Formación de valores entre los temas debatidos en asambleas abiertas de la UJC

En estas asambleas, que abrieron el proceso en la base del IX Congreso de la UJC, volvieron a relucir los valores con todas las complejidades que entraña ese término en la Cuba de hoy

Autor:

Osviel Castro Medel

Cuántas veces en reuniones de todo tipo salen a relucir los valores, esas fuerzas positivas del corazón que consiguen mejorar la obra humana.

Tal recurrencia se debe, sin duda, a la necesidad de ponerlos mucho más en práctica, de bajarlos a la tierra que pisamos. Y es que los valores no son —no pueden serlo— nubes remotas cargadas de lluvia filosófica.

Precisamente hace unas horas, en las asambleas abiertas que abrieron el proceso en la base del IX Congreso de la UJC, volvieron a relucir los valores con todas las complejidades que entraña ese término en la Cuba de hoy, donde muchos se materializan por los entornos y contornos.

La asamblea del hospital general Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, por ejemplo, comenzó a calentarse justo cuando la estudiante de tercer año de Medicina Lilian Ricardo Ojea

introdujo el tema y dijo que para eliminar las quejas sobre el sector de la salud había que empezar por reconocer que «no somos críticos y autocríticos».

«Sobre todas las cosas tenemos que formarnos en los principios de la solidaridad y humanidad; tratar a todas las personas por igual porque todos somos iguales», expuso.

Seguidamente habló del patriotismo, un término que en la rama de la salud pública supone, según sus palabras, entender y defender que Cuba posee uno de los sistemas médicos más completos del mundo, pero mantenerlo requiere de personas sacrificadas que piensen en su país y luego en la individualidad. «Ayer los jóvenes pedían libertad; hoy nosotros la tenemos con la Revolución. Sin embargo, a veces no lo comprendemos y no nos percatamos de que para conservar esa conquista es imprescindible perfeccionar nuestro trabajo y que así mejore el sistema de salud».

En esa misma cuerda, Yunier Espinosa, quien labora en el área de Atención al Grave, enfatizó que es preciso cultivar entre todo el personal de la salud una actitud de valentía, para salirle al paso a toda manifestación contraria a la ética que tanto pondera esta nación. «Debemos tener una respuesta argumentada para todo; debemos explicarles a los pacientes o a sus acompañantes los más mínimos detalles para satisfacerlos».

Y es cierto que muchas veces los señalamientos a este sector emblemático surgen cuando alguien del eslabón de la cadena no supo dar una respuesta, o la dio por salir del paso. Luchar contra esa problemática subjetiva está entre los grandes retos de la militancia juvenil y no solo de cara al Congreso.

En consonancia con esa idea, Aisa Rodríguez, quien en otra época fue integrante de la UJC durante muchos años, señaló que otro punto insoslayable radica en la ejemplaridad. «¿A quién puede arrastrar un joven militante si no es ejemplo, si no es primero en todo, en el estudio y el trabajo?», preguntó.

Este reportero agregaría una muletilla: alguien que quiera terminar su consulta rápido, jamás podrá ser ejemplo ni arrastrar a nadie.

Rodríguez remarcó que es preciso profundizar en la preparación ideológica, la clave para no acomodarse, para imponer como hábito el sacrificio, para ser profundos, algo que teorizó el Che hace tanto. «Sabemos los cambios respecto a otras épocas, pero siempre resulta primordial el sacrificio».

Una asamblea cuyo eje fundamental fue el de los valores, no podía pasar por alto el gran dilema que enfrentan las nuevas generaciones de cualquier sector de la sociedad, expuesto por Fidel en una de sus reflexiones tomando como referencia la frase de Shakespeare: ser o no ser. Al respecto, Manuel Valera, primer secretario de la UJC en Granma, señaló que para triunfar ante esa disyuntiva es preciso dejar la hipocresía a un lado, ser fieles, sencillos, constantes, estudiosos, audaces, disciplinados.

En esa línea se abre otra interrogante no muy fácil de responder: ¿Cómo lograrlo en cada joven? Al menos, que ahora haya vuelto a resurgir el tema de los valores indica un camino. Ojalá no se vuelva moda o coyuntura.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.