Unidad y ejemplo en José Antonio Echeverría

El eterno presidente de la FEU es guía de los jóvenes cubanos y un hermoso legado para los estudiantes

Autor:

Walfredo Angulo

Cuando en la década de los años 50, en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de La Habana, José Antonio Echeverría comienza a organizar un movimiento para la refundación de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), llevó el concepto de unidad hasta la incorporación de los estudiantes de la enseñanza secundaria, representados por más de 70 000 alumnos, y su ejemplo de ser siempre el primero en la vanguardia le proporcionó el liderazgo estudiantil.

Tenemos que unir a todos, repetía a los dirigentes que lo acompañaban, incluido el movimiento sindical, y ejemplo de ello fueron las huelgas del sector bancario de 1955. Pero el punto culminante de esas luchas lo constituyó el pago del diferencial azucarero a los obreros cañeros, acción que se transformó en huelga política en diciembre del mismo año y que abarcó a casi todo el país, considerada una de las protestas de mayor trascendencia por la participación de miles de trabajadores y estudiantes.

Cuando cae, cerca de la Universidad, en la audaz y arriesgada acción enmarcada en la estrategia de lucha de golpear arriba, cumplía lo pactado con Fidel en la Carta de México de agosto de 1956.

A Manzanita, o el Gordo, como también le decían sus compañeros más allegados, durante el desarrollo de las protestas, las fuerzas represivas le dieron tantos golpes en la cabeza que muchos temían que el líder estudiantil padeciera en un futuro de algún tumor o derrame como consecuencia de los traumatismos.

En su condición de presidente de la FEU era siempre el primero en las manifestaciones y los enfrentamientos callejeros, fácil presa de los esbirros que, con sus bastones de madera, cachiporras y culatazos, masacraban a la juventud cubana.

La revista Bohemia reportó la protesta del Estadio del Cerro cuando, junto a un grupo de compañeros, invitan al público a participar en los actos del 27 de noviembre de 1952, momento que muestra a Manzanita enfrentándose a un oficial de la policía.

El 15 de enero de 1953, José Antonio encabeza la manifestación en la que cayera mortalmente herido Rubén Batista Rubio. El 28 de marzo, denuncia a la dictadura con carteles ante la presidencia del carnaval y en rechazo a la convocatoria a elecciones impulsada por la tiranía. Por esa acción fue detenido y golpeado en la Tercera Estación de la policía.

Durante otra protesta que conmemoraba el segundo aniversario de la muerte de Rubén Batista Rubio, cae inconsciente al pavimento por los golpes propinados por la policía cuando encabezaba el desfile estudiantil. El 8 de marzo es víctima de otra golpiza junto a Fructuoso Rodríguez, al conmemorar en Matanzas la muerte de Antonio Guiteras.

El 2 de diciembre de 1955, la policía intercepta una manifestación de universitarios y nuevamente cae golpeado en la calle San Lázaro junto a su hermano Alfredo y Fructuoso.

El 7 de diciembre del propio año dirige una manifestación hasta el monumento a Antonio Maceo, en el Malecón, la que fue reprimida, con un saldo de una docena de estudiantes heridos de bala, entre los que se encontraban Juan Pedro Carbó y Camilo Cienfuegos.

En los años siguientes permaneció encabezando las demostraciones callejeras hasta dirigir la acción del 13 de marzo de 1957 con la toma de Radio Reloj, para lanzar la exhortación al pueblo de tomar las calles y derrocar a la dictadura, durante los sucesos del Palacio Presidencial.

José Antonio siempre escogió la unidad como estrategia, y se colocó en la primera línea de combate. Era como mejor se sentía, cuando representaba con más bríos a quienes lo eligieron al frente de la FEU. Su ejemplo es guía de los jóvenes cubanos y un hermoso legado para los estudiantes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.