Analizan con profundidad cómo mejorar la Unión de Jóvenes Comunistas

La Asamblea provincial de balance de la organización en Camagüey valoró los estilos de trabajo que tienden a limitar el trabajo juvenil

Autor:

Juventud Rebelde

CAMAGÜEY.— En buen cubano Dayamí Rodríguez Sosa, del comité de base del MINAGRI en esta provincia, puso «caliente» el ambiente en la asamblea provincial de balance.

La muchacha expresó: «Hay que acabar de revolucionar la labor de la organización». Y de inmediato ella misma se preguntó: ¿Cuántas veces hemos hablado de cambiar métodos y estilos de trabajo?

Hizo el planteamiento a minutos de comenzar el debate, y dejó en el tapete lo que en muchas ocasiones tiende a frenar y limitar el trabajo juvenil más allá de su funcionamiento interno.

La reflexión flotó durante segundos dentro del teatro y seguramente estimuló el criterio de los más de 300 participantes.

«La juventud comunista tiene que entender de una vez y por todas que en ese cambio está el triunfo de la organización; que tiene hoy la responsabilidad de transformar su entorno y la comunidad, sea cual sea», recalcó la muchacha.

Sus palabras describieron a una organización que aún no realiza análisis con la sistematicidad y profundidad que exige la realidad: «¿Por qué consentimos que los problemas de nuestras instituciones pasen inadvertidos ante los militantes, que por convicción y principios tienen que ser combativos?».

En la asamblea se coincidió en que la valoración de esos métodos y estilos de trabajo no son camisa de fuerza ni mercancía que se compra en una tienda, sino la interpretación lógica en el actuar del comité de base, que debe preguntarse cómo lograr cambiarlos.

Así lo manifestó Maryanys Leyva, del sector de la cultura:

«En el “cómo” radica el triunfo de la Organización, y este “cómo” está en nosotros, en nuestro entorno, en nuestro centro de estudio y de trabajo, en nuestras necesidades y en la caracterización del universo juvenil», recalcó la joven.

Lógico enfoque para todos los participantes y la organización comunista en general, que sabe que la solución de los problemas puede estar muy cerca, en el seno del comité de base.

Lógica además que demuestra la falta, por encima de cualquier otro razonamiento, de interpretar objetivamente la realidad donde se desenvuelve cada estructura.

Como se desprende de lo que expresaron estos jóvenes, nadie más que el militante sabe cómo trabajar mejor. Nadie como la propia militancia puede decirles a sus jóvenes, incluso a las direcciones empresariales, cómo resolver los problemas de cada uno de los trabajadores, sea joven o no, e incluso militante o no.

O sea, no se pueden importar fórmulas y mucho menos los «cómo», ni estrategias «del más allá», sin intercambiar experiencias entre la misma militancia.

Así lo reafirmó Dayamí: «Los problemas del MINAGRI: el éxodo de jóvenes hacia la ciudad, la limpia del marabú, y la producción de leche y otros productos tenemos que resolverlos entre nosotros esencialmente, con nuestras propuestas, y si es preciso exigiéndole al Consejo de Dirección la toma en tiempo de medidas para solucionarlos».

Al respecto Julio Martínez Ramírez, primer secretario de la UJC, expresó: «Nuestra mayor preocupación está en la calidad de todos los militantes y por la de aquellos que ingresarán a la filas, pues esta sugiere más compromiso en nuestros jóvenes».

El dirigente subrayó que la organización tiene que encontrar el camino que le permita sobresalir por la profundidad de los análisis que se realicen, por las alertas que se hagan, y por las respuestas que se exijan a cualquier instancia: «Si no lo entendemos así, no estamos representando a los jóvenes, y mucho menos cumpliendo con nuestro rol, el que nos piden Fidel y Raúl», enfatizó.

No fue casual que el ratificado primer secretario de la UJC en la provincia, Jorge Enrique Sutil Sarabia, apuntara que la organización tiene que dedicar más tiempo a materializar esas transformaciones y dejar atrás las conceptualizaciones generales de los problemas, que tanto se han trillado, sin ser resueltos primeramente en el seno del comité de base.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.