Ni finalismo ni individualismo

En el grupo se gana la pelea. Discutir cara a cara con los indisciplinados y persuadir a quienes no muestran disposición a ayudar a sus compañeros es una tarea que los colectivos de la FEEM deben asumir

Autor:

Marianela Martín González

«Buscarle el lado bueno al asunto. Estar conscientes de que mientras más sepamos, más útiles seremos, es mejor que lamentarse», sentenció David Acosta, presidente de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM) del preuniversitario Manolito Aguiar, en Marianao, quien se refirió a la importancia de estudiar con todo el rigor que la enseñanza media superior requiere.

Durante el Consejo Provincial de la organización en Ciudad de La Habana, celebrado en el Instituto Vocacional de Ciencias Exactas Vladimir Ilich Lenin, el joven expresó que las transformaciones del sistema educacional han demandado del esfuerzo de los docentes y la responsabilidad individual de los estudiantes.

Los alumnos con mejores resultados académicos se han comprometido con los desaventajados y una suerte de solidaridad ronda por su escuela como nunca antes. El dirigente de la FEEM consideró loable que la educación sea exigente y profunda a todos los niveles, para que quienes se gradúen como bachilleres tengan los conocimientos requeridos por esa enseñanza.

De la ejemplaridad de los cuadros estudiantiles comentó Gabriel Pérez, presidente de la FEEM en el politécnico Pablo de la Torriente Brau. «No podemos predicar con 60 puntos; tenemos que ser vanguardias en el estudio y también en ayudar a los rezagados», precisó.

Yoel Pérez, miembro del Buró Nacional de la UJC, insistió en la función del grupo como célula principal de la organización, donde se puede redoblar el protagonismo estudiantil. Discutir cara a cara con los indisciplinados, los finalistas, y persuadir a aquellos que se niegan a compartir sus conocimientos con el resto de sus compañeros sobre lo importante de ese gesto es una tarea que el grupo debe asumir.

«No vamos a vencer con consignas vacías. Cada cosa que digamos tiene que sustentarse con hechos palpables. El principal homenaje de la FEEM en su 40 aniversario es que el curso 2010-2011 sea superior en todos sus parámetros al presente, y para eso habrá que trabajar de manera colectiva y concreta en el grupo», precisó Yoel.

Ramón Samada, miembro del Buró Provincial del Partido en la capital, señaló que en este curso hay 10 000 estudiantes en los preuniversitarios urbanos de Ciudad de La Habana, y en septiembre la cifra se contraerá a 7 400, pues el bachillerato perfila las exigencias para quienes opten por ese nivel escolar y la enseñanza tecnológica.

El dirigente partidista aseguró que alrededor de 500 profesores que este año se graduarán en politécnicos se convertirán en profesores de preuniversitarios para el venidero período escolar.

A elevar la creatividad de la organización exhortó Ana Yudhit Area, primera secretaria de la UJC en la urbe, quien consideró la calidad de la educación como un asunto que debe involucrar a todos y no dejarle la responsabilidad solo a la institución.

«La familia tiene que desempeñar su papel ahora más que nunca para ganar la batalla por una mejor educación. También habrá que poner a funcionar muchas cosas que han estado paralizadas, como las aulas anexas en los politécnicos y las casas de estudio en todos los niveles educacionales».

La primera pregunta que deben hacerse los estudiantes de la FEEM, según Yenifer Bello, presidenta de esta organización, es qué significa darlo todo por la Revolución. Una vez comprendido ese compromiso podrá decirse que los jóvenes asegurarán la continuidad histórica de la Revolución.

Para el presidente de la FEEM en la capital, Ezdrubal de la Vega, «es muy duro pasar por la organización sin saber que pasaste»; por eso hay que trabajar en aras de hacerla más juvenil y dinámica.

El próximo 6 de diciembre la FEEM cumplirá 40 años. Arribar a este aniversario conscientes de que en los jóvenes que están en las aulas se sustenta el futuro del país es uno de los compromisos más subrayados en este Consejo, que cierra el ciclo de asambleas de este tipo en la Isla.

Además de participar del debate en el plenario, los dirigentes de la organización analizaron en diferentes comisiones asuntos tan importantes como el funcionamiento orgánico, la divulgación y las relaciones internacionales, así como su papel en la defensa de la patria.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.