El huracán Ike azotará directamente el oriente de Cuba

Convertido en un poderoso huracán categoría cuatro en la escala Saffir-Simpson de un máximo de cinco, el huracán Ike ya comenzó a hacerse sentir en el oriente de Cuba, después de azotar con gran impacto a varias islas del Caribe Imágenes de los estragos del huracán Ike en territorio cubano Vea la cobertura completa sobre Ike

Autor:

Juventud Rebelde

Ike es un peligroso huracán que podría afectar directamente desde la tarde de este domingo la costa norte oriental de Cuba, entre las provincias de Guantánamo y hasta Camagüey.Por esa razón, el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil decretó desde las nueve de la mañana de este domingo la fase de Alarma Ciclónica para las provincias de Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma, Las Tunas, Holguín y Camagüey.Así mismo se decidió establecer la fase de Alarma Ciclónica en los territorios de Ciego de Ávila, Sancti Spíritus, Villa Clara, Cienfuegos y Matanzas.Ike, según informaciones del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, afecta desde esta mañana de domingo la región oriental de Cuba con vientos que pueden alcanzar velocidades entre 45 y 60 kilómetros por hora, principalmente en zonas de la costa norte.La Defensa Civil ha insistido en que las personas se refugien en casas e instalaciones de mampostería, ante la fuerza de Ike, que mantiene vientos máximos sostenidos de 215 kilómetros por hora, con rachas superiores.El huracán tenía esta mañana una presión mínima central medida por un avión de reconocimiento de 948 hectoPascal, por lo que continúa siendo un extremadamente peligroso huracán categoría cuatro de la escala Saffir-Simpson de un máximo de cinco.Actualmente se sitúa apenas a unos 200 kilómetros de Punta de Maisí y a unos 300 al Este de Punta Lucrecia, Holguín.Ike se desplaza con rumbo entre el Oeste y el Oestesuroeste con una velocidad de traslación de unos 24 kilómetros por hora.Se pronostica que en las próximas 12 a 24 horas, se moverá con igual rumbo, pudiendo ganar algo más en intensidad, manteniéndose como un intenso huracán categoría 4.Esta situación hará que el clima empeore en la región oriental de Cuba desde el final de la tarde, el anochecer y durante la noche, hasta alcanzar los vientos fuerza de huracán en la zona norte oriental, desde Holguín y Guantánamo hasta Las Tunas y Camagüey.Ya se suspendió toda la navegación costera en estos territorios, así como la transportación por tierra, circulando solo lo necesario, y específicamente en caso de emergencia.También se evacuaron hacia sus casas los estudiantes que se encontraban en centros internos, se suspendieron las labores escolares y la entrada de los alumnos a sus escuelas en todo el país.En los polos turísticos de Holguín y Baracoa se trasladaron hacia lugares seguros los turistas que se encontraban en las diferentes instalaciones, y se evacuó a los campistas.En horas de la mañana de este domingo desde la estación meteorológica de Maisí, la más oriental de Cuba, se reportaban ya las primeras elevaciones del mar y el deterioro paulatino de las condiciones del tiempo.En Guantánamo, provincia en la cual se ubica el municipio de Maisí, todos los territorios adoptaron medidas de evacuación del personal que vive en casas con peligro de derrumbe, en zonas costeras o con peligros de inundaciones por las crecidas de los ríos.Especial atención se tenía en el municipio de Baracoa, con 27 ríos y riachuelos, el cual es muy sensible a las crecidas y a las penetraciones del mar.Aunque la región oriental será la primera impactada por Ike, todos los modelos de pronósticos ubican su trayectoria desplazándose de este a oeste por gran parte de Cuba, por lo cual en todo el país se extreman las medidas de protección.Hace menos de diez días otro huracán de gran intensidad –el Gustav con categoría cuatro- devastó el municipio especial de la Isla de la Juventud y la provincia de Pinar del Río, afectando más de 100 000 viviendas, miles de hectáreas de cultivos y derribando cientos de postes eléctricos, telefónicos y torres de alta tensión.A pesar de que Gustav incluso pudiera haber implantado el triste récord de velocidad de viento, con una racha de 340 kilómetros por hora registrada en la estación meteorológica de Paso Real de San Diego, Pinar del Río, no ocasionó ninguna víctima humana ante la rápida actuación de las autoridades.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.