Se extiende tecnología de cultivo semiprotegido en el país

Cuba debe finalizar el 2009 con más de 300 hectáreas con esta técnica que permite la producción de vegetales de hoja en los meses de mayo a septiembre

Autores:

Dora Pérez Sáez
Julio Martínez Molina

Cuba debe finalizar el año 2009 con más de 300 hectáreas de cultivos semiprotegidos, técnica destinada a la producción de vegetales de hoja en los meses de mayo a septiembre, informó en conferencia de prensa Nelson Companioni, subdirector del Instituto de Investigaciones Fundamentales en Agricultura Tropical (INIFAT).

Según explicó el funcionario, dicho programa comenzó en el año 2005 con apenas 23,5 hectáreas del Ministerio de la Agricultura, y siete hectáreas del Ministerio del Azúcar, y su éxito probado ha posibilitado su extensión gradual por todo el país.

«Se trata de unidades cubiertas con una tela que logra disminuir cerca de un 32 por ciento la radiación solar. Ello nos permite obtener hortalizas de hojas en esos meses de intenso calor, con excepción del tomate y el pimiento, de los cuales no contamos con variedades resistentes a las virosis.

«Su costo es también inferior al de una casa de cultivo tapado, y en huracanes es más fácil su desmonte. Esta tecnología está llamada a seguir extendiéndose y perfeccionándose».

La agricultura urbana posee una red de 9 428 hectáreas de organopónicos y huertos intensivos. Companioni explicó que el país desarrolla un programa para restaurar más de 2 000 hectáreas donde se ha dañado o envejecido el sistema de aplicación de agua.

«También estamos trabajando en rescatar el nivel de rendimiento que estas unidades deben mostrar. Un organopónico puede alcanzar al año volúmenes de entre 18 y 20 kilogramos por metro cuadrado al año, y un huerto intensivo de entre 12 o 15 kilogramos. Hoy estamos enfrascados en que esas unidades produzcan lo que deben producir, y no menos».

Resultados en Cienfuegos

CIENFUEGOS.— En esta provincia se reconvirtieron medio centenar de organopónicos a casas de cultivo semiprotegido, con el fin de garantizar distintas variedades de hortalizas durante todo el año, sin importar la estación.

Tras concluir en fecha reciente el programa de montaje de sistemas de cultivo de este tipo en las 35 hectáreas planificadas, ahora la labor se centra en elevar el rendimiento por metro cuadrado y entregar más producciones, para disminuir las costosas importaciones de productos alimenticios.

En la actualidad se perfecciona aquí la atención a estos cultivos, una modalidad agrícola que resulta priorizada en el país por su carácter económico, ecológico y permanente.

Desde la puesta en funcionamiento de las plantas semiprotegidas el incremento del surtido agrícola se hace evidente, tanto en la cabecera provincial como en Cumanayagua y otros municipios.

Durante el primer año de explotación de uno de los recintos de este tipo pueden recolectarse cien toneladas de hortalizas. En el segundo, cuando ya se encuentre en total funcionamiento, la cifra oscilaría entre las 150 y 200.

Al tiempo que humanizan el trabajo del agricultor, las mencionadas condiciones permiten a la planta un mejor desarrollo vegetativo, gracias a la humedad residual y otros factores climatológicos que influyen a su favor.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.