Sexo sentido mayo 2001

Que no te dé vergüenza preguntar (5 de mayo 2001) La temida y ansiada primera vez (12 de mayo 2001) Lo que nunca se olvida (19 de mayo 2001) Accidentes del amor (26 de mayo 2001)

Autor:

Juventud Rebelde

Que no te dé vergüenza preguntar Por Aracelys Bedevia SantoyoComo cada mes, nuestra sección dedica hoy su espacio a responder las preguntas de nuestros lectores.  V.C: Cada vez que mi pareja se pone el condón pierde la erección. ¿Por qué?  Algunas personas rechazan el condón porque piensan que no se siente igual o que a su pareja no le gustará. Este criterio provoca una predisposición por parte del hombre, y en ocasiones de la mujer, que puede traer como consecuencia: pérdida de la erección, y disminución o ausencia de deseo sexual y de la intensidad en el orgasmo. Pregúntale a tu pareja si se siente bien usando el condón y si tiene algún tipo de miedo, por ejemplo, a embarazarte o a no rendir sexualmente como él quisiera. Ayúdale y no te muestres ansiosa. Sé cariñosa, comprensiva y ofrécele toda tu confianza. Explícale que se trata de algo pasajero que juntos podrán superar.  Recuerda que en las relaciones de pareja lo primero no es el contacto sexual sino el amor. Sería bueno también que pruebes a colocarle el condón tú misma. En el momento de ponérselo acaríciale sus zonas erógenas y bríndale todo el afecto que le tienes. La carencia de una comunicación adecuada puede repercutir de forma negativa en la vida sexual.  V.C: ¿Será normal que mi niño de cuatro años tenga un pene erecto de cinco centímetros aproximadamente?  Si tu niño no tiene dolor, ardor, secreciones, presencia de vello pubiano (propio de la pubertad)ni otra alteración no tienes por qué preocuparte. En la niñez el tamaño del pene varía en grosor y longitud entre un niño y otro, y estas diferencias no deben ser motivo de grandes preocupaciones.  Y.M: Es posible que una mujer que tenga relaciones sexuales no sienta placer y por tanto no llegue al orgasmo, pero que la misma lubrique antes de ser penetrada y en ocasiones tenga deseos de hacer el amor con su pareja. ¿A qué se debe esta situación? ¿Será resultado de algún trauma?  La causa de que esto suceda es por lo general de índole psicológico, no porque exista algún trauma sino por falta de comunicación. A muchas mujeres les pasa lo mismo que a ti, sobre todo porque no le dicen a su pareja qué es lo que más les gusta. Esta situación puede dar origen a una disfunción sexual conocida como anorgasmia (ausencia de orgasmo)que aparece casi siempre por razones psicógenas y no orgánicas. Entre las causas que facilitan su aparición los especialistas destacan la exposición durante la infancia a un ambiente de rigidez y una actitud negativa hacia la sexualidad; las experiencias sexuales traumáticas durante la niñez o la adolescencia; la hostilidad y desconfianza hacia el compañero sexual, así como la comunicación ineficaz y las preferencias sexuales divergentes.  Puede también que el problema no sea tuyo, sino de él. Quizás tu pareja presenta una eyaculación precoz que no te permite llegar al orgasmo. En cualquier caso, les sugiero que acudan juntos a un especialista. Es bueno que sepas que la anorgasmia se supera con tratamiento médico.  E.L: Tengo picazón y secreciones vaginales blanquecinas y quisiera saber si puedo insertarme óvulos en la vagina sin afectar mi virginidad. No he ido al médico por temor y pena. Edad: 24 años.  ¿Y por qué quieres ponerte óvulos? La mayoría de las infecciones vaginales son tratadas por vía oral. No entiendo tampoco por qué te recetas tú misma cuando ni siquiera sabes lo que tienes. Antes que nada debes ir a un médico para que detecte qué tipo de germen tienes y decida el tratamiento adecuado. En el caso de que tu enfermedad solo pueda curarse con óvulos, él te indicará cómo ponértelos. Aunque seas virgen, el himen tiene pequeños agujeros que permiten la entrada de estos. No obstante, pienso que resolverás con tabletas orales.  I.S: ¿Cómo puedo saber cuándo llego al orgasmo durante la relación sexual?  Si al hacer el amor sientes en determinado momento intensas contracciones que duran poco, pero provocan un placer inimaginable, puedes asegurar que haz llegado al orgasmo. Una definición mucho más científica la ofrecen los sexólogos Masters y Johnson, quienes explican que en la mujer se manifiesta con la aparición de contracciones rítmicas y simultáneas del útero, vagina y esfínter rectal que se inician a intervalos de 0,8 segundos y disminuyen a partir de ahí en intensidad, duración y regularidad. El orgasmo es una respuesta total del organismo que ha sido estudiada por medio de electroencefalogramas realizados en el momento en que la persona lo alcanza, los cuales han demostrado cambios en los índices y tipo de actividad de las ondas cerebrales. También se ha demostrado la existencia de contracciones en los grupos de músculos periféricos, así como los ritmos respiratorio y cardiaco.  En el caso del hombre, el orgasmo se desencadena mediante la formación de una tensión muscular progresiva que obliga a los órganos sexuales accesorios a comenzar una serie de contracciones que provocan el vertido del líquido seminal.  M.F: Soy estudiante de la Universidad de Camagüey. Me han salido alrededor del glande una especie de granitos amarillos que no me pican. Desde que me los vi no tengo relaciones sexuales debido a que tengo pena.  Quizás tengas una infección de transmisión sexual llamada condiloma, pero también puede ser otra. Es difícil diagnosticar con certeza por vía correo. Te sugiero que hables con tu médico de familia y le enseñes lo que tienes. Necesitas tratamiento. Pienso que haces bien en abstenerte sexualmente hasta que cures, de esa forma evitarás que otros enfermen.  (Agadecemos la colaboración del doctor Rolando León) La temida y ansiada primera vez Por Flor de PazUno de los acontecimientos más importantes en la vida de todo ser humano es el primer encuentro sexual, un asunto que a todos preocupa, antes, durante y después de que se realiza. Sin embargo, no todas las personas se inician conscientes de lo que hacen. En algunos casos, suele ocurrir en el momento menos esperado, sobre todo entre los adolescentes, quienes en su gran mayoría tienen su primera relación motivados por la espontaneidad, el romanticismo o por el impulso y la irreflexión.  En el momento de la iniciación sexual, aunque un grupo importante llega a un acuerdo y a una negociación con la pareja que le permite tomar una decisión madura y responsable, otro da rienda suelta a lo que siente en ese instante, sin tener en cuenta que al dejarse llevar por la excitación que les provoca el contacto con la persona amada, consumarán un hecho que ni siquiera habían planeado.  Los hombres y las mujeres experimentan este suceso de manera diferente, en dependencia de su propia formación, y en especial, del despertar del erotismo en cada uno de ellos, explica la especialista Elena Sepúlveda, miembro de la Federación Mundial de Sexología.  Las niñas, por ejemplo, desde el inicio de sus vidas reciben los estímulos eróticos en todo el cuerpo. O sea, no tienen localizada la respuesta erótica. Los varones, en cambio, tienen el placer sumamente relacionado con los genitales, por lo que es mucho más localizado.  "Sentir placer y tratar de dárselo al otro es conflictivo para el hombre debido a la angustia que le genera tener una erección y una eyaculación que no sea muy rápida. Y en el caso de la niña, su satisfacción dependerá del temor con que lo haga, la confianza que tenga con el joven, lo cálido y acogedor que sea en la primera relación."  Una situación que pone aún más tensión en este primer encuentro cuando se es adolescente, es el miedo a ser sorprendidos, condicionante que puede repercutir en el futuro desarrollo sexual del individuo.  Otro factor determinante es la relación que los jóvenes tienen con su propio cuerpo y el sentido que la familia y el entorno da a las relaciones sexuales: "Una persona que tenga conflicto con su propio cuerpo y que haya aprendido que es pecaminoso o malo, por ejemplo, no se dará permiso para entregarse al placer que proporciona una relación."  Es por ello que la preparación para vivir la primera relación sexual influirá enormemente en la vivencia de la misma. "Si hay disposición, los jóvenes van con entrega y con afecto porque han construido una relación afectiva previa", dice la sexóloga.  Sin embargo, hay muchos miedos internos que se hacen presentes en la relación misma y que están relacionados, por lo general, con el cuerpo. Sepúlveda explica que muchas mujeres y hombres tienen temor de mostrar el cuerpo, de mirarse a sí mismos desnudos, por tanto, ofrecer al otro su desnudez no les resulta fácil.  "Todas esas sensaciones son parte de la experiencia de la primera relación sexual. No es que el momento sea traumático ni espantoso, sino tremendamente importante, sienten algo que nunca antes habían sentido: el placer erótico", agrega.  TRES INSTANTES CRUCIALESSegún Sepúlveda, son tres las experiencias que una persona no olvida jamás en torno a su sexualidad. En la mujer, el primer encuentro con un médico ginecólogo que explora sus genitales. En el varón, la primera eyaculación "generalmente durante la noche, lo va a predisponer en su afectividad futura, en especial como haya sido tomado este evento, porque a la mañana siguiente él tiene mucho temor de la reacción de sus padres, de cómo estos vayan a lidiar con el asunto.  "Para ambos, el tercer elemento importante es el primer encuentro sexual. La experiencia del hombre y de la mujer influirá en el modo en que cada cual vivirá su sexualidad futura.  "Si es un hombre que aprendió a buscar el placer por el placer será un eyaculador precoz. No obstante, si es una persona que ha empezado su vida sexual y la continúa en una relación, irá encontrando gratificación en la misma al tiempo que la descubre y la construye", dice la especialista. En el caso de la mujer, una iniciación sexual desagradable puede provocarle serias disfunciones sexuales. "El vaginismo (constricción de la vagina que dificulta o no permite la entrada del pene), por ejemplo, es una problema muy frecuente en mujeres que tuvieron primeras relaciones traumáticas y no necesariamente contra su voluntad."  Por tanto, para asegurar el inicio de una sexualidad placentera es importante llegar a este primer encuentro sexual preparados, seguros y sin miedo; tener en cuenta los juegos sexuales como parte de la preparación inicial; y sobre todo, no iniciarse por el simple hecho de imitar a los que ya lo hicieron, sino porque realmente lo sienten como una necesidad individual nacida del amor entre dos personas, que en adelante recordarán ese primer momento como uno de los más importantes de sus vidas.  ¿Sabías qué..? Aunque suele recordársela como una de las épocas más felices de la vida, la adolescencia es una etapa conflictiva en la que es preciso elaborar diversas pérdidasEl adolescente es un ser en duelo por la pérdida de su cuerpo infantil, de los idealizados padres de la infancia y de su propia niñez, a la que siente como un refugio seguro del que es desterrado.  El 40 por ciento del peso de un adulto y el 25 de su estatura final se alcanzan durante esta etapa. También el cerebro adquiere su máximo desarrollo y cambia las ondas lentas que son características de los más pequeños, por las más rápidas propias de los adultos. Además, como consecuencia del desarrollo del aparato reproductivo, surge la posibilidad de tener un embarazo en las mujeres y de embarazar en los varones. Todos estos cambios físicos tienen su correlato a nivel psicológico debido a que "el cuerpo al agrandarse, cambiar y realizar nuevas demandas, se transforma en un verdadero desconocido", dice Elena Noseda, educadora especialista en Psicodrama.  Según los expertos, el adolescente se mira en un espejo que, como un caleidoscopio, le devuelve una imagen de sí siempre discordante y variable.  Algunos parecen no soportar estos duelos y, más que una pérdida a elaborar, enfrentan un dolor terrorífico, porque lo que parece estar en juego es el derrumbe de todo el edificio, sostiene Beatriz Janin, directora de la carrera de especialización en Psiconálisis con Niños de la Universidad de Ciencias Empresarias y Sociales (UCES), Buenos Aires. En su relación con los padres, muchas veces se comportan de un modo tan extraño que sus progenitores, al buscar el contacto con ellos, sienten como si del otro lado no hubiera nadie, ni para escuchar ni para conectarse afectivamente.  Esta es una de las razones fundamentales por la que los padres suelen sentir que la comunicación con el hijo adolescente es imposible y que todo esfuerzo de acercarse a él resulta inútil. Pero esta actitud no debe ser banalizada como una respuesta "folklórica" propia de la edad. Lo que el adolescente está elaborando, junto con la pérdida de su propio cuerpo, es la separación de los padres de su infancia. "Esta pérdida se transforma en desgarro", dicen los expertos, y la crisis que este desgarro genera "implica una pelea con el mundo adulto." El tiempo es, como planteaba el psicoanalista inglés Donald Winnicott, el único camino capaz de aliviar la crisis de la adolescencia y allanar el camino que conecta la infancia con la vida adulta. Y en este sentido, los padres deben tener paciencia, dedicación y ofrecer a sus hijos toda la confianza y el apoyo que tanto necesitan. (Lucía Duvois. Tomado de Salutia.com) Lo que nunca se olvida Por Aracelys Bedevia Santoyo"Mi primera vez fue linda, muy linda". Me comentó con cierto orgullo una amiga al referirse al trabajo que sobre la primera relación sexual publicamos el pasado sábado en esta sección. "Él aún guarda el abrigo de corduroy que puso sobre el suelo para que yo me sentara.  "Nunca olvidaré ese día, fue especial, y aunque después cada cual tomó su camino, ambos lo recordamos como uno de los sucesos más importantes de nuestras vidas".  Muchos, al igual que mi amiga, hablan con agrado de su primera vez; otros, prefieren no recordarlo, bien porque lo hicieron "para estar a la moda", o porque sus amigos ya se habían iniciado y consideraban anticuado un noviazgo sin penetración, o porque se sintieron motivados por un deseo sexual desenfrenado que no les permitió pensar en las consecuencias.  En estos casos no es el placer erótico lo que los impulsa, sino el antojo de entrar en el mundo de lo "desconocido". Los varones, ansiosos por saber cuán potentes son; las niñas, por ofrecer la llamada prueba de amor o por librarse del himen, la membrana de la infelicidad.  De hecho, actualmente muchas muchachas para ser aceptadas por el grupo y no ser objeto de burlas y rechazos se entregan sin pensarlo a su primer captor, no amor, que es diferente, como si eso bastara para romper de una vez con los prejuicios. Aplauden a quienes primero lo hacen. Y es tan fuerte la crítica que reciben las que no marchan al compás del grupo, que en algunos casos hablan de novios inexistentes y callan su condición de virgen para no quedar en ridículo frente a sus compañeros de estudio.  En plena revolución sexual, el himen sigue siendo un dilema. Primero, se exigía conservarlo hasta el día de la boda, y ahora, las adolescentes que aún no desean tener relaciones sexuales no saben qué hacer con él.  Por otra parte, a pesar de que actualmente a la mayoría de los hombres no les importa si la mujer posee o no esta membrana, las falsas creencias transmitidas de una generación a otra ponen en duda la sinceridad de algunas féminas.  Muchas personas piensan que la verdadera "virgen" debe sangrar en su primera relación sexual; sentir un dolor muy grande, y hasta gritar si es necesario. Por tanto, si por cualquier razón, una muchacha que nunca ha tenido relaciones sexuales, al consumarse el hecho no cumple con uno de estos "requisitos", es tildada de mentirosa como si aún viviéramos en la época de nuestros abuelos.  El dolor y el pequeño sangramiento que se produce debido a la primera penetración, no deben ser considerados como el sello de "garantía". Aseguran los expertos que, aunque estas manifestaciones son muy frecuentes, no todas las mujeres sangran su primera vez, ni a todas les duele como para abrirle un hueco a la cabecera de la cama.  TIPOS DE HIMENExisten diferentes tipos de himen: el imperforado, que impide la salida del sangrado vaginal; el complaciente, "tan elástico que no se desgarra durante las relaciones sexuales"; y el normal, que se rompe desde la primera penetración.  En el primer caso, las mujeres tienen que ser operadas para que el fluido menstrual salga, pues al no existir ningún orificio, se les acumula en la vagina dando lugar a la llamada criptomenorrea, padecimiento poco común que se presenta durante la pubertad y en ocasiones puede ir acompañado de dolor.  También están las mujeres que nunca han tenido himen. Increíble pero cierto. No todas nacen con esta membrana, como tampoco todas las que la tienen llegan a su primera relación con el himen intacto. Este puede romperse por diversas causas: como consecuencia de un ejercicio forzado, un golpe, un flujo menstrual excesivo, o producto de la masturbación.  El himen, ubicado a la entrada de la vagina, no es más que un residuo embriológico de la formación de los genitales externos femeninos y el aparato urinario.  Esta membrana no debe asociarse con la pureza y la sinceridad de una niña que recién se inicia y por cualquier razón no la posee o simplemente no sangra.  La verdadera virginidad, no es la del cuerpo sino la del alma. Por tanto, con himen o sin él, virgen es toda persona que entrega su corazón sin pedir nada a cambio; que defiende sus sentimientos por encima de todo y se desnuda frente a un hombre solo por amor, con la misma ilusión y honestidad con que lo hizo la primera vez, en que consciente o no, vivió su primera experiencia sexual, esa que aunque pasen los años, nunca se olvida.  EL DIOS HIMEN Cuentan que en las creencias de la Antigua Grecia, existía un dios llamado Himen, que se encontraba entre las piernas de las mujeres jóvenes. Para conservarlo, se creó una escuela donde se les enseñaba a las jovencitas cómo comportarse para que Himen no se fuera. Había que caminar muy estilizada, no saltar, sentarse con las piernas cerradas y no abrirlas porque si recibían una penetración, el dios Himen se iba y no regresaba jamás. ¿Sabías que?...El amor modifica el cerebroUn estudio presentado recientemente en la reunión anual de la Sociedad para las Neurociencias, celebrada en Nueva Orleans (Estados Unidos), asegura que el amor provoca cambios en la materia gris. Las imágenes cerebrales tomadas a 17 estudiantes, que dijeron estar verdaderamente enamorados, demuestran que este sentimiento incide sobre el cerebro.  Mediante el uso de la resonancia magnética, los autores del estudio, liderado por Andreas Bartels, neurólogo inglés del University College de Londres (Reino Unido), midieron la actividad cerebral de estas personas y comprobaron a través de cuestionarios y pruebas psicotécnicas que realmente el cerebro se alteraba cuando se piensa en "el amor de la vida.".  Para comprobarlo se realizaron varias técnicas. Con un escáner midieron las emociones que experimentaban cada uno de estos jóvenes al contemplar la fotografía de la persona amada y referirse a los aspectos que los unían, y las compararon con lo que sentían frente a fotografías de amigos o de personas que no conocían en absoluto.  Según la investigación entre 6 y 20 partes diferentes del cerebro se mostraron activas durante el proceso. El flujo sanguíneo aumentó, y cuatro zonas ubicadas en la sustancia gris (parte del encéfalo compuesto principalmente por los cuerpos celulares de las neuronas)fueron las más afectadas. Estas cuatro áreas cerebrales están muy próximas a las zonas relacionadas con la atracción sexual.  Las imágenes cerebrales también demostraron que durante el experimento con la fotografía del ser amado disminuía notablemente la actividad de otras partes del cerebro relacionadas con la depresión y el desánimo.  Según Bartels, autor del resultado, hasta el momento, la imagen cerebral solo se había utilizado para evaluar las emociones y los sentimientos negativos. "Hay cientos de estudios sobre el miedo, la tristeza, el disgusto, el mal humor, el odio o la agresividad. Pero ninguna investigación excepto esta, ha evaluado científicamente los efectos del amor". Pero no todos confían en los resultados del estudio. En opinión de Marcus Raichle, neurocientífico de la Universidad de Washington (Estados Unidos), "las imágenes son muy claras, pero los sentimientos no. Aún queda por determinar las implicaciones del hallazgo y el significado del porqué se activan estas zonas cerebrales y no otras". Accidentes del amor Por Aracelys Bedevia SantoyoEl pene, aunque no tiene huesos, puede "fracturarse" por diversas razones.  Todo en la vida es arte. ¡Hasta hacer el coito! Realizarlo descontroladamente, cambiando de posición de forma brusca o forzando la penetración, puede ocasionar "fractura" de pene, traumatismo urológico mucho más frecuente de lo que algunos piensan.  Este accidente, conocido fuera del ámbito científico como "fractura", no es más que la ruptura de una de las capas que recubre los cuerpos cavernosos del pene. Ocurre solo cuando está en erección y puede dar origen a una disfunción sexual eréctil, explica a JR el doctor Hector Peña, jefe del Servicio de Urología del hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeiras.  Por lo general se produce cerca de la raíz del pene o en la parte del tercio medio. Los afectados sienten un dolor muy grande en ese momento, acompañado de una tumefacción, o sea, un aumento de volumen en la zona dañada. El pene cambia de color (del rojizo al violáceo), se deforma, debido a que empieza a acumular sangre entre las paredes que lo componen, aparece un hematoma y pierde la erección.  Pese a ello, no todos los que viven este episodio acuden de inmediato al médico. La mayoría tarda varios días y hasta semanas en solicitar la ayuda de un especialista.  "Se trata de una urgencia urológica en la que el afectado debe ser operado inmediatamente, pues la demora aumenta las probabilidades de que la fibrosis se consolide y provoque secuelas mayores", señala Peña.  Por tanto, agrega, la evolución no va a ser igual que cuando se opera en las primeras horas y el hematoma no se ha fortalecido.  "El diagnóstico clínico puede ser confirmado con un ultrasonido. Si existe duda se hace una cavernografía (una placa después de haber inyectado yodo dentro del cuerpo cavernoso)", explica el doctor Ulises Silveira, miembro también del Servicio de Urología del hospital Hermanos Ameijeiras.  "El paciente tiene que ser llevado al salón para drenarle la sangre acumulada y reparar después la ruptura del cuerpo cavernoso. Consiste en eliminar el tejido en mal estado, y coser con nudos externos y puntos separados. También llega a ocasionar la ruptura del conducto por donde sale la orina, que debe ser reparado. Esto conlleva una mejoría en la evolución, pero las secuelas quedan en una gran cantidad de casos. El traumatismo produce una curvatura peneana y una disfunción sexual eréctil orgánica", puntualiza Silveira.  Después de la operación, el enfermo se recupera en unas semanas con analgésicos, antinflamatorios y antibióticos. Estos últimos deben suministrarse, además, antes y durante la intervención quirúrgica para evitar complicaciones por infecciones.  El hecho de que ocurra solo cuando el pene está erecto se debe a que en ese estado disminuye el grosor de la capa que recubre los cuerpos cavernosos. "Se torna muy delgada, por tanto, aumenta la probabilidad de que se rompa.".  Lo infrecuente no es que aparezca el trauma, sino que el individuo asista a un especialista. Asegura Peña que al hospital Ameijeiras llegan anualmente de dos a tres hombres con ruptura de los cuerpos cavernosos del pene, lesión que no se detecta con más frecuencia porque el afectado demora mucho en ver al urólogo. El dolor se alivia, desaparece, al igual que se reabsorve el hematoma; por tanto, el paciente no acude al médico y comienza a padecer de impotencia.".  ¿Sabías que...?Pese a que muchos lo niegan, la mayoría de las personas sienten celos en algún momento de sus vidas.  Para algunos, los celos denotan inseguridad o falta de autoestima. Sin embargo, David Buss, profesor de Psicología en la Universidad de Texas, reivindica este sentimiento y plantea que surgen de una necesidad evolutiva.  Tal hipótesis es el corazón de su reciente libro The Dangerous Passion: Why Jealousy is as Necessary as Love and Sex (Pasión peligrosa: por qué los celos son tan necesarios como el amor y el sexo), todo un best seller en Estados Unidos y Gran Bretaña. Luego de estudiar el tema por diez años, el autor de este material asegura que los celos son "una adaptación, una solución evolucionada al problema recurrente de la supervivencia y la reproducción".  "Cumplen varias funciones importantes. Pueden indicar amor. Si un miembro de la pareja no siente celos en absoluto, el otro interpreta que no está enamorado. También muestran hasta qué punto una persona está comprometida con la pareja. Pueden encender la pasión sexual y hacer que el otro se sienta valorado y atractivo.".  En cuanto a la parte negativa de este sentimiento el especialista destaca que son la principal causa de violencia contra la pareja debido a que constituyen una emoción extremadamente compleja, peligrosa y volátil.  "Si la persona celosa tiene delirios, como por ejemplo creer que su pareja mantiene relaciones sexuales con otro, cuando en la realidad es totalmente fiel, se vuelve patológico.".  Por otra parte, es frecuente que los celosos acierten en sus sospechas. A muchos se les diagnostican celos patológicos y después se descubre que tienen parejas que en realidad les han sido infieles.  Tanto la mujer como el hombre son celosos, pero lo demuestran de forma distinta. Los celos de este último son provocados por observaciones o sospechas que lo llevan a pensar que su pareja se siente atraída o tiene sexo con otro. También son más propensos a responder violentamente y les resulta difícil perdonar a su pareja si descubre que tuvo relaciones sexuales con otro. Las mujeres, en cambio, tienden a redoblar sus esfuerzos para ser más atractivas a los ojos de sus parejas y en algunos casos perdonan la infidelidad.  "Los celos también tienen que ver con la procreación en el sentido de que mantienen a la pareja unida y aseguran la confianza del hombre en cuanto a la paternidad. Es decir, que él, y no otro hombre, es el verdadero padre", concluye. (Tomado de Salutia)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.