Vivienda, problema crucial para los cubanos

Autor:

Marianela Martín González

Los ministros cubanos de la Construcción e Industria Ligera debatieron junto a parlamentarios temas de alta sensibilidad para la población, inherentes a la gestión de los organismos que dirigen

Como el problema más duro del país relacionado con la población calificó Carlos Lage Dávila, secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, la problemática de la construcción y rehabilitación de viviendas y otras obras sociales, incluidas algunas de la Batalla de Ideas.

En un intercambio sostenido en sesión plenaria este miércoles entre los diputados con Fidel Figueroa de la Paz, ministro de la Construcción, Lage reconoció que, aunque los planes constructivos y rehabilitadores son superiores a los que precedieron el período especial, todavía no solucionan la demanda de viviendas acumulada durante más de dos décadas, en las que el país se ha enfrentado a la tendencia alcista de los precios de las materias primas y el petróleo, en medio de las trabas impuestas por el bloqueo del gobierno estadounidense.

El también miembro del Buró Político precisó que los impactos de estos programas serán más efectivos en la medida en que la organización y disciplina tecnológica se apliquen de manera sistémica, y las inversiones aprobadas para el Ministerio de la Construcción (MICONS) se ejecuten en el plazo previsto.

Ante la preocupación de los diputados por el desvío de recursos en las obras constructivas, el titular del MICONS explicó que a pesar de que las auditorías que arrojan deficiencias han disminuido en el sector con relación a años anteriores, hay que multiplicar la fiscalización y el control, principalmente en las obras, que es donde ocurren los robos de materiales. Consideró que, «aunque el MICONS es el mayor responsable de velar por todo lo que se mueve en nuestras obras, las mismas pertenecen a los 11 millones de cubanos».

Con relación a este problema Lage señaló que la mayoría de las construcciones que se ejecutan están enclavadas en los barrios, donde existen los factores que deben vigilar para que no prolifere el delito. Insistió en que no deben sacarse de las obras a los constructores para realizar otras, y que los jefes tienen que permanecer en estas para controlar la productividad y evitar el robo de recursos.

Ante la preocupación de los diputados por la calidad de las construcciones, Fidel Figueroa reconoció la falta de exigencia de quienes deben velar porque diariamente se cumpla con la disciplina tecnológica a pie de obra. Sostuvo que los inversionistas tienen la responsabilidad de fiscalizar y controlar los recursos, para que estos no se dilapiden; y esa ocupación nace desde la concepción de la propia idea o fase de preparación.

Se impone multiplicar la fiscalización y el control, principalmente en las obras, donde ocurren los robos de materiales. Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/AIN Las transformaciones tecnológicas en la poligrafía recibirán un impulso a partir de un convenio recientemente suscrito por el Ministerio de la Industria Ligera en los marcos del ALBA. Foto: Roberto Suárez Consideró que aunque en el sistema de normalización del MICONS funcionan más de 16 comités, eso no basta. Hace falta modernizar los laboratorios y que los especialistas cuenten con los medios necesarios para poder comprobar la calidad de los procesos.

La superación de los operarios para eliminar la chapucería fue señalada por el titular del ramo como una de las prioridades. El propio Ministerio, según dijo, ha asumido la homologación de algunos oficios, y exigirá por la calificación para ocupar plazas. Asimismo, tiene previsto, en septiembre próximo, la apertura de una escuela en Villa Clara para formar capataces de obras.

Lage apuntó que en ocasiones hay insumos que provienen de la industria de materiales de la construcción sin la calidad requerida. Ante esta situación propuso insistir en lo cualitativo y no en la cantidad, y no producir lo que no tenga aceptación.

Luego de encomiarse la experiencia de los matanceros, sustentada en la concentración de los recursos y la concepción de una estrategia viable, para resolver problemas constructivos y de urbanización en zonas insalubres de esta región, se informó que en 2009 los planes de la vivienda se concebirán desde los municipios.

Para definir las tipologías de los inmuebles, se tendrá en cuenta la tecnología y la idiosincrasia de las localidades, según explicó Figueroa, para que sean más objetivos los programas y, como dijera el diputado Pedro José Astraín, para que lo que se edifique lleve un sello distintivo.

Astraín y otros parlamentarios insistieron en el desarrollo de las industrias locales de materiales para la construcción, pues todo no puede proceder de la gran industria, cuya lejanía en ocasiones impide la llegada a tiempo de los recursos y los encarece. Propusieron recuperar las bloqueras y los talleres para producir tejas y ladrillos.

En 2007 se invirtieron 2,8 millones de pesos para desarrollar las industrias locales de materiales y este año se ejecutan 3,2 millones. Según Lage, se podrá avanzar mucho más en esa alternativa que ha marchado lentamente y tiene potencialidades productivas.

Los incumplimientos con las fechas de entrega de las obras y el comienzo de varias a la vez sin capacidades constructivas para ejecutarlas, fueron señaladas por los diputados como entuertos que provocan desconfianza en la población.

Otto Rivero Torres, vicepresidente del Consejo de Ministros, al analizar las causas que motivan estas deficiencias, calificó el proceso inversionista de muy complejo, el cual no solo recae en el MICONS y precisa de un mayor protagonismo de los inversionistas.

La venta en divisa de cementos y áridos a la población, próximamente, fue anunciada por Fidel Figueroa como una medida que permitirá que esta acometa labores de rehabilitación que ahora se hacen con materiales que se desvían de las obras estatales.

Disminuir importaciones

En el encuentro sostenido en la propia jornada de ayer entre José Hernández, ministro de la Industria Ligera (MINIL), con los representantes del pueblo en el Parlamento, se realizó un balance del sector y se anunciaron las perspectivas de aumentar las producciones para el mercado nacional y disminuir las importaciones.

El 70 por ciento de las ventas del MINIL el año pasado, según se informó, tuvieron como destino el encargo estatal, principalmente para cubrir la canasta básica. El 17 por ciento se dirigió a la cadena comercial TRD, y solo un uno por ciento se encaminó a la exportación.

Este año, además de crecer en 60 millones de pesos al producir por concepto de venta 789 millones, como aspiran, se proponen sellar las deudas financieras, y potenciar la industria nacional al concretar un convenio del ALBA firmado recientemente con el MINIL.

«La producción de gasa quirúrgica, ampliar las capacidades de producción de toallas, sábanas y desarrollar la poligrafía, serán algunas de la prioridades que impulsaremos con las facilidades del convenio», señaló el Ministro de la Ligera, quien anunció mejorías para la industria local, que emplea gran parte del potencial de los discapacitados.

Inquietudes de los diputados por la canastilla conllevaron al debate sobre la prioridad que exige atender los nacimientos en la Isla, pues no pocas veces después del alumbramiento es que se les garantiza a los niños muchos de los artículos necesarios.

El titular del ramo dijo que se invierten tres millones de pesos para cubrir lo asignado actualmente para la canastilla y que aumentar los renglones que se demandan, implicaría un desembolso de más de cuatro millones de pesos.

Al referirse al uniforme escolar, dijo que se visitaron las provincias, y se analizaron los rangos necesarios de tallas en coordinación con el MINCIN y Educación, y que se tiene respuesta para si se presentara algún problema puntual.

«Hay un estudio terminado de cómo producir la ropa de trabajo, pero no podemos hacerlo; las capacidades productivas están deprimidas, y la demanda actual de tres millones de piezas es imposible lograrla», aseguró ante la preocupación de los diputados por este tipo de prenda de vestir.

El funcionario anunció que entre los planes del sector está la recuperación de la industria del calzado, y que este año se produjeron prototipos para la población del Plan Turquino.

El vicetitular del ramo, Ángel Gárate, mencionó la lucha contra las ilegalidades y el delito como uno de los retos del MINIL y dijo que los hechos delictivos han disminuido.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.