Los abrigos… por el momento afuera

Cuba seguirá con bajas temperaturas todavía unos días más. Diversas condiciones meteorológicas han confluido para ello. Hay frío, sí, pero tampoco es nada inusual y es algo típico de la variabilidad interanual según el doctor José Rubiera… aunque ya empezaron a temblar algunos récords

Autor:

Amaury E. del Valle

Aunque para muchos los últimos días han sido ocasión para lucir abrigos de todos los colores, y hasta algún que otro ha desempolvado un sobretodo o una lanuda bufanda, los filósofos callejeros que vaticinan una nevada dentro de poco tiempo en Cuba todavía tendrán que esperar bastante, e incluso quizá nunca lleguen a disfrutar ese ártico deseo.

Lo que sí es cierto es que los termómetros cubanos, acostumbrados a dorarse con el calor tropical, en esta semana han caído en picada, como lo demuestran los 4,5 °C registrados en la madrugada del jueves en la estación meteorológica de Playa Girón, el más bajo hasta ahora de la temporada invernal.

Otros registros significativos se registraron casi al amanecer del jueves, como los de Ciego de Ávila, que rompió su récord histórico para enero con 5,2 °C, destronando al anterior de 6 °C que databa de 1997; o el de Fallas, con 5,4 °C y que rompió el 6,3 °C de enero de 1981.

Meteorológicamente hablando, sin embargo, el más prominente aunque también más «caluroso» que los registros anteriores fue el récord absoluto para cualquier época y año de 10,7 °C en Caibarién, al borde de la costa norte, donde por vez primera el mercurio de los termómetros descendió hasta esa profundidad.

Todos ellos, en cambio, están aún muy lejos del frío más agudo registrado nunca en Cuba, que fue nada menos que de 0,6 °C  en Bainoa, provincia de La Habana, el 18 de febrero de 1996, según explicó a JR el doctor José Rubiera, jefe del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología.

El especialista cubano, muy conocido por ser la «cara» de los huracanes que azotan a la Isla, accedió también a aclararnos algunas dudas con respecto a los «fríos» de los últimos días, que desde ya vaticinó se extenderán al menos hasta la semana que viene, con la llegada de otro nuevo frente frío este sábado, que se sumará a las corrientes del norte que actualmente influyen sobre Cuba.

—Doctor, a muchos les parecen algo inusuales estos fríos intensos de los últimos días. Incluso comentan que este quizá sea el invierno más fuerte desde hace mucho tiempo…

—Las bajas temperaturas de los últimos días corresponden a las que se suceden cuando hay un período invernal, e incluso los registros todavía distan en muchos casos de los récords históricos, si bien en la última madrugada se dieron varios muy bajos en las provincias occidentales y centrales.

«Eso está en consonancia con la actual situación meteorológica, y con las bajas temperaturas que se han dado en el hemisferio norte en sentido general, donde se han registrado incluso temperaturas menores de cero grado en La Florida, Estados Unidos, o nevadas en un país europeo tan al sur como Rumania, y fuertes ventiscas en casi todo el Viejo Continente».

—¿Tiene este fenómeno algo que ver con el calentamiento global que se está registrando en el planeta?

—Decir que un invierno es más fuerte que el otro, o que hay más ciclones un año, o más calor por culpa del cambio climático es demasiado absoluto.

«Es importante aclarar que cuando hablamos de calentamiento global y de cambio climático nos referimos a un proceso que se da en largos períodos. Son cambios en las variables meteorológicas en un período largo de años, y solo así es posible analizar este fenómeno.

«De hecho, el calentamiento global se debe a la tendencia al incremento de las temperaturas promedio del planeta a escala global».

—¿Quiere decir que tendremos más calor en lo adelante? ¿Y serán los inviernos más fríos? O sea, ¿las temperaturas en cada época serán más extremas?

—No, al contrario, con el calentamiento global se registra un aumento de la temperatura del planeta, no solo con veranos más calientes, sino con inviernos menos fuertes. Pero eso es un fenómeno a largo plazo, y no tiene nada que ver con las variaciones que se registran comúnmente de un año al otro, e incluso dentro de una misma temporada.

«Puede suceder, como ocurre ahora, que las condiciones meteorológicas sean propicias para que hayan semanas más frías, o veranos más calurosos que otros, pero eso responde a la variación interanual y a condiciones específicas del estado del tiempo, no directamente al cambio climático».

—¿Entonces las actuales temperaturas frías no tienen nada fuera de lo común?

—Si hay algo fuera de lo común en esta ocasión es el hecho de que se hayan extendido por tantos días temperaturas bajas, que ya van casi por un semana y se extenderán al menos una docena de días.

«En eso han influido la sucesión seguida de los frentes fríos, que este año se han dado incluso a pesar de estar actuando el fenómeno de “El Niño”, donde normalmente los frentes fríos vienen con mucha lluvia y las temperaturas mínimas no registran valores tan significativos.

«Aunque lo anterior no hace más que demostrar la gran variabilidad en que se expresan los fenómenos naturales, en los cuales influyen múltiples causas, y se manifiestan de forma diferente según las condiciones que ocurran en cada lugar».

—No obstante, antes de estos últimos fríos hubo días de mucho calor pero con noches más frías, algo así como lo que sucede en el desierto. ¿Eso es también normal?

—Ese fenómeno también es típico, aunque suele ocurrir más en inviernos donde las noches son más despejadas, menos nubosas, y por ende la temperatura suele bajar, aun cuando no haya un frente frío, mientras que por el día ascienden.

«Ocurrió incluso antes de la llegada de estas masas de aire frío que ahora influyen sobre Cuba».

—Y después de eso, ahora, ¿por qué la gente dice sentir tanto frío este año?

—Yo siempre digo que la memoria de las personas tiende a ser flaca, y por eso, por el factor sicológico, cada año a la gente le parece el invierno más frío o el verano más caluroso, aunque cuando miramos los registros históricos no sea realmente así.

«En Cuba, además, se da la circunstancia de que al tener un clima muy húmedo, y estar combinados los frentes fríos con vientos del norte, la actuación combinada de estos elementos con las bajas temperaturas hace que la sensación corporal de frío, o temperatura sensible, sea mucho menor que el que realmente marca el termómetro.

«Por ponerte un ejemplo, si hace unos 20 °C, pero hay viento, la persona puede sentir una sensación como si hicieran 14 o 15 °C; lo cual sucede también en el verano con la alta humedad».

—Pero usted nos decía que hará más frío en los próximos días. Incluso que del sábado al lunes se esperan condiciones de mucho frío. ¿Llegará a romperse el récord casi antártico de 0,6 °C registrado en Bainoa hace más de diez años?

—Eso es algo impredecible, pues para que se den tan bajas temperaturas como esa deben confluir una serie de factores, no solo el aire frío, sino otros como la ausencia de nubosidad, las noches despejadas, o calma en los vientos durante ellas.

«Las nubes, por un proceso físico, reflejan el calor desprendido en la noche por la Tierra y hacen que por ende las temperaturas no sean tan bajas, aunque estén dadas otras circunstancias, como pasó la madrugada anterior, que fue nubosa en muchas zonas.

«Igualmente depende de las variables de cada lugar, su alejamiento de la costa, donde tiende a haber menos frío como consecuencia de la influencia del mar, entre otros factores.

«Si se rompe el récord o no, dependerá de la Naturaleza. En cualquier caso, por si acaso, lo mejor en los próximos días es mantenerse bien abrigado».

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.