La luz del ahorro en La Habana

La capital cubana celebra este viernes el Día del Trabajador Eléctrico con la noticia de dejar de consumir en el 2010 unos 98,7 gigawatt/hora, con respecto al plan establecido para ese período. La energía no utilizada representa un ahorro de más de 17 millones de dólares

Autor:

José Alejandro Rodríguez

La capital cubana celebra hoy el Día del Trabajador Eléctrico con una noticia esperanzadora: dejó de consumir en el 2010 unos 98,7 gigawatt/hora, con respecto al plan establecido para ese período. Y esa energía no utilizada representa un ahorro de más de 17 millones de dólares. O aproximadamente diez días con servicio eléctrico en la gran urbe, dos días del consumo de toda Cuba.

Pero esa disminución no tiene que ver con apagones forzosos, un viejo recuerdo ya, si no con la «luz» de una mayor eficiencia energética, un concepto más ahorrativo de los clientes, tanto estatales como residenciales, y el esfuerzo de los eléctricos capitalinos, en un riguroso programa de rehabilitación de la infraestructura.

Si tenemos en cuenta que La Habana absorbe el 25 por ciento de la energía promedio utilizada en el país, concluiremos en que esta noticia trasciende los marcos de la gran ciudad.

Entre las provincias que no se excedieron en su plan de consumo eléctrico el pasado año, solo la capital lo logró en los dos sectores: el residencial y el estatal, según informó a la prensa Inaudis Mora, director de la Empresa Eléctrica de Ciudad de La Habana.

El programa de rehabilitación en el territorio, previsto para concluir en el 2015, acumuló ya en el 2010 un 83,7 por ciento de cumplimiento. Como parte de esa modernización se eliminaron 3 466 zonas de bajo voltaje, se construyeron cinco nuevas subestaciones, y se cambiaron 107 759 acometidas, 17 112 postes, 830 kilómetros de calibre primario y 647 319 contadores, a más de mejoras en el alumbrado público, entre otras acciones modernizadoras.

Según cálculos hechos por este redactor a partir de la tabla que contiene los rangos o segmentos del consumo residencial, es sintomático que un 90 por ciento de los clientes de ese sector mostraron consumos promedio hasta los 300 kilowatt/hora.

En este Día del Trabajador Eléctrico, el respeto por esos que tornan más eficiente y racional ese servicio vital con ingentes esfuerzos hasta en los momentos más difíciles del país, es elevar la racionalidad y eficiencia del consumo energético.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.