Más sobre las algas - Cuba

Más sobre las algas

Ciertas plantas silvestres tienen una habilidad única para convertir el agua y los rayos solares en hidrógeno como combustible ideal

Autor:

Juventud Rebelde

El hidrógeno podría ser un combustible ideal cuando se agoten las reservas de petróleo y gas natural del planeta, pero hasta la fecha ha sido imposible hallar una forma de producir ese gas a bajo costo.

La solución podría estar en ciertas plantas silvestres que viven en charcos y estanques. Las algas verdes, existentes en casi todo el mundo, tienen una habilidad única para convertir el agua y los rayos solares en hidrógeno, dijeron los investigadores que participaron en una reunión científica en Washington.

Asistentes a la conferencia de la Asociación estadounidense para el Avance de la Ciencia afirmaron haber encontrado una nueva fórmula para fabricar hidrógeno barato y en cantidades casi ilimitadas. El gas no contamina el medio ambiente y su único producto residual es el agua.

Tasios Melis, de la Universidad de California en Berkeley, dijo que las algas, que son algunas de las plantas más antiguas que se conocen, evolucionaron en dos entornos totalmente distintos:

Cuando viven en un sistema de aire y sol, utilizan la fotosíntesis como las demás plantas. Ese proceso produce oxígeno y otras sustancias a partir de los rayos solares, el agua y el anhídrido carbónico. Pero cuando el alga vive en un ambiente anaeróbico o carente de oxígeno, cambia de sistema de vida y produce hidrógeno, comentó Melis.

«Es un cambio de metabolismo. Es una manera alterna de respirar» que la planta ha desarrollado durante millones de años, en ambientes donde no hay oxígeno ni sulfuro.

En experimentos de laboratorio, Melis dijo que primero se cultivan células de algas en un ambiente ordinario con luz solar, sustancias nutritivas y agua. La planta se reproduce sin problemas y procrea millones de nuevas células. Luego los científicos cortan los suministros de oxígeno y sulfuro, y la obligan a cambiar su metabolismo y a producir hidrógeno.

«Al cabo de 20 horas, las algas cambian de metabolismo y se convierten de productoras de oxígeno en productoras de hidrógeno», indicó Melis. «Es preciso sellar los caldos de cultivo para impedir su contaminación con el oxígeno. Luego recogemos el hidrógeno cuando comienza a salir de los cultivos». El gas sale como hidrógeno puro, no contaminado, agregó.

«Esos resultados representan una promesa para generar combustible con base en los recursos más abundantes de la naturaleza: sol y agua». Las algas que crecen en un estanque pequeño pueden dar combustible suficiente para dar impulso a diez automóviles, concluyó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.