El camino debe ser la autonomía alimentaria

Los avicultores pineros producen todo el huevo que se consume en la Isla de la Juventud y cumplen 45 días antes de lo previsto el plan del año, que excedieron en más de dos millones de posturas

Autor:

Roberto Díaz Martorell

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— «Los avicultores pineros aportan a la economía local, al producir, desde abril del corriente, todo el huevo que se consume en la Isla de la Juventud, y cumplir 45 días antes de lo previsto el plan del año, que excedieron en más de dos millones de posturas», reveló Joaquín Sánchez Salazar, director de la Empresa avícola aquí.

«Esto nos permitió dejar de comprar posturas fuera del municipio y nos coloca a la avanzada en el cumplimiento de los indicadores de eficiencia productiva», comentó.

Olga Pérez, económica de la Empresa, informó que desde enero hasta abril de 2011 trasladaron desde La Habana 1 890 000 huevos, equivalente a 21 contenedores. «Cada contenedor lleva 90 000 unidades», precisó.

Un simple cálculo demuestra que de enero a abril la empresa compró como promedio unos 5,25 contenedores mensuales; de mantener ese ritmo, de mayo a diciembre hubieran tenido que transportar el doble (42 contenedores) con el respectivo gasto por concepto de transportación, estadía en puerto, dieta, pasaje…

José Mill Dorticós, especialista en Alimentos de la Dirección de Economía y Planificación en el territorio, destacó que el verdadero efecto económico está en no traer huevos de otras provincias cubanas para respaldar las 12 unidades per cápita de los más de 87 000 habitantes de este Municipio Especial y proteger los programas sociales.

Significó el esfuerzo de los trabajadores de la granja Andrés Cuevas, entidad que desde 2008, tras el paso de los huracanes Gustav y Ike, presentó una crítica situación con el agua, el alimento y las pollitas para el reemplazo.

En 2008 el programa avícola experimentó daños en 64 inmuebles y de estos 56 eran naves avícolas. Así se sufrieron las afectaciones en la producción de huevos: 93 040 unidades perdidas y murieron 81 851 aves.

El lugar de los hechos

En la granja avícola Andrés Cuevas, única de su tipo en la Isla de la Juventud, no hay lugar para la casualidad. Dúvel Buchillón, administrador de la entidad, comentó que esos resultados son consecuencia de la sistematicidad, control diario, comunicación y disciplina. «En lo que va de año no hemos tenido delitos económicos ni de otro tipo», dijo.

Oladis Sierra, especialista de Producción y Salud en la granja, añadió que entre las causas del cumplimiento figuran la reposición de los comederos de las aves —la mayoría en mal estado— y el estricto control del gramaje de alimento por gallina.

«Gracias a esas medidas se ahorraron hasta la primera quincena de noviembre unos 18 gramos de pienso por decena de huevos, logrando una eficiencia de más de 20 unidades por ave», acotó.

Sánchez Salazar recordó que por ese concepto la Empresa ahorra 220 toneladas de pienso; cerrará el año con una ganancia de 132 000 pesos, y logrará disminuir el costo de producción.

Asimismo Buchillón aludió a la estabilidad de la entrada al territorio del alimento animal y la puntualidad en el movimiento del rebaño, que incluyó una muda forzada por hambre —privar a las aves de una parte de la comida— a fin de rejuvenecer sus partes reproductivas y estimular ciclos adicionales de producción de huevo.

Enumeró entre las causas de la recuperación el pago a destajo a las naveras —encargadas de alimentar a las ponedoras y colectar sus huevos— y al control interno según el plan de prevención. De acuerdo con Migdalia Rives, delegada del Ministerio de la Agricultura en el territorio, la Empresa avícola tenía planificado hasta el primer trimestre de 2012 traer huevos de otros lugares del país, «porque no habían podido recuperar la masa animal después de los ciclones».

Ocho meses antes de concluir 2011, los trabajadores de la granja avícola Andrés Cuevas ya producían todas las posturas que se consumen en el territorio; y aunque no tienen completo el número de aves, 45 días antes de cerrar el año, cumplen el plan.

Deudas y beneficios

Sin mellar el esfuerzo y los resultados, en la granja Andrés Cuevas persisten todavía problemas con los viales, que afectan la calidad del huevo en el momento del traslado hacia su destino; durante el proceso productivo trabajaron con 2 500 pollitas menos y otras 5 500 murieron después de seis meses por malformaciones en el desarrollo. «Esto perjudica la viabilidad, porque trabajamos con menos gallinas», argumentó Buchillón.

«No obstante —aclaró Juan Manuel Escalona, vicepresidente del Consejo de la Administración Municipal— los avicultores están en el primer lugar nacional en el cumplimiento de los indicadores de eficiencia productiva».

El dirigente informó que, además de garantizar la canasta básica normada y los programas sociales, se expenden huevos de manera liberada en 57 puntos de venta y se beneficia también a la industria alimenticia, que puede producir más y con mayor variedad.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.