Santa Cruz del Sur enmudeció ante la destrucción causada por Paloma

Brigada de solidaridad Martha Machado llega a Santa Cruz del Sur El poblado de Guayabal y la profanación de Poseidón

Autor:

Los moradores del poblado de La Playa, en ese municipio costero del oriente del país, quedaron anonadados ante el amasijo de fango y escombros en que se convirtieron sus hogares, por la ferocidad de olas de más de cuatro metros de altura

«Esa puerta no es mía; ni las ventanas ni las tejas. Esas deben haber volado desde algún lugar. El mar se ha llevado todo lo mío y me ha dejado otras pertenencias que no sé de dónde vinieron».

El pescador José Luis Fernández nunca había vivido, en sus 68 años, algo similar en el poblado de La Playa, lugar más cercano al litoral santacruceño por donde penetró el huracán Paloma.

La tristeza de este hombre, arrugado por tantos días y noches en el mar, refleja el desastre ocurrido en esta tierra de pescadores.

Santa Cruz del Sur enmudeció ante el amasijo de fango y escombros en que se convirtieron sus hogares, por la ferocidad de olas superiores a los cuatro metros de altura.

«Aseguré mi casa hasta con cabillas. La reforcé en todos los lugares, pero la mampostería no aguantó los embates. Miro y busco algo que me diga que aquí he vivido mis 63 años de edad, pero no encuentro ni el más mínimo detalle», lamentó Fernández.

Al mirar a su alrededor pudo comprobar que las casas de sus vecinos ya no estaban, y su único indicio de existencia eran los pisos que el mar no pudo arrancar.

En el mismo poblado de La Playa, después de transitar por calles sepultadas en lodo y escombros, distinguimos a la única mujer: Sandra Salazar.

«Estábamos varios en el salón de ETECSA, cuando sentimos un estruendo que parecía el fin del mundo. Salimos corriendo hacia el otro extremo, donde el golpe del techo fue tan grande que comenzó a desplomarse. Menos mal que la torre de comunicaciones cayó hacia el lado donde no estábamos los de radio-enlace».

En Santa Cruz del Sur la torre de comunicaciones, diseñada para soportar vientos de hasta 200 kilómetros por hora, fue partida en dos, señal de la furia de los vientos en este litoral.

En casa de Sandra aún no saben cómo las paredes quedaron en pie. «Todo está cuarteado, desprendido y revuelto. Así y todo no me puedo quejar, porque la casa de mis viejos, que está un poco más cercana al mar, ya no existe. Ahora remiendo un poco las cosas aquí, para poder traer a mis padres, que todavía no saben cómo ha quedado su hogar».

Las imágenes del Santa Cruz actual son difíciles de olvidar: un tanque de acero que almacena el keroseno de la comunidad fue arrastrado desde la tienda de víveres, a más de 20 metros de su lugar; las ollas quedaron enganchadas en postes del alumbrado; los tanques de agua fueron lanzados desde los techos hacia dentro de las casas de los vecinos, que ahora caminan por encima de los techos de sus casas desplomadas.

Bajo el fango del litoral algo brillaba. La prima de Ibrahim Rojas lo desenterró, y allí estaban las medallas del tres veces campeón mundial de canotaje; unas medallas que las aguas no arrastraron.

Cuenta el joven Karen Manso que si impactantes eran las olas también lo fue la llegada de la calma. «Cuando el mar se replegaba se lo llevaba todo, y el sonido que hizo no tiene explicación».

Todo aquí sufrió daño. El politécnico quedó devastado. Las gruesas máquinas del astillero se desprendieron. Los consultorios del médico de la familia quedaron solo en su estructura, y casi la totalidad del fondo habitacional del pueblito está en el piso. A muchas casas el mar las barrió hasta los cimientos.

Paloma voló sobre el litoral de este sureño municipio, y muchos vecinos reflexionan si deben volver a su tierra de pescadores, o construir un nuevo poblado un poco más alejado del mar.

Brigada de solidaridad Martha Machado llega a Santa Cruz del Sur

CAMAGÜEY.—En horas de la mañana de este lunes el destacado artista Alexis Leyva Machado (Kcho) arribó al aeropuerto internacional Ignacio Agramonte Loynaz, de la provincia de Camagüey, acompañado por los integrantes de la brigada Martha Machado, para en una avanzada de solidaridad convivir con el pueblo de Santa Cruz del Sur, lugar por donde impactó con categoría 3 el huracán Paloma.

A su llegada Kcho afirmó que la experiencia acumulada en dos meses de trabajo en la Isla de la Juventud consolidó el quehacer diario de la brigada, lo que les permite estar con el pueblo cubano en condiciones de campaña en cualquier situación de desastre.

«La isla ya está más bonita, vamos a transmitir la energía optimista, el cariño y el respeto de este pueblo a todos los camagüeyanos».

Agregó que la brigada no solo actuará, sino que también trabajará poniendo techos, levantando paredes y reconstruyendo lo que el mar se llevó.

«Hemos visto las imágenes de Santa Cruz del Sur y sabemos a lo que nos vamos a enfrentar. La tropa está habituada a dar respuestas y soluciones en el terreno, y por eso vamos a vivir con los damnificados en sus mismas condiciones», señaló el pintor.

Aseguró que trabajarán sin descanso, y que la principal tarea de la brigada Martha Machado es sumar jóvenes, a todos los artistas de Camagüey y a los instructores de arte en la reconstrucción de Santa Cruz del Sur.

Los 21 artistas que llegaron a Camagüey se trasladaron de inmediato hacia el sureño territorio, donde se les unirán en los próximos días otros integrantes de ese colectivo que en estos momentos permanecen en la Isla de la Juventud brindando su arte.

Pintores, músicos, fotógrafos, el camarógrafo Roberto Chile, la gloria deportiva Miguel Enrique y estudiantes de danza y música de la escuela de instructores de arte de la Isla conforman la avanzada de esta brigada que tienen el propósito de acompañar a los camagüeyanos en la recuperación.

Kcho destacó que los artistas están obligados a hacer el cuadro más maravilloso de sus vidas y que la responsabilidad mayor de todos es retribuirle a su pueblo el esfuerzo en 50 años de Revolución.

«En dos meses hemos aprendido a hacer lo correcto, en el momento correcto y de la forma correcta, por nuestro pueblo», afirmó el artista.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.