Cumpleaños en campaña

Autor:

Juventud Rebelde

Los huracanes devastaron la imagen física de las instalaciones pioneriles, pero no mellaron la creatividad y espíritu de campeones de los pioneros exploradores

NUEVA GERONA.— Inspirados por las palabras del compañero Fidel Castro al decir que el primer deporte que practicó fue la exploración, el Movimiento de Pioneros Exploradores en la Isla de la Juventud (Terrestres y Marinos) celebra su aniversario 27 de fundado, etapa en la que archivan 14 títulos (siete de manera consecutiva), seis segundos lugares y cuatro terceros en los 24 Campeonatos Nacionales realizados hasta la fecha.

Pedro Lázaro González, artífice de este excelente desempeño e instructor desde 1989, comentó a JR que el secreto es la cohesión del grupo de trabajadores, amor por la tarea y la constancia además de la magnífica comunicación con los directores de las escuelas primarias y secundarias básicas, quienes favorecen la labor de los guías de pioneros y guías bases en cada entidad.

El municipio especial de Isla de la Juventud es de referencia nacional en el Movimiento de Pioneros Exploradores, y en su sede, el campamento Amistad con los Pueblos, nació la experiencia de pequeños exploradores con alumnos de primero a tercer grado, quienes reciben una capacitación inicial para ingresar al movimiento.

La furia de los vientos de Gustav, a su paso por esta ínsula, les dejó un saldo de cinco locales totalmente derrumbados, las cubiertas ligeras perdidas y tres ómnibus inutilizados; solo las cabañas con techo rígido soportaron los embates. «Menos mal que fuimos lo suficientemente previsores y el huracán no nos dañó un solo equipo ni implemento para la preparación de los pioneros», reconoció Pedro.

«Dedicamos nuestro tiempo a la limpieza, organización e higiene para recuperar el campamento en el menor tiempo posible; ya rescatamos los baños, las duchas, las tazas y logramos que el agua llegue a las instalaciones», comentó.

De los 22 trabajadores, nueve sufrieron afectaciones en sus viviendas (dos derrumbes totales y siete parciales) a los que la dirección del campamento brinda el apoyo necesario para la reconstrucción de las mismas.

Unas horas después del paso de Gustav, los trabajadores que llegaron al campamento lo primero que hicieron fue izar las banderas: la cubana y la del movimiento, como símbolo de su sentido de pertenencia a tan importante trabajo.

El colectivo también labora en la producción de alimentos para el autoabastecimiento, por ejemplo la cría de chivos, carneros y cerdos; en un espacio reducido de terreno se puede ver cebolla, boniato, ajo porro, orégano y el tomate que ya acompaña los almuerzos.

«A pesar de las afectaciones en las instalaciones y el transporte las actividades previstas con los pioneros siguieron su curso, ahora en condiciones y escenarios diferentes; recuperaron una guagua y están en espera de otros materiales de construcción para, con esfuerzo propio, reconstruir el campamento.

«Tuvimos que tomar decisiones para no parar el ciclo de preparación; como no se puede acampar en el campamento nos trasladamos hacia las comunidades donde armamos las tiendas de campaña en cualquier espacio disponible y trabajamos allí».

«Ha sido una experiencia maravillosa, no solo para los niños, sino también para sus familiares y todos los pobladores».

Marlin González García, estudiante de quinto grado del seminternado Antonio Sánchez Díaz, es exploradora rebelde y campeona de la especialidad de Orientación en el terreno y en exploración marina. «Durante el ciclón ayudé a mis padres a amarrar cosas con nudos seguros, para que no se las llevara el viento».

Araís Ramírez Fonseca, compañera de aula de Marlín y con igual categoría, aplica los conocimientos para ayudar a sus compañeros. «Una amiguita mía tiene un perrito que se llama Dinky y yo le enseñé a poner un nudo que no lo ahorcara; me gusta por la competitividad. Soy campeona en relevo con mensaje y orientación».

Un año mayor, Daniela Álvarez Pita es exploradora de la Victoria y campeona en variedades, pistas y señales, habilidad terrestre y marina. «Me sirve para diferentes cosas, por ejemplo me oriento bien cuando acampo con mis padres, sé cuidarme cuando nado en la playa y aprendí a pescar».

Las tres coinciden en que su sueño para el futuro es integrar el ejército de profesionales de la salud. Ser exploradoras les aporta conocimientos sobre primeros auxilios, la aplicación de plantas medicinales y hasta confeccionan camillas rústicas para trasladar heridos o lesionados.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.