Homenaje al León de Santa Rita en Memorial de Las Tunas

Datos del Archivo Nacional de Cuba atestiguan que en esta mansión devenida Memorial residió con su familia hasta 1868 el llamado León de Santa Rita, la personalidad tunera de mayor linaje histórico

Autor:

Juan Morales Agüero

LAS TUNAS.— El patrimonio cultural tunero cuenta entre sus piezas inmobiliarias más relevantes con un local que transpira historia. Se trata de un sitio muy apreciado en la capital provincial, en tanto simboliza la naturaleza rebelde y el carácter de sus hijos.

La casona se yergue en el corazón de la ciudad. Puertas adentro exhibe la evidencia de una etapa que tiene por referente al héroe territorial por excelencia: el Mayor General Vicente García.

Datos del Archivo Nacional de Cuba atestiguan que en esta mansión devenida Memorial residió con su familia hasta 1868 el llamado León de Santa Rita, la personalidad tunera de mayor linaje histórico.

Los investigadores aseguran que la construcción del inmueble se remonta al año 1800. En sus primeros tiempos era apenas un caserón de paredes de ladrillos y techo de tejas junto a la Casa de Gobierno en la entonces conocida con el pomposo nombre de Calle Real.

El primer hecho que le confirió fama a esta casa data de 1869, cuando Brígida Zaldívar, esposa de Vicente, fue recluida allí con varios de sus hijos y su anciana suegra. El coronel español Eugenio Loño pretendía así presionar al insurrecto para que depusiera las armas.

Para hacer más duro el encierro, el oficial colocó soldados junto a las puertas del inmueble, clausuró sus ventanas y prohibió la entrada de alimentos. La crueldad no logró vencer a Brígida, quien vio morir allí a dos de sus hijos. La repulsa nacional e internacional lograron que el coronel Loño desistiera. Sabía que el mambí no se rendiría.

El 23 de septiembre de 1876, Vicente García asaltó y ocupó con sus hombres su ciudad natal utilizando como única arma el machete, hecho nunca antes registrado en la historia de los conflictos mundiales.

Dos días después, el León de Santa Rita ordenó incendiar la villa. Dio instrucciones para comenzar el fuego por su propia casa, ante la cual pronunció sus célebres palabras: «Tunas, con dolor en el alma te prendo candela, pero prefiero verte quemada antes que esclava».

La casona permaneció en ruinas hasta 1919, fecha en que reedificaron su estructura frontal con el propósito de dedicarla al comercio. En 1985 fue restaurada por la Dirección de Patrimonio Cultural, y en 1996 las autoridades del sector la declararon Monumento Nacional.

Miles de visitantes han desfilado por sus salas desde 1987. Algunas de sus piezas tienen gran valor museológico, como un reloj de brújula y la corneta de órdenes utilizada en combate por Vicente, quien fue presidente de la República en Armas en 1878 y General en Jefe del Ejército Libertador tras la Protesta de Baraguá.

De todas las piezas con que cuenta la institución, tal vez ninguna supere en fama al machete que el Mayor General blandió en la manigua en nombre de la independencia. El León de Santa Rita lo llevó consigo hasta su exilio venezolano. Luego, al morir envenenado en la patria de Bolívar, su hija Rosa lo guardó, y años después, lo trajo de regreso a Cuba, adonde viajó en compañía de su madre Brígida.

Fue en el santiaguero museo Emilio Bacardí donde el arma estuvo en primera instancia para su exhibición al público. Por esa época, la prestigiosa institución cultural era la encargada de recepcionar las pertenencias de los mambises de la región oriental, y el machete del patriota tunero se convirtió allí en pieza de gran perfil.

El machete le fue entregado definitivamente a la ciudad de Las Tunas el 14 de noviembre de 1987, fecha de inauguración del Memorial. Durante esa jornada se le rindieron honores. Había permanecido en el museo de Santiago de Cuba desde el 18 de octubre de 1915.

Se trata de una pieza de fabricación alemana, con cabo y clavos de plata y enchape de carey, de 82 centímetros de largo por tres de ancho. Figura en los registros como uno de los 12 objetos de valor excepcional de la institución tunera. Los visitantes ilustres suelen recibir como distinción una réplica suya en tamaño original, máximo galardón que entrega la Asamblea Provincial del Poder Popular.

El Memorial Mayor General Vicente García es una puerta abierta  al conocimiento de la historia de Las Tunas. Representa el legado de nuestros héroes a la lucha por la independencia de Cuba.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.