Un número creciente de personas han tomado conciencia, asevera Fidel

El Comandante en Jefe dio lectura al comentario enviado por un lector a la entrevista que él concedió a la directora del diario mexicano La Jornada, en días recientes, donde abordó el tema del peligro de una guerra de imprevisibles consecuencias para la humanidad, entre otros temas

Autor:

Juventud Rebelde

«He usado argumentos que no deseo repetir ahora. Frente a los escépticos, nuestro deber es seguir librando la batalla. Me consta que un número creciente de personas en el mundo han tomado conciencia de la realidad», expresó el Fidel en su alocución a los estudiantes universitarios cubanos.

El líder de la Revolución reveló que a la primera parte de la entrevista que concedió a la directora del periódico La Jornada, publicada el pasado 30 de agosto, varias personas hicieron llegar sus comentarios.

Fidel seleccionó las opiniones de un ciudadano de Latinoamérica que las hizo llegar al sitio web Cubadebate, y dio lectura a parte del texto.

«Hago un llamado a todos los países que hoy se encuentran involucrados en conflictos nucleares, por favor, piensen en lograr una paz verdadera, que nos conviene a todos. Nuestros hijos, nietos y seres humanos del mundo, lo vamos a agradecer. Necesitamos vivir en paz, en un planeta que cada día es menos habitable.

«El armamento nuclear debe desaparecer, ningún país debe poseerlo, la energía atómica debe ser usada solo para el bien.

«Hoy enfrentamos dos grandes desafíos: la conflagración de la paz mundial y salvar al planeta del cambio climático. Hay que tomar conciencia de estos problemas que hemos creado. El armamento es más sofisticado y mortífero.

«La conferencia de Cancún es la única oportunidad que nos queda, estamos llegando un momento crítico, pero todo sería en vano y demasiado tarde.

«Nuestra madre naturaleza es un fumador pasivo, que no tiene vicios y la hemos enfermado indiscriminadamente. Nadie tiene el derecho de usar la violencia contra ningún ser humano, país o nación.

«No podemos estar de espaldas a la naturaleza, todo lo contrario, debemos estar abrazados a ella, porque nosotros somos la naturaleza. La naturaleza es perfecta. Kyoto significó para todos los seres humanos una esperanza, si no hacemos nada, nada de salvará.

«No podemos perder tiempo en guerras anacrónicas que nos debilitan y agotan nuestras energías. Los enemigos hacen las guerras,. Eliminemos todas las causas que provocan que el hombre vea al hombre como su enemigo. Yo digo, sin ninguna posibilidad de error, que la paz con la paz se paga, y si quieres la paz, prepárate para cambiar tu conciencia».

Hasta aquí lo esencial de sus palabras, dijo el Comandante en Jefe.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.