La universidad en función de la batalla económica

Miguel Díaz-Canel, ministro de Educación Superior, expresó que el curso 2009/2010 se desarrolló sobre la base de grandes esfuerzos y que «se introdujeron en las universidades un grupo de transformaciones con el objetivo de perfeccionar y elevar la calidad de la educación superior»

Autor:

Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY.— Si la principal batalla del país en el orden político-ideológico es la economía, definida de esta manera por el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Raúl Castro Ruz, nuestras universidades en cada territorio no pueden estar ajenas a esta prioridad, afirmó aquí Miguel Díaz-Canel, ministro de Educación Superior, en la visita efectuada a la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz, donde se evaluaron aspectos del perfeccionamiento del trabajo político-ideológico y la elevación de la calidad de la educación.

El titular aseveró que los centros de la enseñanza superior en el país tienen que tener una interpretación objetiva y práctica hacia esta dirección, definidas principalmente en dos vertientes de trabajo, «el aporte de la universidad cubana a la economía territorial y del país, y la propia realización en la universidad de una interpretación cabal de los principales lineamientos económicos que ha trazado la nación para la Educación Superior», insistió.

Valoró cómo el curso 2009/2010 se desarrolló sobre la base de grandes esfuerzos, que consolidaron temas y cumplimentaron programas en los que ya se venía trabajando. «Se introdujeron en las universidades un grupo de transformaciones con el objetivo de perfeccionar y elevar la calidad de la Educación Superior, y esto requirió de exigencia personal y colectiva», afirmó.

Comentó que aunque no se podía esperar que en un curso todos los problemas se resolvieran, «sí impresionaba lo que habían aportado los diferentes colectivos universitarios del país a las estrategias trazadas en función de lograr una mayor calidad docente-educativa».

Explicó que las transformaciones implementadas en los recintos universitarios aportaron experiencias y a la vez ratificaron que «en el camino de la exigencia y el rigor en los procesos universitarios estaba la calidad que requiere el proceso docente-educativo y la formación de los profesionales».

Significó los resultados de la casa de altos estudios agramontina y comentó cómo su inserción en la sociedad camagüeyana fue uno de sus principales logros durante el curso.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.