Se reanima el comercio y la gastronomía - Cuba

Se reanima el comercio y la gastronomía

Autor:

Juventud Rebelde

Poco a poco se buscan alternativas para paliar las dificultades dejadas en este sector por el paso de los huracanes

NUEVA GERONA.— Edduar Hanoi agradece los esfuerzos realizados en territorio pinero para garantizar la alimetación de la población.

«Al menos se garantiza lo básico. En cuanto al plato fuerte, la medida es racionar en casa», comentó a este reportero camino a su casa.

«La población pinera tuvo la posibilidad de comprar la cuota correspondiente al mes de septiembre en los últimos días de agosto previos al paso de Gustav por el territorio. Un día después, el Consejo de Defensa Municipal orientó la entrega de alimentos secos a todos los pobladores», informó José Redonet Rojas, jefe del subgrupo económico social de alimentos.

El paso arrasador de los huracanes dejó un saldo negativo en la economía y los servicios del municipio especial. Muchos perdieron, además de sus pertenencias y techos, las libretas de abastecimiento. No obstante, la máxima dirección del territorio indicó la entrega de la canasta básica a la totalidad de la población afectada, incluido un módulo de gas licuado de la reserva, con el fin de paliar la falta de fluido eléctrico para la cocción de los alimentos.

A familias como la de Juana García, que casi pierde hasta la vida por la corriente del río y cuyo caso se publicó en este diario, se les garantizó su dieta diaria.

Voluntad sin límites

«Nunca cerramos las bodegas. Estas permanecieron abiertas todo el tiempo y el pueblo tuvo la certeza de que su alimento estaba seguro, gracias a la ayuda inmediata del país», precisó el también vicepresidente del Consejo de la Administración, José Redonet Rojas.

El subgrupo económico de alimentos del Consejo de Defensa Municipal aplicó alternativas con las 41 bodegas que sufrieron afectaciones, las cuales ponían en peligro la seguridad de los productos, de modo que se reubicaron en casas de vecinos e instalaciones estatales cercanas.

«Reorientamos los servicios como medida preventiva hasta tanto se recuperen los locales, y se les informó de manera oportuna a los clientes la ubicación de los puntos de venta habilitados al efecto, donde podían tener acceso a los alimentos», aseguró Redonet Rojas.

Asimismo, las bodegas de las localidades rurales como La Caoba, La Demajagua, La Melvis, Los Colonos, Ciro Redondo y Valle Grande, esta última reparada hacía tres meses, se trasladaron hacia casas de vecinos o trabajadores de la entidad y consultorios médicos y farmacias. De manera temporal, la de la comunidad El Tronco activó el servicio en la sala de televisión. En Nueva Gerona se reorientaron hacia consultorios médicos y casas de vecinos.

Por otra parte se garantizó la alimentación a todos los damnificados a partir de alternativas del Consejo de Defensa Municipal a fin de elaborar, en la Cocina Central, hasta 15 000 raciones de almuerzo y comida diarias, situación que duró más de 25 días, incluyendo desayuno para niños y pacientes del Hospital Héroes del Baire.

«El ajetreo fue como nunca. No teníamos descanso porque el volumen a elaborar era enorme. Los trabajadores respondieron a la altura del momento y no se quedó nadie sin su dieta», comentó Francisco Savón, segundo al mando de ese centro de elaboración.

Reanimación de producciones

Los primeros en producir alimentos para la población fueron los del sistema de la industria alimentaria y el Combinado Lácteo Cristóbal Labra. Aún sin techo y en condiciones anormales, los trabajadores de estas empresas garantizaron, desde el primer día, la leche y el pan al pueblo.

El Combinado Lácteo inició la producción de yogur, polvo de frozen y leche de manera casi inmediata. «El Combinado Lácteo inició la producción de yogur, polvo de frozen y leche de manera casi inmediata, que se distribuyó en todos los puntos de la geografía pinera, rompiendo esquemas tradicionales de distribución; además de garantizar el yogur natural a las personas con dieta médica. También se elabora queso, pulpa de helado y se procesa la leche. Se espera que en la medida que aumenten los niveles de congelación, el pueblo pueda degustar el helado», informó Redonet.

El pan nuestro de cada día lo garantizan los trabajadores de la industria alimentaria, que tiene ya en activo 14 panaderías, además de la Cadena del pan, la cual estabilizó la elaboración en Nueva Gerona al recibir servicio eléctrico de la planta base.

De las 41 bodegas hay seis techadas, que recuperaron la vitalidad total, y el combinado cárnico inició la producción de jamonada, ahumados, picadillo y masa de croquetas para la gastronomía y la población.

La industria pesquera Pescaisla, una de las más afectadas, se recuperó en tiempo récord. La planta procesadora de pescado garantiza productos de calidad para la venta a la población del territorio.

La materia prima es la claria, procedente de la acuicultura, u otras de la cría extensiva, como la tenca y la carpa. En ese sentido, Ambrosio Ramos, director de Pescaisla, destacó la agilidad de sus trabajadores, quienes una vez pasado el ciclón iniciaron la producción con los insumos guardados en el frigorífico de la empresa.

«Las gustadas croquetas de pescado ya están a la venta. Hoy se producen cerca de 5 000 diarias debido a que el sistema de refrigeración de la planta procesadora no está recuperado totalmente. Las que hacemos se distribuyen y venden en el día, 4 000 en Nueva Gerona y 1 000 en La Fe», anunció.

Otra de las empresas que destaca por la agilidad con que reanimaron la producción fue la de Bebidas y Licores. A pesar de las difíciles condiciones de trabajo dejadas por el paso de los huracanes, los trabajadores produjeron, en pocos días, 117 819 litros de sirope para el consumo de la población, los cuales fueron ubicados en varios puntos habilitados por Comercio y Gastronomía, así como en bodegas, y de manera priorizada en centros de evacuación, escuelas y otras instituciones.

Hoy, la Isla de la Juventud se beneficia con los envíos de café, huevos y viandas, de las que, en la última semana, se recibieron 600 quintales a causa de las fuertes lluvias en el occidente del país.

Alternativas a tiempo

«El sector del Comercio y la Gastronomía en el Municipio Especial sufrió afectaciones en más del 50 por ciento de las instalaciones, con derrumbes totales o parciales, sobre todo en las que quedaron a merced del río Las Casas en su invasión a la ciudad», informó Yuri Santiesteban, subdirector de Gastronomía en la Isla de la Juventud.

Ese panorama desolador no detuvo a los hombres y mujeres del sector, que de inmediato habilitaron puntos de venta en diferentes lugares de la ciudad para garantizar al pueblo el completamiento de la dieta.

Inés Álvarez Guerra, directora del sectorial de Comercio, Gastronomía y Servicios, destacó la urgencia con que se enviaron los recursos necesarios a la rada pinera para solucionar los daños y perjuicios al sector.

«Seguimos trabajando para cumplir con los planes de reparación previstos antes del paso de los huracanes. Entre las prioridades destacan la red hotelera que presta servicios al turismo nacional, como Las Codornices y el hotel Bibijagua, este último de reciente inauguración, que albergan hoy a los trabajadores de otras provincias que arriban al territorio para ayudar en la recuperación», comentó.

En las reparaciones se incluyen las bodegas, cafeterías, talleres y los almacenes del sistema. Ya hoy muchas cafeterías están activadas y mantienen una oferta estable, en dependencia de los suministros. A su vez, la red de casas especializadas brinda servicios de salón a la población.

También es loable la atención a las personas incluidas en el Sistema de Alimentación a la Familia, con garantía de almuerzo y comida, consistente en arroz, granos y plato fuerte, el cual también se ofertó a la población por el módico precio de un peso durante los primeros días tras el paso de los meteoros.

Yuri Santiesteban reconoció la estabilidad de los suministros de materia prima a los centros de elaboración, a partir de la paulatina recuperación de las producciones, sobre todo el combinado cárnico, que es el principal abastecedor de este sector.

En ese sentido, la administradora de la Cocina Central confirmó a JR que desde allí se distribuyen alimentos hacia 17 cafeterías de Nueva Gerona, Patria, Ciro Redondo y el reparto Delio Chacón: croquetas, queso, jamonada, picadillo, mortadella y hamburguesas, además de dulces de harina.

También —aclaró— se elaboran los almuerzos para los alumnos de la enseñanza Primaria y de otras enseñanzas, quienes reciben sus clases, de manera provisional, en centros educacionales e instalaciones estatales de la ciudad cabecera del municipio.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.