Sexo sentido junio 2001 - Cuba

Sexo sentido junio 2001

Que no te dé vergüenza preguntar (2 de junio 2001) Prendida a la esperanza (9 de junio 2001) Unos dicen que sí, otros dicen que no (16 de junio 2001) La leyenda dé Don Juan (23 de junio 2001) Que no te dé vergüenza preguntar (30 de junio 2001)

Autor:

Juventud Rebelde

Que no te dé vergüenza preguntar Por Aracelys Bedevia SantoyoI.A: Soy un joven de 21 años. En mi casa, pese a que todos vivimos juntos, mis padres y mis dos hermanos, nunca se habla de temas relacionados con el sexo, al menos en presencia mía. También he notado que mis dos hermanos se cuidan siempre de que yo no los vea desnudos. Ante esta situación, decidí asumir una posición similar. Mi duda es la siguiente: ¿Es inapropiado hablar de sexualidad entre padres e hijos? De no ser así, ¿quién debe tomar la iniciativa? ¿No pueden verse desnudos los hermanos del mismo sexo? Mis padres tienen 60 años.  Lo que me cuentas no solo ocurre en tu hogar. Lamentablemente, todavía en muchas familias existen grandes prejuicios que impiden hablar libremente sobre el tema. Esta conducta influye de manera negativa en la formación de los hijos, que al carecer de la orientación de sus padres se ven obligados a comunicarse con cualquier otra persona, en ocasiones amigos de la misma edad, que no están preparados para ofrecerles la información que necesitan. Nadie mejor que los padres para enseñar a sus hijos sobre sexualidad, algo fundamental para el ser humano, pues no solo permite perpetuar la especie, sino también disfrutar de nuestro cuerpo, brindar y recibir afecto. Los padres están en el deber de preparar a sus hijos desde pequeños en el conocimiento del sexo, poco a poco, profundizando en el tema acorde a la edad, para así evacuar sus dudas y evitar problemas futuros, como la falta de afecto, desviaciones sexuales.  La iniciativa de hablar sobre sexualidad debe ser de ambas partes. Si tus progenitores no se deciden, hazlo tú. Al principio puede que te sea difícil, sobre todo porque a la edad de tus padres modificar conductas es mucho más complejo, lo que no quiere decir que sea imposible. Pero no temas, si tienes confianza pregúntales todo lo que quieras y si no, trata de crear un clima apropiado, poco a poco, como las hormiguitas.  El comportamiento de tus hermanos también es frecuente en otros del mismo sexo, que evitan desnudarse, por respeto o por inadecuada educación sexual de los padres. Es completamente normal que los hermanos se vean desnudos, incluso de sexo diferente. No hay por qué abochornarse de la desnudez, mucho menos si se trata de hermanos.  S.E: En uno de los últimos artículos de esta sección se refieren a un trabajo sobre el punto G, publicado el 3 de febrero. Quisiera saber cuál es la ubicación anatómica de ese punto, pues nunca había oído hablar de él y no he podido encontrar esa edición del periódico.  Pese a que en varias ocasiones hemos hablado del punto G, muchos lectores al igual que tú, nos escriben interesados en que les envíen el artículo o se les explique a través de la página todo lo relacionado con el punto G, reconocido como el que mayor excitación provoca en la mujer.  El punto G es una masa con forma de frijol, ubicada cerca de la entrada de la vagina, entre el hueso del pubis y el cuello uterino. Aunque su localización y dimensión pueden variar entre una mujer y otra y existe la posibilidad de que algunas no lo posean, su tamaño es, aproximadamente, el de una moneda mediana. En opinión de su descubridor, el ginecólogo alemán Ernest Gräfenberg, quien en 1960 lo menciona y ubica por primera vez, tiene las facultades de experimentar en sus tejidos una erección parecida a la del glande masculino, y segregar una sustancia inodora y blanquecina, que se expulsa a chorro. Para localizarlo, hay que explorar la pared anterior de la vagina y ejercer presión sobre ella hasta encontrar un pequeño abombamiento que se hincha y produce la llamada eyaculación femenina. La excitación de esta zona erógena provoca una sensación parecida al deseo de orinar, lo que hace que algunas mujeres repriman este tipo de orgasmo, por la impresión que sienten en el momento que se expulsa el líquido. Las posturas sexuales más adecuadas para localizarlo son aquellas en que la vagina queda verticalmente hacia el suelo. A pesar de su alta sensibilidad, solo es posible encontrarlo cuando la mujer está excitada.  M.R: Soy madre de una niña de nueve años. Con frecuencia escucho hablar a muchas mamás acerca de lo difícil que es enfrentar la adolescencia de los hijos. Dentro de poco mi hija entrará en esa etapa de la vida y me da miedo. Quisiera saber, por ejemplo, cuál es la edad apropiada para tener el primer novio y qué debo hacer si llega antes: ¿oponerme o aceptarlo? Me gustaría, que hablaran un poco más sobre la adolescencia, no para ellos, sino para los padres. Aunque siempre leo el periódico, a veces no lo consigo y puede que me haya perdido alguna sección.  Me preguntas la edad ideal para tener el primer novio. No existe. Desde el momento en que un adolescente se enamora es inevitable que inicie ese tipo de relación. De nada vale oponerse. Si realmente lo desea, lo hará. En ocasiones los padres, principalmente de muchachas, rechazan a los novios de estas y hasta las obligan a romper la unión. Las consecuencias siempre son negativas, se ocultan y se alejan de sus progenitores, responsables de crear una adecuada comunicación con sus hijos, para que estos confíen en ellos y así poder guiarlos hacia una adecuada sexualidad. En el caso de las muchachas, esta actitud puede generar males mayores, como la aparición de un embarazo no deseado.  Son muchos los factores que influyen en que un hijo escoja una pareja sexual a una edad u otra. Actualmente los adultos inculcan a los niños la búsqueda de novios o novias como conducta graciosa, o para reafirmar su orientación sexual. Este comportamiento, puede incidir en que el hijo o hija inicie una relación sin estar preparado para ello, e incluso, sin desearlo.  Los padres, antes de preguntarse la "edad ideal" deben preocuparse por ofrecerles una adecuada educación sexual, sin prejuicios ni actitudes precoces. Esta no puede limitarse a la reproducción, contracepción e infecciones de transmisión sexual. Los niños y adolescentes necesitan también recibir información sobre las relaciones interpersonales, el enamoramiento, la maternidad, la paternidad y otros temas que puedan ser de su interés.  R.R: Tengo 25 años y me sucede algo que me imposibilita ser feliz. A mi edad no he podido mantener una relación de pareja estable, debido a que una vez que estoy en la intimidad con una muchacha, a pesar de que me excito, pierdo la erección. Quisiera saber si mi problema tiene cura. También me apena ir a ver al psicólogo.  Tu problema tiene que ser tratado. Puede ser de índole psicológico u orgánico. Eso solo puede definirlo un especialista, después de analizar todas las causas implicadas en esta dificultad, conocida como disfunción sexual eréctil o impotencia. Según Masters y Johnson, autores de importantes textos sobre sexualidad, esta patología, definida como la incapacidad de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para que permita iniciar o completar el coito, se clasifica en primaria y secundaria. En la primera, se agrupan los varones que nunca logran realizar el coito, y en la segunda, los que experimentan disfunción eréctil tras un período anterior de actividad sexual normal.  "Los episodios aislados y transitorios de incapacidad para obtener o mantener una erección son normales y no precisan de valoración o tratamiento diagnóstico. Este tipo de indisposición pueden atribuirse a fatiga, distracción, intoxicación alcohólica, enfermedades agudas o a un estado transitorio de gran ansiedad. Sin embargo, la persistencia de un deterioro de la capacidad de erección es indicativa de la presencia de una disfunción sexual que precisa de atención diagnóstica y terapéutica", señalan los expertos.  Acude cuanto antes al médico. Un minuto de felicidad no se recupera si se pierde.  Prendida a la esperanza Por Román de Armas PiñeiroA veinte años de haberse anunciado en el mundo la presencia del SIDA, cuyo agente causal es el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), la lucha contra esta pandemia continúa. A este batallar por vencer al flagelo, se han sumado también muchos de los cubanos portadores de esta infección.  Como ironía de la vida, el VIH ha sido lluvia y sol para mi crecimiento como ser humano. Me ha enseñado a querer a las personas tal y como son, a mirar desde otra óptica, a interactuar con los demás como nunca imaginé que podría, a dar pasos seguros, crecer, y despertar a una realidad totalmente desconocida."  Cuando algunos esperan que la noche llegue y la vida concluya, la esperanza, en quince primaveras ganadas al SIDA, se viste de mujer y desconoce el invierno. María Julia Fernández tiene 48 años de edad y vive hace 15 años con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), causante del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).  Sabemos que no es la única persona, ni la que más tiempo lleva infectada, pero sí una de las dos mujeres sobrevivientes de las primeras cinco que ingresaron en la Villa Los Cocos, sanatorio fundado en Santiago de Las Vegas el 30 de abril de 1986.  Cuenta que el primer caso de VIH/SIDA en Cuba se detectó a finales de 1985. Ese mismo año el Ministerio de Salud Pública (MINSAP), decidió la realización de un programa de prevención y control ejecutado desde principios de 1986. Por las características específicas de las vías de transmisión, las autoridades consideraron que la sexual era la más importante y sobre esta debían centrar todos los esfuerzos.  Según las estadísticas, hasta el seis de junio del actual año, se han detectado en nuestro país 3 499 personas infectadas con el VIH/SIDA. De ellas, 2 716 son masculinos y 783 femeninos. Fallecieron 890, y 1 279 se clasifican ya como enfermos de SIDA. La cantidad va en aumento por año y el mayor número recae en la población homosexual.  -¿Cómo era tu vida antes del VIH? -La de una mujer común: mi trabajo, las actividades de la casa, la rutina y la monotonía. Me preocupaba solo por las necesidades de mi familia: mi esposo, mi hijo y yo. Algo egoísta y dormida socialmente.  "Después de adquirir el Virus de la Inmunodeficiencia Humana mi mundo cambió. Se amplió y multipliqué mis fuerzas. Cuando por ser seropositivo las cosas iban mal, unos cuantos amigos y yo, como representante femenina, asumimos el reto de intentar ayudar a combatir el VIH y todo lo malo que trae consigo. Creamos el Grupo de Prevención SIDA del sanatorio de Santiago de Las Vegas. Eso me hizo más dinámica, activa y preocupada por los problemas sociales de las mujeres con esta infección y por la comunidad en general.  "En 1990 establecimos el primer Buró de Información en el Pabellón Cuba y desde entonces comenzamos a fusionarnos con centros laborales, escuelas, consejos populares y toda la población, para promocionar el uso del condón, prevenir y educar, entre múltiples actividades. En el 95 fundamos el servicio de consejería del Centro Provincial de Higiene y Epidemiología de Ciudad de La Habana (CPHE), existente aún, institución a la que van los interesados en la prueba del VIH/SIDA. Son atendidos por especialistas dispuestos a evacuar todas sus dudas y brindarles su apoyo. Un año después nos afiliamos al Proyecto Internacional Nombre, conocido aquí como Memorias, que consiste en comunicarle a las personas cuántos han muerto víctimas de este mal y recordarlos, a través de la exposición de mantas elaboradas por amigos, familiares y compañeros de los fallecidos. ¡Podrás darte cuenta de la diferencia! Ahora trabajo y vivo por mí y por el bien de los demás.".  -¿Eres feliz?  -Sí. Me siento un ser humano socialmente útil. Mi hijo es una maravilla, mi colectivo de trabajo no puede ser mejor y he logrado total respeto y aceptación.  -¿Siempre fue así?  -No, al principio el rechazo social lo hacía todo más difícil. El estigma de que el SIDA era un castigo divino contra los homosexuales, asunto de irresponsables y promiscuos, una infección que solo la padecían quienes no eran decentes y limpios, nos hizo mucho daño. Viví diez años en el sanatorio. Estando allí, mi esposo falleció de SIDA. Después me acogí a la disposición del sistema de atención ambulatoria. Durante todo este tiempo he tenido que crecer para que se respete mi trabajo. Y aunque todavía hay quienes rechazan a las personas portadoras del virus, por lo general ya se conoce bastante del tema y somos más aceptados.  "Una vez reinsertada socialmente continué trabajando, y junto a Médico sin Fronteras, de Holanda, y al Ministerio de Salud Pública fundamos el Centro Nacional de Prevención para las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y el VIH/SIDA.  "El sentido de nuestro trabajo radica en ofrecerles a las personas toda la información necesaria para que puedan tomar decisiones correctas en relación con el SIDA, la sexualidad y la vida. Este centro brinda diferentes servicios como el de consejería Cara a Cara y Lineayuda, que permite a través del número telefónico 30 3156, recibir orientación. También tenemos una biblioteca especializada en sexualidad e infecciones de transmisión sexual e impartimos talleres para la formación de promotores y consejeros voluntarios.".  -¿Tienes tratamiento?  -No. Por ahora no lo necesito.  -¿Qué crees de los Sanatorios?  -Son una opción. En ellos las personas aprenden a vivir con el virus y a ser responsables con su nueva situación, para el bienestar propio y el de los demás. Es importante la existencia de un lugar como este donde se pueda descansar y reflexionar de manera temporal y voluntaria para complemento de nuestra calidad de vida.  "Sería muy positivo que sirviera con este mismo fin a toda la población. No son los afectados los únicos que deben aprender a vivir con el SIDA. En la sociedad actual es muy importante la responsabilidad individual y la conciencia preventiva de cada uno de sus miembros.".  -¿Qué es el trabajo para ti?  -Uno de mis amores. Cambió mi vida. Repercute de manera positiva en mi salud física y psíquica.  -¿Qué haces en tu tiempo libre?  -Tengo muchos amigos y salgo con ellos. Visito a mi familia. Voy al cine, fiestas, teatro, playa... también me gusta ayudar a los demás, eso me hace feliz.  -¿Cómo ves el futuro?  -Seguro. Pero con una mezcla de alegría y angustia. La primera, porque sé que hay nuevas opciones para ganar esta batalla y además creo en la ciencia; y la segunda, porque todavía muchas personas en el mundo no tienen acceso a los medicamentos. Las transnacionales siguen poniéndole precio a la vida de un ser humano.  Unos dicen que sí, otros dicen que no Por Aracelys Bedevia SantoyoLa circuncisión, practicada durante miles de años y que ha llegado hasta nuestros días como algo muy normal, ahora es puesta en duda. La negativa apareció desde que la Academia Americana de Pediatría declaró que no hay indicación médica para realizarla en los recién nacidos. Se ha desatado una fuerte polémica acerca de si es o no necesario efectuarles esta operación a los varones, los cuales en su gran mayoría nacen con el prepucio adherido al glande.  Del lado de los científicos que se oponen a esta práctica se encuentra el doctor cubano Julio César Morales Concepción, profesor consultante de los hospitales Comandante Fajardo y Pediátrico de Centro Habana.  "Hasta hace apenas cinco años, muchas personas, entre ellas yo, hacíamos cientos de circuncisiones y dilataciones forzadas.".  Acerca del tema existe diversidad de criterios. Unos abogan por que se realice siempre, otros por que no. Lo cierto es que pese a que un gran número de estudios han demostrado que el empleo de la circuncisión como medida profiláctica no tiene lógica, este procedimiento continúa aplicándose en los neonatos de varios países.  La circuncisión es una operación quirúrgica en la que se quita un pedazo de la piel del prepucio y se sutura entre la piel y la mucosa de este en la parte interna, para dejar el glande descubierto.  "Esto permite que el prepucio se pueda correr hacia atrás. Pero es que la naturaleza también lo hace. A medida que el niño va creciendo, la adherencia que tiene se va quitando y el prepucio, que está hacia delante, a los seis o siete años se dilata y deja descubrir casi todo el glande. Al llegar a la pubertad, como parte de un proceso natural, queda descubierto completamente", asegura el doctor Morales Concepción.  En cuanto a la dilatación, explica, se hace bajo el mismo criterio, pero si la naturaleza se encarga de todo, mucho mejor.  No obstante, la arraigada creencia de que al bebé varón hay que cortarle el prepucio que rodea la cabeza del pene para evitar problemas urinarios o sexuales, ha provocado que, incluso, muchos papás y mamás insistan en someter a su hijo a esta operación tan dolorosa y por lo general innecesaria.  RIESGOS Y BENEFICIOSDurante mucho tiempo se ha sostenido el criterio de que para poder asear completamente al niño es conveniente realizarle la circuncisión, que en algunos lugares se hace por motivos religiosos o higiénicos.  Esta última razón, una de las que motiva a circuncidar, se basa en que el hombre tiene dos glándulas que segregan una cantidad pequeña de una sustancia llamada esmegma, la cual se acumula debajo del prepucio y favorece la aparición de infecciones e incluso de cáncer de pene.  Al respecto, el profesor Morales asegura que solo ocurre cuando no hay aseo. "Pero si se empuja bien el prepucio hacia atrás y se lava correctamente durante el baño y después de orinar, no existen razones para que se acumule. Además, esta secreción, que aumenta cuando el individuo llega a la pubertad o a la adultez, es muy pequeña en el niño, por tanto, no hace daño.".  Por otra parte, los defensores actuales de esta práctica sostienen que en las poblaciones circuncidadas (en especial los judíos, quienes la realizan por cuestiones religiosas)son bajas las tasas de cáncer de pene y cuello del útero. De hecho, en ese sentido algunos estudios destacan sus beneficios.  No obstante, la defensa de esta operación no está científicamente fundamentada. La circuncisión puede provocar, además, sequedad en el glande, pérdida de la sensibilidad y alteración en la lubricación natural, lo que podría influir en el futuro desempeño sexual. En relación con esto, el sexólogo Gabriel Guevara, de la Sociedad Mexicana de Sexología Humanista Integral, en entrevista ofrecida a Salutia declaró que el método no afecta el goce sexual del individuo, porque la circuncisión corta y elimina el prepucio, que cubre y protege al pene, "pero deja intactas todas las estructuras del glande".  Sin embargo, reconoce la posibilidad de que se corte demasiado el prepucio, lo que impediría que la erección del pene sea completa.  También existe el riesgo de que la operación no quede bien y el pene se infecte o sangre demasiado. Asimismo, pueden aparecer otras complicaciones como el cierre del orificio por donde sale la orina y daños en la piel.  En otra posición, un artículo publicado en la revista Pediatrics, por Dimitri Christakis, profesor de pediatría de la Universidad de Washington, asegura que cada 500 niños circuncidados, uno sufre complicaciones que requieren tratamiento.  En opinión del doctor Morales Concepción, la circuncisión solo debe realizarse en los casos en que el prepucio se inflama con facilidad, o cuando está demasiado estrecho y no se puede bajar o correr parcialmente debido a la presencia de un anillo fibroso (fimosis), porque impide la limpieza del pene y puede originar en un futuro problemas urológicos o dificultades en la vida sexual.  En los adultos, esta operación es muy efectiva en el tratamiento de tumores cancerígenos del pene, diagnosticados en forma precoz, y de inflamaciones aparecidas como consecuencia de una infección crónica. En cuanto a esto último, los especialistas sugieren probar primero con antibióticos, debido a que puede provocar también cambios en la sensibilidad del individuo durante el acto sexual.  CONSECUENCIAS SEXUALES   Investigaciones realizadas por el patólogo inglés Cold han demostrado que el prepucio tiene mayor sensibilidad que el glande y el resto del pene, por tanto, existe la posibilidad de que al cortarlo, el individuo se prive de un mayor disfrute sexual.  En ese sentido influye también la dilatación forzada, práctica que vuelve más fibrosa la mucosa del glande, la cual pierde sensibilidad y receptores nerviosos, que son los que provocan sensación en el momento del sexo. INVESTIGACIÓN CUBANA   Un estudio presentado por el doctor Morales Concepción en Pedratría 2001, finalizado ayer en la capital, prueba que la mayoría de los bebés que nacen con el prepucio aparentemente cerrado y largo no necesitan ser circundados ni dilatados de forma forzada. "De 200 niños estudiados, el 72,1 por ciento demostró estar perfectamente normal al llegar a la pubertad", dijo.  ¿Sabías que...? Un rito milenarioPor Aracelys Bedevia SantoyoPese a que no se conoce exactamente la fecha de inicio de esta práctica, se dice que sus orígenes se remontan al antiguo Egipto (2300 ane). Los iniciadores del rito fueron los judíos, considerados como los más fuertes defensores. Todavía hoy, ellos circuncidan a los niños a los ocho días de nacidos para que puedan pertenecer a la religión hebrea. También lo hacen los musulmanes, para los que representa una purificación espiritual. Según los historiadores, la circuncisión existía antes de la época de Mahoma. Esta costumbre islámica exige que los varones musulmanes sean circuncidados antes del matrimonio. Algunos grupos practican la clitoridectomía.  La circuncisión masculina se practica también en regiones como África, Malasia e Indonesia. A partir del siglo XIX muchas personas de cultura anglosajona comenzaron a realizarla por razones higiénicas o médicas.  Además de la masculina, está la femenina, conocida como clitoridectomía. Consiste en la extirpación quirúrgica de partes del clítoris y de los labios mayores y menores. Afortunadamente, en Cuba no se realiza esta práctica, que en algunas sociedades se hace por razones religiosas o con la finalidad de que la mujer asuma un papel sexual pasivo. Otra práctica es la infibulación, que consiste en coser los labios mayores dejando solo una pequeña apertura por la que pueda fluir la orina y el líquido menstrual, señalan las enciclopedias. Esta última puede producir una retención de la menstruación y provocar la muerte. La circuncisión femenina está prohibida legalmente. Pese a ello sigue realizándose en muchos lugares.  La leyenda de Don Juan Por Aracelys Bedevia Santoyo y Flor de PazEl Don Juan de la Edad Media todavía vive. Es frecuente encontrar a personas cuyo comportamiento recuerda a esta figura: seductora, engañadora. En cualquier lugar podemos hallarlos. Románticos, adorables y enamoradizos. Para ellos todo vale. Conquistar es su lema. Les sobra picardía y una marcada habilidad para descubrir los gustos, debilidades y necesidades del otro, razón por la cual no pocos sucumben ante los caprichos de estos personajes. Y decimos así porque es que los donjuanes y las ninfómanas (que es como se les llama a las mujeres con ese comportamiento)no pasan de ser eso, "un personaje", incapaz de amar. No ponen requisitos. La belleza no les importa. Tampoco la juventud. No tienen un prototipo fijo de pareja. Todas son iguales. Representan el medio para llegar al fin: el sexo.  Este modelo de conducta muchas veces es reafirmado en los varones desde la infancia, debido a un estereotipo de masculinidad que todavía prevalece. "Mientras más parejas sexuales, más hombre se es." En la mujer, este trastorno psicosexual es consecuencia de otros como las disfunciones sexuales o patologías psíquicas, que pueden también ser la causa de ese comportamiento en los hombres.  RUTINA DEL DON JUANPara gozar de la aventura a estos individuos les basta con que una mujer le evidencie su entusiasmo, su admiración, que lo haga sentirse irresistible.  Cuando es analizado el lado femenino de este tipo de relación, se evidencia que ellas, correspondan o no al asedio de este tipo de personaje, se sienten atraídas en un primer momento o por lo menos los consideran interesantes. No se trata de que sean los campeones en el sexo, sino más bien tienen facilidad para halagar la sensibilidad femenina.  Los hombres, por su parte, se sienten atraídos por las ninfómanas porque las creen sexualmente superiores.  En opinión del doctor Gregorio Marañón, prestigioso científico español, el donjuanismo comprueba la "teoría sobre la débil virilidad de don Juan, pues precisamente la adolescencia es la etapa de la indeterminación, de la vacilación normal del sexo. El hombre verdadero, en cuanto es un hombre maduro, deja de ser don Juan. En realidad, los donjuanes que lo son, en verdad, hasta el fin de su vida, es porque conservan durante toda ella los rasgos de esa indeterminación juvenil.".  Su actitud es "la misma del adolescente, y la del macho de casi todas las especies animales". A diferencia del llamado Casanova, un erótico empedernido que amaba a todas las mujeres que deseaba, el don Juan nada tiene que ver con el amor, no busca amar, sino someter, necesita probar que es muy "macho" y a todas agrada.  "Como el personaje mítico los donjuanes son anarquistas del amor. Ignoran la felicidad, la virtud y la decencia. Consideran válida cualquier arma para conquistar, los sentimientos hacia la otra persona no son tenidos en cuenta. Solo les interesa el instante de placer y el triunfo permanente sobre la mujer que someten y el marido o novio que logran burlar", destaca Adrián Sapetti, en su Ensayo sobre Don Juan.   Lo triste es que este personaje una vez que posee lo que quiere pierde el interés. Por tanto, si la mujer elegida se enamora de él, la abandona.   Algunos estudiosos refieren la existencia de una vertiente fóbica que hace a los donjuanes poner distancia a los contactos afectivos duraderos, ya que serían vistos como una amenaza de castración. En cambio, en algunos casos, la fobia ante la figura femenina es trasmutada en una actitud de embeleso y seducción permanente. También están los donjuanes comprometidos que engañan permanentemente a sus esposas, pero que al mismo tiempo las celan ante el miedo de que le sea infiel y quede en duda su capacidad como hombre.  LA SOLEDADLos que no logran mantener una relación estable, después de los 40 ó 50 años, comienzan a sentirse solos. Sienten que no tienen nada, ni hijos ni esposa y que su capacidad para seducir se ve disminuida. Tienen entonces que enfrentar la soledad y hasta los comentarios de algunos malintencionados que se preguntan cómo es que a su edad vive tan solo, dudando de su identidad sexual.  Surgen entonces un sin fin de conflictos nacidos de su incapacidad afectiva. Hay casos en que esta crisis lleva a replantearse su existencia y a formar una familia. Otros escogen ser de por vida unos donjuanes, aunque con menos energías.  Lo cierto es que la mayoría, como dicen los expertos, termina solo o viviendo con su madre, "lo que corrobora la interpretación edípica del donjuanismo. La madre es la única mujer que no han podido engañar, y de alguna manera se han casado con ella." DONJUANES DE CINCO DÉCADAS   Hace algún tiempo un lector nos preguntaba la razón por la cual algunos hombres cuando pasan de los cincuenta se vuelven locos por romancear o iniciar una relación formal con una mujer joven. La respuesta parece evidente: la juventud es lo más bello que existe. Sin embargo, no es tan sencillo. Muchos de los que asumen esa actitud lo hacen influenciados por el síndrome del donjuanismo, comportamiento que puede aparecer en esa etapa de la vida como una vía de negarse a sí mismo que está envejeciendo. Refugio ideal para muchos hombres que los inclina a conquistar mujeres más jóvenes y a mantener una vida sexual activa. Quienes lo padecen se esfuerzan por cambiar su imagen: forma de vestir, proyección social. Tratan de demostrar que siguen siendo tan deseados y capaces sexualmente como lo fueron en la juventud. UN PERSONAJE LITERARIO   Don Juan nunca existió. El origen de este mito nace de la literatura, su madre creadora. Inspirados en seres con existencia real, muchos escritores recrearon en sus obras la existencia de Don Juan, hombre que disfruta con el sufrimiento ajeno, adicto a engallar y humillar.  Tirso de Molina, Corneille, Moliere, Rostand, Lord Byron, Bernard Shaw y José Zorrilla son algunos de los literatos que dieron vida a esta figura, la cual inspiró también a compositores musicales como Gluck y Richard Strauss. Y hasta al propio Mozart, quien con libreto de Lorenzo Da Ponte -quizás influenciado por Tirso de Molina-, compuso la conocida ópera Don Giovanni. Que no te dé vergüenza preguntar Por Aracelys Bedevia SantoyoJ.C: Estudio en octavo grado y estoy profunda y sinceramente enamorado de una gran amiga mía que tiene novio. Ella no lo sabe. Le regalo rosas y le escribo mensajes anónimos expresándolole lo mucho que la amo. No me atrevo a decírselo por temor a herir sus sentimientos y perder su amistad. Estoy muy confundido, realmente no sé qué hacer.   Conozco a un joven que durante mucho tiempo estuvo enamorado de su mejor amiga y nunca se lo dijo. Al igual que tú no lo hacía porque pensaba que si ella se enteraba perdería su amistad. Un buen día se decidió a confesarle su amor. ¿Sabes qué pasó? ¡Se hicieron novios!...   No existen razones para guardar silencio. Tienes derecho a saber si ella siente o no lo mismo por ti. Un amor verdadero no hiere los sentimientos de nadie, menos los de una amiga. Puede que te quiera, pero también tenga miedo. En caso contrario, estoy segura de que sabrá comprenderte.  Si la respetas demasiado como para decírselo cara a cara envíale una carta, pero no anónima. Identifícate.   Y.A: Les contaré una historia y espero que no se rían de mí. Hace cinco años, en una fiesta, conocí a una muchacha muy atractiva. Nos hicimos novios. Deseaba mucho hacerle el amor, pero ella no quiso porque decía que no me conocía bien. Al poco tiempo todo se rompió. Después tuve muchas novias, sin embargo, nunca pude olvidarla. Hace ocho meses la llamé por teléfono e iniciamos una relación. Ella me confesó que no tenía orgasmos con facilidad. Le dije que no se preocupara porque conmigo sí los tendría. Me hice el duro y llegó el momento esperado, pero no como yo quería. Fue ella quien me invitó a hacerlo. Les soy sincero: acabó conmigo. Nunca lo esperé de esa forma. En ese momento no tuve erección voluntaria. Me ayudó y me dijo que eso le pasaba a cualquiera. Yo, por supuesto, consulté a un psicólogo y ya erradiqué ese problema. Ahora tengo otro. ¿Puede un hombre estar tres horas haciendo el amor sin eyacular ni una sola vez? Descansamos solo momentos después de su orgasmo. Ya llevamos siete meses y siempre es lo mismo. Ella dice que a mí no me gusta su forma, pero todo lo contrario. La deseo cada vez más. Con otras lo logro sin dificultad. Actualmente solo estoy con ella. ¿Es esto normal? ¿Hay otros como yo, o es que soy un bicho raro? Tengo 24 años.   No eres un bicho raro, lo que tienes es una disfunción sexual y hay muchos como tú. Por lo que me cuentas la obsesión de no quedar en ridículo delante de tu novia es lo que te impide tener relaciones sexuales sin dificultad.  Lo que te pasó la primera vez le ocurre a algunos hombres. Como no esperan que sea ella quien tome la iniciativa, se ponen nerviosos, la ansiedad les juega una mala pasada y aparece la impotencia u otra disfunción sexual.  Dices que ya resolviste ese problema. Creo que no. Ahora tienes el mismo lo que con otro collar. Parece ser que tu empeño en "hacerte el duro" te ha provocado una incapacidad eyaculatoria de origen sicológico. Si lo has logrado con otras es porque no tienes ningún problema orgánico.  Te sugiero que hables con tu novia y acudan juntos a un terapeuta sexual. La efectividad del tratamiento depende mucho del apoyo de los dos.  A.V: Si uno tiene la sospecha de tener el VIH, ¿qué puede hacer para realizarse el examen?  Acudir de inmediato a cualquier institución hospitalaria del país. Todas están preparadas para realizar estos exámenes. Sería bueno que antes de hacerlo hables con el médico de la familia para que te oriente sobre la enfermedad, y en caso necesario, te ayude a enfrentar ese momento.  Si quieres hacerlo de forma anónima dirígete al Centro Provincial de Higiene y Epidemiología, de Marianao, Ciudad de La Habana, de lunes a viernes, en el horario de la mañana.  Cualquier duda, puedes llamar a LineAyuda, servicio de consejería telefónica anónimo y confidencial especializado en infecciones de transmisión sexual y VIH-SIDA. El teléfono es: 30 3156.  U.A: Deseo saber por qué si amo a mi esposo, en ocasiones sufro dolores durante el acto sexual: como si algo me pinchara. También cuando hago el amor segrego una sustancia blanca que huele mal. Hace dos meses estoy por ir al consultorio, pero me da vergüenza.  El dolor que experimentas durante el coito puede ser debido a alguna enfermedad genital; por inadecuada preparación antes de la penetración; o por causas sicológicas.  Según explicas parece que se trata de una congestión de tus genitales. Quizás una inflamación pélvica. El examen físico es muy necesario. En relación con las secreciones blanquecinas y con el olor desagradable, podría tratarse de una infección vaginal conocida como Vaginosis. Sobre eso ya hablamos en un artículo publicado hace meses y titulado La Delatora. Te digo lo mismo. Para confirmar el diagnóstico hace falta un examen físico y pruebas complementarias.  Como vez, tienes dos buenas razones para dejar la pena e ir al médico de la familia. 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.