Analizan situación actual y perspectivas de la Salud Pública cubana

Autor:

Dora Pérez Sáez

Este miércoles la Mesa Redonda Informativa abordó esta temática, con la participación de importantes funcionarios del MINSAP

La salud cubana mantuvo sus indicadores en los años más duros del período especial, incluso, algunos mejoraron, lo cual indica que es posible brindarle al pueblo servicios de calidad, a pesar de las carencias materiales y las deficiencias en la organización de la asistencia médica.

Si en 1993 la esperanza de vida era de 74,7 años, en 2006 era de 77 años. El riesgo de morir por enfermedades infecciosas bajó de 14,3 por cada 100 000 personas, a 7,3 por igual número de habitantes. El bajo peso al nacer descendió de 9 a 5,4 por cada 100 nacidos vivos.

Lo anterior trascendió este miércoles en la Mesa Redonda Informativa sobre La situación actual y perspectivas de la Salud Pública cubana, la cual contó con la presencia de su titular, el doctor José Ramón Balaguer Cabrera. En ella se abordaron el impacto del período especial, las inversiones, el rediseño de la atención médica y las insatisfacciones que aún subsisten en el sector.

Balaguer reconoció la necesidad de que con frecuencia el ministerio informe a la población de los temas de salud, en la Mesa Redonda, y afirmó la disposición de seguir luchando por la vida y vencer con las orientaciones del Comandante en Jefe Fidel Castro.

En el espacio televisivo se reconoció que en la década de los noventa proliferaron manifestaciones de indisciplina, descontrol de los recursos, falta de medicamentos e insumos y deterioro de las instalaciones.

«A pesar de la crítica situación que enfrentamos, ninguna institución de salud se cerró, y ninguno de sus trabajadores quedó sin empleo. Y gracias a su alta capacitación técnica y profesional, y a su voluntad y espíritu de lucha, hoy podemos ostentar los resultados que tenemos», recordó María del Carmen Rodríguez, secretaria general del Sindicato de Trabajadores de la Salud.

En muchos centros médicos —abundó— se cocinaba con leña, y la ropa se lavaba manualmente y se secaba al sol. La alimentación de los trabajadores y el transporte —problemas aún no resueltos— golpearon mucho, y era común ver a intensivistas y cirujanos ir en bicicleta a sus trabajos.

Hoy, superada la etapa de mayor crisis, la situación es otra. La escasez de medicamentos ha sido superada, pues si 428 renglones estaban en falta en 1994, este año la cifra es de 11. Y si para paliar la crisis se acudió a la medicina natural y tradicional, hoy se ha demostrado la validez de esta técnica, en todos estos años se han atendido por esta vía 18 286 700 personas.

¿Cómo es la salud del pueblo cubano hoy? A esta pregunta respondió el viceministro Joaquín García Salabarría, quien afirmó que en Cuba la salud de las personas tiene un comportamiento homogéneo.

«No hay diferencias entre el negro y el blanco, entre el hombre que vive en el campo y la ciudad, entre el trabajador manual y el intelectual. Esto es la consecuencia de vivir en un sistema político basado en la equidad y la justicia social».

El funcionario expresó que en el mundo, por cada 1 000 nacimientos que se producen, 52 niños mueren en el primer año de vida. En Cuba esta cifra es de cinco.

A los recién nacidos niños se les hacen pruebas para buscar la existencia de seis enfermedades crónicas.

Cada gestante recibe un promedio de 17 consultas médicas, y no menos de 30 exámenes de diagnóstico para asegurar un embarazo saludable y evitar enfermedades como el sida, hepatitis B, entre otras.

Equipos de la más alta tecnología son instalados en la red de salud cubana. Foto: Franklin Reyes Las personas mayores de 65 años también viven más. El año pasado, 2 802 personas menos murieron en comparación con el año 2005. En esta situación juegan un rol determinante los 471 equipos de atención al anciano que laboran en los policlínicos, así como los 14 959 círculos de abuelos, donde participan más de 150 000 adultos mayores.

También se garantiza el tratamiento más avanzado a todos los pacientes de sida y tuberculosis, precisó el Viceministro.

En relación con los policlínicos, se informó que una de cada seis consultas de urgencias, se hacen en estas unidades.

«La red de cardiología comienza a dar frutos. En 2006, 1 281 personas menos fallecieron por enfermedades del corazón. Y en la red de terapias intensivas municipales, con 121 centros, se han atendido desde 2004 más de 103 000 pacientes, con urgencias muy complejas».

Anverso Y Reverso De Las Inversiones

La infraestructura, la renovación tecnológica y la formación de recursos humanos son el plato fuerte del proceso inversionista que se realiza en el sector, tras la reunión que en el año 2002 sostuvieron los principales cuadros con el Comandante en Jefe Fidel Castro, ocasión en que se analizaron los problemas que afectaban el sistema de salud cubano, sobre todo el deterioro de instituciones, la falta de tecnología y la preparación del personal.

La viceministra Marcia Cobas señaló que las obras comenzaron con los policlínicos, de los cuales se concluyeron 233. Se terminaron también 454 salas de rehabilitación integral, se repararon totalmente cinco hospitales y se construyeron 24 salas de hemodiálisis y 93 talleres y ópticas.

«Se le dio prioridad a los policlínicos porque ellos son la base del sistema, y atienden la mayor cantidad de población. Responden a los principales problemas de salud y además tienen la misión de ser una universidad.

«Hoy, 111 municipios tienen al menos un policlínico totalmente reparado. Todos se van a restaurar. La inmensa mayoría cuenta con el servicio de estomatología nuevo, y ha habido una importante renovación tecnológica de sus equipos para garantizar el mantenimiento».

La rehabilitación de estas instalaciones no ha concluido. Según la funcionaria, el hecho de comenzar todas las obras a la vez, no permitió organizar el proceso y buscar a las personas con preparación para dirigirlo.

«Nos planteamos racionalizar, con un concepto lógico, buscando el ahorro, la eficiencia, y multiplicar los servicios. Eso nos permitió aprovechar mejor el espacio y los recursos. Está demostrado que se puede lograr el confort buscando la racionalidad».

Tecnología médica y humana

Más de 24 000 equipos nuevos ha puesto la Revolución en las diferentes instituciones de la salud. La población cuenta en sus policlínicos con 471 nuevos servicios de ultrasonido, 137 de endoscopía, 327 de rayos X, 247 de trombolisis y 128 laboratorios de alergia, detalló la doctora Marcia Cobas.

«Tenemos 313 servicios de optometría. En el año 2006 fueron atendidos 701 295 personas y hasta septiembre de este año, vamos por 770 000.

«Contamos con 483 servicios de electrocardiografía, dos electros por cada policlínico que vamos terminando, y con 493 laboratorios clínicos, los cuales han atendido a más de seis millones de personas este año».

Al decir de Roberto González, viceministro de Salud, no sería posible estar haciendo entre 15 y 20 servicios más en cada uno de los policlínicos sin personas que sepan acometerlos.

Cuba tiene además 186 689 estudiantes de pregrado de las especialidades de Medicina, Estomatología, Enfermería, Psicología de la Salud y Tecnologías de la Salud con 21 perfiles.

De ellos, una gran parte se forma en los policlínicos. Esta nueva modalidad, cerca de donde viven, aprendiendo de la educación en el trabajo, con un profesor al lado, relacionándose con la familia, con la prevención y con las enfermedades desde el inicio de la carrera, consolida su formación científico-técnica y de valores humanos y éticos.

En el 2008 se graduarán 22 363 profesionales de la salud, de ellos, 3 000 de Medicina.

Hacer bien las cosas

A pesar de estos logros indiscutibles, son varias las insatisfacciones que aún tiene la población en relación con el sistema de salud cubano, explicó Joaquín González.

«La primera es con el servicio de óptica, en el que este año se han entregado 1 198 988 espejuelos, medio millón por encima de lo que se entregó en 1998. Pero aún no cubrimos la demanda. Además, ha existido demora en la entrega.

«Un programa de desarrollo prevé la solución de estos problemas a corto y mediano plazos».

Las otras quejas se refieren a los servicios estomatológicos. Hoy el país está inmerso en un proceso inversionista que permitirá duplicar sus capacidades, pero hay un conjunto de factores subjetivos que influyen en la calidad.

«No hemos alcanzado, al terminar el año 2007, la producción de prótesis dentales que teníamos en el año 1989. Creemos que en 2008 podremos alcanzar esa cifra, rebasarla y empezar a crecer en la satisfacción de esta necesidad.

«Tampoco ha funcionado adecuadamente la reorganización que dimos al trabajo de los consultorios médicos para suplir la salida de aquellos que fueron a cumplir misiones internacionalistas.

«No se ha garantizado la permanencia del médico y la enfermera en los consultorios como se había prometido. Hay reservas, posibilidades y garantías de que van a ser resueltos».

González reconoció que existen manifestaciones de indisciplina, mala comunicación, problemas de exigencia, control y malas actitudes, que han motivado críticas por parte de la población.

«Llamamos a nuestro pueblo, en especial a nuestros trabajadores, a combatir cualquier elemento de indisciplina y de desorganización, que nos indique la venta de servicios y hechos de corrupción».

Por último, el Viceministro expresó que entre las proyecciones del sistema para revertir estas situaciones están, entre otras, perfeccionar la labor del policlínico, alrededor del cual debe organizarse el trabajo de las restantes instituciones del sistema.

«Desarrollaremos la pesquisa activa como método superior para la búsqueda de los principales problemas. Estamos trabajando para organizar de forma sistemática el chequeo médico de las familias cubanas como parte del trabajo natural del policlínico.

«Se realiza también un serio proceso de reorganización de los consultorios. En el año 2008, se va a garantizar, en alrededor de 8 000 unidades, la atención médica y de enfermería de forma estable».

Nada es imposible

«Cuando una persona llega a un servicio de salud y no es adecuadamente conducida a resolver su problema, y tiene que recurrir a un amigo, un familiar o conocido, el sistema de salud no está funcionando», afirmó Joaquín García, en los finales de la Mesa Redonda Informativa.

Cuando un familiar no recibe una adecuada información acerca de una persona que está en terapia intensiva o en un salón de operaciones, se generan insatisfacciones que son justas y que debemos atender.

Cuando no se garantiza el cumplimiento del horario en que debe estar el médico en la consulta, el enfermero en la sala o el cirujano en el salón, estamos maltratando a la población, abundó.

«Cuando no hay higiene, cuando los pacientes tienen que llevar sábana y toallas, ahí hay un problema administrativo, de falta de exigencia, y una inadecuada organización para garantizar los abastecimientos.

«Cuando un médico remite a un paciente a que busque un medicamento, o a que gestione la realización de un examen, está cometiendo una grave indisciplina y una falta de ética», precisó.

«El sistema de salud tiene la responsabilidad institucional de resolver todas las necesidades de ese paciente. Tenemos procedimientos para garantizar eso. Nuestro sector está preparado para no dejar en estado de indefensión a nuestro pueblo».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.