¿Y la vocación de orientar? - Cuba

¿Y la vocación de orientar?

La formación vocacional debe volver para propiciar el estímulo hacia carreras como Agronomía o Ingeniería en Mecanización o sus derivadas en la enseñanza politécnica, marcadas por un deficiente ingreso a las aulas y, sin embargo, con una responsabilidad inmensa en la sostenibilidad alimentaria del país

Autor:

Luis Raúl Vázquez Muñoz

CIEGO DE ÁVILA.— La formación vocacional vuelve a sus predios. Tiene que hacerlo, si es que el país quiere desarrollarse bajo el criterio de contar con los profesionales que necesita y no con los egresos de especialidades a punto de saturación o con una reserva aceptable.

Debe volver para propiciar el estímulo hacia carreras como Agronomía o Ingeniería en Mecanización o sus derivadas en la enseñanza politécnica, marcadas por un deficiente ingreso a las aulas y, sin embargo, con una responsabilidad inmensa en la sostenibilidad alimentaria.

Precisamente el tema de la orientación vocacional hacia las calificaciones laborales priorizadas fue uno de los temas vitales de la Asamblea Provincial de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM). Y decimos vitales porque, además de expresar una de las responsabilidades de la organización con la hora actual del país, identifica las acciones que debe acometer para su debido funcionamiento interno.

«La FEEM debe involucrarse en la orientación vocacional —expresó Jorge Luis Tapia Fonseca, primer secretario del Comité Provincial del Partido—. Hoy tenemos déficits de profesionales y obreros calificados en la agricultura y en la construcción, y eso ocurre por el pobre reconocimiento y también por la falta de motivación. Y esa hay que incentivarla».

En el encuentro se reconoció que la organización debe alertar sobre conflictos que puedan desmotivar la práctica de un oficio y promover soluciones al respecto. Un ejemplo: la falta de cemento o su llegada tardía, a veces por situaciones de descuido, a los centros donde se forman obreros calificados para la construcción. Si esto no es señalado por la FEEM —entendida como todos sus miembros y no solo sus líderes—, varios males se desatan, algunos de forma solapada, para concluir en un mal grande: la falta de idoneidad y de apego al trabajo.

Adrián González Lebroc, presidente de la FEEM en la provincia y reelegido para ese cargo al finalizar la asamblea, apuntó la necesidad de preparación en los dirigentes estudiantiles del nivel medio, no solo en la docencia y el conocimiento de la Historia sino también en las particularidades económicas y sociales del territorio.

«Del conocimiento que tengamos dependerá que estemos en mejores condiciones para explicar cuáles son las particularidades de cada especialidad», señaló; mientras otros delegados mencionaban la necesidad de rescatar o incentivar —según sean los casos para cada centro— formas de enseñanza que permitan un mayor protagonismo de los alumnos.

Por ejemplo, Noelvis Mata, del instituto politécnico de informática Senén Mariño, en el municipio de Baraguá, exhortó a que los miembros de la FEEM en el territorio recorran o visiten los lugares por donde pasaron las columnas del Che y Camilo. Dagnelys Pérez, de Morón, recordaba la necesidad de las clases abiertas, en las que participan todos los alumnos y profesores que lo deseen, y la pertinencia de dinamizarlas con debates.

Lourdes Guevara, delegada por el municipio de Chambas, mencionó la necesidad de desarrollar en los jóvenes el ejercicio de la reflexión y la agudeza crítica, para que no se desconecten de la realidad.

La mención de Lourdes se hacía a partir del intercambio efectuado en los centros de enseñanza tras la publicación en el semanario provincial Invasor de El cuento chino, un texto de la periodista Sayli Sosa Barceló, en el que se menciona, entre otros temas, la tendencia en determinados jóvenes a consumir de forma acrítica los llamados seriales o ciertos tipos de música, y rechazar cualquier otra propuesta audiovisual o de recreación.

Es ahí donde el mundo se une. Donde no haya buenas clases y con una propuesta novedosa, no haya un buen funcionamiento, no haya una buena preparación en los estudiantes y sus dirigentes, entonces la FEEM y el sistema de educación difícilmente estimulen la orientación vocacional y una debida comprensión y pertenencia a la realidad social que rodea a los jóvenes, entre otras necesidades.

Yined González Rodríguez y Yordanis Pérez Espinosa, antiguos presidentes provinciales de la FEEM invitados a la asamblea, insistieron en apreciar el funcionamiento de la organización como un todo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.