Escudo de acero en la llanura de El Mayor

En el ejercicio de tiro de tanque ante un supuesto ataque, los combatientes batieron los objetivos enemigos

Autor:

Juventud Rebelde

Foto: Orlando Durán Hernández CAMAGÜEY.— El aire del amanecer en la explanada camagüeyana batía la polvareda, aún caliente, del día anterior. Cientos de hombres dormían y otros de guardia esperaban la salida del Sol, cuando la ensordecedora señal de sirena puso en disposición combativa a las unidades de la reserva y a las tropas regulares de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

Los combatientes recogen el equipamiento de campaña y en instantes se trasladan hacia la región de desconcentración. Alistan la técnica y la emplazan para el combate, ocupando posiciones ventajosas en la llanura.

El trabajo de cohesión se fortalece en la dotación de cada tanque, y la preparación de su personal determina el éxito de una misión para la que hace muchos años se han convertido en escudo de hierro en la tierra de El Mayor.

Así comenzó el ejercicio de tiro de tanque ante un supuesto ataque, en el que los combatientes batieron los objetivos enemigos.

«Aquí los hombres mantienen sus convicciones de victoria, tanto en la mente como en el corazón, pues el momento así lo requiere para derrotar a un enemigo que nunca podrá quitarnos el sueño», comenta el capitán Ramón Mani Simón, quien junto a la mayoría de sus compatriotas defiende este territorio en las tropas del Señor Ejército.

Para los más jóvenes, como Jorge Cardoso, Abel Ramírez, Alebeys Coronel y José Carlos, la experiencia de enfrentamiento contra el supuesto enemigo en este ejercicio ha demostrado con cuánto coraje cuenta el soldado cubano.

«La verdad es que no hay margen para la lentitud; quien se entrena bien y cotidianamente adquiere una destreza que lo hace dueño del combate, por poderoso que sea el adversario», comenta José Carlos, mientras sus compañeros emplazaban la técnica.

«Estamos fogueados», definió Alebeys, cuyo sentir es el del resto de los tanquistas, quienes también precisaron que el ejercicio de tiro es la continuidad de intensas jornadas de entrenamiento, previas a las misiones en el Ejercicio Moncada.

Las fuertes detonaciones dan continuidad a la maniobra de los blindados camagüeyanos, que alertan una vez más que este territorio continuará como un escudo de acero si algún equivocado intenta cambiar el rumbo escogido por los cubanos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.