Comenzará proceso de asambleas provinciales

Los análisis harán énfasis en la ejemplaridad y la combatividad de la juventud comunista, y en la formación de valores

Autor:

Margarita Barrios

Nos interesa que los jóvenes conozcan lo que discutiremos en las asambleas provinciales, acotó Hilder. Foto: Franklin Reyes «Hay cosas que tenemos que transformar, y lo sabemos. Y en este empeño un motor impulsor debe ser la juventud comunista. No podemos estar de espaldas a lo que se discute en el país, sino en el centro. Y no solo preocuparnos por la militancia, sino por todos los jóvenes».

Así definió Hilder Torres Escalona, miembro del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas y jefe de su Departamento de Organización, el proceso de asambleas provinciales de la UJC, que se inicia este fin de semana.

Las asambleas serán un espacio para plantear problemas y proponer soluciones. Eso es lo que nos corresponde a nosotros los jóvenes: transformar todo lo que tiene que mejorarse en el país, sin olvidar lo interno de nuestra organización.

«Lo primero que nos tenemos que plantear es que los debates deben ser sin formalismos y con mayor calidad. No solo en las reuniones que realizamos, sino en todo momento, en lo diario, y referidos a las preocupaciones y retos de la juventud cubana en general, a los temas que nos interesan.

«Esto no puede quedar en lo teórico. Hay que lograr que el comité de base esté en el centro de los problemas de su radio de acción y que trabaje para su solución».

El dirigente juvenil significó que estas asambleas tienen lugar en un momento especial, pues coinciden con el amplio debate generado a partir del discurso del General de Ejército Raúl Castro el pasado 26 de Julio y recordó que los jóvenes han participado, igual que toda nuestra sociedad, en esos encuentros, que han sido muy críticos.

Hilder destacó que estas asambleas provinciales, las primeras luego del VIII Congreso de la UJC realizado en diciembre de 2004, tienen como antecedente un proceso que comenzó hace un año en todos los comités de base.

«Luego, entre mayo y octubre, ocurrieron los encuentros municipales y de distritos —caracterizados por la profundidad de los planteamientos y la intensidad de los análisis—, los cuales se multiplicaron en 177 asambleas.

«En ese proceso —dijo Hilder— fueron ratificados 157 primeros secretarios a nivel municipal, lo cual denota estabilidad en los cuadros de dirección. Y como dato interesante, de este total, 68 son mujeres».

—¿Qué repercusión tendrá este proceso en los jóvenes?

—Estas reuniones no son a puertas cerradas, ni secretas, ni espacio exclusivo para la UJC, teniendo en cuenta los temas que se analizan.

«Por ejemplo, si estamos hablando de la participación de los jóvenes en la producción de alimentos, o en la Revolución Energética, o en la lucha contra el delito, este no puede ser un tema solo para militantes.

«Nos interesa que todos, y en especial los jóvenes, conozcan lo que se está discutiendo, acordando y proponiendo».

Lo que pasó en los municipios

Una transformación esencial debe hallar puntos de partida en debates sin formalismos y con mayor calidad, referidos a las preocupaciones y desafíos que tienen los jóvenes cubanos. Foto: Calixto N. Llanes Hilder considera que los debates en las asambleas municipales fueron fructíferos, y marcaron un hito en la manera de trabajar de la organización. Los calificó como respuesta certera a las palabras del Comandante en Jefe Fidel Castro, el 17 de noviembre del 2005 en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, cuando recordó a los jóvenes cubanos que ellos son elemento clave para la defensa de la Revolución, no solo con las armas, sino con las ideas y las acciones diarias.

«Fueron tres los temas fundamentales abordados en los encuentros municipales —recordó—: la formación de valores, el fortalecimiento de la vida interna de la UJC, y la participación en la defensa de la Patria como principal programa de la Revolución.

«Las reflexiones fueron muy críticas y así lo demuestran los principales planteamientos. Por ejemplo, los referidos al desempeño de los jóvenes en la producción y la responsabilidad individual en el trabajo y el estudio; la lucha contra la corrupción y el delito, así como el análisis de los hechos económicos y el ahorro de energía.

«Además, y de manera especial, se examinó el papel que le corresponde a los jóvenes comunistas en la formación de maestros y la incorporación a las carreras pedagógicas.

«También fue profundamente estudiado el tema de la recreación sana, y dentro de este la preocupación por las acciones de la UJC para impulsar y chequear que las instalaciones se usen debidamente y que los medios existentes en el país para este fin se pongan en función de niños y jóvenes».

—¿Cuáles fueron los principales planteamientos hacia lo interno de la organización?

—Entre las prioridades de la UJC y sus organizaciones estudiantiles se encuentra fomentar en los jóvenes el valor de la laboriosidad, para garantizar que no existan jóvenes desvinculados del estudio y el trabajo. Esa preocupación no faltó en ninguna de las asambleas municipales.

«Hacia lo interno es imprescindible elevar la calidad de los procesos políticos que se realizan, en especial el de ingreso a la organización, donde debe prevalecer lo cualitativo por encima de lo cuantitativo».

Hilder señaló que este proceso dio continuidad a los acuerdos del V Pleno del Comité Nacional de la UJC, realizado en febrero del actual año, entre ellos, lograr mayor estabilidad de los dirigentes de la UJC, desde el secretario general del comité de base, así como potenciar la reserva de cuadros.

Estas reuniones —puntualizó— estuvieron precedidas por un intercambio con todos los dirigentes, en talleres de experiencias, en los cuales se evaluaron temas como el fortalecimiento de la organización en la base, teniendo en cuenta la vinculación de nuestros cuadros profesionales —principalmente los instructores de la Juventud— en dúos con cuadros del Partido, para atender a los comités de base.

El Jefe del Departamento de Organización de la UJC está convencido de que las asambleas provinciales, que se inician el fin de semana y que terminarán en enero en Ciudad de La Habana, tendrán un profundo contenido ideológico.

«Los análisis se concentrarán en la elevación de la ejemplaridad y la combatividad de la juventud comunista, y en lograr que la organización tenga mayor peso en la formación de valores de las nuevas generaciones, poniendo énfasis en la preparación político-ideológica y patriótica.

«Otros intereses serán los de evaluar el protagonismo de la UJC, especialmente en los sectores productivos y de servicios, priorizando los centros que producen para la exportación o para sustituir importaciones, y la lucha por la elevación de la disciplina laboral y social».

—¿Quiénes participan en los encuentros provinciales?

—Son delegaciones elegidas en las asambleas municipales. Principalmente están integradas por secretarios de los comités de base, cuadros y otros militantes de sectores importantes en el territorio.

«Ellos tienen una alta responsabilidad. Defender criterios, propuestas y soluciones en nombre de los más de 600 000 militantes de la UJC que tiene el país, y de la inmensa masa de jóvenes que confía en nosotros».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.