Reconoce Papa Benedicto XVI pasos en Cuba para expresar la fe

El mundo y Cuba están necesitando cambios, manifestó el Santo Padre en la homilía de la Santa Misa que oficia en la Plaza de la Revolución José Martí

Autor:

Juventud Rebelde

En Cuba se han ido dando pasos para que la iglesia pueda expresar públicamente su fe, manifestó el Papa Benedicto XVI durante la homilía de la Santa Misa que oficia en la Plaza de la Revolución José Martí.

El Santo Padre llamó a continuar ese camino en la comprensión de que el servicio de la iglesia tiene propósitos comunes con el que se propone la sociedad cubana.

El derecho a la libertad religiosa manifiesta la libertad humana de quien es creyente y ciudadano a la vez, consolida la convivencia, alimenta la esperanza y ayuda a afianzar los derechos de las generaciones futuras, aseguró el Pontífice.

«Cuando la Iglesia pone en relieve ese derecho no reclama privilegios», explicó. La iglesia está siendo fiel a sus fundadores y cree que el hombre crece y encuentra su conciencia en esas enseñanzas, por eso las lleva a la catequesis y a los ámbitos universitarios.

El Pontífie resaltó el ejemplo del padre cubano Félix Varela, quien ha pasado a la historia de Cuba como el primero que nos enseñó a pensar. Fue Varela quien enseñó en esta Isla el camino para formar hombres libres, porque de esa transformación depende la libertad, recordó Benedicto XVI, afirmando que “no hay patria sin virtud”.

Cuba y el mundo están necesitando cambios, dijo, y pidió a la Virgen que apoye a quienes asistan a la eucaristía para que participen de su caridad y respondan al mal con el bien.

Solo la luz que viene de Cristo puede destruir las tinieblas y ayudar a dar una respuesta libre, generosa y coherente a Dios, sin miedos ni rencores.

La verdad es el precio ineludible para alcanzar la libertad, dijo el Santo Pontífice en su homilía de este miércoles en la Plaza de la Revolución habanera.

En esa verdad, afirmó, hay informaciones claras y precisas sobre la vida y la muerte, el matrimonio, la familia y el modo de vivir en la sociedad.

Este patrimonio ético puede acercar a todas las culturas y religiones, a los ciudadanos y autoridades, y a los ciudadanos entre sí.

El cristianismo no impone, sino que propone la invitación de Cristo a conocer la verdad que hace libres, porque el encuentro personal con los demás nos impulsa a compartir con los demás ese testimonio, afirmó Benedicto XVI.

No vacilen en seguir a Cristo, porque él nos enseña a vencer lo que nos oprime, lo que obra el mal y nos invita al pecado, dijo. “Solo renunciando a ese mal se alcanza la libertad”.

Conociendo que en Cristo encontrarán la verdad necesaria para enfrentar toda prueba, en ese camino hallarán la plena libertad, la luz para encontrar el camino y transformar la verdad con el poder del amor.

La iglesia ofrece la esperanza de Cristo, explicó el Papa. «Para cumplir esa tarea debe contar con libertad religiosa para llevar el mensaje de amor, reconocimiento y paz que Jesús trajo al mundo».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.