Regalo a mis maestros

Los buenos maestros son difíciles de olvidar. JR brinda este espacio para compartir nuestras historias al lado de esos seres que fraguan las generaciones de hombres y mujeres de toda sociedad. Envíe su mensaje a maestros@juventudrebelde.cu y lo publicaremos en esta página

Autor:

Juventud Rebelde

*Elsa Cedrés Díaz, siempre en mi memoria

Hoy, a 42 años de estar cursando el sexto grado, recuerdo con emoción a una de mis maestras, ella se llama Elsa Cedrés Díaz, en aquél entonces vivía en Campo Hatuey, Majagua, Camagüey. 42 años han transcurrido y ese nombre con esa dirección resuenan en mi mente como un poema de amor. A veces me pregunto ¿Cómo es posible retener esa información después de tanto tiempo?. La respuesta es sencilla, me educó con amor, pero lo que más me fascina es que siendo una muchacha hermosa y muy joven, haya tenido la voluntad de trasladarse desde su Majagua natal, hasta El Uvero, a impartir clases en condiciones muy difíciles y bajo régimen de Internado.
Para Ud. Profesora inolvidable, donde quiera que se encuentre, mi saludo y respeto. Felicidades por su día, extensivo a mis demás maestros y profesores.
Luis E. Rodríguez

*A todos los maestros y profesores Santiagueros

Herederos del pensamiento de José de la Luz y Caballero, los que integraron las Brigadas “Conrado Benítez”, los que fueron a Minas de Matahambre, los que forman parte del Destacamento Manuel Ascunce, los que constituyeron el Destacamento Pedagógico Internacionalista“Ernesto Guevara”,los que se mantuvieron en nuestras aulas en medio de las condiciones más adversas y difíciles impuestas por el recrudecimiento del bloqueo, los que hoy desde cualquier territorio de nuestra América ponen en alto el nombre de Cuba.

A los que día a día demuestran que no hay obstáculo que no pueda ser vencido, los que se han convertido en sembradores de valores, sentimientos patrióticos, de generosidad, de ejemplo. Gracias por todas las enseñanzas trasmitidas, por su consagración, por formar niños, adolescentes y jóvenes revolucionarios.

No hay mejor ocasión que este día, para hacerle llegar la felicitación a todos, los que conjugan la capacidad del hombre para la virtud y la convicción profunda de que un mundo mejor es posible porque contamos con personas como ustedes llenos de compromisos, con un profundo sentido humanista y preparados para formar cada día un nuevo ejército de hombres y mujeres dignos.

Llegue a ustedes dondequiera que se encuentren, el cariño inmenso de sus estudiantes Santiagueros.

Educadora provincial de Santiago de Cuba

*¡Vivan los educadores!

A ti Maestro que recoge el fruto del Moncada/
La Semilla que Fidel, en él sembró;/
En el 59 floreció/
Enseñó, educó, y la luz de la enseñanza dio/
Para a Alumbrar la América Latina/
Le pareció poco y a todo el mundo llevó la lámpara que a Cuba alumbró, hasta el 2009 y siguió
Y en Copenhague llegó para alumbrar a los más ricos para que ayuden a los pobres.
Maestros no dejen que se apague esa luz que se encendió para siempre.
Nuestros hijos sabrán defenderla. Venceremos.
VIVAN LOS EDUCADORES.

La Misión Medica Cubana en Venezuela nos unimos a los miles de estudiantes y familiares para felicitar a todos los Maestros y Educadores de nuestra Patria a esos Jóvenes Rebeldes que empuñaron la Cartilla y el Manual que lograron en el 61 declarar el territorio Libre de Analfabetismo. Maestro, que comparten día a día en las aulas con los alumnos y con mucha  ternura, dulzura y amor dan lo mejor de sí. Háganle llegar nuestra más sinceras felicitaciones a todos. Muchas gracias.
Lidia López García

*A los que engendran la maravilla

Son los afectos y el cariño los  que nos mueven por la vida a pesar de cómo nos comportemos, esas personas nos lo entregan en algún momento, son tan humanos que un día cualquiera llegan algo desaliñados, con el rostro tenso y la voz grave; vaya usted a saber qué les pasó y es cuando obra el milagro de  su profesión. Ante tantas miradas ansiosas, que quizás también en casa no les fue bien el día anterior; ahí, en ese espacio de todos, nuestra aula, donde esperamos a nuestra Maestra o Maestro para que nos presente un futuro a conquistar con sus apuntes y regaños pero igual, con su alegría, su risa, sus lágrimas o emociones contenidas, ante un logro personal o colectivo de sus alumnos, esos que según el grado de armonía y entrega mutua somos sus niños incluso, sus hijos adoptivos por los que no llegaron a tener.
Sus nombres llegan a fijarse tan  firmes en nuestras memorias que ya pasado el tiempo los citamos en conversaciones y análisis propios de nuestro quehacer, los cuales, en su momento, dejan perplejos al auditorio y salvamos la situación con ......eso lo dijo mi maestra o maestro... y es cuando se pone de manifiesto que como cada Diciembre en su jornada le recordamos "Mira ahí va mi maestro"  esa expresión debe ser para cada uno de estos valiosos profesionales en voz de esos sus niños, sus alumnos, sus muchachos o sus colegas, una gran alegría.
Por eso felicito a mis buenos maestros y maestras, a todos los que junto a ellos ayudan a enseñar  dígase  las tías del comedor ,las conserjes, los  choferes de los ómnibus escolares, los instructores de los Palacios de Pioneros y campamentos pioneriles, los porteros…en fin, todos los cubanos que se dedican a Educar enseñando con su ejemplo personal de vida, entregada a través de tan noble y alta responsabilidad Ética, Humana, y entregando ese amor que engendra la maravilla de lo que somos hoy y seremos mañana. A mi gran amigo Denis, el teacher o profesor de idioma, para mí mi amigo, a Daniel el químico de Güira de Melena. Hermanos y amigos.
Para los educadores cubanos.
Toda mi admiración.

Alexey Vera Castellanos

*Honor a quien honor merece

Mi hermana y yo somos profesoras. El maestro nace. Somos así porque nuestra bisabuela materna Obdulia Ruíz de Hiriart fue una de las cuatro primeras maestras que tuvo el municipio de Nuevitas en la ciudad de Camagüey y junto a sus alumnos sembró los hoy gigantescos árboles que dan sobra en el conocido parque del cañón de esa cuidad. Nuestra tía María Obdulia Hiriart Ruíz es aún recordada por muchas generaciones de enfermeras como la más abnegada y dulce de las profesoras de Español y Literatura. Nuestro tío Mario Hiriart Rodríguez, se fue con solo 12 años a «Monte Oscuro» a alfabetizar, debido a lo cual recibió la honrosa medalla de la alfabetización y después ejerció esta profesión en la región de «Santa Lucía». También nuestra madre Carlota María Hiriart Rodríguez fue maestra normalista de preescolar toda su vida; se graduó en 1956 pero pudo empezar a trabajar gracias al triunfo de la Revolución, pues para poder ocupar el aula que había en Nuevitas debía pagarle $3000.00 a la señora que ejercía para que se pudiera jubilar, y como ella era pobre no podía hacerlo. Si contara todo lo que recuerdo de ella haría un libro con miles de anécdotas, unas muy cómicas y otras muy tristes. Sus primeros cinco años de trabajo los hizo viajando a Nuevitas hasta que se pudo trasladar a Camagüey donde ejerció hasta su jubilación. Su jornada no se limitaba a la escuela pues todas las noches la casa se llenaba de papel satinado, acuarela, cartulina y goma de pegar con los cuales se pasaba horas preparando bellísimos medios de enseñanza. Además, a los alumnos que eran vecinos los llevaba y los traía de la escuela como si fuéramos sus propios hijos, pero siempre era la primera en llegar. Nuestra madre hace cuatro años que falleció pero todas las personas la recuerdan con mucho cariño porque era muy profesional y una maravillosa persona.

Nosotras queremos aprovechar esta oportunidad que nos brinda Juventud Rebelde para rendir homenaje a ellos y todos los maestros pues a diario vemos el resultado de su trabajo en los médicos, deportistas de alto rendimiento, artistas famosos y simples obreros que jamás los olvidarán.  «Honor a quien honor merece».

Bárbara y Verena Castañeda Hiriart

*Los imprescindibles

Recuerdo muy bien la impronta de Ana Torres, una profesora que me impartió preescolar. Era de La Habana, viajaba todos los días en autobús a Güines a darnos clases; era muy mayor, ya debe haber fallecido. A ella debo que con cuatro años casi cinco, anotara en mi memoria que donde quiera que escuche el Himno Nacional debo detenerme y ponerme en firme. Luego vinieron otros cuyos nombres apenas recuerdo: Elsa, la maestra de primero a cuarto, los profes de Tony Brionis, cuando decidí que quería ser biólogo, o los de la vocacional Lenin que en el período 1990-1993, me enseñaron a pensar y a soñar, mientras en casa solo teníamos caldo de plátano y fufú para cenar. Luego vino la Universidad, los profes de la Facultad de Biología, me hicieron pensar con pensamiento científico y en aquellos complejos años del 93 al 98 hicieron de mí un biólogo y replantearme muchos de los valores de un ser humano. Luego vino el Máster en la misma Facultad y profesoras como Olimpia Carrillo, Alma y otros que peco, por no nombrar, me hicieron seguir preparándome en mi profesión. Ahora soy investigador del ICA, estoy escribiendo mi doctorado para defenderlo en la Universidad de Zaragoza, donde mismo estudio el Apóstol, y reconozco que sin el apoyo de profes e investigadores del ICA como los doctores Ramón Bocourt, Fébles o Juana Galindo, ni siquiera podría soñar con esto.

Pero de todos los profes de mi vida, sin dudas debo reconocer que solo dos han sido imprescindibles en mi formación: mi madre, profesora de Biología, y mi padre, profesor de Física e Historia en su momento. A ellos les dedico mi mayor homenaje por confiar en mí, encauzar mis sueños y apoyarme en todo momento.

A Fidel y a la Revolución, nunca está de más agradecerles, aunque está implícito. Un nieto de un cortador de caña y un chofer de alquiler nunca tendría unos padres maestros o un doctorado en ciencias veterinarias en España, sin una Revolución y un Fidel que viraran el mundo al revés y convirtieran la utopía en realidad.

A todos ellos llegue mi modesto homenaje, y que los nuevos maestros que dentro de unos años serán más maduros y tendrán mucho de lo que hoy les señalan como que adolecen, mi reconocimiento al valor por asumir una tarea de las más dignas, tal vez de las no justamente remuneradas en ninguna parte del mundo, pero de cuya importancia nadie niega.

Rafael Rodríguez

*Un buen guerrillero

Como no tengo palabras para calificar al maestro se me ocurrió hacerlo de esta manera: Cómo decirte maestro que sé de tu alegría, tu pasión y tu tristeza. Cómo decirte maestro que sé con la entereza que dedicas el tiempo tuyo con amor y orgullo a preparar el presente y a cultivar el futuro. Quiero decirte que estás en el obrero, el campesino, el ingeniero y que eres por entero un buen guerrillero. Cómo decirte maestro que guardo con emoción muy dentro del corazón las clases que me enseñaste y no dejaré de admirarte. Cómo decirte maestro que en el aula aprendí contigo, dignidad y amor amigo. Cómo decirte maestro que independencia, cubanía e identidad también lo aprendí contigo. Cómo decirte maestro que aprendí a escribir contigo Patria o muerte !Venceremos!

Ana Soria Rodríguez, Escuela Sánchez Manduley de Holguín

*Mi mensaje a los educadores

En 1960, un año después de la alborada del Primero de Enero de 1959, asombraron al mundo las palabras de Fidel cuando proclamó que Cuba sería el primer país libre de Analfabetismo en América, cuyo vaticinio se hizo realidad con la Campaña de Alfabetización desarrollada en 1961. Justo el 22 de diciembre de ese mismo, año el líder de la Revolución declaró con esa condición a la Isla Mayor de la Antillas y también dejo sentado el Día del Trabajador de la Educación, la Ciencia y el Deporte, por lo que existen sobradas razones para que se desarrolle cada año la Jornada de homenaje a los Educadores.

Hoy aunque no estoy frente a un aula, me es imposible prescindir de mi título de Licenciada en Educación, nada material ha podido pagar la obra, no solo mía sino de muchos iguales a mí, a no ser el premio de recibir en una trinchera, en una calle o en un lugar cualquiera, el saludo cariñoso e inigualable de un médico, arquitecto, auxiliar de limpieza, técnico medio, policía, cuando nos dice: Maestro, ¿no se acuerda de mí?

Recuerdo de mi infancia a muchos maestros que me fueron inculcando la vocación de ser educadora como aquel joven Roberto Hernández, mi maestro de 6to grado en la Escuela Raúl Gómez García, a Argelia Rojas mi profesora de Español de la Secundaria, a Jorge Luis Hernández Bernal mi profe del Pre, a Adela Lima, mi primera Directora en la ESBU de Catalina, a Teresa Quiñones, Leda López, Raudal Acosta y Vicenta González Goicochea que con su ejemplo  influyeron en mi vocación.

Pudiera mencionar a muchos que aún marchamos juntos en la lucha sin descanso hasta no ver garantizado plenamente el encargo social que asumimos los educadores, de continuar la obra que un día Conrado Benítez y Manuel Ascunce Doménech forjaron con sus sueños y esperanzas, hoy la realidad educativa cubana presenta un sistema educacional fuerte y vigoroso, llena de retoños jóvenes dispuestos a conquistar su espacio que les permita entrar en la historia como lo hicieron otros en anteriores períodos.

Llegue a todos los educadores cubanos, en especial a los habaneros y güineros, mi  reconocimiento  y el de la Central de Trabajadores de Cuba, de la cual soy la secretaria general de su Comité Municipal en  Guines.

Nereida Vázquez Ayala

*El Franelógrafo

Es natural que todos recordemos con mucho amor a nuestros maestros. Mi primera maestra fue Rina, en mi pueblo natal que lleva el raro nombre de Uñas. Recuerdo aquellos años 70, que los maestros usaban técnicas  ingeniosas  para enseñar. Mi maestra tenía un franelógrafo hecho por ella misma, que consistía en una colcha de las que se usan para trapear montadas en una base. A las letras o láminas se le echaba goma de pegar con arena y eso hacía que las mismas se pegaran a la colcha. Años después, traté de aplicar la técnica para ayudar a mis hijos en los deberes escolares y recibí la risa y burla de todos los que me rodeaban. Ellos prefirieron usar juegos didácticos en la computadora. Franelógrafo (m. cult. Chile y El Salv. Trozo de franela o tela afelpada, que se usa en el aula para mostrar figuras o letras que, gracias a su reverso áspero, se pegan en ella.)

Mabel

*A todos muchas gracias por su amor y dedicación

Mi nombre es Anamin Daniela Martínez Arias y soy pionera de 4to grado de la escuela Calixto García Iñiguez del municipio Plaza de la Revolución en Ciudad de la Habana. Quiero hacer llegar mi pequeño homenaje a todos los maestros de nuestro país, en el día del Educador, especialmente a mi maestra de primer grado Griceldy, de la escuela Ángel Hernández Chirino de Guanabacoa, por las bellas cosas que me enseñó, sobre todo porque con ella aprendí a leer y a escribir; a mi joven y linda vecina y maestra Yeney, a todos los maestros y maestras de mi escuela, especialmente las maestras de 4to: Daylin, Mercedes y Blanca y a la maestra de mi primo Andy, que se llama Xiomara y trabaja en la escuela Combatientes de Bolivia. No puedo dejar de darle las gracias al gran maestro de estos tiempos de todos los cubanos, nuestro Comandante Fidel Castro Ruz. A todos muchas gracias por su amor, dedicación y por llevarnos con cariño por los caminos del saber y ayudarnos a crecer siendo mejores personas y más cultos, como bien dijera el Maestro de maestros, nuestro José Martí.

*Para dos personas que influyeron fuertemente en mí

Aunque ya peino canas, en mi vida de estudiante dos personas influyeron muy fuertemente en mí, una de ellas fue la Dra. Aida Alfaro, directora de la Escuela Pública No. 14, quien fue ejemplo de educadora para muchas generaciones de habaneros, ella fue capaz de defender y luchar en la década del 50, para que le construyeran un Centro Escolar, donde las niñas y los niños recibieran una educación  correcta con todas las  condiciones posibles y lo logró inaugurándose en la calle San Lázaro, entre Gervasio y Belascoaín, el Centro Escolar Angel Arturo Aballí (hoy lamentablemente convertido en  albergue) en cual fue un triunfo para aquella época, porque incluso contaba con asistencia médica y dental. Todo esto se debió al esfuerzo y tensón de la Dra. Aida Alfaro. La otra persona fue mi maestra de cuarto grado Ana Luisa Armenteros, quien me enseñó a apreciar la lectura y todo lo maravilloso que ella encierra, la importancia del estudio y la necesidad de superación. Lleguen a estas dos personas mi recuerdo y mi modesto homenaje.

A. Brito Sánchez

*En nombre de todos nuestros cederistas

Hola. Soy presidente del CDR # 1 José Martí, de la Zona # 33 en Santa Marta, Varadero. Aprovecho esta oportunidad para transmitir, en nombre de todos nuestros cederistas, una felicitación a los maestros que tenemos en el barrio. Ellos son: Carmita (directora de Escuela Primaria), Mirna (directora de una ESBU), Inés (profesora de la Escuela Municipal del PCC), Leisy (maestra de la enseñanza especial), Leidy, Yary y Robertico (los tres instructores de arte), Eneida, Ángela y Alberto (tres maestros que ya no ejercen). ¡MUCHAS FELICIDADES, EDUCADORES!

Alberto Rivera

*Los felicito por esta iniciativa

Saludos al colectivo de Juventud Rebelde. Soy una asidua lectora de su periódico y no saben la alegría que sentí al leer el Regalo a los maestros. Soy una educadora y los felicito por esta iniciativa hacia nosotros. Creo que ha sido el mejor regalo que recibiremos muchos. Actualmente me desempeño como jefa de cuadro en mi municipio, pero siempre seré una educadora de las nuevas generaciones. Espero que el pueblo acuda a su llamado.

Marilus, desde Cacocum

*Con la luz de la enseñanza

El magisterio cubano es reconocido en todos los rincones del mundo por los valores creados durante estos 50 años, bajo la guía de nuestro gran maestro Fidel. Felicito a todos los educadores cubanos y muy especialmente a los de la SB "Pablo de la Torriente" en Mantilla, cuyo colectivo ha sido siempre un ejemplo digno de esa gran fuerza de docentes jóvenes y menos jóvenes como las profesoras María Cristina, Norma, Mildred, Regla, Reina, Dania, en fin, todo el colectivo de emergentes que con tanto amor dieron el paso al frente para enseñar y educar en nuestra capital. También felicito a todos los maestros internacionalistas que han llevado la luz de la enseñanza a otras tierras del mundo con disciplina, abnegación y mucho amor.

Migdalia Semanat

* CANTO A LOS MAESTROS

Maestro es abnegación;
También cariño y ternura,
Inteligencia y cultura
Y es sacrificio y pasión.
Maestro es Revolución
Traducida en profesores
Dignos y batalladores
Que muestran la idea fiel
De que cumplen con Fidel
Por buenos educadores.

Maestro fue Carlos Manuel,
Inspirador de hombres bravos
Cuando llamó a sus esclavos
A combatir junto a él.
Fue un maestro en el tropel
Que en La Demajagua pienso
Y tuvo el más bello ascenso
De educador ejemplar
Cuando se puso a enseñar
A niños en San Lorenzo.

Cuando la manigua estaba
Enfrascada en noble guerra
En aula de palo y tierra
Moralitos enseñaba.
Pocos recursos contaba:
Un pequeño pizarrón,
Por pupitre aquel tocón
De un árbol recién talado
Y por cartilla el llamado
Que ofrecía su corazón.

La Patria sufría el ultraje
Del régimen colonial
Y más de un hombre cabal
Se enfrentaba al coloniaje.
Mendive tuvo el coraje
De hacer Patria con paciencia
Y puso su inteligencia
En formar en su alumnado
Un pensamiento sagrado:
¡Luchar por la Independencia!

¡Maestro José Martí…..!
Que organizó nueva guerra
Y a los pobres de la tierra
Hizo amar al colibrí.
Maestro lo concebí
En aquella madrugada
Que una juventud armada
Se lanzó contra el dolor
E impartió clases de honor
En los muros del Moncada.

Cuba ha alzado su heroísmo
Hoy día en nuevas trincheras
Y hace frotar las banderas
Más puras del Socialismo.
Bien sabe el Imperialismo
Que hay aquí un Maestro fiel
Que ofrece clases en el
Caimán bravo que se expande:
¡La Patria es el aula grande
Y ese Maestro es ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡FIDEL… .!!!!!!!
Tú eres constructor, Maestro,
Pues tienes como divisa
La nobleza de la tiza
Para hacer al hombre diestro.
Hacedor del mundo nuestro
Por un camino seguro;
Constructor de lo más puro
Y el proyectista más recto
Pues te sabes arquitecto
De los hombres del futuro.

Reciban en la Jornada
Noble del Educador
Este mensaje de amor
Y admiración prolongada.
Hoy los veo en la mirada
Y en la alegría sincera
Del pionero y la pionera
Llevando el sueño infinito
De un lucero de granito
Con un traje de madera.
14/12/07

Alberto Rivero

P.D.: Aprovecho esta oportunidad para recordar y reconocer a mis colegas de profesión, maestros de varias generaciones del municipio de Limonar, Matanzas; algunos ya desaparecidos y otros todavía entregando la luz de la enseñanza, a pesar de los años. Ellos son: Andrés Santana, Dinorah Villar, Elena Molina, Ibis Nenínger, Consuelo Nenínger y Eneida Martínez. Todos fueron para mí los paradigmas que me llevaron a hacerme maestro con el decursar de los años. ¡Felicidades!

* Mensaje de la Federación Estudiantil Universitaria de la Capital a los Profesores Generales Integrales que se desempeñan en la Ciudad

La FEU Capitalina les felicita al aproximarse la conmemoración del Día del Educador por brindar un invaluable apoyo a las nuevas generaciones de cubanos. Además en el marco del aniversario 87 de nuestra organización se dobla el reconocimiento no solo ya por tu labor como educador sino por formar parte activa de la organización joven más antigua y con mayor tradición de lucha de nuestro país. Feliz año 2010.

Secretariado Provincial

*Gracias, Fidel

Gracias a nuestro Comandante en Jefe, por ser el educador presente en la memoria de todos los revolucionarios cubanos y del mundo. Sus ideas serán siempre la luz para alumbrar el camino de la vida por un mundo mejor. Todo cuanto hacemos en Cuba para otros más allá de las costas, allende los mares, nos hace felices. Aprendimos a  amar a todos en el mundo por la obra dejada por Martí y las enseñanzas de Fidel que salvan todos los días a millones. ¡Qué privilegio haber contado con ambos maestros! Felicidades por la jornada y otra vez gracias por existir.

María de La Paz

*Una felicitación desde Brasil

Embora não sabendo ao certo ao que se propõe este e-mail, devo dizer que tudo aquilo que se refira ao educador interessame profundamente , até porque lecionei aqui no Rio de Janeiro —Brasil— durante 47 anos momentos sublimes nos quais eu próprio recebi muitas homenagens e gratidões dos meus queridos alunos e alunas. Aguardo melhor contato para poder contribuir mais profundamente com o nosso Juventud Rebelde... Saudações magisteriais socialistas.

Pro. Emir Amed. Río de Janeiro, Brasil

* Yuriem, nuestro evangelio vivo

A Yuriem, profesora de la UCP de Matanzas, le deseamos que siga siendoesa excelente educadora que ha sido para nosotros todo este tiempo, ya que es nuestro evangelio vivo, como expresara José de la Luz y Caballero. Con su ejemplo diario se ha convertido en una activista de la política del Partido, nos motiva a seguir adelante en esta tarea de gigantes: la formación de las nuevas generaciones inspiradas en los preceptos martianos y fidelistas. Gracias a usted por su sabiduría y enseñanzas que nos inspiran a prepararnos cada día más para ser mejores profesores.

Estudiantes del Grupo de Ciencias Exactas de la UCP Juan Marinello, Matanzas

*Que se mantengan en la vanguardia

Por este medio felicito a todo el colectivo del S/I José Tey, del municipio
de Banes, en Holguín, y a todos los docentes del país que son la esperanza del
mundo, por celebrarse la jornada del educador. A todos ellos quiero exhórtalos para que
se mantengan en la vanguardia, así como a la nueva generación que se forma
para ejercer esta labor tan hermosa.

Yúnior Hernández Diegues

*Al educador

Si hablamos de educación /pensamos en voluntad,/en sacrificio, humildad,/en paciencia y vocación./El maestro es corazón/palpitando patriotismo:/Educa con el civismo,/con instrucción y valores…/¡Rindámosle mil honores/Por su luz y su humanismo!

Carlos Alfonso Pérez

*El maestro es corazón

El maestro es corazón/ para el alumno cubano;/ siembra el saber con su mano,/ la justicia y la razón./ El maestro es vocación,/ paradigma y optimismo./ Con la instrucción, el civismo,/ la actitud y los valores…/ cosecha humanismo, honores,/ luz, cultura y patriotismo.

MUCHAS FELICIDADES, EDUCADOR, de Carlos Alfonso Pérez

Un buen guerrillero
Como no tengo palabras para calificar al maestro se me ocurrió hacerlo de esta manera:
Cómo decirte maestro que sé de tu alegría, tu pasión y tu tristeza.
Cómo decirte maestro que sé con la entereza que dedicas el tiempo tuyo con amor y orgullo a preparar el presente y a cultivar el futuro.
Quiero decirte que estás en el obrero, el campesino, el ingeniero y que eres por entero un buen guerrillero.
Cómo decirte maestro que guardo con emoción muy dentro del corazón las clases que me enseñaste y no dejaré de admirarte.
Cómo decirte maestro que en el aula aprendí contigo, dignidad, amor amigo.
Cómo decirte maestro que independencia, cubanía e identidad también lo aprendí contigo. Cómo, cómo decirte maestro que aprendí a escribir contigo Patria o muerte !Venceremos!
Ana Soria Rodríguez, Escuela Sánchez Manduley de Holguín

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.