Desfila una interminable columna humana

En Villa Clara y en Cienfuegos se rinde tributo este domingo al Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque

Autores:

Nelson García Santos
Julio Martínez Molina

SANTA CLARA, Villa Clara. — La mañana se abrió diáfana en esta ciudad, en tanto miles de personas convergían hacía la Sala Caturla de la  Biblioteca Martí y la sede del Gobierno para inclinarse, en gesto de admiración, ante la efigie de uno de los cubanos ilustres: El Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque.

Frente a su retrato, que lo muestra sonriente y rebosante de vida, como realmente lo recuerda el pueblo, cada cual tiene su gesto íntimo y de agradecimiento para el Héroe de la República de Cuba.

Iniciaron el tributo póstumo Omar Ruiz Martín, primer secretario del Partido en Villa Clara y Alexander Rodríguez Rosada, presidente del Poder Popular; junto a otros dirigentes, combatientes del Ejército Rebelde y de la clandestinidad.

De inmediato comenzó a desfilar una interminable columna humana que, desde los diferentes consejos populares de la ciudad, llegan a la Biblioteca Martí y a la sede del Gobierno. Allí, en la multitud, están compañeros que lucharon junto a él en la guerrilla, el pionero, el joven y el adulto, en fin el pueblo villaclareño.

Acá, en estas tierras, él dejó también sus huellas en la década de los 60, cuando desempeñó responsabilidades de Gobierno y militares.

Eutimio Yero y Elio Mora, quienes estuvieron bajos sus órdenes en el III Frente Oriental, destacaron que Almeida era muy admirado por la tropa por su rectitud, valor y intrepidez.

Miles de cienfuegueros lo honran

Como en la letra de La Lupe, su inmortal melodía, los cienfuegueros se llevaron un rayito de luz en el camino para llegar a ser más grandes en la entrega a la patria, al honrar al Comandante Juan Almeida Bosque en una jornada de respeto, tributo y también dolor por su muerte.

Desde las seis de la mañana comenzaron a llegar a las inmediaciones del parque Martí centenares de personas, que horas después se trocaron en miles, para allí, en el colindante Gobierno Provincial, darle un adiós de amigo y seguidor de ideas al querido revolucionario.

Emilito, un pionero de la Escuela Guerrillero Heroico, dijo que él quería ser como Almeida cuando fuera grande: luchador y a la vez poeta.

Hombre sensible, amante de la vida, las artes y las letras, comprometido a fuego con la historia y la misión de su país en el mundo, Juan estará para siempre en la memoria de su pueblo.

Rolando Díaz González, presidente del Gobierno en la provincia, señaló a la prensa que la masiva asistencia de la población certificó, una vez más, su compromiso y amor al proceso revolucionario y a sus héroes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.