Se escucha un grito: Justicia

Foto: Roberto Morejón La Vigilia del pueblo de Cuba contra la decisión del gobierno de Bush de liberar al connotado terrorista Luis Posada Carriles culminó, pero la lucha no se detendrá hasta ver condenado al asesino Cesen de proteger al verdugo Iglesias cubanas piden solidaridad El asesino Carriles Destrozada la credibilidad de Bush Denuncia FELAP libertad de Luis Posada Carriles Transmitirán manifestación en Matanzas contra liberación del terrorista

Autor:

Julieta García Ríos

Estremece el sonido que emiten las negras banderas. Ellas arremeten contra la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en La Habana. Al pie de los estandartes están los rostros de los 73 pasajeros del vuelo 455 de Cubana de Aviación que estalló en el cielo de Barbados el 6 de octubre de 1976. Se ven otras caras, víctimas también del odio del gobierno norteamericano contra esta isla.

Foto: Roberto Morejón Durante 36 horas las imágenes de los héroes, portadas por más de 6 000 personas en representación de todos los cubanos, acompañaron al pueblo en su protesta contra la decisión del gobierno de Bush de liberar al connotado terrorista internacional Luis Posada Carriles, quien, entre sus más reconocidos crímenes planeó y asesoró la voladura del avión de Cubana en Barbados, y la colocación de bombas en hoteles habaneros en el año 1997.

Observo los rostros de quienes permanecen en los últimos minutos de la Vigilia, y veo a la doctora Belkis Permuy, quien tiene ahora en sus manos la foto de Manuel, su padre. Quiere una instantánea junto a él que eternice el momento del tributo. En su rostro, con las huellas que deja el paso de 30 años, se advierte el mismo gesto de dolor que aquel 15 de octubre de 1976 en el sepelio del padre. El cuerpo de Manuel Permuy fue uno entre los ocho encontrados de los 73 pasajeros del avión CUT 1201 de Cubana de Aviación que estalló en pleno vuelo.

Cada 25 minutos se relevaban los vigilantes. La última guardia la hicieron los miembros de la delegación deportiva que nos representará en los II Juegos del ALBA, trabajadores del INDER y glorias del deporte.

Déborah Andollo, plusmarquista mundial de apnea, afirmó que ahora sí la humanidad está en peligro, pues estando libre Posada Carriles, y con el apoyo del gobierno norteamericano, podemos esperar lo peor.

La deportista calificó la decisión de la administración Bush como una forma vulgar de injusticia e irrespeto a la comunidad internacional.

Raúl Diago, presidente de la Federación Cubana de Voleibol, consideró que estar en la vigilia es un homenaje a los hermanos caídos y un acto de repudio contra el principal culpable de la muerte de muchos de ellos.

«Este es un modo se manifestar nuestro apoyo a la Revolución y a Fidel, quien tanto ha luchado contra el terrorismo internacional».

Durante el tiempo en que Diago portaba la foto del mártir y miraba fijamente a la SINA, volvió a preguntarse: ¿Por qué liberan a un terrorista real y confeso y mantienen a cinco cubanos en cárceles de máxima seguridad por defender una causa justa?

Las banderas negras, iluminadas cada una por una estrella, tienen voces. Juan José Hill Machado tiene la sensibilidad de descifrar su mensaje. Converso con él para conocer cómo era su hermano Nelson Fernández Machado, integrante del equipo juvenil de esgrima, víctima del atentado terrorista contra el avión de Cubana, en Barbados.

Pide que vayamos a hablar a otro sitio. El sonido de las banderas lo emociona. «Cada vez que estoy aquí, siento como los gritos de las víctimas, es cómo si mi hermano clamara justicia».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.