Cuba no olvida su pasado

Si realmente Estados Unidos quiere cambiar su política con respecto a nuestro país, debe eliminar el bloqueo, liberar a los Cinco y acabar con la impunidad de los terroristas Palabras de Mery Cruz Palabras de Ricmar Rodríguez Gutiérrez

Autor:

Jorge L. Rodríguez González

Las organizaciones estudiantiles cubanas ratificaron en la tarde de este jueves su compromiso en la lucha por la excarcelación de René González, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino y Fernando González, y condenaron la reciente decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de rechazar la revisión del caso de estos cinco hombres.

En Tribuna Abierta, frente a las narices de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, las jóvenes generaciones coincidieron en señalar que la respuesta de la más alta instancia judicial estadounidense estuvo politizada y mediada por el deseo de Washington de querer condenar al pueblo cubano por defender su Revolución.

También repudiaron el doble rasero de la política estadounidense que mantiene tras las rejas desde 1998 a cinco cubanos que se encargaban de monitorear a grupos mafiosos radicados en el sur de la Florida, responsables de actos terroristas contra su patria.

Al respecto, Lianne Cruz Delgado, alumna de noveno grado de la Secundaria Básica Félix Varela, del municipio capitalino de Boyeros, en representación de todos los pioneros cubanos, recalcó que mientras existan estos grupos terroristas que constantemente fraguan planes para desestabilizar nuestro país, tendrán que haber jóvenes como Antonio, René, Gerardo, Ramón y Fernando.

En tanto, Damaris Hodelin Fuentes, estudiante de la FEEM, recordó que Luis Posada Carriles y Orlando Bosch, los verdaderos terroristas, siguen impunes, mientras Washington fomenta el verdadero terrorismo al permitir la realización de actividades subversivas no solo contra Cuba, sino contra muchos pueblos latinoamericanos y del mundo; además de que promueve la creación de grupos terroristas y mantiene el genocida bloqueo contra nuestro país en su afán de destruir la Revolución.

En sus palabras, Hodelin Fuentes recalcó cómo la Historia ha demostrado que las ideas y la verdad siempre se imponen a los intentos por ocultar o tergiversar la realidad. En este sentido, recordó las múltiples maniobras desplegadas para silenciar la voz del líder de la Revolución Cubana cuando, en su alegato de defensa por asaltar el Cuartel Moncada junto con otros revolucionarios, defendió los derechos de su pueblo.

Hoy, 55 años después de ese histórico suceso, el gobierno de los Estados Unidos mantiene injustamente prisioneros a cinco jóvenes cuyo mayor delito es el de ser cubanos y defender los derechos y la vida de su pueblo, expresó la joven.

Igualmente destacó cómo la verdad que mueve a nuestro pueblo para luchar por el regreso de Ramón, René, Gerardo, Antonio, Fernando y Antonio, ha sido abrazada también por otras naciones del planeta.

Igualmente expresó su confianza en que esta voz llegará «hasta el pueblo norteamericano, cuya historia ha sido manchada por la corrupción de sus gobiernos, y se sumará a nuestro reclamo».

Por su parte, Ricmar Rodríguez Gutiérrez, trabajador de la Empresa Cubana de Tabacos, expresó que la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos de no revisar el caso de los Cinco, no responde a la justicia ni a la verdad, sino a a la solicitud de su gobierno, movido por su «odio visceral» a la Revolución.

Es por eso que la mayor instancia judicial de los EE. UU. se da el lujo de no escuchar el reclamo internacional apoyado por doce amicus curiae (Amigos de la Corte), presentados por premios Nobel, parlamentarios, representantes de organizaciones y movimientos sociales de todas las latitudes, quienes explican con sólidos argumentos legales la necesidad de atender el caso de los Cinco, dijo Rodríguez Gutiérrez.

Seguidamente, Mery Cruz Guzmán, estudiante de segundo año de Psicología de la Universidad de La Habana, recordó las recientes palabras de Barack Obama en El Cairo, Egipto, en las que el mandatario estadounidense exhortaba «a olvidar un pasado, lleno de abusos de poder y de ingerencia, para poder construir un presente de respeto y justicia», al tiempo que manifestaba su «confianza en el estado de derecho» y en la «imparcialidad de la justicia»,  derechos humanos anhelados por todas las personas.

«Si su discurso se revierte en acciones concretas, si se liberan inmediatamente a nuestros cinco hermanos, si la manipulación de la mafia y la impunidad de los terroristas dejan de desacreditar la justicia norteamericana; entonces, celebrando el regreso de nuestros hermanos a la patria, veremos en las palabras de Obama, algo más que un discurso totalmente vacío. Mientras esto no ocurra no tenemos ningún argumento para confiar», dijo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.