Analizan deficiencias en ventas de materiales de la construcción

El incumplimiento estuvo condicionado por deficiencias en las entregas de los suministradores, en la calidad de los productos, la acumulación de altos inventarios de productos ociosos, por estar incompletos o por encima de las necesidades de la población

Autor:

Patricia Cáceres

Pese a la ampliación de la red liberada de expendio de materiales de la construcción, que ahora cuenta con 208 puntos, en la capital solo se cumplió al 28 por ciento el plan de ventas previsto para el año 2011.

Según un informe presentado en el balance de la Unión de Empresas de Comercio y Gastronomía de La Habana, dicho incumplimiento estuvo condicionado por deficiencias en las entregas de los suministradores, en la calidad de los productos, la acumulación de altos inventarios de productos ociosos o de lento movimiento, por estar incompletos o por encima de las necesidades de la población, así como precios no asequibles.

La mencionada Unión está inmersa en un programa para convertir los 39 rastros provenientes de la Micro Social y otras entidades del Ministerio de la Construcción en tiendas para la comercialización de este tipo de materiales.

Según trascendió en el balance, con respecto a los productos industriales, las mayores dificultades radicaron precisamente en el abastecimiento de materiales de la construcción, las ventas de los insumos agrícolas, que tampoco cumplió las expectativas previstas, además de los productos de aseo, esencialmente el jabón de lavar, que presentaron dificultades de abastecimiento.

En 2011, se apuntó, se logró que existiera una red especializada en todos los municipios de la capital, con casas de pan con perro caliente y hamburguesas, heladerías, así como cafeterías de comida italiana y de ofertas especiales. No obstante, por lo general persisten dificultades como el incumplimiento en los horarios de apertura y cierre de las unidades, ausencia administrativa para velar por la calidad del servicio, descontrol de los recursos, inadecuada manipulación de los productos, maltrato con palabras o hechos a los clientes, carencia de pesas y deterioro constructivo acumulado por falta de mantenimiento, por solo mencionar algunas.

Durante la asamblea de balance, Julián Sebastián Rey Hernández, director de la mencionada Unión, destacó la importancia de la prevención y el control en el trabajo cotidiano.

Bárbara Acosta Machín, viceministra de Comercio Interior, insistió en la importancia del uso estricto y real del contrato que se firma con los proveedores para poder restablecer la disciplina y llamó a solidificar programas claves del país, como los de la venta de materiales de construcción e insumos agropecuarios y en el desarrollo de modelos de gestión en la rama.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.