Declaración de los jóvenes cubanos

Autor:

Juventud Rebelde

La juventud ratificó su apoyo incondicional a Fidel Castro y el compromiso de defender sin descanso los principios y la obra de la Revolución

Han transcurrido 50 años de que nuestro querido Fidel fuera confirmado oficialmente como Comandante en Jefe y Secretario General del Movimiento 26 de Julio. El hecho, de especial trascendencia para la Revolución, ocurrió a casi dos meses de que hubiesen nacido el II y III Frente Oriental, para los cuales fueron designados como sus jefes los jóvenes rebeldes Raúl y Almeida.

Para un ejército naciente, una fuerza conformada por valientes soñadores que estaban dispuestos a pagar incluso con sus preciosas vidas el anhelo de tener un país libre, aquellas constituyeron decisiones cardinales.

A medio siglo de esos momentos fundacionales, los jóvenes cubanos de hoy miramos con orgullo todo lo que se ha vivido desde aquellas horas hasta el presente. No tuvimos el honor de ser protagonistas de esas epopeyas, pero tenemos la inmensa responsabilidad de continuar el legado de aquellos hombres, gracias a los cuales nacimos en un país independiente, en el cual pueden palparse realidades de justicia que durante siglos habían sido solo sueños.

Habitamos un mundo cada día más complejo, puesto al borde de los peligros más abismales por la irracionalidad del imperio. Ese es el contexto en el cual las nuevas generaciones de esta Isla estamos comprometidas a seguir forjando sueños y a esforzarnos para que estos se conviertan en realidades. En las actuales circunstancias, de nuestra convicción de revolucionarios nace el deber de prepararnos sin descanso para defender con ideas y argumentos claros, profundos, los principios de la Revolución.

Los jóvenes cubanos estamos sometidos a un implacable bombardeo de calumnias que el enemigo fabrica para disminuirnos, desalentarnos, confundirnos. Es una guerra a muerte, sin cuartel, que se nos hace por haber cometido el «pecado» de querer ser libres, por querer mover los hilos de nuestras propias existencias. Es una política genocida, a pesar de la cual, por no haber perdido nunca la brújula de nuestros principios, emprendemos todas las mañanas la lucha por la vida y por la felicidad, siempre leales a las mejores tradiciones de las generaciones precursoras y dispuestos a cumplir con cada tarea que nos sea asignada.

Hoy queremos patentizar nuestro apoyo incondicional a nuestro Fidel, Eterno Joven Rebelde, quien desde aquel histórico momento ha sido y seguirá siendo nuestro invicto Comandante en Jefe, responsabilidad que es mucho más que un nombramiento oficial, pues simboliza la unidad, la fuerza de las ideas y la justicia; simboliza que él es y será guía, inspiración y ejemplo.

Nosotros seguiremos reviviendo la historia patria. Continuaremos alimentándonos de esa fuente esencial y viva para fortalecer la preparación política e ideológica de nuestros niños, adolescentes y de toda nuestra juventud.

Nada detendrá a este ejército de jóvenes en la colosal batalla por la dignidad de todo un pueblo. No importa cuán difíciles sean las tareas que debamos llevar adelante. Nada habrá imposible para los que luchan con decoro, para los que como sus padres —que subieron a las montañas movidos por sueños enormes— están dispuestos a dar hasta el último aliento por defender una idea justa, para hacer posible que perviva y siga fresca, triunfante, la Revolución.

¡Viva Fidel!

¡Viva Raúl!

¡Viva Cuba libre!

¡Patria o Muerte!

¡Venceremos!

Buró Nacional de la UJC

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.