El pueblo norteamericano debe romper la barrera de silencio impuesta a esta causa

Ese fue el llamado de Ibis Juanes Caballero, miembro del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, en la Tribuna Abierta de la Juventud y los Estudiantes

Autor:

Edel Lima Sarmiento

El sistema judicial de Estados Unidos no pudo poner mejor ejemplo de su incapacidad para hacer justicia al rechazar la petición de diez premios Nobel, parlamentarios y voces de todo el mundo, sostuvo Ibis Juanes Caballero, miembro del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, en la Tribuna Abierta de la Juventud y los Estudiantes en reclamo a la liberación de los Cinco.

Juanes Caballero calificó —este jueves en la Tribuna Antiimperialista José Martí— de burla a la inteligencia humana, la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de impedir la revisión del caso de los cinco antiterroristas cubanos presos en ese país, lo que es símbolo de la manipulación que el dinero y la mafia de la Florida son capaces de desarrollar.

La dirigente juvenil llamó al pueblo norteamericano a romper la barrera del silencio impuesta a esta causa y a divulgar que los luchadores antiterroristas cubanos no representan peligro alguno para la seguridad de ese país, cuyo gobierno sí ampara a reconocidos terroristas internacionales como Luis Posada Carriles y Orlando Bosh, quienes han causado daños irreparables en varios países latinoamericanos.

Haga realidad sus palabras, sea consecuente y tome partido en el asunto de los Cinco, de la única forma posible, que es ofrecerles la libertad, solicitó al presidente norteamericano Barack Obama, quien habla de un cambio de política de Estados Unidos hacia el mundo.

Asimismo, reiteró el llamado público de la juventud cubana a las organizaciones, asociaciones juveniles y estudiantiles, y a los jóvenes de buena voluntad de todo el mundo, para que se unan en la lucha por la liberación de los cinco cubanos presos injustamente en Estados Unidos, a quienes se les ha negado la posibilidad de tener un juicio justo en un sistema judicial manipulable y corrupto, como el norteamericano.

Juventud Rebelde publica las palabras íntegras de Ibis Juanes Caballero, Miembro del Buró Nacional de la UJC.

Compañeros de la Presidencia:

Familiares de los Cinco,

Familiares de las Víctimas del Terrorismo,

Padre de Fabio Di Celmo

Jóvenes que ante el noble llamado de las causas justas nos reunimos para demandar justicia:

El sistema judicial de Estados Unidos no pudo poner mejor ejemplo de su incapacidad para hacer justicia al rechazar la petición realizada por su propio gobierno, por 10 premios Nóbel, por parlamentarios de todo el mundo, de revisar el injusto juicio desarrollado contra nuestros cinco hermanos, juicio que constituyó una burla a la inteligencia humana, que fue símbolo de la manipulación que el dinero y la mafia de la Florida es capaz de desarrollar.

Es vergonzoso que la mayor potencia del mundo, que pregona libertad, justicia y oposición al terrorismo y que en nombre de estos principios ha llevado la guerra a otras tierras, no reconozca la inocencia de hombres que arriesgando sus vidas denunciaron e impidieron actos de innegables nefastas consecuencias para la vida de ciudadanos cubanos y norteamericanos; de hombres que solo estuvieron dispuestos a salvar vidas; jóvenes dignos que constituyen un ejemplo de lo mejor de la juventud cubana.

Este gobierno que enarbola la palabra cambio sigue amparando reconocidos terroristas de carácter internacional como Luis Posada Carriles y Orlando Bosh, los que sí fueron capaces de causar daños a centenares de hombres y mujeres cuyos testimonios dan crédito de la capacidad destructiva de las acciones que estos ciudadanos fueron capaces de planificar y ejecutar.

El pueblo de Cuba, no abandonará a sus hijos y como nunca antes se unirá para reclamar justicia. La juventud cubana como se expresa en la declaración publicada hoy en el periódico Juventud Rebelde hace un llamado a las organizaciones, asociaciones juveniles y estudiantiles, a los jóvenes de buena voluntad de todo el mundo para que se nos unan como en tantas ocasiones, en la lucha a favor de la verdad, para que nuestros cinco hermanos sean puestos en libertad, que es el único acto de verdadera justicia que admitiremos. El Gobierno de Estados Unidos no podrá seguir ignorando el reclamo de tantas voces.

Hermanos, los sabemos firmes en su lucha y no esperamos menos de ustedes, ya han demostrado ser héroes de la talla de los que enarbolan las luchas del pueblo cubano.

Pueblo norteamericano, tenemos el deber de romper la barrera de silencio que sobre este caso se ha impuesto, estos hombres no constituyen peligro alguno, son hombres sinceros, sencillos a los que se les ha negado por más de 10 años la posibilidad de desarrollar su vida en familia, condenados a injusta prisión y que no solo defendieron a su país de actos terroristas sino a los propios Estados Unidos. Esto lo conocen los jueces y si ellos no fueran cubanos y si el juicio no hubiera sido en la Florida, no hubiesen sido sus condenas tan injustas. Antonio en su alegato expresó: “¿Por qué tanto odio hacia el pueblo de Cuba? ¿Porque Cuba escogió un camino distinto? ¿ Porque su pueblo quiere el socialismo?”

Presidente de la gran potencia, usted que es amante de las nuevas tecnologías, permítanos alertarle para que no se convierta UD en rehén de las viejas políticas contra Cuba.

Haga realidad sus palabras, sea consecuente y tome partido en el asunto de la única forma posible: decidiendo la libertad de estos hombres. Si no es así, de qué justicia se podrá hablar.

Señores imperialistas, sepan que este pueblo, esta juventud, no descansará hasta que la afirmación del Comandante no se haga realidad y nuestro René, Ramón, Gerardo, Fernando y Antonio no estén de regreso en nuestra patria a donde debieron haber arribado hace ya diez años.

Esta juventud que acompaña en la batalla a la dirección histórica de la Revolución y a su Partido, no descansará, se multiplicará en Tribunas, en trabajo para hacer crecer y producir su tierra, para perfeccionar la obra por la que los cinco estuvieron dispuestos a morir. Hoy nuestro pueblo se empeña en la tarea del ahorro, pero no ahorrará fuerza, energía y dignidad en esta lucha.

Si los enemigos de la Revolución ven en esta negativa una victoria, sepan que cada acto como este eleva y acrecienta la unidad del pueblo y fortalece los principios de su lucha.

LIBERTAD PARA LOS CINCO,

PATRIA O MUERTE!

VENCEREMOS!

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.