Erotización precoz

Especialistas cubanos alertan sobre la tendencia a que los más pequeños asuman modelos de conducta de adultos, algo favorecido no pocas veces por productos comunicativos

Autor:

Mayte María Jiménez

La erotización precoz en las edades más jóvenes frente a la carencia de una educación sexual para los más pequeños, la saturación temática de algunas campañas, así como proyectos de pareja como un modelo de relación sin amor, fueron algunas de las problemáticas que generaron debate en el panel La sexualidad que miran nuestros medios, el cual convocó a reconocidos especialistas en el tema y los medios de comunicación masiva en Cuba.

Desde una óptica analítica que llamó a la reflexión de jóvenes y adultos, y partiendo de la premisa de que en nuestra Isla los medios ocupan un lugar importante en el imaginario social, los expertos desmontaron algunas contradicciones que se vivencian en materia de comunicación e impiden llevar un mensaje claro y certero sobre la sexualidad.

El Doctor en Ciencias Psicológicas Manuel Calviño alertó que la sexualidad que los medios expongan será la que, de manera indirecta, subyacerá en la subjetividad de las personas; por tanto se debe asumir desde una perspectiva crítica, diversa y humana.

Refirió que aunque los avances del país en este campo durante los últimos años han sido muy positivos, aún queda un buen camino por recorrer. Señaló que la saturación y repetición de algunos mensajes, lejos de acercar a las personas y sensibilizarlas hacia este, les hace rechazar las ideas que queremos promover.

En ello coincidió Isabel Moya, directora de la Editorial de la Mujer, y añadió que la sexualidad se sigue viendo en los medios desde las limitaciones, desde lo que no se puede decir o mostrar, en vez de construir un discurso inteligente, que apele a la diversidad misma de cada individuo y sus esencias más humanas.

«Debemos tener en cuenta el papel socializador de los medios en la educación, en el proceso mismo de la comunicación, y como formadores de consenso de la opinión pública. Sin dudas son un ámbito estratégico para la representación de la sexualidad», destacó.

Fenómeno peligroso

Un fenómeno muy peligroso que se está registrando en el mundo, y del que Cuba no está exenta, es justamente la erotización precoz en la infancia, cuyas consecuencias ya se advierten con la aparición de embarazos a edades cada vez más tempranas.

Patricia Ares, presidenta de la Sociedad de Psicología, alertó sobre la necesidad de determinar qué pueden hacer los medios, junto a la familia y la sociedad, para contrarrestar esta situación.

Según explicó la especialista, la erotización precoz tiene mucho que ver con la imposición al niño de un modelo de adultos, a través de los medios de comunicación, —con productos televisivos como el video clip y determinados géneros musicales— y la industria de juguetes, con las muñecas barbies, o las bratz, que expanden un estereotipo de belleza casi inalcanzable.

Señaló que muchas veces los padres son los que incentivan a los más pequeños a «quemar etapas», al hacerlos vestir ropa de adultos: «La familia sustenta el hecho de que los infantes se vistan de mujercitas u hombrecitos», alertó la doctora.

Significó que manifestaciones artísticas como la música, en algunos casos tienden a ser muy «violentas» en sus contenidos, y estas llegan a cualquier niño a través de la pequeña pantalla.

«Los padres aprueban como algo bonito o gracioso el que los niños tengan contorsiones eróticas al bailar, desde etapas muy tempranas», aseveró.

Las consecuencias de este fenómeno pueden ser muy negativas en el crecimiento infantil. La experta alertó sobre el impacto que tiene en el desarrollo de la armonía y el equilibrio psico-emocional de los infantes, y a largo plazo generan conductas de riesgo, embarazos adolescentes o abusos sexuales infantiles.

Otro problema que surge a partir de estos modelos es la preocupación en torno al físico de los adolescentes. Ares significó que van  niñas deprimidas a las consultas, porque no tienen el aspecto físico que desearían, no pocas veces el que imponen los medios.

Las pequeñas se identifican con un estereotipo de belleza prácticamente inalcanzable y ello les crea grandes frustraciones… «En vez de querer ser princesas ahora las niñas quieren parecerse a Shakira y a Beyonce», aseguró.

Alertó que aunque Cuba no está tan amenazada por la bulimia y la anorexia ya existen casos de infantes y adolescentes que no quieren comer, y presentan trastornos del metabolismo.

Toda esta contradicción, desde el punto de vista psicológico, va condicionando que la apariencia se convierta en lo más valioso de la personalidad para estas personas, descalificando otros valores más importantes y esenciales del ser humano.

Hace falta comunicación

Con tales realidades se presenta una gran paradoja. Por una parte está la erotización precoz, y por otra una falta de información, educación y orientación sexual infantil, así como de mediaciones familiares, que ponen a los adolescentes en una situación de vulnerabilidad.

Los especialistas apuntaron que las familias acuden frecuentemente a sus consultas, muy preocupadas por los juegos sexuales infantiles. Muchos se sienten incapacitados de responder a determinadas interrogantes de los pequeños, y reproducen prejuicios, como que a los niños no se les habla de la sexualidad, o creer que comentarles sobre ello es estimular una conducta sexual precoz.

Coinciden en que ello no es responsabilidad de un solo factor, sino de múltiples, de modo que la comunicación debe ser integral desde niños, padres, familia, escuela, comunidad, medios y sociedad, máxime porque cada vez será más difícil preservar a los pequeños del bombardeo de estos productos comunicativos.

Pareja en crisis

La Doctora en Ciencias Psicológicas Beatriz Torres comentó que otra de las tendencias en los medios de comunicación es la representación frecuente de la pareja con una crisis existencial, donde no hay proyectos comunes, y la relación tiende a terminar siempre en fracasos, engaños o decepciones.

Se crea un caos en la intimidad y convivencia de dos, que se reproduce, como reflejo de la realidad, en los medios. Raúl Fullerá, psicólogo y promotor de proyectos comunitarios, insistió en que generalmente se piensa más en la valentía de sacar un tema, que en la manera de concebirlo y tratarlo.

En relación con la explicitación de mensajes sobre la sexualidad, señaló que existe una problemática, tanto en la forma en la que se presentan, como con la frecuencia en que lo hacen, pues en ocasiones se tiende a la saturación.

Otra dificultad que analizaron los especialistas en torno al abordaje de la intimidad humana, es que se reduce la sexualidad solo a la genitalidad y las relaciones sexo-eróticas, lo cual condiciona muchos estereotipos que afectan a adolescentes y jóvenes.

La doctora Torres comentó que algunas féminas han llegado a sus consultas con mucha preocupación, pues se autodiagnostican anorgásmicas, al suponer el orgasmo como un intenso deseo de gritar, siguiendo la representación de las películas y las telenovelas.

Sobre estos estereotipos el doctor Alberto Roque, coordinador de la Sección de Diversidad Sexual del Centro Nacional de Educación Sexual, apuntó que entre los temas que más sufren estos clichés aparecen la homosexualidad y la orientación sexual, que tienden a ser silenciados o victimizados en el abordaje mediático.

Aunque los puntos de vista sobre el tema no siempre son convergentes, pues la subjetividad humana tiene un gran peso a lo largo de toda la cadena de comunicación, los especialistas coinciden en la importancia de llevar mensajes más integrales, que reflejen al ser humano desde sus esencias.

Tampoco se puede olvidar que la sexualidad es personalizada, y por tanto no son buenas las generalizaciones de conductas, sensaciones o deseos. La estrategia debe ir a la orientación y a poder brindarles a los más diversos públicos una herramienta comunicativa que ayude a cada quien a entender y vivir plenamente su sexualidad.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.