Concluyó reunión de presidentes de Asambleas Municipales y provinciales del Poder Popular

El Gobierno ratifica que ni un solo planteamiento del pueblo y sus representantes quedará sin respuesta. Envían mensaje a Fidel. Felicitan a Raúl en su 76 cumpleaños Mensajes a Fidel y a Raúl De la Revolución Energética y otros asuntos

Autor:

De izquierda a derecha: Enrique Gómez Cabezas, responsable del programa de los Trabajadores Sociales; José Luis Rodríguez, ministro de Economía y Planificación; Carlos Lage Dávila, secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros; Jaime Crombet, vicepresidente del Parlamento, y el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés, ministro de la Informática y las Comunicaciones.

Luego de tres intensas jornadas de trabajo con el «primer escalón», el «borde delantero» de ese interactuar permanente de nuestra Revolución con el pueblo —los presidentes del Gobierno en los 169 municipios del país—, el secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, Carlos Lage Dávila, no dudó al afirmar este sábado en la clausura del encuentro: «es una suerte contar con ustedes».

Los presidentes de las Asambleas Municipales del Poder Popular dieron muestras suficientes de «más preparación, más dominio de las tareas, más profundidad en los análisis, más rigor y entusiasmo», abundó. Y tiene razón.

Los hombres y mujeres que ejercen gobierno en los municipios, en el Consejo Popular, en la circunscripción, en el barrio, primero recibieron información actualizada sobre los más diversos temas del acontecer económico y social del país y, a la par, preguntaron, expusieron sus preocupaciones, trasladaron las opiniones de quienes los eligieron, compartieron sus experiencias y, como suele decirse en la conversación de esquina, cargaron las pilas para emprender con energía las tareas presentes y futuras.

Se habló de todo. De la Revolución Energética, del programa de construcción y rehabilitación de viviendas, de la disciplina laboral y administrativa, del transporte, la producción de alimentos, el programa inversionista de la Batalla de Ideas, los trabajadores sociales, la defensa, la situación higiénico-epidemiológica actual, y, por supuesto, de la responsabilidad que tienen los presidentes de los gobiernos locales con todas y cada una de estas actividades.

En la jornada de este sábado, tercera y última del encuentro, no fue menor la profundidad de los análisis y se confirmó de que los máximos representantes del Poder Popular en los municipios son también cuadros leales de la Revolución.

INVERSIONES DECISIVAS

Otto Rivero Torres, vicepresidente del Consejo de Ministros, informó que se han terminado poco más de 7 000 obras de la Batalla de Ideas, las cuales tienen un impacto social muy grande y están presentes en todos los municipios de Cuba.

Son prioridades en estos momentos para la dirección del país la definición exacta del alcance de lo que se aprueba invertir, reparar, construir; que esas obras estén respaldadas por un presupuesto que se ejecute de manera eficiente, y que la fuerza de trabajo comprometida con la realización de las nuevas inversiones esté organizada y labore con una alta productividad.

En lo constructivo, precisó Otto, se le concede «una alta prioridad a los hospitales de la capital, que no solo son instalaciones de salud para beneficio de la población residente en la Ciudad de La Habana, sino de toda Cuba. Se terminaron los hospitales Hermanos Ameijeiras, el Nacional y el Aballí, y se pone en marcha con mucho rigor el Fructuoso Rodríguez.

«También estamos trabajando arduamente por terminar en los próximos meses el Neurológico, y dejar casi concluido este año la totalidad de los servicios del hospital Oncológico, así como el Instituto Cardiovascular. Y preparamos inversiones de gran complejidad, como son las del hospital Calixto García —tiene 31 pabellones— y las del hospital Pedro Borrás».

En el caso de los municipios, señaló que la prioridad le corresponde a los policlínicos, donde hay un programa amplio de reparaciones.

Cuba tiene 498 policlínicos, agregó, y ya se han reparado 219 en todo el país, y de los 13 o 14 servicios tradicionales que prestaban, ahora la cifra ronda los 32 y hasta 40 servicios, lo cual repercute grandemente en la calidad de vida de las personas.

No podemos olvidar, apuntó Rivero Torres, la instalación de equipos de alta tecnología en nuestra red de asistencia médica.

Igualmente importante para el país son las acciones constructivas y de mejoras del equipamiento que se están realizando en la red de politécnicos informáticos, los cuales en su mayoría se terminarán este año.

Se trabaja, además, en la red de universidades de la Educación Superior, no para resolver ahora mismo todos los problemas constructivos, porque no es posible de una sola vez, pero sí los más acuciantes.

Y en el sector del Deporte, se continúa mejorando y ampliando toda la red base que conforman las EIDE en cada uno de los territorios.

Otra vertiente del programa de inversiones de la Batalla de Ideas es la creación de más de 30 000 capacidades para estudiantes del ALBA, en Medicina esencialmente, en Horquita, Jagüey Grande, Sandino y la Isla de la Juventud.

Respondiendo a planteamientos y preocupaciones de los presidentes de las Asambleas Municipales y Provinciales del Poder Popular, tanto Otto como Lage dejaron muy en claro la política del país en lo referente al programa inversionista de la Batalla de Ideas, que bien puede aplicarse a todo lo nuevo que se edifica hoy.

Es vital que ninguna obra se inicie si no se ha completado su proceso de preparación, como tampoco si no tiene toda la garantía de proyectos, recursos materiales y fuerza de trabajo. Estos desórdenes iniciales conducen, casi siempre, a la indisciplina, el descontrol, el robo, y a la no conclusión de la obra, objetivo supremo.

Sobre el camino a recorrer, el Vicepresidente del Consejo de Estado fue preciso en sus palabras de clausura: «La reducción del plan de inversiones nos ayudará a concentrar los esfuerzos, terminar obras más rápidamente para iniciar otras, reducir gastos y elevar la productividad».

ALIANZA ESTRATÉGICA

¿Cuáles son las principales tareas que en este momento desarrollan los trabajadores sociales a todo lo largo y ancho del país? ¿Qué más pueden hacer o qué no han hecho los presidentes de Gobierno en los municipios y provincias para apoyar a este nuevo ejército de la Revolución? ¿Cómo pueden los jóvenes trabajadores sociales y los representantes del Poder Popular en la base atender mejor las necesidades y preocupaciones del pueblo?

Fueron estas algunas de las interrogantes que este sábado también encontraron respuesta y reflexión compartidas.

Enrique Gómez Cabezas, responsable del programa de los Trabajadores Sociales, precisó que «un total de 34 023 trabajadores sociales se han formado hasta el momento, y otros 8 200 se gradúan en este curso, a quienes tendremos también incorporados a este ejército en unos meses».

El dirigente juvenil comentó las 15 tareas de la Revolución Energética en las cuales participan representantes de la fuerza que dirige, una buena parte de ellas vinculadas estrechamente con el ahorro, tanto de combustible como de electricidad, porque este sigue siendo «el principal recurso con que contamos».

Sobresalen las labores relacionadas con la medición y el control del combustible en organismos, entidades y empresas; la fiscalización del consumo de energía eléctrica en los 1 010 centros grandes consumidores del país; el cambio de bombillos incandescentes; y la sustitución de equipos electrodomésticos.

También, abundó Gómez Cabezas, «están las tareas sociales, tales como la continuidad que le damos al estudio integral de la población infantil, que se realizó en el 2004-2005, y que permitió evaluar en detalles cada uno de los problemas que pueden limitar el desarrollo normal de un niño, así como la atención a los adultos mayores».

Durante el encuentro trascendió que, ante el crecimiento del número de trabajadores sociales y la multiplicación de las tareas que le dieron origen a este ejército, el programa se somete a un proceso de reorganización.

«Lo que estamos planteando —abundó Enriquito—, es una reorganización de las fuerzas por tareas, de tal manera que podamos ser más eficientes en el seguimiento de los problemas identificados en la base, en los municipios. Ello nos permitirá, por un lado, una relación más directa y rápida con los organismos responsables para procurar la respuesta y, por el otro, satisfacer las solicitudes de trabajadores sociales para cumplir con nuevas tareas».

El rediseño del programa de Trabajadores Sociales ya está en marcha. De tal suerte, en la actualidad hay 48 municipios del país en los que la dirección de todas las tareas encomendadas al programa las asumen los propios trabajadores sociales.

Sobre el impacto de este programa y lo que hace falta para una actuación más cercana a las necesidades del pueblo y del país, el Secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros expresó: «Los trabajadores sociales son una nueva fuerza de la Revolución; una idea brillante de nuestro Comandante en Jefe que contribuye a que sea más justa y humana nuestra sociedad, a la vez que crea nuevas oportunidades para decenas de miles de jóvenes. Apenas siete años después de haber surgido ya no parece posible que podamos prescindir de ellos.

«Su trabajo requiere atención y apoyo por parte de los Consejos de la Administración de los municipios y provincias. Hay que reunirse con los trabajadores sociales y escucharlos. No solo hay que resolver, canalizar u orientar la solución o explicación de los problemas que ellos recogen, sino que la información y vivencias que tienen son de inestimable valor para nuestro trabajo, nos orientan, nos preparan, nos hacen más sensibles y nos ayudan a vincular las tareas y reuniones con los problemas de la población».

LA HORA DE LA VERDAD

Ha sido útil nuestra reunión, afirmó Lage, al resumir el encuentro que desde el jueves último y hasta este sábado, sesionó en el Palacio de Convenciones de la capital.

Y tiene razón. Porque «23 horas y 45 minutos efectivas de reunión y 188 intervenciones sobre los 24 asuntos programados y sobre otro número de temas sin clara relación con la agenda», le permitió a los presidentes de las Asambleas Municipales y Provinciales del Poder Popular, y a los representantes de la más alta dirección del país, examinar los problemas, limitaciones e insuficiencias que se presentan en la vida económica y social del país, pero también, fue la confirmación de que «están creadas las condiciones para hacerlo todo mejor y que ni un solo planteamiento quede sin respuesta», apuntó Lage.

Ya lo había dicho en la apertura del encuentro, y lo reiteró este sábado: «Mentir u ocultar no será nunca una alternativa aceptable en ninguna circunstancia».

De cara a las próximas elecciones del Poder Popular, el también miembro del Buró Político auguró que estas «han de ser una muestra más del respaldo de nuestro pueblo a la Revolución».

Se habló aquí —señaló— de hacer

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.