Chorrito del Antojo: manantial de parada obligada

En un lugar, a ocho kilómetros de la comunidad de Jibacoa, en la central provincia de Villa Clara, brota el agua cristalina y fría para saciar la sed del viajero

Autor:

Nelson García Santos

MANICARAGUA, Villa Clara.— Camino a la comunidad de Jibacoa, en el Escambray, como a unos ocho kilómetros de esa localidad, hay un lugar donde la parada, del forastero o el nativo, resulta obligada para refrescar y contemplar el impresionante paisaje.

Julián Rodríguez, al frente del organopónico La Cueva, ubicado cerca del agradable paraje, cuenta que hace tiempo que está allí el proveedor de agua, inmutable, sin dejar de complacer a los viajeros sedientos.

«Imagínate que yo tengo 61 años y mi padre me llevaba allí. Él nos contaba que desde que tenía uso de razón conocía el lugar. ¡Oiga!, la naturaleza le zumba», exclama. El agua cristalinísima, bien fría, que brota desde las entrañas de la tierra, no tiene comparación.

Al principio el paraje carecía de un nombre y la gente cuando hablaba sobre la calidad del agua solía decir que la mejor era aquella del manantial de la carretera a Jibacoa. Luego alguien la bautizó como el Chorrito del Antojo, y el nombre prendió.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.