Holguín ha merecido en tres ocasiones la sede por el 26 de Julio

Además de en este año, lo ha conseguido en 1979 y 1996. JR hurgó en la memoria histórica sobre aquellos acontecimientos

Autor:

Juventud Rebelde

HOLGUÍN.— Treinta años se cumplirán exactamente el venidero día 26 de julio, desde que los holguineros celebrasen por primera vez, con inmenso júbilo patriótico, la designación de esta provincia como sede de las actividades centrales por el Día de la Rebeldía Nacional.

Habían trascurrido entonces 26 años desde que, con la guía del joven revolucionario Fidel Castro Ruz, se llevaron a cabo los asaltos a los cuarteles Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo, y Moncada, en Santiago de Cuba, como la vía para retomar la lucha armada del pueblo cubano por su definitiva independencia, en el año del centenario del natalicio del Apóstol.

Desde entonces, aquel revés militar se convirtió en un símbolo de la permanente rebeldía del pueblo cubano, para convertir en victoria cualquier adversidad que se le interpusiera en su camino.

Luego del triunfo del 1ro. de enero de 1959, julio tras julio, la histórica data se convertiría, además, en momento de reflexión unida, a plaza llena, sobre la marcha de los numerosos planes emprendidos por la Revolución y el papel desempeñado en estos por el pueblo. Sería también escenario de un singular ejemplo de democracia, para ventilar abiertamente nuestros retos, para el fino ajuste del acimut cubano en la brújula de la historia, frente a las constantes agresiones y celadas impuestas por el imperialismo norteamericano.

El 28 de mayo de 1979, la noticia se haría pública a través de los medios de prensa nacionales. Un intenso movimiento de masas se puso en marcha entonces para celebrar el suceso con mayores resultados en todos los ámbitos de la sociedad y la economía holguineras.

La llegada del Día de la Rebeldía Nacional estuvo acompañada por la inauguración de importantes obras sociales y resultados económicos a lo largo y ancho de la geografía provincial.

Solamente en la llamada Ciudad de los Parques se vislumbraría, por vez primera, el nacimiento de instituciones como la Universidad Oscar Lucero, la EIDE Pedro Díaz Coello, la Escuela Vocacional de Ciencias Exactas José Martí, el estadio Mayor General Calixto García, la Fábrica de Combinadas Cañeras 60 aniversario de la Revolución de Octubre o la de Implementos Agrícolas Mártires del 26 de Julio, entre otras.

La olvidada ciudad de Holguín en la etapa neocolonial, se erguiría en un importante polo industrial con la construcción de varias fábricas como la planta de oxígeno, la de baldosas y la de tubos de hormigón.

Con más de 900 000 habitantes, la construcción de viviendas recibió un impulso al calor del cual crecieron nuevos repartos de edificios multifamiliares, como los distritos Lenin y el Pedro Díaz Coello.

Con ellas se hacían realidad también las visionarias promesas hechas por Fidel en su primer discurso al pueblo holguinero, desde un balcón del histórico edificio La Periquera, el 26 de febrero de 1959.

Aquel año Holguín sobrecumplió su plan de producción de azúcar al lograr 9 024 toneladas por encima del plan fijado, para un total de 50 109 toneladas aportadas a la economía nacional.

Especialmente para la ocasión se concluyó la primera etapa de la plaza Mayor General Calixto García. Sobre el majestuoso friso en forma de machete mambí, reluce el mural a relieve dedicado a las etapas de nuestras luchas libertarias, obra del escultor José Delarra.

Como una coincidencia histórica que el almanaque nos devuelve hoy con renovada fuerza inspiradora, el acercamiento de la conmemoración de aquel mes de julio, estuvo signado por los acontecimientos en un país hermano de la América Latina: la ofensiva final del Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua (FSLN) contra la dictadura del tirano Anastasio Somoza.

El dictador huyó del país. Para quienes no recuerdan los detalles, pues eran muy jóvenes o aún no habían nacido, el destino de su desbandada no es pura coincidencia. El 18 de julio recibió cobija en la ciudad de Miami.

El 19, las fuerzas populares que entraron a Managua, la capital, pusieron fin no solo a una dictadura de 45 años, sino, también, a 150 años de dominación extranjera. Cuba fue uno de los primeros países en reconocer al gobierno de reconstrucción nacional.

Somoza amasaba una de las fortunas más grandes de todo el continente americano, entre unos 500 y 2 000 millones, «fruto» de la expoliación y el avasallamiento de su propio pueblo.

Más de 25 000 holguineros se dieron cita en el acto, el cual contó con la presencia de 26 comandantes de la revolución sandinista, entre ellos el actual presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra.

Amaneció más temprano

El Día de la Rebeldía Nacional en 1996 regalaría a Holguín un amanecer mucho más temprano. Eran los años de batalla del pueblo cubano en que se arreciaba el cerco económico con la aprobación de la tristemente célebre Ley Helms-Burton.

El pueblo holguinero estaba enfrascado en recuperar muchos de los sueños aplazados por el período especial. La Plaza de la Revolución vistió nuevamente sus mejores galas para celebrar los logros de varios años de intenso trabajo.

Entre las obras sociales que se pusieron en marcha para la ocasión figuraron nuevas instalaciones de beneficio social y para la economía nacional, como una nueva conductora de agua para la población de la ciudad de Banes, así como la apertura del aeropuerto internacional Frank País, en las afueras de la capital provincial. Sobresalieron ese año, además, los aportes de la industria del níquel, cuya producción alcanzó, durante el primer semestre del año, las 27 000 toneladas.

Holguín volvió a destacar en las tareas de la zafra al sobrecumplir en más de 15 000 toneladas su plan, con un total de 140 000 toneladas.

La agricultura hizo un aporte de más de tres millones de quintales de viandas y hortalizas. La nómina holguinera de deportistas que participó en los Juegos Olímpicos de Atlanta desarrolló un encomiable papel.

Recuerdo Rebelde

El joven Yordanis Rodríguez Laurencio era entonces un pionero con pañoleta roja, de tan solo 11 años de edad. Sus destacados resultados en el estudio y su especial afición por la declamación, hicieron que fuera seleccionado, aquel 26 de julio de 1996, entre los pioneros que participarían en la gala cultural del acto.

Pero ni siquiera sus acostumbradas incursiones en un programa infantil de la radio provincial, le dieron aquel día la aparente «sangre fría» de los artistas.

«Aquello fue apoteósico. En medio de mi declamación, un poema dedicado al cumpleaños 70 del Comandante en Jefe, lo miré, y eso bastó para que, chiquillo al fin, casi terminara el poema llorando. Claro, de la emoción.

«Luego del acto, tuve esa oportunidad que añoran muchos cubanos, de conocer a Fidel. Él se interesó por saber qué pensaba ser en el futuro y yo le dije que quería convertirme en periodista», rememora Yordanis, hoy reportero de los Servicios Informativos de la Televisión Cubana en Holguín.

«Coincidencia o no, aprovecho esta oportunidad para darle las gracias al Comandante, porque creo que gracias a esta Revolución tuve los estudios y la salud pública gratuitos que me convirtieron en lo que soy hoy».

Seguramente, esa misma convicción que se apodera de Yordanis al rememorar sus vivencias en un día tan especial como el del 26 de julio, acompañará a los miles de holguineros que, en los próximos días, celebrarán el día más rebelde de todos los cubanos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.