Cuentas en «frío» con el refrigerador

Autor:

Juventud Rebelde

Representa entre el 20 y 30 por ciento del consumo de electricidad en el hogar. Usarlo adecuadamente contribuye al bienestar y al ahorro eléctrico

La refrigeración es uno de esos servicios energéticos imprescindibles en la época moderna. Disfrutar de agua fría en nuestro caluroso clima o conservar los alimentos, son necesidades cotidianas. Por eso el refrigerador es un equipo electrodoméstico indispensable en el hogar.

A pesar de su relativamente baja potencia eléctrica, comparado con la olla arrocera cuya potencia eléctrica es de 500 W o la olla de presión eléctrica cuya potencia es de 800 W, el refrigerador representa entre 20 y 30 por ciento del consumo de electricidad en el hogar ya que el mismo trabaja todo el día con paradas a intervalos. Un refrigerador Haier-250 consume en un día de operación normal, una cantidad de electricidad aproximadamente igual a un kilowatt-hora. Su potencia eléctrica es variable a lo largo de los períodos de funcionamiento, pero cuando su operación se estabiliza la potencia de este equipo llega a ser de unos 110 W.

Como cualquier otro equipo, el refrigerador tiene una vida útil limitada y si lo usamos de manera ineficiente esta se acorta y aumenta el costo que significó invertir en comprarlo. Por eso es importante usar correctamente todos los equipos eléctricos, particularmente el refrigerador. Por ejemplo, si un refrigerador cuesta 6 000 pesos y su vida útil estimada es de diez años, eso significa que cada hora de uso del refrigerador implica haber invertido alrededor de 6,85 centavos, o sea un peso y sesenta y cuatro centavos diarios.

El programa de sustitución de electrodomésticos de la Revolución Energética, ha posibilitado que paulatinamente todos los refrigeradores ineficientes que había en el país sean sustituidos. Este programa ha tenido el valor añadido de que los gases refrigerantes que usan los nuevos equipos no dañan la capa de ozono.

Razones sin congelar

Para lograr un uso racional del refrigerador, se recomienda no introducir alimentos o líquidos cuya temperatura sea superior a la ambiente, pues esto hace que la máquina trabaje más tiempo y consuma más electricidad. El refrigerador deberá ser colocado a unos diez centímetros de la pared y en un sitio donde no reciba directamente la energía solar o la que emana de alguna otra fuente térmica como la cocina. Al abrir la puerta del refrigerador la menor cantidad de veces posible y el tiempo mínimo requerido, se garantizará que penetre menos aire caliente, por lo que el compresor trabajará menos y consumirá menos electricidad. Si hay niños en la casa promueva que den continuidad a lo aprendido en la escuela en el Programa de Ahorro de Energía del Ministerio de Educación, sobre el ahorro y uso racional de la energía eléctrica. Enséñeles a no abrir reiteradamente el refrigerador. Se debe minimizar la apertura del refrigerador en el horario del pico eléctrico nocturno, por lo que se recomienda extraer de una vez todos los alimentos que se usarán en la preparación de la comida.

Algunos modelos de refrigeradores domésticos poseen una rejilla en la parte posterior. Se recomienda no colocar objetos húmedos en esta y limpiar el polvo que la cubre periódicamente. Eso facilita el intercambio de energía térmica y evita que el compresor tenga que trabajar más y que consuma más electricidad.

Es recomendable también revisar el estado de las bandas magnéticas de las puertas para verificar que cierren herméticamente. Si fuese necesario deben ser sustituidas, pues la entrada permanente de aire caliente hace que el refrigerador trabaje más y consuma más energía eléctrica, acortándose su tiempo de vida útil. Mantener el refrigerador nivelado ayuda a garantizar que el cierre sea hermético. Es recomendable fijar el termostato entre los números dos y tres. Así se obtiene el enfriamiento adecuado. En los meses de mayor temperatura ambiente ajuste el termostato entre los números tres y cuatro y evite situarlo en la zona de «alto consumo energético».

Ahorro automático

Es aconsejable limpiar regularmente el refrigerador, para lo cual se deberá desconectarlo siempre tirando de la clavija y nunca del cable, pues este puede romperse internamente y provocar un mayor consumo de electricidad e incluso un accidente eléctrico. No se debe limpiar el refrigerador estando este enchufado, pues se puede producir un accidente eléctrico. Observar que el automático del refrigerador funcione correctamente es otra medida sencilla de ahorro energético. Si se nota que el equipo no tiene períodos de arranque y paradas u otro tipo de desperfecto, debe acudir a repararlo con el personal capacitado.

Algunos refrigeradores poseen en su parte trasera un recipiente donde se deposita el agua que se condensa en su interior. Se recomienda revisar dicho recipiente para que no se acumule agua que pueda provocar la proliferación de mosquitos. El refrigerador es un equipo imprescindible en la vida diaria. Usarlo adecuadamente contribuye al bienestar y al ahorro de electricidad con beneficios para las familias, la economía nacional y el medio ambiente.

El autor es especialista de CUBAENERGÍA y miembro de CUBASOLAR.

Un acompañante de la modernidad

Existen refrigeradores ecológicos que utilizan gases como el ciclopentano en la espuma aislante y el isobutano como refrigerante. Ambos gases tienen la ventaja de no dañar la capa de ozono ni contribuir al calentamiento global. Como dato curioso hay modelos de refrigeradores domésticos de lujo, que c

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.