El Año de la Rana

Ante el peligro de extinción de los anfibios, organizaciones ecologistas han decidido dedicar el 2008 a la protección de estas especies Ciencia joven cubana Investigaciones más destacadas en Cuba durante el 2007 Premios jóvenes del CITMA Premio Nacional Anual para jóvenes investigadores 2007 Premio Nacional Anual para jóvenes tecnólogos 2007 Más de 300 pacientes con hidronefrosis han sido operados con éxito Cursor del 2008 Probeta

Autor:

Juventud Rebelde

Más de la mitad de las casi 6 000 especies de anfibios —ranas, sapos, salamandras y otros— está en peligro de extinción, ya sea por la pérdida de sus hábitats, o por enfermedades incurables. Es un fenómeno tan complejo que incluso se analiza la posibilidad de criar especies en cautiverio.

Organizaciones ecologistas como la Unión Mundial para la Conservación, la Asociación Mundial de Zoológicos y Acuarios y otras declararon el Año de la Rana ante la dramática disminución de la población de anfibios y la desaparición de especies por completo en algunas áreas del mundo.

La principal amenaza, además de la destrucción de sus hábitats, es la infección de un hongo llamado Batrachochytrium dendrobatidis, que se está propagando rápidamente entre las especies y para el que no hay cura.

Este hongo crece en la piel de las ranas, a través de la cual estas respiran, y las ataca, alterando su equilibrio hídrico y causándoles asfixia y muerte.

Según la organización ecologista Conservación Internacional, de las 5 700 especies de anfibios del planeta, entre el 30 y 50 por ciento se encuentran amenazadas, y en los últimos 20 años se han extinguido 168.

El estudio, elaborado por un equipo de más de 500 científicos de unos 60 países, advirtió que ranas, sapos, salamandras y otros anfibios se están extinguiendo con tasas mil veces más altas que lo normal.

Los autores del trabajo explican que 1 856 especies de anfibios están «globalmente amenazadas»; otras 2 468 especies están en recesión, otras 435 presentan un rápido declive.

Otras 113 especies no han sido reportadas en estado salvaje en años recientes y se considera que también pueden estar extintas. Frente a esto, menos del uno por ciento está en crecimiento y solo el 27 por ciento de las poblaciones se encuentran estables.

Estos números indican que, paradójicamente, la extinción de los anfibios es mucho más alarmante que la de aves o la de mamíferos.

El mayor número de extinciones se da en América Latina, específicamente en el Caribe, donde más del 80 por ciento de los anfibios están amenazados en República Dominicana, Cuba y Jamaica, mientras que Haití tiene el porcentaje más alto, con el 92 por ciento de sus especies en peligro de extinción.

La fauna de anfibios de Cuba cuenta con aproximadamente 62 especies, divididas en cuatro familias.

Entre los anfibios cubanos hay verdaderas joyas, como el majá de Santa María o la ranita de Monte Iberia (Eleutherodactylus iberia), especie cubana conocida por ser uno de los cuadrúpedos terrestres de talla más reducida del mundo, ya que su tamaño varía entre 9 y 10,5 mm, inferior a la de otra especie cubana que hasta hace muy poco tenía el récord, la ranita pigmea (Eleutherodactylus limbatus).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.