Pregunte sin pena

Autor:

Mariela Rodríguez Méndez

G.G.: Soy saludable, nada holgazana, delgada y trato de estar a la moda. No disfruto fiestas públicas. Soy alegre pero también recta y exigente conmigo misma. Siento miedo porque en la primera separación tardé diez años en encontrar pareja nuevamente. Hay admiradores que nunca pasan a una declaración por respetarme tanto. Siento necesidad de amar y ser amada, disfrutar los años de juventud que me quedan, encontrar a alguien a mi medida, pero se me hace difícil. Los hombres han cambiado, no son amables y corteses. Son machistas. Cuando aparece alguien como una quisiera, está casado, aunque tal vez mal casado. Tengo 45 años.

Quiere encontrar pareja pero al mismo tiempo cierra las puertas a los admiradores. El respeto de ellos puede ser una respuesta a las barreras que usted pone. La situación que nos describe podría ser expresión de su ambivalencia hacia quienes por un lado le son necesarios para sentirse amada y por otro, no pasan de ser machistas, brutos o casados.

Cambiar sus preferencias y los rasgos esenciales que conforman el carácter, es difícil. Pero es posible analizar su postura ante los hombres como causa de la distancia que crea entre usted y ellos. Para eso pudiera necesitar un tiempo de reflexión, y acudir a un psicólogo ayudaría.

Otro elemento a tener en cuenta si quiere disfrutar sus años de vida es que en verdad «los hombres a la medida» para completar la otra mitad de la naranja son obra de la mitología. En la realidad siempre algo desencaja, sobra y crea problemas para la unión. Nadie puede darnos todo lo que deseamos. El reto es aprender a vivir con eso, intentar que el placer predomine y la búsqueda continúe alumbrando el horizonte.

La felicidad plena y absoluta, así como la perfección humana, son exclusivas de los cuentos de hadas. Disfrutan más quienes aprenden a enfrentar sus conflictos. Ignorarlos o borrarlos es imposible. No es culpa de nadie, es consustancial a la existencia social.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.