Pionero en campaña

El Movimiento de Pioneros Exploradores abarca hoy a casi todos los estudiantes de primero a noveno grados, con el objetivo de que aprendan a amar y respetar la naturaleza, a vivir en campaña y a conocer más sobre la historia de nuestro país

Autor:

Margarita Barrios

La vida al «aire libre» tiene su encanto, pero también sus limitaciones para aquellos que no han tenido ese contacto directo con la naturaleza. ¿Temor a los insectos, o quizá a bañarse en un río o a escalar una montaña?

Claro que para vivir en campaña y disfrutar de lo que la naturaleza nos brinda, hay que saber. ¿Cómo poner una hamaca, cómo hacer un nudo, cuáles son los alimentos que tenemos a nuestro alcance? Y todo eso hay que hacerlo sin dañar el medio ambiente.

El Movimiento de Exploradores de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM), creado en 1977, entrega desde bien temprano a todos los niños y niñas las herramientas necesarias para disfrutar de esas saludables y necesarias prácticas.

Rolando Mosquera Cáceres, técnico para la atención al Movimiento desde la Presidencia de la OPJM, y su creador, asegura que las experiencias que obtienen los pioneros junto a sus guías les servirán para toda la vida.

«Comencé como guía de pioneros en 1963 —recuerda Mosquera—trabajaba en una fábrica, porque entonces participaban de esa actividad no solo los maestros, sino también los obreros.

«Seguí transitando por la organización y en 1972 pasé a trabajar directamente en la OPJM. En 1977, cuando se crean los diversos movimientos, se me pide crear uno vinculado con el campismo, y yo lo bauticé como Pioneros Exploradores».

—En otros países también hay exploradores, o boy scouts. ¿De qué experiencia se nutre usted para su organización?

—De muchas, porque esa es una práctica muy extendida en el mundo. En Cuba los había también antes del triunfo de la Revolución. Por ejemplo, el líder de la Revolución Fidel Castro, fue jefe de los exploradores en el Colegio de Belén.

«En Cuba tuvimos precursores de esas prácticas; Núñez Jiménez, por ejemplo, fue también un explorador».

—¿Usted tenía conocimientos de exploración?

—Mi principal inspirador fue el Comandante Camilo Cienfuegos. Yo vivía a tres cuadras de su casa e incluso estudié en su misma escuela primaria.

«Al triunfo de la Revolución me integré como soldado al Ejército Rebelde, y formé parte del equipo de pelota de Los Barbudos, porque yo había practicado anteriormente ese deporte.

«Como parte de mi entrenamiento como soldado estuve en Minas del Frío y escalé diez veces el Pico Turquino. Esas experiencias me sirvieron para aprender la importancia de la vida en campaña y apropiarme de conocimientos que luego formaron parte de los principios de los exploradores».

Listos

El Movimiento de Pioneros Exploradores se convierte en masivo en 1982. Todo pionero, desde primero hasta noveno grados, que así lo desee y reciba el permiso de sus padres, puede participar de esa experiencia. Y salvo pequeñas excepciones, casi todos se suman a la propuesta.

«El Movimiento se hace masivo porque Fidel, cuando inauguró un Centro de Exploradores en Bartolomé Masó, provincia de Granma, en 1981, pudo observar directamente lo que eran capaces de hacer aquellos pioneros y significó que todos los niños y niñas debían prepararse para la vida en campaña», recordó Mosquera.

«No es prepararse para hacer la guerra —apuntó—, sino para sobrevivir en caso de que nuestra Patria sea atacada, y si ya son mayores, poder defenderla.

«Es aprender a convivir directamente con la naturaleza y subsistir en esta. Y no es solo la parte recreativa que lleva implícito, sino de divertirse mientras se cuida de la flora y la fauna.

«La ley de los exploradores dice: Ama a la naturaleza, a la patria socialista, y se preparan para la vida en campaña. Porque se trata de cuidar el medio ambiente, protegerlo y aprender a vivir en armonía con él. Y también conocer los lugares históricos y rendir homenaje a nuestros héroes y mártires».

El Movimiento está estructurado por etapas, que van en ascenso según el pionero transita por los grados escolares y logra habilidades propias de los exploradores. El muchacho que gana cuatro categorías y dos especialidades alcanza la condición Por la senda de Camilo y Che.

«En el Movimiento también tenemos un estímulo especial, Explorador Distinguido, para aquellos que realizan hechos heroicos, relevantes, como el pionero que recientemente salvó a una niña de un pozo, en Matanzas.

«En los lugares que el entorno lo permite porque sean puerto de mar, como Cienfuegos o Niquero, tenemos el Movimiento de Exploradores Marinos».

—¿Cuáles son las principales ocupaciones de los exploradores durante el curso escolar?

—Cada 19 de octubre, en recordación del natalicio de Paquito González*, hacemos el acto de inicio de los pequeños, de primer grado, y de ingreso de los estudiantes de cuarto grado.

«Luego, en diciembre, realizaremos la primera acampada del curso, en saludo al natalicio de Antonio Maceo, pero todos los meses los exploradores cumplen misiones y aprenden muchísimo.

«Entre las labores que tenemos priorizadas desde el pasado curso escolar y continuaremos en este, se encuentra la preparación de semilleros y la siembra de árboles para contribuir a la repoblación forestal».

De manera especial, los pioneros exploradores celebrarán el 4 de abril el aniversario 50 de la OPJM y el 49 de la UJC. Para ello realizarán la 33 competencia y la 19 olimpiada, donde pondrán de manifiesto sus habilidades.

—¿Qué le falta hoy al Movimiento?

—Tener capacitados a todos los guías, que son los mismos maestros y profesores. Que logren prepararse adecuadamente para que puedan a su vez llevar esas enseñanzas a los pioneros.

«Nosotros ofrecemos diversos cursos. Y esta labor debemos comenzarla desde que están formándose como maestros, para que se enamoren de la idea y la lleven adelante con amor».

—Algunos jóvenes se quejan de que una vez terminada la etapa de los pioneros se les hace difícil practicar la vida en campaña, porque los medios materiales son difíciles de obtener…

—La Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), tiene los Jóvenes Exploradores, que son una continuidad, y nuestro anhelo es llegar también a la FEU.

«Hace poco conocí que hay un grupo de muchachos que quieren desarrollar el alpinismo. Claro que eso tiene su técnica y necesita de medios sofisticados. Pero lo más importante es la motivación, y así vamos avanzando.

«Indiscutiblemente que el Campismo Popular puede ser también un medio para la vida en contacto con la naturaleza».

A sus 72 años, Mosquera se siente aún motivado para seguir trabajando, orgulloso de haber subido en total 15 veces el Pico Turquino, y acumular cuatro ascensos a Caballete de Casa. Asegura que mientras la salud lo acompañe, seguirá en esta labor que es parte intrínseca de su vida.

«Ahora estoy trabajando en dos proyectos que me tienen muy motivado. El primero es hacer el cancionero de los pioneros exploradores, con 14 canciones compuestas por mí, letra y música.

«También estoy trabajando junto a los compañeros de la Revista Zun Zun en el proyecto de unas aventuras sobre el Movimiento, que tienen como personajes centrales al pionero Explorín y su mascota Almiquito».

*Primer pionero mártir de Cuba. Fue víctima de la represión que la policía de Gerardo Machado desató contra quienes participaron en el entierro de las cenizas de Julio Antonio Mella, el 29 de septiembre de 1933.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.