¿Están todos los que son?

Los militantes universitarios apuestan por mayor organización, disciplina e intencionalidad en el funcionamiento de la UJC

Autor:

Roberto Díaz Martorell

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— Sobre cómo afinar el trabajo de la militancia de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en la base, convocar desde el ejemplo personal, compromiso e implicación en las tareas de la Revolución, debatió la vanguardia juvenil de la Universidad Jesús Montané Oropesa en la Isla de la Juventud.

Idania Matos, secretaria del Comité UJC de esa casa de altos estudios, llamó a la membresía a «ser más enérgicos, consecuentes y eficientes en el cumplimiento de las tareas; debemos ser realmente la vanguardia responsable para asumir el reto de mantener las conquistas de la Revolución en los próximos 53 años».

«Para lograrlo es imprescindible estar a la altura de los tiempos actuales, fortalecer la disciplina, perfeccionar el funcionamiento, ganar en responsabilidad, organización y elevar la autocrítica y objetividad en la planificación de las tareas», subrayó.

Oravia Torres, estudiante de Derecho, aludió a la urgencia de conectar el trabajo de la UJC con el de la brigada, «los militantes integramos las brigadas pero no actuamos como tal en ellas y desde esa base se puede aportar más», dijo.

«Hoy tenemos problemas con el número de militantes y pensamos en crecer —comentó—, pero creo que debemos depurar las filas para luego, una vez fortalecidos, sumar más jóvenes; es mejor tener una vanguardia de pocos que haga mucho que muchos que no hagan todo lo que puede hacerse», expresó, al tiempo que instó al trabajo personalizado y a revisar qué deberían hacer que no han hecho.

En ese sentido, Alejandro Vázquez, miembro del Buró Municipal de la UJC, aclaró que «entre las causas de la pasividad de algunos figura la poca ejemplaridad de los militantes; «no puede ser que no seamos el espejo de la vanguardia juvenil para ellos y por eso no nos quieran imitar, falta empuje, convocatoria y acciones», comentó.

Asimismo, Alexander Figueredo, Ideológico del Buró Municipal de la UJC, recordó que la reunión ordinaria debe ser el escenario principal para debatir y dialogar con los jóvenes, en aras de resolver los problemas que les atañen. «De la inteligencia colectiva emergen las más sabias soluciones», acotó.

Varios jóvenes aludieron a la responsabilidad individual de cada militante para cumplir las tareas de manera consciente y no esperar por las indicaciones, y demandaron conocer detalles de las misiones que la organización asigna, de esa manera —expresaron—, «se pueden conocer mejor las razones por las que se nos convocó y uno podrá ser más eficiente».

Por su parte, Ana Isa Delgado, primera secretaria del Partido Comunista de Cuba en el territorio, precisó que «una de las debilidades que lastran el avance en la Isla de la Juventud y que tenemos que transformar, es que cada uno de los protagonistas sea capaz de ver sus propios errores, entonces seremos mejores», dijo.

En la Universidad Jesús Montané Oropesa de este Municipio Especial existen 208 estudiantes de la FEU, de ellos, el 83,6 por ciento militan en la UJC, una mayoría que de seguir las sugerencias de Pedro Hernández, estudiante de Derecho, cuando enfatizó la voluntad y el ejemplo personal como premisa, llegarán a sentir que el verdadero estímulo para un militante comunista es el resultado de la tarea.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.