles? Hay algunas respuestas que van saliendo en estos días. Esta puede ser una de ellas.

(Ruedan video)

Locutor CNNE.- El Salvador fue el país elegido para implementar el programa piloto de estudio y de factibilidad de producción de biocombustibles para América Latina. El presidente Antonio Saca dijo que así se lo comunicaron los embajadores de Estados Unidos y Brasil.

Randy Alonso.- Así se está dando la noticia, una noticia sobre la que me gustaría comentar en esta mesa redonda. El Salvador, como uno de los posibles escenarios de esta nueva ofensiva del gobierno norteamericano por tener tierras disponibles para la producción de etanol para sus automóviles.

Pero, ¿qué ha pasado en Estados Unidos, qué reacción ha habido en los últimos días después del artículo de nuestro Comandante en Jefe la pasada semana, y después del artículo de ayer? ¿Qué están diciendo algunos importantes medios norteamericanos? Eso me gustaría saber con Reinaldo Taladrid.

Reinaldo Taladrid.- Sí, Randy, con mucho gusto.

Te propongo que tal y como hicimos la semana pasada, tratemos de dar algunos elementos, algunas opiniones que complementan lo que está escrito en el artículo del compañero Fidel.

Este es un editorial del diario The New York Times, del día de hoy. Dice: «Los agricultores norteamericanos cosecharán unos 90,5 millones de acres de maíz este año, 12 millones más que el año pasado y la mayor cantidad vista desde 1944.» Ya esto lo decíamos la semana pasada que es la mayor ampliación de una cosecha de un año para otro desde la época de la Segunda Guerra Mundial.

«Los acres dedicados al cultivo de la soya se han reducido más de un 10%» —ya lo anunciábamos también en aquel trabajo investigativo del diario USA Today la semana pasada— «y se han producido disminuciones similares en el cultivo del trigo y el algodón», menos de todo eso a favor del maíz para el etanol.

Sin embargo, este editorial lo que viene es a complementar —vamos a llamarle así, este poliedro que tiene muchas caras— todos los problemas y aquí hay uno más. Dice: «Este auge que tiene lugar en el cultivo del maíz constituye un elemento de presión para la tierra que ha sido destinada al programa de reserva y conservación del departamento de Agricultura de Estados Unidos. Desde mediados del decenio de 1980, los agricultores han dedicado unos 37 millones de acres de tierra cultivable a este programa», un programa de conservación de la tierra que dirige el equivalente del Ministerio de la Agricultura de Estados Unidos se ve amenazado. ¿Por qué? «Se trata de tierra que ha sido devuelta a la naturaleza y está en correspondencia con lo que los estadounidenses pagan mediante la ley agrícola de Estados Unidos», esta tierra que ha sido —como se dice aquí— «devuelta a la naturaleza».

¿Qué pasa con esa tierra, con todos estos millones de acres?

«La mayor parte de esta tierra no es adecuada para los cultivos, demasiado accidentada, demasiado húmeda, demasiado valiosa como hábitat de la vida silvestre; pero —y ahí viene este nuevo peligro— «cuando los precios del maíz son tan elevados como en estos momentos, la idea relativa a lo conveniente cambia con rapidez.»

Si por ley con impuestos a los americanos estos millones de tierra se conservaban, se habían entregado para mantener el hábitat, el medio ambiente, ahora dice The New York Times «esto cambia con rapidez».

«El Departamento de Agricultura de Estados Unidos probablemente no libere tierra alguna este año, la presión para que lo haga, va a aumentar.» No se atreve ni siquiera a aventurar que el año que viene no libere de esta tierra conservada, y dice: «Sería un error trágico echar por la borda 20 años de conservación a partir de la agricultura para obtener ganancias a corto plazo.»

Aquí tienen otro elemento más: tierra que se ha destinado a hábitat, a medio ambiente, se va a usar para esta fiebre de producir maíz para el etanol, para los biocombustibles, y eso va a tener consecuencias. ¿Cómo? Medio ambiente, hábitat, ecología y de todo tipo.

Y agrega otro elemento más a todo este poliedro de problemas que se concatenan unos con otros.

«El etanol obtenido del maíz solo sus tituirá una pequeña parte del petróleo que utilizamos» —dice este editorial del New York Times— «y si se hace al precio de una nueva demanda desproporcionada de tierras cultivables, entonces habremos perdido mucho más en cuanto a conservación que lo que ganaremos en términos de independencia energética.»

Esto reafirma, Randy, lo otro que leímos del Club Sierra en que esto no resuelve el problema, y además, mira, otro más que genera.

Randy Alonso.- Este editorial del periódico The New York Times, en su edición de hoy, 5 de abril, se basa exactamente en los mismos argumentos que está dando nuestro Comandante en Jefe en su artículo de ayer, es decir, se está hablando no de un hecho aislado, sino de lo que va a representar esa fiebre consumista de Estados Unidos para el resto de las naciones. Se va a dedicar tierras que están en conservación para producir estos granos. Se está destinando, además, alimentos necesarios para los millones de gente que no los tienen para producir este combustible, en función no de ahorrar, sino de seguir gastando más en los propios autos norteamericanos.

Reinaldo Taladrid.- El editorial es claro. De lo que supuestamente ganamos a lo que perdemos, es mucho más lo que perdemos, dice The New York Times.

Randy Alonso.- Incluso, el artículo, que ellos le pusieron «Las consecuencias del maíz», dice que «Ya en este momento la mayoría de los agricultores conocen lo que van a sembrar en esta primavera.»

Reinaldo Taladrid.- Lo dijimos la semana pasada.

Randy Alonso.- «En todo el país la respuesta es la misma: maíz, maíz y maíz.»

Lázaro Barredo.- Hay un hecho real en esto, Taladrid.

Se calcula que en Estados Unidos circulan en estos momentos un poco más de 200 millones de autos diarios.

Randy Alonso.- Casi un auto por habitante.

Lázaro Barredo.- Casi un auto por habitante, y que esa tendencia va en aumento, es lo que muchos expertos dicen.

Del maíz que se siembra hoy en Estados Unidos, si todo se utilizara para la producción de este biocombustible, solo alcanzaría para el 12%. ¡Todo el maíz que hoy se siembra en Estados Unidos solo alcanzaría para el doce por ciento de ese sustituto del petróleo o del combustible!

Hoy ya en Estados Unidos hay un serio problema, hay dos Estados, Dakota y Iowa, que tienen que importar maíz como alimento, porque toda la producción la utilizan en este momento para el etanol; o sea, ya en Estados Unidos mismo hay un conflicto en algunas zonas, y esto irá incrementándose desde este punto de vista.

Leí incluso que si se fuera a utilizar como biocombustible el biodiesel, utilizando la soya, el diesel que necesita Estados Unidos a partir de la soya obligaría a los propios Estados Unidos a incrementar cincuenta y cuatro veces sus siembras de soya actuales.

Randy Alonso.- Sí, lo que está pasando es que es al revés; como el maíz es más rentable pues lo que están haciendo es produciendo más maíz y menos soya.

Lázaro Barredo.- Pero ni el maíz alcanza.

Randy Alonso.- No alcanzan ni el maíz ni la soya.

Lázaro Barredo.- El maíz se plantea que habría que sembrarlo nueve veces, por encima de lo que hoy siembran, para tratar de llegar a la necesidad mínima.

Randy Alonso.- Por eso están tratando de asegurar mercado en países latinoamericanos, africanos, asiáticos, para producir lo que necesitan, porque no son ellos capaces, como sucede también para los europeos; además por los altos costos que tiene para ellos esa producción.

Hay otras voces, Taladrid, también que han hablado al respecto.

Reinaldo Taladrid.- Sí. Creo que es muy bueno esto, que vayamos complementando todo lo que dice el compañero Fidel con otras opiniones muy autorizadas.

Por ejemplo, esta es una Doctora en ciencias, Daniela Russi, del Departamento de Economía e Historia Económica, de una universidad europea muy importante, que acaba de hacer una tesis y la presentó el 23 de marzo, específicamente sobre este tema.

Hay cinco ideas en esta tesis que quiero compartir con ustedes; por razón de tiempo es obvio que no podemos compartir toda la tesis.

Primera idea. «Los biocombustibles no son competitivos» —dice ella en su tesis—, «necesitan ser subsidiados». De eso se habla también en el trabajo del compañero Fidel.

Randy Alonso.- Con 54 centavos subsidia Estados Unidos la producción.

Reinaldo Taladrid.- «Necesitan ser subsidiados». O sea, si estamos hablando ya no en términos de preocupación de la humanidad ni humanismo, sino de economía, necesitan ser subsidiados, ni siquiera son rentables.

Una segunda idea. Ella dice —oigan esto— que «un análisis más cuidadoso del ciclo de vida de los biocombustibles revela que la energía y el dióxido de carbono que se salva no es tan alto como pudiera parecer a primera vista, y en algunos casos este balance puede ser incluso negativo».

Sigue diciendo la Doctora en su tesis: «Sí» —otra consecuencia más—, «la demanda europea de biocombustible se incrementa debido a las obligaciones de biocombustible y otras políticas que se están aprobando.» Empiezan ya por lo menos voces en el Norte a preocuparse del Sur, porque a veces las voces en el Norte se preocupan del Norte y no se preocupan mucho lo que pasa en el Sur, pero en este caso dice ella: «Los países del Sur pudieran ser estimulados a reemplazar sus cosechas de alimentos y sus selvas nativas, para implementar largos terrenos de monocultivo.»

Ahí están dos ideas: reemplazar alimentos para esto, y, además, volver al monocultivo, que es una negación de todo lo que se ha dicho en la agricultura en los últimos años.

Dice ella en su tesis también otra idea: «Se reduciría de esta manera, dramáticamente, la biodiversidad, con un efecto en el ambiente muy negativo, en términos de erosión de los suelos, la cantidad de fertilizantes que se use y los pesticidas y los requerimientos de agua que va a tener esto.» Otro problema más que se concatena y que está dicho en la tesis de ella.

Más adelante dice: «La deforestación.» Esto va a provocar deforestación, porque ella explica que muchas de las selvas de todos estos países se van a talar para dedicarlas a cultivar esto y, por tanto, va a haber deforestación.

Termina la última idea que quiero compartir con ustedes de esta tesis de la Doctora: «Tomando en consideración las emisiones de dióxido de carbono que lleva el transporte intercontinental» —porque, fíjense, mover todo esto lleva barcos, lleva aviones, lleva combustible—, «el incremento de dióxido de carbono en la atmósfera debido a la deforestación» —empiezan a talar zonas para sembrar nuevas cosas y hay deforestación—, «el resultado final pudiera ser un incremento total de las emisiones de efecto invernadero» —fíjense, el efecto contrario de todo lo que se está buscando—, «mucho más allá de la deseada reducción».

«Y otra posible negativa consecuencia es la reducción de la disponibilidad mundial de alimentos.»

No sé si tenemos tiempo, Randy, aquí hay otra tesis de un académico norteamericano que estuvo en el Foro de Davos, David Víctor. Él es director del Programa de la Universidad de Stanford, una de las más importantes de Estados Unidos, de Energía y Desarrollo Sostenible.

En el Foro de Davos él dio una entrevista este año, donde dijo lo siguiente con relación al programa del presidente Bush: «Yo creo que esto va a tener serias consecuencias ecológicas debido a la gran cantidad de tierra que van a tener que usar para cultivar».

Y agregó: «La otra parte de este problema es que ahora aparece que el precio del azúcar y el precio del maíz están mezclados al mercado del petróleo. Los agricultores van a estar mirando permanentemente los precios del petróleo y haciendo decisiones de cuánto más ellos deben cultivar y de qué deben sus cosechas y van a empezar a mandar la producción de etanol y van a restárselas a las de alimentos» —dice este académico. «Así que si los precios del petróleo permanecen altos, usted va a ver que los precios de importantes productos alimenticios van a subir al mismo tiempo.»

Además, hay una advertencia extra para los granjeros que usan el maíz para alimento. ¿Alimento de qué? De los ganados, que lo hablamos la semana pasada; ya no es solo el precio del maíz, sino de la carne también, del ganado.

«Los procesadores de alimentos van a subir y ya lo están haciendo los precios de sus productos, solo les están advirtiendo a los accionistas de sus compañías.»

O sea, Randy, precio del maíz, disminución de otros alimentos, deforestación, incremento del precio también, por ejemplo, de las carnes distintas por lo que se usa para la alimentación y, además —como dice la Doctora—, el efecto total: si usted suma lo que se va a gastar en transporte intercontinental, aviones, barcos para mover todo eso, es que va a haber más emisiones de gas invernadero hacia la atmósfera que lo que se pretende reducir.

Randy Alonso.- Tú hablabas del tema de los precios de los alimentos.

Hoy estaba leyendo un cable desde Chicago, de la agencia norteamericana AP, que está diciendo ya que para la entrega en mayo de la soya, el trigo, la avena, cada uno de estos productos, excepto la soya, crecerá en los precios de venta para el mes de mayo.

Dice que el trigo subió 13 centavos su costo para la entrega en mayo, el maíz aumento en 6 centavos y la avena también aumentó hasta llegar a 2,76 dólares por bushel, que es una medida que usan en Estados Unidos para este tipo de productos; es decir que el precio de cada una de estas producciones se está incrementando, se dice que, en parte, por la baja cosecha que va a haber en este año, por las propias condiciones naturales, y en otra buena parte, precisamente, porque se están utilizando esas producciones cada vez más para la producción de etanol. Es un alerta de que siguen escalando los precios de estos alimentos que son vitales para la gran mayoría de los habitantes del planeta y especialmente para muchas naciones del Sur que basan su alimentación, fundamentalmente, en el maíz y en algunos de estos otros granos.

La situación está ya siendo objeto de debate no solo de científicos relacionados con el ambiente, sino también de científicos sociales, de politólogos, de personas que están relacionadas con la geopolítica y la geoestrategia internacional, y los principales tanques pensantes norteamericanos también están hablando sobre estos temas.

Acaba de darse a conocer un importante artículo, en la revista Foreign Affairs, de uno de los tanques pensantes norteamericanos, y creo que por su valor también sería bueno, en esta mesa redonda, Polanco, esbozar algunos de los elementos que este artículo tiene y que pienso que refuerzan, amplían, dan otros elementos a partir de las propias tesis de nuestro Comandante en Jefe.

Rogelio Polanco.- Sí, Randy, es una publicación importantísima, Foreign Affairs, una de las más prestigiosas revistas de temas internacionales de Estados Unidos que, en su edición de mayo-julio, acaba de publicar un artículo sobre este tema que está firmado por dos académicos de la Universidad de Minnesota, Ford Runge y Benjamín Senauer, con el título «Cómo los biocombustibles pueden hambrear a los pobres», hablan precisamente de algunos de estos temas a que hemos estado refiriéndonos en la mesa redonda de hoy, y que han sido argumentados ampliamente por los artículos de nuestro Comandante en Jefe.

En esencia, están diciendo que lo que podría considerarse el éxtasis, el nirvana, dicen ellos, para los productores de maíz, no lo será para los consumidores de los países pobres, o sea, que tendrán un efecto de shock doble, ya que seguirán altos los combustibles y se pondrán cada vez más altos los precios de los alimentos.

Ponen un ejemplo, Randy, que para llenar un tanque de 25 galones de un vehículo, de etanol puro, tendrían que requerir 450 libras de maíz, lo cual sería suficiente para alimentar con calorías a una persona durante un año. Es algo simbólico, pero real, que demuestra lo que está planteando nuestro Comandante en Jefe.

La otra cuestión es esta, que ya se refería Taladrid, es que se va a sentir tan atado el precio de los biocombustibles al precio del petróleo, que esto va a provocar un conflicto, tanto en productores de alimentos como en diferentes naciones, que tendrá implicaciones devastadoras al incrementar la pobreza global y la inseguridad alimentaria.

¿Por qué se produce esto? La justificación básica que se ha planteado es que esto se hace para lograr la independencia energética y para eso se harán esas grandes inversiones, subsidios a la producción de etanol, para mantener esa independencia ante los precios del petróleo. Pero eso tendría que ser solo si los precios del petróleo se mantienen por encima de 30 dólares el barril, aunque se espera que eso se mantenga así.

Si bajan por debajo de esta cifra los precios del petróleo no sería rentable, por supuesto, la producción de etanol y entonces se produce el contrasentido de que solo manteniendo altos los precios del combustible se podría mantener también la producción de biocombustible. O sea, es una ironía tremenda la que implica esta decisión.

Por otro lado, ya en Estados Unidos se habla del incremento de los precios, ya no solo de todos los productos alimenticios —fíjense, no solo el maíz, la soya, sino en general de los productos alimenticios—, sino también de los alimentos para los animales. Ya se habla de incremento del precio del pollo, el pavo, el puerco, la leche y el huevo, y se acuña el término «biofuelmanía», en inglés, o sea es como la manía de los biocombustibles. La mayoría de los compradores dicen que, como los precios van a estar altos, entonces estos crecen; es la especulación relacionada también con los biocombustibles y con los alimentos. O sea que, al final, también se produce un incremento de los precios porque a futuro, los compradores están planteando que los alimentos se van a encarecer.

Ya hay algunas predicciones del incremento de los precios hacia el 2010 y el 2020, por ejemplo, estos investigadores plantean que el maíz va a crecer hacia el 2010 en un 20% y hacia el 2020 en un 41%; la soya, 26% en el 2010 y 76% en el 2020; la yuca, también, que es otro de los productos de los cuales se ha planteado hacer biocombustibles, 33% en el 2010 y 135% en el 2020.

Por cierto, la yuca ustedes saben que es un alimento importantísimo; sobre todo en África Subsahariana garantiza un tercio de las necesidades calóricas de más de 200 millones de personas en esa parte del mundo y se considera un alimento de reserva, porque puede crecer en lugares con problemas, en los suelos pobres, suelos secos. Pero si también se va a encarecer, imagínense qué quedará para los países pobres del mundo.

Por último, esta idea de que los biocombustibles son ambientalistas, que es otra de las justificaciones que se han planteado para su producción, es refutada por estos académicos, quienes dicen que las virtudes verdes o ambientalistas del etanol o el biodiesel son modestas, porque son intensivos en gastos de energía, lo que ya se ha planteado, y altamente contaminantes en su cosecha.

Recuerden que provocan erosión del suelo, polución del agua, uso de fertilizantes, de pesticidas y gran uso de combustible para cosecharlos, y, por tanto, lo que dicen estos dos científicos de la Universidad de Minnesota, en este artículo de Foreign Affairs, es una conclusión muy evidente y muy clara: las medidas hay que tomarlas hoy, ahora, para evitar esta locura, y entre las medidas están, fíjense: un mayor compromiso de Estados Unidos por elevar la eficiencia energética de los vehículos, por elevar la eficiencia del gasto de combustible en las casas y en las fábricas, y, además, seguir desarrollando fuentes alternativas de energía como la solar y la energía del viento. O sea que esa es la única vía y no los biocombustibles.

Randy Alonso.- Vean cómo Reuters se refiere a este artículo que va a aparecer, como tú señalabas, en la edición de mayo-junio de Foreign Affairs, pero que ha sido adelantado por su importancia en el sitio digital de esta revista. Y al hacer referencia a él, la agencia Reuters, la agencia británica, su corresponsal en Washington decía: «Dos economistas en Estados Unidos se sumaron a las críticas del líder cubano, Fidel Castro, contra la nueva diplomacia del etanol que Estados Unidos busca impulsar en el mundo.»

Señala: «’Los economistas de la Universidad de Minnesota Ford Runge y Benjamín Senauer concluyeron que ampararse en los biocombustibles debe exacerbar el hambre mundial’, según un artículo que será publicado en la revista Foreign Affairs en su edición mayo-junio.

«’Si los precios de los alimentos básicos subieran por la demanda de biocombustibles, el número de personas con inseguridad alimentaria en el mundo, subiría en más de 16 millones de personas por cada porcentaje de aumento real en los precios de los alimentos’, argumentaron los dos economistas. ’Eso significa que 1 200 millones de personas podrían estar crónicamente hambrientas en el 2015, 600 millones más de lo previsto anteriormente’, agregaron, ’citados en un comunicado de prensa sobre el artículo’.»

Es decir, es una reafirmación de las tesis que nuestro Comandante en Jefe alertaba en su primer artículo hace una semana, de que 3 000 millones de personas estaban en peligro de morir por hambre o por sed; lo reafirman estos dos economistas norteamericanos en el artículo de Foreign Affairs y también el hecho de que el aumento de la producción de biocumbustibles y, por lo tanto, de los precios de los productos agrícolas con los que se producirían esos biocombustibles, llevaría a un incremento de esa hambruna mundial que ya, de hecho, padecen cientos de millones de personas en nuestro mundo de hoy, acudiendo a cifras bien conservadoras.

Pero me voy ahora, en esta mesa redonda, hasta el Centro de Investigaciones de la Economía Mundial. Allí está la doctora Gladys Hernández, investigadora de ese importante centro de nuestro país, y, dándole la bienvenida a nuestra mesa redonda, me gustaría preguntarle a Gladys, ¿qué impacto, en su opinión, tendrán los proyectos de Bush para convertir los alimentos en biocombustibles, especialmente para las poblaciones del Tercer Mundo?

Gladys Hernández (Investigadora).- Buenas tardes, queridos compañeros de la mesa redonda y queridos televidentes.

Sin duda, la importancia estratégica que tienen las declaraciones de nuestro Comandante, y que han tenido una repercusión internacional notable, nos trae este tema a la mesa. Es imposible concebir que se produzca una transformación del sector energético norteamericano, de la magnitud que se está planificando, y que no se produzca un impacto importante al interior de la economía mundial y, sobre todo, que los países subdesarrollados no se vayan a ver afectados, siendo, realmente, la economía norteamericana una de las que posee un sector agrícola de mayor potencial y de gran riqueza a nivel internacional.

Incluso, la Agencia Internacional de Energía, ya en noviembre del año 2006, planteaba que se podía dar un incremento sustancial de las áreas destinadas al cultivo de los productos de la bioenergía propiamente, destinados a la producción de biocombustibles que estaría entre un 2% y un 3,5%.

¿Qué implica esto? Ya en la actualidad se destinan a la siembra de alimentos, en este caso de productos destinados a la producción de biocombustibles, alrededor de 14 millones de hectáreas. Tendríamos un incremento hasta el 3,5% de estos millones de hectáreas y, lógicamente, este proceso es muy negativo porque se produciría una conversión de las tierras de cultivo y lo que normalmente están destinadas a la alimentación de los pueblos, a producir biocombustibles. Esto es un elemento muy negativo y que, de hecho, impacta en el desarrollo agrícola, en el sector de la alimentación, lo que se conoce internacionalmente como la soberanía alimentaria de los pueblos.

Todavía los trades no se han puesto, de hecho, en práctica, es solamente el enunciado, estamos iniciando el año 2007, y simplemente con el enunciado de tales proyectos y el hecho de que no solo Estados Unidos haya apoyado estas políticas, sino también algunos países de Europa, en general, ya ha producido un pánico extraordinario al interior de los mercados de los alimentos. Tenemos el caso específico del maíz.

Estados Unidos se conoce como el principal productor de maíz en el mundo y, lógicamente, el hecho de que su cosecha de maíz pueda representar un incremento de una parte considerable de la cosecha que se propone obtener para el año 2007 y para el año 2008 —una parte considerable de esa cosecha se destinaría a la producción de biocombustibles—, ya ha generado un incremento considerable de los precios del maíz.

Los países más afectados de inmediato han sido los países latinoamericanos consumidores por excelencia de esas exportaciones norteamericanas de maíz. Tenemos el caso específico de México, donde se han incrementado los precios de los alimentos tradicionales mexicanos, como son las tortillas. Estos son los que se llaman precios que tienen un impacto directo, digamos el precio de los granos, el precio de las harinas, que se producen a partir del maíz; pero tenemos otros alimentos, los que reciben un impacto indirecto, que son los alimentos que se generan a partir de la utilización de cereales en la alimentación de los animales.

Ya al interior de muchos de los países latinoamericanos se está comentando, al interior de los gobiernos, las autoridades pertinentes, la necesidad de incrementar los subsidios a los productores de leche, a los productores de carne, que son, en definitiva, el otro grupo, el otro sector, digamos, de esa producción de alimentos que se ve notablemente afectada.

Si hacemos un cálculo muy preliminar acerca del costo que pudiera implicar tales políticas para el Tercer Mundo, estaríamos en una situación en la cual parte de los subsidios que se destinan al sector agrícola, en el caso de los países capitalistas desarrollados y especialmente en Estados Unidos, se incrementaría dramáticamente al estimular la producción de biocombustibles, y todos los televidentes saben, esto se ha planteado en innumerables mesas redondas, que el tema de los subsidios es un tema clave en relación con las negociaciones multilaterales que se desarrollan en la Organización Mundial de Comercio.

Está claro que los países subdesarrollados siempre han exigido un tratamiento equitativo en relación con esos subsidios que permiten a los productores en los países desarrollados obtener mejores precios para sus productos, e incluso han planteado la necesidad de que se incrementen las importaciones de productos agrícolas a los países desarrollados.

Este tema no está resuelto, cómo va a resolverse si en un contexto como este los combustibles pasan a sustituir, incluso, el tema de la alimentación y ello, por supuesto, incrementaría el volumen de subsidios que se destinaría en función de estos productos, que siguen siendo productos agrícolas, son productos que se van a obtener a partir de las tierras cultivables.

Randy Alonso.- Muchísimas gracias, Gladys, por este contacto desde el Centro de Investigaciones de la Economía Mundial; también al periodista Oliver Zamora y a Fidel Alejandro por habernos ayudado a esta transmisión, a escuchar las opiniones de una experta como Gladys sobre este tema que el Comandante en Jefe denuncia en sus reflexiones también, el tema de los subsidios, que sigue pendiente de una respuesta real de Estados Unidos, de la Unión Europea y de los principales países ricos del mundo y el tema de lo que significará esa producción de biocombustible para la humanidad si se sigue invirtiendo dinero para obtener productos agrícolas para combustible y no para la alimentación de las grandes mayorías.

Gracias, Gladys.

A propósito de este debate, la agencia de prensa del MERCOSUR ha publicado un interesante artículo bajo el título «Avanza la trampa de los biocombustibles», en el que, entre otras cosas, señala que «la trampa de los biocombustibles o agrocombustibles dio una vuelta de tuerca más. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), analiza junto a Estados Unidos y Brasil crear un fondo de financiamiento de proyectos de producción de etanol a partir de la producción agrícola. Así lo adelantó el propio presidente del BID, Luis Moreno, al diario Folha do Sao Paulo, quien explicó que aún estamos en medio de las conversaciones, tras lo cual agregó que espera que durante el corriente año entre en operación este fondo, del que ya existen estimaciones sobre los recursos iniciales, aunque no precisó el monto.

«Los motivos del interés norteamericano —dice este artículo— por sus vecinos pobres surge por la creciente dependencia del petróleo importado y porque sus proveedores no son del todo confiables para la Casa Blanca. Sus cinco principales abastecedores son Canadá, México, Arabia Saudita, Nigeria y Venezuela y las reservas más cuantiosas del oro negro se encuentran en Medio Oriente, el Cáucaso y la Cuenca del Orinoco.

«En el marco de la reunión anual de gobernadores del BID, que se celebra en Guatemala, Moreno dijo que se necesitan inversiones por 200 000 millones de dólares para masificar la producción de agrocombustibles en la región.

«’Es increíble que se pueda plantear que se van a invertir 200 000 millones de dólares cuando incluso en este momento de cada cinco latinoamericanos dos no tienen acceso a la electricidad’, sostuvo el ministro de Finanzas venezolano, Rodrigo Cabezas, en esa reunión.

«Durante la apertura del foro regional en la capital guatemalteca la pasada semana, Moreno había asegurado que se necesitaba la cifra antes mencionada para expandir la capacidad de producción de agrocombustibles en los próximos 14 años para pasar del 1% actual al 5% de la demanda mundial.

«La Unión, es decir Estados Unidos, paga 54 centavos de dólar por galón de etanol importado; nada se avanzó en la reducción de los aranceles. El presidente de la entidad multilateral sostuvo que para transformar el etanol en una materia prima que se cotice internacionalmente es necesario establecer ’padrones para los combustibles y aumentar la producción del alcohol’. Desde esa perspectiva, agregó Moreno, ’vemos que nuestro papel es apoyar proyectos de infraestructura, investigación y desarrollo’ de agrocombustibles.»

Y concluye este análisis de la agencia de prensa MERCOSUR:

«Así, el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), creado en 1959 para ayudar a los países de América a desarrollarse, va a poner sus esfuerzos y recursos al servicio de los objetivos de la Casa Blanca y para que los Chevrolet Corvette puedan surcar con sus motores V8 por las autopistas estadounidenses. Pocas voces se alzan contra este despropósito, pero muchas sí objetan la creación del Banco del Sur...»

Así se desnuda esta nueva trampa, como dice el artículo, «La trampa de los biocombustibles», de esta agencia de prensa del MERCOSUR. Una trampa que ya tiene seducidos a no pocos incautos en América Latina, y —como veíamos ahorita—, Arleen, el caso de El Salvador parece uno de los más cercanos en esta nueva furia del presidente Bush.

Arleen Rodríguez.- Un saludo a todos.

Yo llamaría la atención, Randy, sobre una noticia que daba CNN, de la que pusimos un fragmento, cuando dice que el presidente Saca se enteró por los embajadores de Estados Unidos y de Brasil de que El Salvador había sido seleccionado para el proyecto.

En la mesa anterior, donde abordábamos las reflexiones del Comandante en Jefe, decíamos que el tema, desgraciadamente, todavía no era objeto de debate, digamos a nivel de Estado, etcétera; pero como bien señala Stella Calloni, el impacto de las reflexiones del Comandante ha logrado llevar a un primer plano el debate, y ya no es solo, digamos, en nuestro país con estas reflexiones y en los niveles académicos donde se está discutiendo, Página 12, de Argentina, el domingo publicaba un artículo que llama la atención sobre una arista del tema, que yo creo que debería preocupar más, digamos, a los salvadoreños y a todos los países latinoamericanos y del Tercer Mundo que están en los planes de Bush: la soberanía alimentaria en riesgo.

Citaba Polanco el caso de los dos economistas que publican sus preocupaciones en Foreign Affairs; pero hay un tercer economista, Miguel Altieri, de origen latinoamericano, que es profesor en la Universidad de Berkeley, en Estados Unidos, y miembro fundador de la Sociedad Latinoamericana de Agroecología, a quien le llevan la pregunta —que está, decía, en este artículo de Página 12, que creo que está alimentado por la polémica que han levantado los artículos del Comandante—: «¿Alimentos o energía, es realmente una cuestión preocupante?», y él advierte que lo preocupante es, sobre todo, que la consecuencia directa será sobre los consumidores y la pérdida de la soberanía alimentaria, y cita, como citaba Gladys ahorita mismo, el caso de México, que ya tiene un incremento sustancial del precio de la tortilla, que es el alimento popular fundamental de los mexicanos.

Aclara este economista: «Sin embargo, si todas las hectáreas de maíz que hay hoy en Estados Unidos se convirtiesen en biocombustibles solo cubrirían un 12%.» Eso se ha dicho bastante, pero vamos a decir algo más, dice: «Es decir, se necesitaría el equivalente de seis áreas similares.» Lo que hoy produce Estados Unidos tendría que ser multiplicado seis veces para poder resolver este problema, y advierte: «Por eso están mirando al Sur, por eso están yendo a América Latina a llevarle lo que ellos no tienen capacidad para desarrollar ahí.» Y le preguntan: «¿Hay preocupación con que mañana los conflictos que hoy llevaron a Estados Unidos a Iraq a desatar una guerra por el combustible tradicional, mañana tengan que ver con esto?» Dice él: «Los conflictos serán por la soberanía alimentaria y por el impacto ecológico» —Miguel Altieri, profesor de Berkeley, reitero. «A la deforestación hay que sumarle la alta escala de producción de los monocultivos, que requerirán la utilización de muchos herbicidas y maquinarias. La producción de energía a partir de biocombustibles requerirá mayor consumo de petróleo» —algo que se ha dicho ya también aquí; pero da un dato que yo quisiera anotar—: «por un litro de biocombustible producido se van a necesitar 1,36 de petróleo». Y dice esto: «Por eso las empresas petroleras no se han quejado de la energía alternativa, ya que saben que se va a necesitar petróleo para producir esa también.»

Fíjense qué interesante. Y le preguntan: «Y sobre el medio ambiente, ¿va a resolverlo?» Dice él: «Mira, Europa y Estados Unidos utilizan el 52% del petróleo del mundo, claramente hay un grupo que es responsable del consumo y de las emisiones de dióxido de carbono que contaminan el ambiente. El sistema de transporte público de Estados Unidos fue destruido para que haya un crecimiento de la industria automotriz» —eso pasó en nuestro país antes de la Revolución también—; «no podemos pensar que las mismas multinacionales que trajeron esos problemas climáticos van a librarnos de él.»

Es decir, este es el análisis que hace Miguel Altieri, profesor de Berkeley. Y al final añade: «Lo que hace falta es una reforma agraria bien hecha para generar una economía sustentable y pensar en un modelo económico que no sea tan depredador.»

Volviendo a El Salvador, el ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Francisco Laínez, dijo que «está dando seguimiento en las fases para conocer cuál es la cantidad exacta de dinero que Estados Unidos y Brasil van a destinar a El Salvador para firmar los convenios y establecer la planta de etanol». ¿Qué significa esto? Lo que advertía Fidel en el primer artículo: A los países pobres cuando les empiecen a ofrecer financiamiento por etanol, ¿qué va a pasar con sus economías?

Randy Alonso.- Hay un cable de ayer, Arleen, que estaba hablando de que hay que hacer una ley de tierra que permita arrendar tierras a mucha gente que quieran meterse definitivamente a sembrar caña; es decir, tierra para todo el que quiera sembrar caña, convertir El Salvador en un gran campo de caña para producir el etanol que necesitan los norteamericanos.

Arleen Rodríguez.- Quiero recordar esa frase de Fidel que está en el libro de Luis Báez, que recuerda al presidente de Argelia, Abdelazis Bouteflika, que dice: «Fidel tiene la capacidad de viajar al futuro y regresar para contárnoslo.» Cuando él nos advertía: 3 000 millones de seres humanos están condenados a morir de hambre, nos está alertando, pero es que hay un avance de esto hoy en América Latina.

Del debate que se está suscitando, en sitios como Biodiversidad latina, que es un sitio que la FAO nos hizo llegar amablemente, dice: «Sin lugar a duda, la iniciativa de la Casa Blanca de masificar la producción de etanol ha desatado un gran número de polémicas, pero también ha comenzado a producir efectos negativos en las economías de los países latinoamericanos», y cita el caso de Colombia. Lo que decía Gladys: nada más que el anuncio de que se va a consumir más maíz ya desató el pánico, crecen los precios y se empiezan a desbordar.

Dice: «Hace pocos días el Departamento Administrativo Nacional de Colombia dio a conocer que la inflación en marzo subió 1,21%; en lo que va de este año ese índice, que ataca el poder adquisitivo, ya alcanzó 3,21 y amenaza con sobrepasar tranquilamente el tope anual previsto, que es de un 4%.

¿Qué tiene eso que ver con lo que estamos hablando?

Se dice que un factor adicional ha sido este, junto a las afectaciones climáticas de El Niño: «Pero un factor adicional fue la demanda de productos agrícolas para producir etanol.»

Ya se está viendo el efecto en Colombia.

Randy Alonso.- En Nicaragua, Arleen, importantes autoridades nicaragüenses comentaban en estos días que nada más el anuncio de que Estados Unidos va a utilizar tierra centroamericana para la producción de etanol, ha provocado en toda la región el incremento ya de inmediato del precio de los fertilizantes, del precio de los tractores, del precio de otros componentes que lleva la agricultura, porque todo el mundo piensa que la gran demanda llevará, sin duda, a una explosión de producción y, por lo tanto, se aprovechan todos los mercaderes; es una gran mercancía que se está vendiendo, que es el etanol, y todos tratan de dar la mordida en ese comercio.

Arleen Rodríguez.- Es importante precisar que estos que yo comentaba son datos tomados de las propias autoridades colombianas. El ministro de agricultura de Colombia, Andrés Felipe Arias, fue el que dijo que la situación está producida por las inclemencias climáticas, el cambio climático que también es una cara del poliedro, con el fenómeno de El Niño, pero se refiere ya a la demanda de productos agrícolas para el etanol. Él dijo, además, que la frecuente utilización de las áreas agrícolas para sembrar cereales útiles para la elaboración de biocombustibles, está llevando a que se dé una menor importancia al cultivo de alimentos necesarios para la población. Así mismo los productos empleados para engordar animales, díganse chanchos, vacas, etcétera, también se han encarecido debido al uso masivo de cereales. Esto a su vez ha desencadenado una distorsión en los precios de los productos derivados de carne, pollo, entre otros productos.

Es decir, creo que esto relaciona lo que decían Taladrid, Polanco, lo que han dicho otras autoridades citadas por ellos, que coinciden en esa cadena que se va armando y que va reproduciendo todo este problema.

Arias, el ministro de Agricultura de Colombia, pronosticó que «el precio de los alimentos va a seguir subiendo en Colombia este año, hasta que se dé un reacomodamiento de las áreas utilizadas por los productores de biocombustibles.

«De acuerdo con el director del Observatorio de Coyuntura Socioeconómica de la Universidad Nacional, Ricardo Bonilla, el incremento del índice de vida se debe a factores coyunturales, como el clima, y estructurales, como el cambio de cultivos temporales por permanentes y a la destrucción del campo. Si esta situación continúa el gobierno de Álvaro Uribe dentro de poco tiempo deberá comenzar a importar alimentos.» Estamos hablando de uno de los grandes productores de alimento de Suramérica. No digo más porque hay debate también en Brasil respecto al daño a la Amazonia, pero está relacionado con otra cara del poliedro, que es la del cambio climático.

Randy Alonso.- Estoy acabando de ver ahora un cable de Prensa Latina, de las 6:24 de la tarde, que dice que «El presidente del Centro de Tecnología Avanzada de El Salvador, Ricardo Navarro, acaba de criticar hoy la idea promovida por el gobierno de Estados Unidos, de producir masivamente biocombustibles en detrimento de las necesidades alimentarias.» Repito, el presidente del Centro de Tecnología Avanzada de El Salvador.

«Las declaraciones del especialista estuvieron motivadas por la decisión de Washington de elegir a la nación centroamericana para instalar una planta piloto de producción del biocombustible. ’No sé a qué santo rezarle para que se entienda la gravedad de la situación’, expresó el reconocido ambientalista. Según Navarro, ’la instalación de una planta de etanol en este territorio generará graves problemas sociales, porque de seguro se optará por invertir en el biocombustible en vez de producir alimentos’.»

Así está diciendo un experto científico de El Salvador; pero, por otro lado, un líder campesino de Guatemala también se ha sumado a las voces críticas. Dice este cable que «el proyecto promovido por Estados Unidos a utilizar productos agrícolas para transformarlos en combustibles ocasionaría una catástrofe alimentaria mundial, advirtieron dirigentes populares y campesinos de Guatemala.

«Orlando Blanco, líder del colectivo de organizaciones sociales, COS, declaró a Prensa Latina que utilizar gran cantidad de maíz y otros cereales para extraer un galón de etanol es realmente una ofensa para la gente que se está muriendo de hambre.

«En el caso de Guatemala, dijo, este proyecto provocaría una crisis devastadora, ya que haría desaparecer la producción de granos básicos en un país donde el 50% de la población vive de la agricultura.

«Blanco denunció que Estados Unidos no utiliza su propio territorio para este fin, sino que trata de imponer estas tecnologías a América Latina para convertirla en un mercado cautivo. Señaló que ya existen suficientes problemas de desnutrición, como la hambruna que causó la muerte de numerosos niños hace algunos años en la región oriental de Chiquimula, como para agregar una carga más a la población.

«Pérez expresó su preocupación porque se está velando más por los automotores que por la vida de los seres humanos.»

Y un importante líder político de la región, presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en días pasados estaba diciendo que «este tema no se puede plantear como una lucha entre el petróleo y el etanol, hay que ocupar la tierra para resolver el problema del hambre. Tenemos que diversificar el cultivo sin abandonar la producción de alimentos, maíz, frijoles y arroz.

«Dios no nos dio las tierras para alimentar a los carros, nos las dio para alimentar al ser humano» —dijo Daniel Ortega— «y estimó peligroso dedicarse al monocultivo de caña o maíz, porque cuando cae el precio internacional se desploma la economía, como ocurrió en Nicaragua con el algodón a mediados de la década del 80, sostuvo.

«Daniel Ortega criticó como una locura en el mundo la creciente demanda de combustibles ante un aumento en vehículos que contaminan el ambiente, lo que consideró explosivo y que atenta contra el ser humano.»

Son algunas de las reacciones en Centroamérica de líderes sindicales, líderes políticos y también de importantes científicos, a esta propuesta de Bush de utilizar territorio centroamericano como el mercado cautivo de la agricultura, la producción de trigo, de granos y especialmente de caña de azúcar, para la producción de biocombustibles.

Hay otras voces críticas más, Lázaro.

Lázaro Barredo.- Lo que quería recordar, Randy, es la irresponsabilidad del mundo político desarrollado frente a los problemas de la humanidad; y digo la irresponsabilidad porque en el año 1996, en Roma, se celebró la Cumbre Mundial de Alimentos, donde participaron importantes jefes de Estado y donde hubo un compromiso en el documento final, por la inmensa mayoría de los países, incluyendo los países de la Unión Europea y Estados Unidos, de ayudar a reducir el hambre al 50%, en el año 2015 —recuerdo que cuando se hizo el compromiso, nosotros mismos no entendíamos cómo era posible que las organizaciones internacionales, la FAO, Naciones Unidas se propusieran una meta como esa—; la población que sufre de hambruna, era entonces creo que de 800 millones de seres humanos, si mal no recuerdo...

Ahora todo ese compromiso de reducirlo para el 2015 se va al piso con esta filosofía política que —insisto y reitero, porque creo que aquí lo hemos estado diciendo— no solo daña la seguridad alimentaria, un tema que a partir de los artículos del Comandante ha tenido realmente un debate internacional amplio, no solo en Estados Unidos, no solo en América Latina, también muchas voces de la Unión Europea han estado retomando este tema por la preocupación, además, no solo del problema del hambre, sino por lo que agrava toda la situación del mundo.

Uno de los fenómenos que más se van a agravar es precisamente el del calentamiento global, porque las fronteras agropecuarias en muchos países del mundo, tratando de buscar el paliativo de resolver el problema de Estados Unidos y de otros países desarrollados por el biocombustible, van a deforestar los bosques, las selvas, o sea, van a agravar la situación ecológica del mundo, y creo que es uno de los fenómenos que más se están marcando en estos momentos: el hambre, la amenaza del hambre para 3 000 millones —como decía el compañero Fidel—, y el problema que agrava todo el equilibrio de la naturaleza, por eso que decía Daniel Ortega que «es un problema que se extenderá a casi todos los países del Tercer Mundo».

El monocultivo trae consigo un desbarajuste total desde el punto de vista ya ambiental.

Randy Alonso.- Gracias, Lázaro, por el comentario.

Precisamente en sus reflexiones del día de ayer, el Comandante en Jefe vinculaba, como necesario es, el tema de los biocombustibles, el tema de la hambruna que se avecina para la humanidad si se dedicara la producción de maíz, de trigo y de otros cereales a la producción de combustible, con el tema del calentamiento global, de los cambios climáticos, que también están afectando, de hecho, a la agricultura, están reduciendo muchas de las cosechas, y están poniendo cada vez más en peligro ese equilibrio que pudiera haber entre lo que se produce y lo que se consume.

Como él decía en el artículo, apenas 80 millones de toneladas de maíz, sorgo, cebada, centeno y otros cereales, son las que están disponibles en el mercado cuando los cinco grandes consumidores terminan de abastecerse de esos cereales que ellos producen, y, por lo tanto, cada vez, como hay menos disponibilidad, pues seguirán creciendo los precios.

Si a eso se añade que la agricultura pasará cada vez más trabajo para producir por la elevación de las temperaturas, pues hay un grave daño, un grave peligro que está cerniéndose sobre toda la sociedad mundial, y él hacía referencia a un cable de la Agencia Francesa de Prensa, que versionaba los primeros anuncios del segundo informe sobre el cambio climático que expertos de Naciones Unidas darán a conocer definitivamente mañana en Bruselas, Bélgica, en una importante reunión que está teniendo lugar.

Les propongo ver primero un material de algunas de las consecuencias que el cambio climático está teniendo ya para la humanidad, para adentrarnos en este tema de nuestra mesa redonda.

Carlos Alberto Sáez.- El agua potable se ha convertido en un gran problema para la sociedad contemporánea: 6 000 niños mueren diariamente por la falta del vital líquido, 10 de los mayores ríos del mundo pierden vertiginosamente su caudal.

Lo anterior parte de un informe revelado recientemente por la organización ecologista World Wide Found for Nature.

La situación de esas importantes redes fluviales refleja la crisis del agua dulce, fenómeno que se ha denunciado en importantes foros ambientales y las advertencias son ignoradas por muchos gobiernos.

En la lista negra de los ríos que pueden estar condenados a secarse dentro de unos años, están seis redes fluviales de Eurasia. El Danubio ha perdido el 80% de los humedales por la construcción no planificada de embalses. También el Mekong, el Yang Tse, el Indo y el Ganges están en peligro. Este último ha sido afectado por el empleo desmedido de sus aguas en la agricultura.

En África, el Nilo, uno de los más extensos del mundo, también pierde su caudal, según revela el informe.

En nuestro continente son dos los grandes amenazados: la cuenca de La Plata y el Río Grande o Bravo, en la frontera de México y Estados Unidos.

La mayoría de los ríos a que se hace referencia en el informe, se localizan en países subdesarrollados, donde es imposible acometer grandes proyectos destinados al manejo racional de sus cuencas.

Cuba no vive a espaldas de los cambios climáticos que vienen sucediendo en el planeta. En los últimos años, la sequía se ha hecho sentir en el archipiélago; pero la voluntad de los hombres y el empeño social ha sido la gran fuerza sobrenatural para enfrentarlos.

El Estado cubano ejecuta proyectos de manejo sostenible para varias cuencas fluviales del país. Mantener el abasto de agua no es la única prioridad en Cuba. Cuidar el recurso azul y preservar sus niveles de calidad son dos de las premisas, y para ello se destina cada año millonarias sumas del presupuesto estatal cubano.

Randy Alonso.- El cambio climático y sus consecuencias para la humanidad están siendo advertidas por los científicos, por políticos, con mucha fuerza, sobre todo, en las últimas semanas.

Hemos visto acá importantes materiales, hemos tenido varios debates sobre este tema; pero, como titula hoy un cable de la agencia IPS, «Aún falta lo peor».

Los científicos están alertando que hay muchas consecuencias graves por venir, y me gustaría, Polanco, tener algunas referencias de lo que están diciendo los científicos en este segundo informe.

Rogelio Polanco.- Sí.

Recordemos que esta es —como tú adelantabas— la reunión de este grupo intergubernamental de expertos sobre la evolución del clima. Es una organización que fue creada en 1988 por las Naciones Unidas, que está reuniéndose precisamente esta semana, desde el lunes y hasta mañana, en Bruselas, son unos 400 delegados de más de 100 países, y está analizando el tema de interés para el mundo entero: El calentamiento global. Están hablando —lo dijo el Presidente de esta organización, Rayendra Pachauri—, que hay que hacer, de manera urgente, aportes para solucionar el problema.

Están reconociendo, una vez más, en este informe, que los efectos del cambio climático se están viendo ya sobre los recursos hídricos, sobre las especies vivas, sobre la agricultura, sobre la salud, sobre el hábitat y sobre la economía, y que hay que tomar medidas inmediatas para minimizar los efectos y los riesgos de olas de calor, sequías, inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos.

El informe está siendo realizado por unos 1 000 expertos, tiene 1 400 páginas. Este es el segundo de tres informes, que son los que se esperan de este grupo, que plantea además que existe el cambio climático, que esto no es una invención de nadie, es un fenómeno objetivo que existe; que el ser humano, su actividad, es el responsable fundamental de que se produzca este cambio climático, y que aunque se tomen medidas radicales ahora, ya en algunas cuestiones va a ser irreversible e inevitable, y que, además, los pobres, los países pobres y las personas que viven en los países pobres son los que más riesgos tendrán que enfrentar por el cambio climático.

Se habla, por ejemplo, de que para el 2100 el incremento de las temperaturas será entre 2 y 4 grados Celsius, y en otros casos se habla de que puede llegar hasta 6,4 grados Celsius si se plantean los escenarios más negativos; mientras que en los últimos 100 años el incremento de las temperaturas solo fue de 0,7 grados Celsius.

Esto ya está provocando el derretimiento de los glaciales en los Andes; amenazas también en el Amazonas, se habla de que puede convertirse nada más y nada menos que el Amazonas en una sabana —así están diciendo los científicos—, que el cambio climático provocará el hambre de 600 millones de personas más, sequía para 3 000 millones de personas —fíjense que estas cifras coinciden con algunas de las que hemos manejado en el otro problema que analizamos hace un momento—, y serios efectos para regiones como pantanos, deltas, debido al incremento de la superficie del mar.

Por ejemplo, en Alaska y en Siberia el rápido calentamiento está cambiando el sistema de vida de las personas en esas zonas geográficas, debido a que ha cambiado la pesca y la caza para los habitantes de allí, los inuit. También está provocando un incremento de las enfermedades causadas por insectos. De eso se ha hablado también, y lo mencionaba de alguna manera recientemente en los trabajos el Comandante en Jefe, el efecto que ha tenido sobre las abejas.

Randy Alonso.- Sí, eso está muy relacionado, por ejemplo, con el dengue en América Latina, que se ha extendido.

Rogelio Polanco.- El dengue, por ejemplo, ha avanzado, se ha expandido y se ha alterado la frecuencia de lluvias, el caso de Bolivia, las inundaciones tremendas que se produjeron allí, se está provocando la expansión del dengue a más países de la región.

Randy Alonso.- Además, con más frecuencia y más fuertes las epidemias.

Rogelio Polanco.- Y con efectos más destructivos.

En el caso de estas enfermedades causadas por los insectos se están moviendo hacia el norte, o sea, al calentarse la superficie terrestre, al aumentar las temperaturas, se están moviendo hacia el norte enfermedades infecciosas virales, como la lengua azul del ganado vacuno y ovino. Se están dando en Holanda, en Bélgica, en Francia y en Alemania, estas enfermedades transmitidas por mosquitos. También se cree probable que enfermedades como la fiebre del Valle del Rift se incrementen.

Todo esto tendrá efectos —como decíamos— ya no solo sobre los alimentos, sino también sobre la salud humana; es algo que están planteando los científicos como irreversible y que hay que tomar las medidas de inmediato, para tratar de paliar los efectos devastadores sobre el ser humano.

Randy Alonso.- Eso están diciendo los expertos que están reunidos en Bruselas, quienes mañana darán el informe completo; pero, incluso hay otros científicos en Estados Unidos que están hablando de que el calentamiento global modificará los ecosistemas en más de un 60% de la Tierra.

Dice una investigación realizada por expertos de la Universidad de Madison, en Wisconsin; Laramie, en Wyoming, y Stanford, en California, todas norteamericanas, que el calentamiento global producirá la modificación de los ecosistemas de más de un 60% de la superficie terrestre, en un artículo que fue publicado por la revista de la Academia de Ciencias de Estados Unidos.

Según el diario español El País, que reproduce parte de este estudio, «el impacto más grave lo sufrirán las selvas tropicales, que si escapan a la deforestación es muy posible que el calentamiento acabe con ellas, los polos se reducirán y los climas de alta montaña también corren peligro de desaparecer».

Es decir, dentro de Estados Unidos también hay científicos que están alertando de lo que significa el calentamiento global y especialmente un fenómeno en el que Estados Unidos y grandes potencias tienen muchísimo que ver. Hay muchas alertas dentro de los propios Estados Unidos, Lázaro, y dentro de otras regiones.

Lázaro Barredo.- Hace unas horas, la Suprema Corte de Justicia ordenó a la agencia ambiental de Estados Unidos tomar un grupo de medidas, para obligar al gobierno, a la administración a adoptar medidas.

Por ejemplo, Estados Unidos es el responsable en un 25% de todas las emisiones de gases con efecto invernadero. El 40% de la producción eléctrica de Estados Unidos se hace en este momento con carbón y eso es una contaminación terrible, que está agravando cada vez más este problema por la falta de medidas.

Arleen recordaba la frase de Bouteflika y uno realmente se admira, porque nosotros publicamos recientemente, hace un par de meses atrás recordamos o republicamos la intervención de poco más de cinco minutos que hizo el compañero Fidel en la Cumbre Mundial de Río de Janeiro, en 1992, hace 15 años, donde advertía precisamente de todo lo que hoy se habla. Todo este informe de lo que estamos hablando, que va a crecer la temperatura, que se van a derretir los glaciares. Por ejemplo, en el año 2005 disminuyó el 14% de la masa de hielo perenne en el Ártico.

Hace unos días salió la noticia de que dentro de pocos años, para la década próxima, entre los años 2020 y 2030, hay peligro de que, como están las cosas, se derritan los cascos del Himalaya.

Estaba leyendo en ese informe que el deshielo de los polos será uno de los principales problemas del mundo, el nivel del mar aumentará desde 9 a casi 90 centímetros, casi un metro crecerá el mar; podrían quedar bajo el agua grandes extensiones de ciudades como Tokio, Bombay, Shanghai, Yakarta, sin contar las pequeñas islas, y no se toman medidas.

El aumento de la temperatura traerá consigo una mayor escasez del agua y está el pronóstico de que las guerras serán por el agua, y los países en desarrollo, los países que tienen la potencialidad no resuelven el problema, al contrario.

Hace unos días se inició una investigación sobre una subsecretaria del gobierno de Estados Unidos. Hay una investigación interna en el Departamento del Interior de Estados Unidos, porque esta mujer interfirió en estudios sobre especies en peligro de extinción dentro de Estados Unidos, cuando se está vaticinando que casi un 30% de las especies actuales van a desaparecer como consecuencia de toda esta alteración climática.

Randy Alonso.- Y no es la primera vez que el gobierno de Estados Unidos interfiere investigaciones científicas.

Lázaro Barredo.- Esta mujer, entonces, para favorecer a grupos privados del complejo de la élite económica y política de Estados Unidos ocultó información, lo que ha perjudicado seriamente la protección ambientalista.

Aquí se estaba hablando del agua. Creo que en Cuba se está trabajando seriamente, calladamente, sin grandes propagandas; no es solo lo que se dijo ahí en el reportaje ese. Nosotros estamos tratando de hacer todo el aprovechamiento hidráulico de las potencialidades del país, en una inversión enorme que se está desarrollando en las cuencas del oeste y el este, tratando de buscar soluciones para los próximos 30, 40, 50 años, previendo lo que se hizo en el sur para hacer el dique, de manera tal que se impida el crecimiento este del agua y no nos dañe las zonas bajas, por ejemplo.

Arleen Rodríguez.- Creo que se pueden dar otros elementos más respecto a todo este tema del cambio climático. En el informe hay una cosa que me llama muchísimo la atención, a ver si a ustedes también les provoca la misma relación.

El informe de este Grupo Intergubernamental de Expertos sobre evolución del clima dice que «están bajo riesgo inmediato 60 países», ¿no les recuerda los «60 o más oscuros rincones del mundo»? A mí me vino la idea esa, porque están en Asia, África y América Latina los países en riesgo, ¡qué casualidad!, donde mismo decía Polanco que se observa el efecto del calentamiento global, que no solo es un hecho, sino que avanza; y ahorita tú decías, Lázaro, que en 1996... ¿cuántos millones de hambrientos? Ochocientos, ¿no?

Jean Ziegler, relator del derecho a la alimentación, ha sido panelista en nuestra mesa, y ha estado con nosotros a través del teléfono, dice que se ha retrocedido, que hay una burla a las promesas hechas por los gobiernos en las cumbres mundiales de alimentación. Y te doy, Lázaro, el dato de América Latina: uno de cada cinco niños latinoamericanos padece de desnutrición crónica. De esos 800 millones, en que se sitúan todavía las cifras conservadoras, 52 millones son latinoamericanos.

Y vuelvo al principio: observen que los que están bajo el riesgo de las bombas de Bush son también los que están bajo el riesgo del calentamiento global, 60 países, 60 oscuros rincones del mundo.

Randy Alonso.- Esa es una de las realidades a las que se va a tener que enfrentar la humanidad, de hecho se está enfrentando ya como consecuencia del cambio climático, algo a lo que el Comandante en Jefe hacía referencia; resaltaba cómo incluso está amenazando la propia existencia no solo de la vida humana, sino también de la vida de las especies y, entre ellas, de muchos insectos, como decía Polanco, ampliando la vida de unos y reduciendo la vida de otros.

Y una de las grandes interrogantes que hay en este momento, como señalaba el Comandante en Jefe en su artículo, es la misteriosa desaparición de millones de abejas en todo Estados Unidos que tiene a los apicultores al borde del ataque de nervios, y preocupa, incluso, al Congreso de Estados Unidos.

Sobre esto le pedimos a la periodista Gladys Rubio que nos ayudara, con especialistas cubanos, a plantearnos esta interrogante: ¿Qué puede estar pasando con las abejas, cómo se relaciona esto con el cambio climático?

Gladys Rubio.- Especialistas del Centro de Investigaciones Apícolas de Cuba y del Instituto de Medicina Veterinaria se mantienen atentos al fenómeno que ocurre en Estados Unidos, denominado Trastorno del Colapso de las Colonias —CCD, por sus siglas en inglés—, y que consiste en la desaparición de millones de abejas de sus colmenas sin dejar rastro.

Adolfo Pérez.- El fenómeno es complejo; el fenómeno es, podíamos decir, la suma de un grupo de problemas ambientales, de problemas tecnológicos de la agricultura, principalmente en ellos está implicada la aplicación de los pesticidas y de problemas de salud de las abejas.

En esta investigación ninguno de esos factores se ha demostrado que es el fundamental o principal; sí se ha encontrado que se ha diseminado muy rápidamente por el mundo un parásito que es propio de las abejas asiáticas que es la Nosema ceranae.

Gladys Rubio.- Los científicos siguen de cerca al Nosema ceranae desde que se presentó por primera vez en España y en Francia en el 2005, se ha distribuido por el mundo y pudiera estar involucrado en el mal que aqueja a las colmenas en Estados Unidos, según el especialista.

Adolfo Pérez.- Como esto explota, pudiéramos decir así, como crisis en Estados Unidos en este momento, a pesar de que es mucha la cantidad de colmenas, todo es la suma de un problema que ocurre principalmente en el invierno: al terminar el invierno las abejas salen a hacer su vuelo de limpieza, que es el vuelo en que ellas defecan y limpian sus intestinos, y en ese vuelo, aparentemente, por la destrucción interna que sufre su organismo por causa del parásito, la abeja desfallece y desaparece en los campos; es posible que esto esté combinado con otros tipos de parásitos y entonces el cuerpo de la abeja sea difícil de encontrar.

Nosotros, incluso, ayer especulamos un poco con nosotros mismos, ¿no?, y pensamos que habría que utilizar quizás hasta un poco la nanotecnología en estos problemas, ponerles censores en el tórax de las abejas y soltarlas a ver dónde mueren, porque el cuerpo no se puede evaporar.

Gladys Rubio.- Asegura el director del Centro de Investigaciones Apícolas de Cuba que la abejas tienen un excelente sistema de comunicación y de orientación.

Adolfo Pérez.- Las abejitas existen en la tierra desde hace 100 millones de años, sobrevivieron, en esta caso podríamos decir, a la muerte o la desaparición de los dinosaurios y todas las catástrofes estas que últimamente se ha estado hablando mucho de ellas; quiere decir que las abejas tienen capacidad de adaptación.

Gladys Rubio.- Los científicos que investigan este misterioso proceder de las abejas en Estados Unidos manejan hipótesis que plantean la posibilidad de daños neurológicos con pérdida de orientación, como consecuencia de insecticidas, estrés por transportación, hongos, virus.

Adolfo Pérez.- El fenómeno es muy interesante, porque se manifiesta principalmente en países de una agricultura con muy alta tecnología, una gran cantidad de insumos, principalmente productos químicos.

Este fenómeno comenzó a manifestarse en el 2004–2005 en Francia, incluso desde años anteriores, con la aplicación de productos químicos en la agricultura. Pienso que el problema se está analizando en sus diferentes factores y, al final, se va a encontrar una respuesta que, indiscutiblemente, todas van a pasar por la capacidad de adaptación que tienen las abejas y que tenemos que tener nosotros también como depredadores de cierta forma que somos de las abejas, para respetar a las abejas en su capacidad de vivir en la naturaleza también.

Gladys Rubio.- A la carga pesada de las abejas se suma el cambio climático.

Adolfo Pérez.- La actividad destructiva de estos parásitos del organismo de las abejas se manifiesta más en el invierno y entonces las fluctuaciones, las altas y bajas de las temperaturas en el invierno, pueden ser más insidiosas, porque las temperaturas que se acercan a rangos entre 20 y 25 grados son las temperaturas óptimas para la manifestación; en las que son por encima de 30 grados el parásito disminuye de nuevo su actividad destructiva sobre las abejas.

Gladys Rubio.- Afirma el especialista que el fenómeno no se observa en Cuba, pero científicos y apicultores del archipiélago están muy atentos.

Lo cierto es que la pérdida en Estados Unidos de más de medio millón de colonias, traerá dificultades económicas, entre ellas pudiera estar un alza de precios por pérdidas en los cultivos, al no existir suficiente cantidad de insectos para polinizar.

El mal que ha movilizado a los investigadores y apicultores en Estados Unidos, mantiene alerta a la ciencia mundial. La emigración con hoja de ruta desconocida de las abejas en las colmenas estadounidenses, es un enigma que, entre sus muchas respuestas, abundan las vinculadas a los daños causados por el hombre al medio ambiente y a su biodiversidad, y eso sí que no es ningún misterio por desentrañar.

Randy Alonso.- Las abejas son una muestra de lo que los científicos están alertando: la desaparición de las especies, Arleen. Hay muchos ejemplos que se han puesto en los últimos días y creo que pudiéramos dar algunos elementos más.

Arleen Rodríguez.- Hay que seguir de cerca el informe final que se emita del IPCC, y del que ya se está adelantando que desde el plancton hasta los osos polares en el norte, o las focas en el extremo sur, el calentamiento global está cambiando la vida del planeta. Dice que «cientos de especies ya han cambiado sus hábitat y se están perturbando los ecosistemas».

Y hay una historia, incluso, digamos que llamativa, que es la de la selva puertorriqueña, donde han desaparecido, desde la década del 80, las ranas. Dice que «de regreso en la selva puertorriqueña por primera vez en cinco años, el biólogo Rafael Joglar sintió que había algo extraño, luego se dio cuenta de que no oía el típico nocturno croar de las ranas. Era como si una pequeña orquesta hubiera perdido algunos de sus músicos.»

Bueno, el caso es que se han perdido más de 17 especies de ranas. Allí la temperatura promedio mínima había subido en dos grados Fahrenheit entre 1970 y el 2000, un aumento muy significado para los sensibles anfibios.

El Gran Arcoiris de la Gran Barrera coralina de Australia se está poniendo blanco, ha perdido sus colores, y eso tiene que ver con que el incremento de la temperatura del mar ha blanqueado los corales, creando «una decoloración que se produce cuando los frágiles animales que forman los corales se ven sometidos a tensiones, y expelen las algas que les dan sus colores y la energía para construir la masiva estructura de los arrecifes».

Pero no se trata solo de especies animales, porque también la FAO está hablando de la deforestación de América Latina, que ya está, después de África, en el segundo lugar en ese indicador terrible.

Nosotros tenemos previsto un día de estos aquí ver algo de lo que está pasando en África, que habría que ver como un adelanto de lo que puede suceder mañana en América Latina, porque dice que, en primer lugar, en el mundo, en cuanto a peligro de extinción de especies de árboles considerados vulnerables, América Latina ya puede estar pasando al primer lugar.

Lo otro, Randy, tiene que ver con ese poliedro fantástico en que una cosa va con la otra, dicen los expertos también que esto va a impulsar cada vez más a las migraciones a empujar las puertas de Occidente.

Si hoy nosotros estamos asistiendo, con un fuerte impacto, a lo que está significando la emigración por el hambre, por la sequía y por todas estas razones, veremos mucho más.

El Ministro de Desarrollo de Argelia acaba de decir ayer en Argel, en un evento que hay allí, que «la desertificación va a provocar el exilio de 65 millones de africanos hasta el año 2025».

Y voy al artículo que ahorita comentaba, que acaba de salir en la prensa brasileña, donde se está diciendo que «la soya, que una vez se consideró bendita, por lo que significaba de ingresos para Brasil, hoy podría ser la ’maldita soya’ porque está empezando a comerse la Amazonia». Así lo dijo textualmente Celso Marcato, coordinador de Seguridad Alimentaria de ActionAid Brasil, en el diario O’Globo, porque «es terrible lo que puede estar pasando allí. La actual producción de soya estaría enriqueciendo más bien a un pequeño grupo de multinacionales y dos grandes empresas nacionales, y según los ecologistas la expansión de las plantaciones de soya no solo destruye la selva, sino que también está poniendo en peligro los acuíferos, provoca contaminación de los ríos y de los suelos por tóxico y fertilizante, y reduce la biodiversidad animal y vegetal, que en la Amazonia es de las mayores del mundo.» Es decir, otro pronóstico triste que nos traen los expertos.

Randy Alonso.- ¿Qué otros elementos, Taladrid, pudiéramos añadir en este análisis?

Reinaldo Taladrid.- Yo te diría una cosa. Tú sabes que se ha hablado mucho de que Bush dijo que oyó una voz no terrenal que le dijo que invadiera Iraq, creo que hay una declaración de él en ese sentido.

Vamos a suponer que oyera una voz no terrenal que le diga: «No conviertas alimentos en combustible por las consecuencias que va a acarrear.» Suponiendo que eso ocurriera, como ocurrió lo otro, según él —aferrándonos a su lógica—, suponiendo que eso no ocurriera, todo esto que se está alertando, miren de este informe (señala) solo algunos peligros que ya no dependen de convertir alimentos en combustible, allí se puede leer:

«Para el 2080» —en unos setenta y pico de años, que en términos históricos no es casi nada—, «entre 200 y 600 millones de personas van a padecer hambre por el calentamiento global».

«Para el 2080, la escasez podría amenazar a casi 3 200 millones de personas, dependiendo del nivel de gases, de efecto invernadero que los coches y las industrias emitan». Esto ya no tiene que ver con convertir alimentos en combustible, esto es aparte, extra.

Aquí se habló de sequía, pero este mismo informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático dice que «es probable que decenas de millones sufran inundaciones». En un lado va a haber una sequía brutal y en otro va a haber inundaciones; que también en el primer trabajo Fidel hablaba de eso, cuando hablaba de que es imposible producir: llueve en invierno, sequía en la primavera, etcétera, etcétera.

Randy Alonso.- Los cambios extremos.

Reinaldo Taladrid.- Y sigo, suponiendo que esto ocurra. En este informe se lee que «en los próximos 20 años, decenas de millones de latinoamericanos y centenares de millones de africanos no tendrán agua».

«En el 2050 se piensa que los glaciales del Himalaya —aquí se habló de eso, pero oigan esto— estén derretidos. Todos estos glaciales habrán quedado derretidos» —dice— «posiblemente a partir del 2035» —que es ahorita, en términos históricos—, «por lo tanto, la vida de 700 millones de personas será amenazada.» Imagínese usted toda la nieve del Himalaya, todos esos glaciales se derriten, baja... Setecientos millones de personas amenazadas.

«En Europa los Alpes habrán perdido, hasta el 2050, el 70% de las nieves acumuladas en la cima.» Toda la nieve de los Alpes, para abajo.

Randy Alonso.- Que son parte de la reserva de agua potable que tiene el planeta, que se va a perder.

Reinaldo Taladrid.- Exactamente; pero que en este caso, además de perderse, van a crear catástrofes enormes.

Randy Alonso.- Inundaciones pueden ser.

Reinaldo Taladrid.- Exactamente.

Ahora un titular: «La elevación del nivel del mar amenaza, según algunos cálculos, a 634 millones de personas», islas que desaparecen, ciudades que desaparecen; aquí ya se mencionaron algunas de ellas.

Quiero hacer mención, ya que se habló de este gobierno, de que hay una figura muy interesante, que fue la ex ministra, ex secretaria de la Agencia de Protección de Medio Ambiente. Ella es republicana, fue gobernadora del estado de New Jersey, Christine Todd Whitman, y renunció. Ahora habló —como pasa casi siempre en estos casos. Para que se vea el nivel de responsabilidad política que tiene esta administración en todo esto y dijo:

«En realidad se consideraba que este tema del calentamiento global, del cambio climático, no era un caballo ganador, era un caballo perdedor, porque las bases republicanas, primero, no tenían mucho interés en el medio ambiente; segundo, pensaban que Kyoto era solo una forma de minar la economía estadounidense por parte del resto del mundo; y tercero, odian las regulaciones».

Y agregó:

«Está claro que hubo una ’preocupación económica’» —esto pónganlo entre comillas y tradúzcanlo, qué quiere decir preocupación económica, ustedes tienen nivel para eso— «que influyó en el enfoque del gobierno; pero eso pasa en todas las administraciones.» Los que te pagan las campañas, que son las grandes corporaciones, a eso es a lo que ella llama preocupación económica.

Y dijo:

«Otras consideraciones políticas» —que no especifica— «nos han impedido hablar más de ello, lo que ha perjudicado al país y al mundo, ha causado un daño innecesario.» Ella lo reconoce y ahora está haciendo un trabajo para tratar de mejorar estos temas después que renunció en el gobierno.

Termino con lo siguiente, para que se tenga una idea de hasta dónde puede llegar esto. Esto se puede analizar posteriormente, óiganlo:

«El cambio climático amenaza también a Marte.»

«A un ritmo cuatro veces superior que en la Tierra, el cambio climático también podría afectar a Marte debido a la interacción de fenómenos: el polvo levantado por los fuertes vientos y los cambios en la absorción de los rayos solares reflejados en la superficie.»

Solo digo una cosa. Ustedes saben que el Sol se apaga. El hombre, la especie humana, necesita salir de la Tierra, y una de las bases para moverse en esa salida buscando adónde emigrar —estamos hablando de 10 000 millones de años, que me rectifiquen después los astrónomos— es Marte. Y ustedes saben lo que se está haciendo, la cantidad de estudios, de dinero que se ha invertido en estudiar Marte, crear vida ahí. Imagínense la cadena hasta dónde llega que ya se está hablando hasta de Marte.

Randy Alonso.- Se está hipotecando el futuro no solo en la Tierra, sino en otros planetas del Sistema Solar.

Gracias, Taladrid, por el comentario.

En las reflexiones publicadas ayer por nuestra prensa, el Comandante en Jefe Fidel Castro daba una alerta importante también a toda la humanidad. Decía Fidel: «Lo peor puede estar por venir: una nueva guerra para asegurar los suministros de gas y petróleo, que coloque a la especie de humana al borde del holocausto nuclear».

Alertaba que «el arresto de los soldados ingleses en aguas jurisdiccionales de Irán parece una provocación exactamente igual a la de los llamados Hermanos al Rescate», un conflicto que estuvo siguiendo la comunidad internacional en los últimos días, que ayer llevó a la liberación de esos rehenes, pero que les propongo conocer, desde que comenzó hasta ayer, a través de este reporte de la hermana cadena Telesur.

Periodista.- Este conflicto comenzó el pasado 23 de marzo, luego de que guardias de la marina revolucionaria de Irán apresaron a 15 militares británicos, entre ellos una mujer, quienes realizaban inspecciones sobre un barco mercante en el Golfo Pérsico.

Londres alzó la voz para exigir la liberación de sus soldados. Según Londres, los efectivos se encontraban en aguas de Iraq y el 27 de marzo congeló relaciones diplomáticas con Irán.

Teherán aseguró tener pruebas concretas de que los marinos británicos fueron detenidos en sus aguas territoriales, por ellos solicitaba que el Reino Unido aclarara el incidente y una disculpa diplomática por lo que consideró una transgresión a su soberanía.

El 28 de marzo la televisión iraní emitió el primero de varios videos donde los militares arrestados, en buenas condiciones de salud, confirmaron la versión de Irán y pidieron disculpas por el incidente; pero Londres continuó la presión y elevó sus quejas al Consejo de Seguridad de la ONU. Teherán criticó el manejo que Londres dio desde el principio al incidente.

El martes Irán aseguró que se iniciaron los contactos diplomáticos para resolver el impasse, que concluyó este miércoles con el anuncio del presidente Mahmud Ahmadineyad; sin embargo, las amenazas contra el gobierno iraní persisten, al menos tres portaaviones estadounidenses y barcos británicos continúan presentes en el golfo.

Los crecientes informes sobre un inminente ataque sobre la nación persa y las presiones sobre el programa nuclear iraní mantienen la atención sobre la región.

Randy Alonso.- Es el conflicto que se ha dado en los últimos días, pero que ha venido acompañado por importantes ejercicios militares norteamericanos y por muchas denuncias de un posible ataque de Estados Unidos contra Irán.

Algunos elementos de esta crisis y de lo que significa para una posible agresión contra ese país asiático, nos lo comenta ahora en la mesa redonda Lázaro Barredo.

Lázaro Barredo.- Randy, si uno se guía por lo que dicen los expertos en el enfoque de este asunto, desde el punto de vista realmente militar, Estados Unidos ha pasado, en este conflicto, de la etapa inicial de la crisis a la etapa de la amenaza, que se está verificando, o se puede verificar, en el hecho de las maniobras que en estos momentos están realizando los portaaviones; se está verificando en el elemento de la provocación de la violación territorial. No son rehenes, son gente que han violado el territorio; no son gente que se han capturado para solventar ningún diferendo político, sino, simple y llanamente gente que estaban violando el espacio territorial, las aguas marítimas, y fueron detenidos en un acto violatorio de las normas del derecho internacional.

A mucha gente le puede estar llamando la atención el asunto de que después de su fallida aventura en Iraq, cuando hoy en Estados Unidos de lo que se está hablando constantemente es de la necesidad de la retirada, esa es la esencia del debate político —no es cómo vamos a seguir la guerra en Iraq, sino de la retirada de Iraq—, realmente, se está preparando a la opinión pública norteamericana —y se está preparando porque no es solo el discurso político— si uno lee lo que están publicando los fundamentales medios de prensa norteamericanos, están preparando a la opinión pública norteamericana para un conflicto, que como dice el compañero Fidel, puede tener una repercusión muy negativa, porque se ha llegado hasta a plantear el uso de supuestas armas nucleares tácticas, que como quiera que sea son nucleares y son devastadoras, y pueden crear, realmente, un serio problema.

Randy Alonso.- Pondría ya en una crisis suprema a una región que está llena de crisis.

Lázaro Barredo.- Incluso dentro de Estados Unidos no podemos olvidar el hecho de que los fundamentalistas, la derecha religiosa norteamericana, tiene un peso específico fuerte, hay tele–evangelistas que están pidiendo públicamente, están reclamando, en forma delirante, un Armagedón nuclear contra Irán, para tener una idea del planteamiento.

Dentro del período de la crisis y la amenaza, según los analistas, puede ocurrir perfectamente una intervención quirúrgica, un ataque preventivo, que evidentemente es lo que hasta ahora se ha denunciado que puede ocurrir sin necesidad de una invasión, o incluso de una política de desgaste sistemático del país, si no se puede llegar realmente a un golpe sobre las plantas nucleares, sobre un grupo de objetivos, que aquí mismo hemos estado denunciando, como ha habido grupos de inteligencia norteamericanos que se han estado infiltrando en territorio iraní para ir creando las condiciones, que por lo menos, o fabriquen la provocación o que tengan ya preparado el escenario de ataque de los puntos que van a atacar, o bien por la vía del uso de cohetes cruceros o bien por la vía de las fuerzas aéreas, que se está movilizando cada vez más crecientemente hacia esa zona, aunque permanentemente la han tenido, y ellos la justifican como la defensa del Golfo Pérsico.

Randy Alonso.- Han hecho los ejercicios militares más grandes de los últimos tiempos.

Lázaro Barredo.- El hecho es que hay dos portaaviones, una cantidad de armas, de aviones y de fuerzas militares, haciendo prácticas de ataque hacia un país, de acuerdo con un programa que estableció el comando estratégico que tiene que ver con esa zona, y que se ha dicho que la operación se llama Tirán, que es como la han denominado.

Mi tesis, realmente, es que aunque parezca contradictorio, Estados Unidos está en una crisis tremenda con el problema de Iraq, y tiene que buscar una solución, desde mi punto de vista, modestamente, como yo veo el problema, ojalá que esté equivocado, creo que Estados Unidos tiene que darle un golpe necesariamente a Irán para poder tomar cualquier medida de retirada o de disminución de su presencia en Iraq.

Randy Alonso.- ¿Estás de acuerdo entonces con la teoría de la «huída hacia adelante»?

Lázaro Barredo.- Porque el problema es, Randy, que se fortalece demasiado el movimiento chiita, cobra una fuerza tremenda, no solo desde el punto de vista político, desde el punto de vista económico, entre el petróleo de Iraq y el petróleo de Irán, más el potencial de la presencia del gas, cobraría una fuerza que Estados Unidos no se puede permitir, sin contar otros movimientos como Hezbolá, Hamas, o sea, todo el movimiento chiita que se ha fortalecido en el enfrentamiento contra Israel y contra Estados Unidos, y que es un movimiento hoy fuerte de resistencia. Si no cómo se explica que constantemente los principales personeros de la administración norteamericana estén demonizando a Irán, en medio de un debate tan intenso con el tema iraquí.

Rogelio Polanco.- Pienso que la maquinaria de guerra está encaminándose a crear las condiciones para escalar el conflicto. Hay evidentemente una guerra psicológica muy fuerte contra Irán y se da, precisamente, lo que decía Lázaro, un intento sistemático de demonizar a ese país, a sus dirigentes, de aislarlo internacionalmente, de crear una concentración de fuerzas alrededor del estrecho de Ormuz, del Golfo Pérsico, de las costas iraníes, que pueda lanzar una acción militar contra Irán y, además de eso, están tratando por todos los medios de crear una provocación, un incidente para que solo falte entonces tomar la decisión política. O sea, crear las condiciones, tratar de tener al mundo también a su favor, de ahí el viaje misterioso de Cheney a la región, incluso a Omán, del otro lado de la costa, donde está el estrecho de Ormuz, un lugar importantísimo, y también visitó a los aliados, a Japón incluso; fue durante esa gira cuando se produjo aquel incidente en Afganistán, donde le sonaron el bombazo a Cheney. Todo ello ha tenido como objetivo crear las condiciones para un apoyo internacional, o por lo menos de sus aliados, y en el teatro de operaciones militares la acción militar.

Ahora, ¿qué falta? Falta una decisión política, que debería tener en cuenta las implicaciones de una acción militar de esta naturaleza. ¿Cuál va a ser la reacción de Irán? ¿Cuál va a ser la implicación en Iraq y en general en el Medio Oriente, de una acción militar de este tipo, un golpe aéreo contra Irán, o para controlar, por ejemplo, el estrecho de Ormuz, que es de lo que se está hablando? La guerra psicológica lleva, incluso, a hablar de fechas, para que el mundo diga: ya no hay alternativa, el golpe va; ya ahora se está hablando de fecha y todo.

Randy Alonso.- Hay expertos rusos que habían hablado de que mañana, 6 de abril, podía ser el golpe; hay expertos árabes que están diciendo que puede ser para los últimos días de abril.

Rogelio Polanco.- Eso es parte, Randy, pienso yo, de esa guerra psicológica, de ir creando una presión sobre el gobierno iraní, sobre la opinión pública internacional, sobre la opinión pública de Estados Unidos, muy importante para tomar una decisión política; y habría que ver también qué implicaciones desde el punto de vista de la economía internacional va a tener una acción de esta naturaleza. O sea, todos los ingredientes están ahí pero falta la decisión política, y creo que entonces hay que poner todas esas cosas en la balanza antes de tomarla.

Randy Alonso.- Sobre este tema Noam Chomsky ha escrito recientemente un artículo que tituló: «Un depredador herido es todavía más peligroso.» Y se refiere precisamente a ese posible salto adelante de Estados Unidos ante el desastre de la administración Bush en Iraq. Y decía, entre otras cosas, Chomsky —muy interesante el artículo pero no nos da tiempo a leerlo todo—, en una de las partes dice que: «para Estados Unidos el asunto capital en Oriente Medio ha sido y sigue siendo el control efectivo de sus recursos energéticos sin parangón. El acceso es una cuestión secundaria, una vez embarcado el petróleo puede ir a cualquier parte; el control se entiende como un instrumento de dominación global. La influencia iraní en el ascenso desafía el control de Estados Unidos. Por un accidente geográfico los mayores recursos petroleros mundiales se hallan por muchos en las áreas chiitas del Oriente Medio, el Iraq meridional, las regiones adyacentes de Arabia Saudita e Irán, de consuno también con algunas de las mayores reservas de gas natural. La peor pesadilla de Washington sería una amplia alianza chiita que controlara el grueso del petróleo mundial con independencia de Estados Unidos».

Como señalaba Fidel, «el control de los recursos energéticos es el gran tema por el que se pueden provocar nuevas guerras de manera inmediata.»

Yo les propongo conocer en estos minutos finales también la opinión de un experto.

Nos vamos ahora hasta el Centro de Estudios de Información de la Defensa en nuestro país. Ahí está el master en ciencias Enrique Martínez Díaz, especialista de ese centro, a quien le damos la bienvenida a nuestra mesa redonda, y nos gustaría interrogarlo sobre qué pronósticos están dando ellos, especialistas en estos temas, sobre la posible invasión norteamericana a Irán.

Enrique Martínez Díaz.- Muy bien. Buenas tardes.

Nuestro centro lleva un tiempo analizando la situación en este conflicto en específico y consideramos que es un conflicto de gran peligrosidad.

Como ustedes conocen, la administración Bush es una de las más agresivas que ha gobernado Estados Unidos en los últimos 50 años.

Consideramos que las fuerzas y medios que tienen desplegados los norteamericanos en el teatro del Medio Oriente les permiten realizar una agresión militar contra Irán, fundamentalmente agresiones con carácter aéreo, o sea, golpes con la aviación desde los portaaviones, con la aviación que está basificada en tierra, así como los bombardeos estratégicos que pueden operar desde Diego García o desde el propio territorio de Estados Unidos, o empleando los cohetes cruceros que pueden lanzar desde los buques de superficie o los submarinos que tienen desplegados en la región del mar Arábigo y del golfo Arábigo Pérsico.

Estas acciones pudieran tener un carácter de una acción tipo golpe quirúrgico, golpe contra los principales objetivos nucleares y de defensa antiaérea o pudiera ser parte de una acción mayor donde realizaran una campaña aérea parecida a la que se realizó contra Yugoslavia.

Consideramos que es poco probable que los norteamericanos en estos momentos con las fuerzas que tienen y la situación del conflicto en Iraq puedan realizar una invasión con tropas terrestres a Irán. Necesitarían una movilización de todas sus fuerzas, y movilizar más reservistas, lo cual les llevaría mucho tiempo, y en estos momentos no tienen condiciones, por lo menos no han comenzado a hacerlo todavía, y es difícil que el Congreso se lo apruebe.

Esta acción puede tener consecuencias muy malas para la situación internacional. Pudiera extender aún más el conflicto en la región del Medio Oriente, causaría un desabastecimiento de combustible a la región europea y a la región del Oriente Extremo, fundamentalmente, aumentaría grandemente los precios del petróleo, porque es de esperar que Irán realice acciones de respuesta, como pueden ser: minar el golfo Arábigo Pérsico, realizar acciones contra el tráfico marítimo, etcétera.

Consideramos que los principales aliados de Estados Unidos y las grandes potencias, como son China y Rusia, no apoyan una probable guerra por parte de Estados Unidos contra Irán, y también la situación que tiene el gobierno norteamericano en estos momentos, la situación interna, es muy difícil, no tiene el apoyo en el Congreso, y la mayor parte de la población está a favor de la retirada de Iraq, por lo tanto, es muy difícil que apoyen una nueva guerra. No obstante, conociendo el carácter aventurero y agresivo de la administración Bush, no descartamos la posibilidad de que se realice una agresión contra Irán.

Randy Alonso.- Muchísimas gracias, Enrique, por esas apreciaciones para nuestra mesa redonda de hoy.

Esta posibilidad de una agresión contra Irán que Fidel denuncia en su artículo, podría implicar, sobre todo —según ustedes explican y hablan muchos especialistas—, un ataque quirúrgico contra importantes instalaciones iraníes.

Lo irónico de esto, Arleen, es que se está hablando, incluso, de la utilización de armas nucleares contra un país al que Estados Unidos le está diciendo que su violación principal es que supuestamente está produciendo armas nucleares.

Arleen Rodríguez.- Lo que Foreign Policy ha llamado «la hipocresía nuclear de Estados Unidos». Dice que «esto que está poniendo nervioso al mundo ocurre solo unas cuantas semanas después de que la administración Bush anunciara su nuevo presupuesto que incluye miles de millones para armas nucleares.

«El presupuesto del Departamento de Energía para actividades relacionadas con armas exige un total de 6 400 millones de dólares, una cifra insignificante si se compara con el presupuesto del Pentágono de 1 400 millones. Pero el presupuesto para nuevas armas nucleares es grande y sigue creciendo, incluso en comparación con la Guerra fría, 1,5 más veces que en los peores momentos, cuando Estados Unidos desarrollaba armas nucleares».

Hay un salto de más de 1 000 millones de dólares en los gastos nucleares desde enero 2002, cuando Bush reafirmó la urgente necesidad de revitalizar el complejo de armas nucleares, y se dice que en la solicitud de 6 400 millones de dólares para el 2008 se incluyen fondos para el «ensayo del concepto de diseño» de dos nuevas ojivas nucleares que los oficiales esperan desplegar en misiles balísticos intercontinentales lanzados desde submarinos, incluso mientras los buques de guerra de Estados Unidos se están dirigiendo hacia el estrecho de Ormuz para amenazar a Irán a fin de que desista de sus planes nucleares. «Es decir, los grandes productores de armas de todo tipo, incluso nucleares, están lanzando una amenaza de guerra en nombre de la posesión o desarrollo de armas nucleares.

Randy Alonso.- Una amenaza de guerra que por sí sola ya ha vuelto a disparar los precios de los combustibles tradicionales en especial del petróleo, y que se ha convertido en un nuevo bumerang para la economía internacional.

Reinaldo Taladrid.- Esto es especulativo. Hoy bajaron, cuando se anuncia la liberación de los marinos. Este es un mercado absolutamente especulativo.

Los especialistas dicen cosas muy semejantes a las que decían antes de la guerra de Iraq que luego no pasaron. Por eso insisto en que este es un mercado especulativo. La imposición que hace Estados Unidos, más que dominio, producto del nivel de su propia economía, hace que puedan violentar resortes incluso de estos mecanismos financieros y que no ocurran cosas como las que se predijeron.

Los expertos rusos, por ejemplo, dicen que «si Irán deja de vender petróleo, los precios podrían superar los 80 por barril y que podrían llegar a 100 en caso de un conflicto».

Con relación a si atacaron o no, está claro que tienen los medios y los métodos allí en la zona; está claro que tienen los planes de ataque; está claro que tienen las operaciones especiales avanzadas para desestabilizar al gobierno iraní. Recuerden una cosa que dijimos aquí, yo soy de los que piensan que en Iraq no hubo una guerra, hubo una ocupación y una gran traición. Ellos avanzaron por carretera a grandes velocidades, cosa que todo parece indicar que nunca podrá ocurrir en Irán por muchos esfuerzos que estén haciendo en esa dirección.

Lo que decía Polanco yo lo suscribo. Eso está listo, pero hay que ver: uno, las condiciones en la zona... No olviden que se está produciendo un hecho político inédito: La Presidenta de la Cámara de Representantes está haciendo una gira por esa zona, hablando con todo el mundo, a contrapelo de lo que dice el ejecutivo. Además en estos casos, desgraciadamente para el mundo, en mi opinión, muchas veces lo que más pesa es el factor interno en Estados Unidos, y hay grupos de poder muy importantes que no quieren que esto ocurra, aunque los grupos de poder que están en el gobierno sí pueden hacerlo, y sí les pega a su filosofía.

También hay factores geoestratégicos, ninguno le es beneficioso, económicos, ninguno le es beneficioso. ¿Se apoderarían del gas y del petróleo iraní haciendo un ataque quirúrgico? —pregunto. ¿Cómo usted me explica que haciendo un ataque quirúrgico y destruyendo todo, sin ocupar el país —que no lo pueden hacer, eso sí está claro, para eso hacen falta hombres—, cómo entonces yo me voy a apoderar del petróleo y el gas solo destruyendo sin ocupar el país? Esa es una pregunta que yo me hago muchas veces. ¿Cómo es posible? ¿Y qué consecuencias va a tener eso en la zona? ¿Podría, con ciertas características que ha tenido en este gobierno iraní, continuar Estados Unidos manteniendo a Israel aparentemente apartado de este conflicto por las consecuencias que tendría en todo este mundo árabe la participación de Israel? ¿Qué significó el viaje del Presidente iraní a Arabia Saudita? Ya que estamos hablando de sunnitas y chiitas, ahí está el principal poder financiero de los sunnitas, y fue un viaje histórico el del Presidente iraní a Arabia Saudita.

Con todos esos elementos en la ecuación, pienso que es muy difícil, aunque posible, que otros grupos de poder de Estados Unidos dejen que esto ocurra.

Desgraciadamente, no creo que en la arena internacional haya otro factor de peso. No por gusto se habla de mundo unipolar, ese es el mundo unipolar. Ni China, ni Rusia creo que puedan frenar, si Estados Unidos decide irresponsablemente hacer algo de eso como se vio en Iraq. Por eso hay que tener cuidado —como decía alguien aquí— con todas esas filtraciones de servicios secretos, de fechas, de que ya está listo, de que va en el cohete, etcétera, porque es cierto, medios y métodos están listos ahí, los planes están, pero hay que ver la decisión política que se toma.

Randy Alonso.- A propósito de estos acontecimientos, hoy la red de redes En defensa de la humanidad y su Capítulo de Río de Janeiro, ha dado a conocer una declaración internacional que dice: «Urge detener el nuevo proyecto esclavista para el siglo XXI, en el que señala: ’El Gobierno de Estados Unidos, envuelto en una guerra cada vez más cruenta en Iraq, prepara ahora otra agresión contra Irán en busca del control de los recursos energéticos del planeta, a la vez que impulsa el desarrollo de nuevas y más poderosas armas.

«Empujados por estas circunstancias, los precios de los combustibles han alcanzado valores récords en el mercado mundial, haciendo cada vez más difícil la situación de los países pobres.

«Empantanados en sus aventuras militares, el mismo gobierno guerrerista, que se ha negado a firmar los compromisos internacionales para la preservación del medio ambiente, busca nuevos recursos para mantener los niveles de consumo desenfrenados de su sociedad.

«Bajo el nombre aparentemente ecologista de desarrollo de los biocombustibles, se ha echado a andar un plan para convertir cientos de millones de toneladas de granos en carburante para automóviles, mientras miles de millones de personas sufren hambre sin acceso a los niveles básicos de alimentación.»

Dice el mensaje del Capítulo de Río de Janeiro, de la red de redes En defensa de la humanidad, que «reconocidos científicos han expresado que el efecto de esta pretendida alternativa, lejos de favorecer la situación ambiental, conducirá a la desaparición de la biodiversidad, la disminución de las tierras fértiles y a la escasez aún mayor de agua, provocadas por la deforestación, los enormes requerimientos de tierra para cultivar y la extensión del monocultivo.

«Los efectos sociales y culturales que se están desatando ya —como se ha visto en México— con el precio de la tradicional tortilla de maíz, o el desplazamiento de poblaciones, junto al encarecimiento desenfrenado de los alimentos, convierte esta situación en algo que requiere la movilización urgente para frenar el intento de imponer un sistema de plantación esclavista a escala global, en el que las masas, crecientemente empobrecidas y hambrientas del planeta, se dediquen a cultivar combustible para los automóviles del primer mundo.»

Con esta declaración estamos llegando al final de nuestra mesa redonda informativa de hoy. Les agradezco a los panelistas que me han acompañado y también a los invitados que hemos tenido en el estudio.

Ha sido un acercamiento, con múltiples perspectivas y argumentos, a la reflexión de ayer del Comandante en Jefe Fidel Castro sobre los graves peligros que se ciernen sobre la especie humana: el calentamiento global, el uso de alimentos para combustibles y las guerras por el control de las fuentes energéticas.

Mucho queda por decir. La mesa redonda les estará dando seguimiento a estos importantes temas en próximas emisiones.

Muy buenas noches.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.