Convocan a fortalecer participación juvenil en tareas de recuperación

Autor:

Juventud Rebelde

La incorporación de casi 600 000 jóvenes a las tareas recuperativas tras el paso de los huracanes, demuestra cuánto puede aportarse, cuando el compromiso con el país es bien encauzado

Casi 600 000 jóvenes, parte significativa de ellos estudiantes, han participado en intensas jornadas productivas a lo largo y ancho de la Isla a raíz de los daños causados por el paso de tres huracanes. El hecho, si bien expresa un compromiso con la Revolución, también alude a las reservas y potencialidades que hoy deben aprovecharse para que no quede una sola muchacha o muchacho sin realizar su aporte al país.

La idea, compartida este martes por el primer secretario de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), Julio Martínez Ramírez, en reunión del Buró Nacional de la Juventud, dio apertura a un análisis que versó sobre las acciones desarrolladas hasta el presente por la organización política, como parte del proceso recuperativo que vive la Isla.

Esta etapa —reflexionó el dirigente juvenil— plantea un reto relacionado no solo con la necesidad de seguir sumando jóvenes, sino también con la importancia de que cada movilización deje en sus protagonistas una vivencia que los eduque, que los haga crecer espiritualmente.

En un encuentro que contó con la presencia de Mercedes López Acea, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, Julio Martínez expresó que la UJC está haciendo énfasis en lograr que quien se sume a las labores productivas sienta que ofrece un valioso aporte, algo que tiene mucho sentido.

Debemos trabajar para que los ejemplos recientes se multipliquen en la juventud cubana, dijo el dirigente juvenil en alusión a quienes han participado en la zafra cafetalera, siembra de cultivos de ciclo corto, acondicionamiento de huertos, deshierbe, limpieza y siembra de caña y papa, higienización de calles, construcción y remodelación de viviendas u obras sociales, y visitas solidarias a los damnificados, entre otros frentes.

Julio Martínez expresó que aunque ha habido una respuesta admirable todavía no se aprovechan todas las fuerzas que podría desplegar la organización. Porque el éxito del empeño también depende de cómo otras instituciones encaucen la capacidad de respuesta que nace de la convocatoria realizada por la UJC; es decir, contribuyan a que quienes den el paso adelante tengan un contenido de trabajo real.

Las catástrofes ocasionadas por los huracanes han estremecido a la sociedad, particularmente a los jóvenes que se han empleado a fondo, con ímpetu renovado en múltiples tareas. Es un impulso que no puede desaprovecharse, meditó el Primer Secretario de la UJC.

El año 2009, afirmó, debe ser una etapa que marque un estilo de trabajo coherente y sistemático de participación directa de los estudiantes y los jóvenes cubanos en las tareas productivas. «Debemos sentir que lo que hoy se hace, en tanto es lo que más se necesita, expresa el compromiso raigal con la Revolución».

Sobre los estudiantes universitarios que en estos momentos están movilizados en 16 campamentos en varios lugares del país destacó la necesidad de que los centros universitarios apoyen esa contribución; se unan coherentemente a la concepción de esas temporadas cerca de la tierra, para que estas no sean algo secundario y dejen una verdadera huella en quienes las vivan.

Al abordar otra arista del análisis, dijo: «Ha sido muy estimulante conocer que en los últimos meses se ha multiplicado por dos, y en otros lugares por tres, el número de jóvenes que han ido a las oficinas del Trabajo, y que han encontrado una respuesta de empleo».

Sobre los que prefieren no trabajar, teniendo condiciones para hacerlo, preguntaba: «¿Qué vamos a hacer? ¿Se los dejaremos a la sociedad, esperamos a que ellos decidan hacer algo? ¿Acaso hacemos todo lo posible para que trabajar se entronice como una necesidad más apremiante y profunda?».

Un matiz oportuno sumó a la reunión Mercedes López Acea, quien recordó que los muchachos no pueden incorporarse a las tareas productivas, o de impacto social, sin antes comprender por qué lo están haciendo. «Hay que conversar más con los estudiantes sobre lo que significa cada tarea que desarrollan. Ellos necesitan saber cuánto han producido y qué destino tendrá ese resultado», comentó.

La integrante del Secretariado del Comité Central del Partido habló sobre la trascendencia de explicar a las nuevas generaciones qué significado tienen en lo cotidiano conceptos medulares planteados por el compañero Raúl, como el de trabajar más, y eficientemente, para tener más; o no perder de vista que el país no puede gastar más de lo que tiene.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.