Estremecer talentos y conciencias

Autor:

Margarita Barrios

El balance del curso escolar en la Educación Superior se dedicó a profundizar en cómo hacer mejor el trabajo político-ideológico, con mayor impacto y eficiencia La amplia participación en tareas sociales de los estudiantes universitarios: labores agrícolas, de recuperación luego del paso de los huracanes, o impartiendo clases como profesores en la Enseñanza Media y en las Sedes Universitarias Municipales (SUM), se encuentran entre los principales resultados del curso escolar 2008-2009 del Ministerio de Educación Superior (MES).

El informe resumen del curso realizado por este ministerio al mismo, refleja también como logro la elaboración de los planes D para todas las carreras que se imparten en centros adscriptos, así como que recibieron 34 premios de la Academia de Ciencias, 252 de innovación más desarrollo y 164 de innovación provincial.

Sin embargo, el debate del informe presentado este jueves durante el balance del curso escolar, se dedicó a profundizar en cómo hacer mejor el trabajo político-ideológico, con mayor impacto y eficiencia y, más allá de experiencias e ideas renovadoras, se hizo un llamado a estremecer talentos y conciencias.

En este sentido, José Ramón Fernández, vicepresidente del Consejo de Ministros, puntualizó que son muchas las herramientas que tiene a mano un profesor cuando quiere hacer un buen trabajo ideológico. «Parece que se nos acaban los argumentos cuando discutimos con los estudiantes, y cada día hay noticias, informaciones que podemos utilizar, que están en los periódicos, en los libros».

Recordó que en la historia más reciente de nuestro país está también la esencia de la lucha ideológica que libra nuestro pueblo hace dos siglos por ser independiente, y destacó la importancia de que el maestro esté bien preparado y sea líder de esos debates.

«El alumno tiene la tendencia a escuchar a su maestro, seguirlo en sus ideas. No por gusto los fundadores de nuestra Pedagogía dijeron hace dos siglos: Denme a los maestros y tendremos a Cuba».

Igualmente refirió que en 1976 el país tenía 108 000 estudiantes universitarios, y hoy esa cifra es de cerca de un millón. «Constituye una fuerza política principal en el país —argumentó—; no en balde Fidel ha dicho que en la Universidad se hizo revolucionario».

Por su parte, Lázara Mercedes López Acea, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, significó que en medio de un mundo con una fuerte crisis económica existe la Revolución, y que la vida del país depende de ella, de ahí la importancia de defenderla.

«Pero los que van a cumplir esa misión tienen que sentirlo, y para ello es imprescindible que conozcan la historia, la tradición antiimperialista e independentista, y cómo el pueblo ha sabido defenderla en cada momento».

Julio Martínez Ramírez, primer secretario de la UJC, afirmó que en la Universidad no tienen espacio aquellos que no son revolucionarios —ni estudiantes, ni profesores— y que son las fuerzas políticas las que tienen la autoridad para hacerlos salir de ese espacio que no merecen.

En este mismo sentido Gladys Gutiérrez, presidenta nacional de la FEU, dijo que promover el debate en la brigada, que es la base de la organización estudiantil, es fundamental en ese empeño, y precisó la necesidad de que se tome en cuenta la opinión de los estudiantes para organizar las actividades, para que estén en concordancia con sus intereses y motivaciones.

En la reunión se dio a conocer que en la emulación por el 26 de Julio resultaron destacadas las universidades de La Habana, Matanzas, Central de las Villas, Ciego de Ávila y el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría.

Asumir nuevos retos

«Un curso de implementación de ideas, de consolidación, de más participación e inserción de la Universidad en la vida económica, política y social de cada territorio». Así definió Miguel Díaz-Canel Bermúdez, ministro de Educación Superior, al curso escolar que se avecina, luego de calificar al que concluye como muy duro, por sus muchos retos.

En un aparte con la prensa luego de terminada la reunión, el titular del MES comentó que el curso escolar se realizó en medio de la crisis económica y financiera, que incide en el presupuesto de las universidades. «Además, se hicieron algunas transformaciones y se dedicaron esfuerzos a programas de la Revolución. Y como si esto fuera poco, tuvimos los huracanes.

«Sin embargo, ninguno de estos obstáculos pudo impedir que la Universidad cubana continuara su proceso normal, y salimos fortalecidos, porque implicó la participación de estudiantes y profesores en problemáticas que no son las cotidianas, lo cual genera un compromiso adicional.

«Más allá de los logros, tenemos que hacer un análisis crítico, y hemos orientado el trabajo en dos vertientes fundamentales: el fortalecimiento del trabajo político-ideológico, para consolidar el papel de la Universidad a nivel social, aportándole a nuestra Revolución, y también el perfeccionamiento educacional y la aplicación e implementación de un proceso nuevo que le va a tributar calidad a la Educación Superior».

Díaz-Canel quiso aprovechar la oportunidad que le dio la prensa para transmitir una felicitación a los trabajadores y dirigentes institucionales por los resultados del curso, y reconocer la participación de los estudiantes en tareas priorizadas, así como exhortarlos a todos a asumir con ahínco los retos del próximo período lectivo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.