El banco al servicio de la Revolución - Cuba

El banco al servicio de la Revolución

La promulgación de la Ley 891, el 13 de octubre de 1960, declaró pública la función bancaria. Por la trascendencia de la fecha, el Sindicato Nacional de la Administración Pública la eligió como Día del Trabajador Bancario

Autor:

María Isabel Morales

Este 13 de octubre se recuerda un nuevo aniversario de la nacionalización de la banca, una de las más importantes medidas del naciente Gobierno revolucionario cubano, que de esa manera puso los recursos financieros al servicio de la nación.

La promulgación de la Ley 891, el 13 de octubre de 1960, declaró pública la función bancaria y con ello dio un golpe de muerte a la vieja estrategia norteamericana de usar a su favor la banca privada y extranjera. Por la trascendencia de la fecha, el Sindicato Nacional de la Administración Pública la eligió como Día del Trabajador Bancario.

La decisión de nacionalizar la banca respondió a la necesidad de transformar la vieja estructura bancaria para adecuarla a las nuevas condiciones del desarrollo económico creadas a partir del triunfo de las fuerzas revolucionarias. La dirección del país consideró que en el nuevo contexto, el negocio bancario no debía estar a cargo de empresas privadas que tenían más en cuenta el interés individual que el colectivo y actuaban movidas exclusivamente por el interés de la ganancia.

La legislación nacionalizó cinco instituciones crediticias paraestatales y 44 bancos privados, de ellos seis extranjeros, y declaró como único continuador y subrogante de todos los bancos privados del país al Banco Nacional de Cuba (BNC), que arriba este año a su aniversario 60.

Días antes, el 17 de septiembre, había sido firmada una resolución mediante la cual se nacionalizaron los bancos norteamericanos The First National City Bank of New York, The First National Bank of Boston y The Chase Manhattan Bank, con todas sus sucursales y dependencias en nuestro país.

La decisión de comenzar por los bancos norteamericanos ese proceso de transformación se debió a la consideración de que no era posible que una parte considerable de la banca nacional permaneciera en manos de los intereses imperialistas que habían inspirado la reducción de la cuota azucarera en lo que era, abiertamente, un acto de cobarde y criminal agresión económica, según consta en aquella resolución, dictada al amparo de la Ley No. 851.

El texto precisaba: «Uno de los instrumentos más eficaces de la intromisión imperialista en nuestro desarrollo histórico ha estado representado por el funcionamiento de los bancos comerciales norteamericanos, los cuales han servido de vehículo financiero para facilitar la actuación monopolista de las empresas norteamericanas en Cuba y para la invasión masiva del país por el capital imperialista, a través del crédito usurario que, lejos de facilitar nuestro crecimiento económico, propició, en épocas de crisis, innumerables procesos judiciales que culminaron en la absorción, por parte de ese capital imperialista, de las riquezas nacionales…».

Aquel acto previo de nacionalización constituía una respuesta necesaria a la actividad bancaria norteamericana en Cuba, orientada a beneficiar a las empresas de su país, dedicadas a obtener materias primas, explotar de modo latifundista la tierra y a fomentar la importación de productos desde EE.UU., impidiendo con ello el desarrollo de la industria nacional y fortaleciendo el monocultivo, así como la monoexportación.

Ambas medidas fueron adoptadas bajo la dirección de Ernesto Che Guevara, entonces ministro presidente del BNC. Durante una comparecencia ante la televisión, el 21 de octubre de 1960, el Che aseguró que sin esas medidas el banco no podía cumplir su verdadera función de dirección del crédito y apoyo a la programación de la industrialización del país.

En el presente, la banca labora para dar cumplimiento a los Lineamientos de la Política Económica y Social de la Revolución, aprobados por el VI Congreso del Partido, y ajusta sus tareas a las demandas del proceso de actualización de nuestro modelo económico.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.