Se buscan alternativas ante agonía energética

Cuba muestra discretos resultados en el uso de esta energía, pero lleva adelante la Revolución Enérgetica

Autor:

Juventud Rebelde

Parque Eólico de la Isla de la Juventud. Foto: Roberto Suárez

Siempre que producir combustible no signifique privar de alimentos a los estómagos de los pobres de América o del Mundo para alimentar los estómagos metálicos de los autos de los ricos del primer mundo; siempre que esta producción se haga a partir del uso de las tierras no comprometidas con los alimentos u otros renglones económicos importantes para los pueblos y, por tanto, genere empleos y beneficios a la sociedad, será un empeño a reconocer.

Fueron estas las palabras de la miembro del Buró Político del Partido y ministra de la Industria Básica (MINBAS), Yadira García Vera, al referirse al tema de los biocombustibles, en la jornada inaugural de la V Conferencia Internacional de Energía Renovable, Ahorro de Energía y Educación Energética, CIER 2007, y Taller Internacional de Energía Eólica que hasta el viernes próximo sesionará en el Palacio de Convenciones.

«Tan controvertido tema hoy, en particular, lo relacionado con la producción de etanol, lo comprendemos y lo apoyamos desde la posición que ha defendido y defiende el Comandante en Jefe, el compañero Fidel».

Yadira precisó que en el caso de las energías renovables, Cuba muestra discretos resultados, pero lo más importante es que está indisolublemente ligado a la Revolución Energética, estrategia propia que diseñó la Isla hace apenas dos años, como la única salida posible ante el acelerado agotamiento de los recursos energéticos fósiles más tradicionales, a lo cual se suma también nuestra condición de país y economía sometidos por casi cinco décadas al férreo bloqueo económico de Estados Unidos, y nuestros limitados recursos naturales no renovables.

Ello implica que en el caso de nuestro país el desarrollo de las energías renovables completa la importante decisión de transitar hacia un esquema de generación eléctrica distribuida, rehabilitar todas las redes de distribución eléctrica, acometer la sustitución de puntos de iluminación incandescentes y de equipos electrodomésticos ineficientes, a lo cual se suma el incremento de la divulgación, la educación y la creación de una cultura de ahorro energético nacional.

Si de resultados se trata, la titular del MINBAS señaló, entre otros, el funcionamiento de un «nuevo parque eólico en la Isla de la Juventud, junto al de Turiguanó, y se trabaja en otros sitios para el desarrollo de nuevos parques».

Precisó, además, que en cuatro mil puntos aislados en nuestras zonas montañosas y otros lugares de difícil acceso, reciben el beneficio de la energía fotovoltaica, garantizando los servicios de energía y salud, y brindando un aporte cultural a la comunidad a través de los medios de difusión masiva.

«Aunque Cuba no tiene importantes recursos fluviales, se trabaja en la generación de electricidad, a partir de un programa de construcción de mini y micro hidroeléctricas que brindan el servicio eléctrico a 3 500 familias aisladas, a las que se les procura iguales servicios que los respaldados con la energía fotovoltaica».

Sobre los resultados de la Revolución Energética hasta la fecha, se refirió a la instalación de baterías de grupos electrógenos diesel, de alta calidad y eficiencia, suministrados por firmas prestigiosas, lo cual ha permitido en menos de dos años instalar 1 307 Megawatts, que son generados desde 110 de los 169 municipios del país, y que funcionan, según la necesidad, durante los picos en la demanda.

«En estos momentos, se ejecuta, además, un programa para el montaje de 1 770 Megawatts con fuel oil, que debe concluir en el año próximo; y, un tercer eslabón de este programa, precisó, ha sido la instalación de más de 3 000 pequeños grupos electrógenos en centros vitales de la economía, la salud y los servicios».

El programa de rehabilitación de las redes de distribución eléctrica, apuntó, planificado en tres años, está hoy al 70 por ciento de ejecución, y comprende el cambio de más de un millón de metros contadores y 3 050 884 breakers en viviendas electrificadas que lo requieran, la sustitución de 1 516 039 acometidas de alimentación de vivienda, 116 134 postes y 21 293 kilómetros de líneas de transmisión y distribución por conductores de superior calibre.

Una de las medidas de más impacto social, lo ha constituido el proporcionar más de 10 millones de equipos que conforman el módulo de cocción eléctrico, permitiendo, en esta primera etapa, que el 80 por ciento de las familias cubanas, 2 600 000, tengan la posibilidad de cocinar con electricidad.

A la jornada inaugural del encuentro asistieron Roberto López, miembro del Secretariado del Comité Central de Partido; Fernando González, titular en funciones del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente; otros funcionarios del Partido, el Gobierno, y del Consejo de Estado.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.