Educación especial en Cuba: administrar alegrías para el tránsito

La escuela Solidaridad con Panamá tiene como objetivo principal devolver a los niños a la enseñanza general lo más pronto posible, luego de que logren una rehabilitación física al máximo posible y la estabilización psicológica

Autor:

Juventud Rebelde

La escuela especial en Cuba administra hoy la alegría de niños y adolescentes con discapacidades ante el propósito de devolverlos a la enseñanza general en el menor tiempo posible.

Si algo administramos es alegría y solidaridad, expresó en diálogo con Prensa Latina Esther María La O, directora de la escuela Solidaridad con Panamá, la única del país especializada en la atención de limitados físico-motores.

«No nos consideramos personas sufridas. Los que estamos en la escuela nos consideramos mejores seres humanos por nuestra capacidad de amar, sentir y ser solidarios», señaló La O, con 48 años en esa enseñanza, 39 de ellos como directora de centros.

Sufrimos con los alumnos muchas veces, pero sentimos también sus alegrías, sus triunfos y adelantos por muy pequeños que sean, añadió la académica al frente del centro desde su fundación en diciembre de 1989.

Nuestra intención es devolver a los discapacitados a la enseñanza general, explicó la directora tras manifestar que primero deben superar dos objetivos principales: la rehabilitación física al máximo posible y la estabilización sicológica.

Cuando llegó al tope lo reenviamos a la escuela común, con excepción de los retrasados mentales que permanecen en la escuela hasta los 18 años si están preparados en un oficio o hasta los 21 si no lo están, aclaró.

En Cuba hay unos tres mil niños y adolescentes en edad escolar con limitaciones físico-motoras y en la escuela solo hay 106, significó la profesora al argumentar que la presencia o no depende de la voluntad de los padres.

Tenemos capacidad para 210, pero lo principal es que respetamos la voluntariedad de la familia, aseguró La O, para quien el estudiante debe mantenerse en la escuela común después de un tránsito por la enseñanza especial.

Aquí pueden ir a la escuela común mejor preparados, para enfrentarse a la vida dura y difícil de un discapacitado, abundó la funcionaria defensora convencida de esa enseñanza, que cumplirá medio siglo en enero de 2012.

Preguntada por momentos felices de la escuela, situada en el suroeste de La Habana, La O mencionó las veces que el fundador y líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, ha tenido presente el centro que ya graduó unos 800 discapacitados.

Nos erizamos, lloramos cuando un niño deja el sillón y empieza a caminar, o cuando uno con problemas severos en el habla comienza a pronunciar las primeras palabras, afirmó.

Sin dudas, los instantes tristes están relacionados con la muerte de algún menor. Este año perdimos dos, incluido uno de cinco años, expuso con ojos llorosos la directora para reponer que en 21 años han tenido más felicidad que tristeza.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.