Reducen contaminación de Bahía habanera en un 55 por ciento

Como parte de este proyecto se establecieron sistemas para la limpieza de sus aguas, la toma de conciencia por parte de las entidades más contaminantes y el trabajo comunitario con los habitantes

Autor:

Mayte María Jiménez

La contaminación en la Bahía de La Habana se redujo desde 1998 en más del 55 por ciento, gracias a la gestión ambiental empresarial desarrollada por el Grupo de Trabajo Estatal (GTE) creado para ese propósito.

La labor de esa entidad ha sido crucial para el saneamiento de la rada capitalina y su cuenca tributaria, así como para elevar la cultura ambiental de los responsables de las 106 fuentes contaminantes.

Según explicó Yanay Silvera, especialista principal de Gestión Ambiental de GTE, aún falta mucho por hacer, persisten problemas como la inestabilidad de los coordinadores ambientales, el mal manejo de los residuos por parte de las empresas, así como la carencia de un sistema de tratamiento de las aguas residuales.

Asentada en unos cinco kilómetros cuadrados, la bahía ha sufrido siglos de contaminación que la llevaron a su punto crítico. Ante esta realidad el país se trazó varios programas para su saneamiento, en colaboración con organismos internacionales, y se creó el mencionado grupo de trabajo, que comenzó su labor en el año 1998.

Como parte de este proyecto se establecieron sistemas para la limpieza de sus aguas, la toma de conciencia por parte de las entidades más contaminantes y el trabajo comunitario con los habitantes.

Así se logró paulatinamente la recogida de sólidos flotantes, mezclas oleosas, embarcaciones hundidas y pilotes en desuso. También se aplicó un plan de contingencia para el enfrentamiento a los derrames de hidrocarburos.

Santiago Reyes, director adjunto de GTE, destacó que se perfilaron las bases para la ejecución de plantas de tratamiento de las aguas residuales que llegaban a la bahía a través del drenaje pluvial.

Sobre el trabajo comunitario, una de las líneas de trabajo de mayor impacto y resultados, Johanna Socarrás, directora de Educación Ambiental de GTE, señaló que la interacción y el trabajo con 176 escuelas de la capital permitió la incorporación de más de 2 500 estudiantes para incentivar la cultura ambiental en las localidades.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.