Jóvenes guantanameros reconocen la importancia de «hacer»

La asamblea municipal del IX Congreso de la UJC en Guantánamo, que evaluó el funcionamiento de la Organización en el territorio, estuvo presidida por el Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, José Ramón Machado Ventura

Autores:

Lisván Lescaille Durand
Haydee León Moya

GUANTÁNAMO.— No basta con reconocer que existen dificultades ni saber quiénes son los responsables de enmendarlas. Se requiere «aterrizar ya» en las soluciones de los problemas en cada estructura para que el debate en torno al papel de la militancia juvenil no se convierta en uno de esos eslóganes que por años han viciado algunas discusiones de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Lo contrario sería continuar en la reiteración de los problemas con más o menos elegancia del discurso, según la ocasión o el proceso político de la Organización. Ese trasfondo guió el intercambio entre los 250 delegados a la asamblea municipal del IX Congreso de la UJC en Guantánamo, enriquecido con las intervenciones del Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, José Ramón Machado Ventura.

La discusión aquí tomó el rumbo correcto, casi desde el inicio, cuando el estudiante universitario Xavier Arrúe instó a no esperar a que lleguen las orientaciones para entrarle de frente a los problemas, discutir con firmeza las preocupaciones en las brigadas de la FEU, y afirmó que el lenguaje de las consignas no contribuye a nada.

Tales deficiencias resultan en demasía peliagudas para sectores vitales como Educación donde, en opinión de Liaena Hernández Martínez, líder juvenil en la universidad pedagógica de Guantánamo, «años atrás se abrió una llave que dio entrada a muchachas y muchachos sin la preparación, el interés y la vocación necesarios para el magisterio; una fisura que empezó a enmendarse al realizar mejores procesos de captación e intensificarse el adiestramiento de los que cursan la carrera.

«A veces nos falta —amplió Liaena— trabajar más con nuestros compañeros de aula y los propios integrantes del comité de base, para que tengan más y mejores argumentos e información sobre asuntos que están en la palestra pública. Para convencer no valen consignas ni dogmas; eso no es trabajo político. Y no debemos olvidar que los opositores acérrimos a nuestro proyecto político apuestan a que cuando no esté la dirección histórica de la Revolución, poder conseguir su propósito de derrocarla».

Pero no solo la vocación transformadora les atañe a los educadores. Dirigir la mirada hacia la tierra, la producción y los servicios debe ser otro imperativo para la militancia de Guantánamo que, como recoge el informe, vio decrecer el número de sus efectivos y organizaciones de base, además de constatarse dificultades con la estabilidad de la plantilla de cuadros juveniles.

Justamente en el sector de la producción y los servicios urge una respuesta no solo con las movilizaciones para el aporte a la economía del país. Se trata además de crecer significativamente en el número de militantes en aquellos centros donde se requiere elevar la eficiencia acorde con las urgencias de la economía del país. De ahí el llamado de la Primera Secretaria de la UJC, Liudmila Álamo Dueñas, en esta dirección:

«Por eso no podemos conformarnos con las exiguas cifras de crecimiento que exhibe el municipio en esos sectores. Hay que discutir con los jóvenes que muchas veces la aspiración de estudiar una de las carreras tradicionalmente más demandadas, debe atemperarse a las realidades de la nación, que hoy requiere fuerza calificada en labores de la agricultura, personal técnico y otras especialidades afines a las necesidades del desarrollo económico del país», puntualizó.

En las postrimerías de la reunión quedó constituido el nuevo Comité Municipal de la UJC y su Buró, al frente del cual fue elegido Guarioné Aguirre Kerr.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.